Anatoli Matveenko, SMOT-Belarússia

Amigos, compañeros, hermanos de lucha:
30 años atrás nos dejó el gran revolucionario y genial organizador del movimiento de trabajadores Nahuel Moreno. No se fue en la nada, nos dejó una gran herencia teórica y experiencia práctica de lucha revolucionaria.

Hoy día, cuando el peligro de la “revancha derecha” amenaza a todo el mundo, cuando el modelo decadente de la así llamada democracia occidental se resquiebra por los cuatro costados, la tarea de unir todas las fuerzas izquierdas es más importante, como nunca antes. Nosotros estamos obligados a poner todos los esfuerzos para no permitir que la peste fascista gane y se propague por todo el mundo. ¡Tenemos que el aislamiento de nuestra lucha en «los apartamentos nacionales» es camino de decaimiento, descomposición y muerte! Sólo unidos podemos enfrentarnos a la reacción de la burguesía mundial. Es lo que siempre repetía y marcaba Nahuel Moreno.

“El socialismo no puede ser nada más que mundial. Todos los intentos de hacer socialismo nacional han fracasado, porque la economía es mundial y no puede haber solución económico-social de los problemas dentro de las estrechas fronteras nacionales de un país. A quien hay que derrotar es a las transnacionales a escala mundial para entrar en la organización socialista mundial.” («Ser trotskista hoy», 1985)

¡Por la organización internacional de los trabajadores!

¡Por la Revolución del siglo XXI!