Lo nuevo es Sanders y la hecatombe del viejo bipartidismo [EEUU]

LAS VEGAS, NV - FEBRUARY 14: Supporters hold a poster during a campaign rally by Democratic presidential candidate Sen. Bernie Sanders (I-VT) at Bonanza High School on February 14, 2016 in Las Vegas, Nevada. Sanders is challenging Hillary Clinton for the Democratic presidential nomination ahead of Nevada's February 20th Democratic caucus. (Photo by Ethan Miller/Getty Images)

Cuando la crisis mundial se instala en el Imperio

Lo nuevo es Sanders y la hecatombe del viejo bipartidismo

Pedro Fuentes*

En este segundo artículo vamos a repetir muchas cosas del anterior que escribimos (El fenómeno Sanders www.esquerdasocialista.com.br) Pero es que las elecciones de EUA no dejan de asombrar por la profundidad de los procesos que allí apuntábamos pero que han avanzado más de lo que decíamos y porque es bueno recordarlo una vez más, no hablamos de cualquier país, estamos hablando de la potencia más importante y hegemónica. Allí nació la crisis económica del 2008, y allí llegó ahora o se evidencia con fuerza la crisis social y del régimen como parte de la crisis crónica estructural de esta fase de decadencia del capitalismo. La relativa recuperación económica que existe, fue gracias a la precarización del trabajo, a la súper explotación, el aumento de la miseria y la pobreza.

Laura Retrepo escritora colombiana conocida especialmente por su premiada novela Delirio, que fue años atrás militante de nuestra corriente y sigue siendo mi amiga,  escribió hace cuatro años HotSur, novela que cuenta el drama de una exilada, y a través de sus andanzas las condiciones precarias, la pobreza, degradación  y las contradicciones que se viven en el país del norte. Ese libro más las películas de Mikel Moore, Katrina, incitaron a ver el verdadero EEUU (no el de Disneyworld), y las movilizaciones que fueron en algunos lugares muy masivas de Occupy Wall Street es lo que nos llevó a escribir desde un tiempo atrás varios artículos todos ellos hablando de elementos de crisis, de luchas que mostraban que el gigante se estaba moviendo.

Ahora, como mínimo ese movimiento se aceleró a punto tal de existir una inédita situación electoral que no es solo un fenómeno en sí mismo sino consecuencia de cambios muy grandes. Parece el movimiento profundo de las placas teutónicas (el capitalismo) que amenaza sacudir en forma imprevisible el gigante del norte.

La importancia para los latinoamericanos

Una compañera de un grupo trotskysta delos EUA nos preguntaba  porque le dábamos tanta importancia a lo de Sanders. “Es que somos su patio trasero”, así se dice y es en cierta medida verdad. Y si no hablamos y actuamos sobre lo que allí pasa nunca dejaremos de serlo y nunca enterraremos esa maldita frase para terminar con el semi colonialismo americano sobre nuestro continente. El problema de los inmigrantes, que quieren salir de la crisis dejando de estar en el patio es, en cierta medida ir al asalto de lo que les y nos pertenece. Por eso,  es un elemento fundamental de nuestra propia realidad.

La interconexión con EUA vía los inmigrantes va a ser decisiva más ahora que la polarización política en el país del Norte indica que los dos candidatos que podrían ganar la convención republicana, Trump o Cruz, ambos expresan as nuevas posiciones xenófobas y racistas del neofascismo (similares a Le Pen en Francia y otro europeos que ganan peso), partidarios de la expulsión de casi 12 millones de inmigrantes y en el caso de Trump la construcción de un Muro de emento en toda la frontera.

Como decía Laura Restrepo en una frase literaria,  “el flujo imparable de inmigrantes indica que él sur se está tomando el norte”, de ahí también esa polarización de un sector de extrema derecha, y como esta pelea de defensa de nuestros inmigrantes nos compromete a todos los Latinoamericanos.

Además, involucra a Latinoamérica el TTL (ver artículo en www.portaldelaizquierda.com ) que de una parte amenaza a los trabajadores de los EUA y Canadá que en su gran mayoría se oponen porque significaría la pérdida de sus fuentes de trabajo, y por el otro porque significaría un salto más en la penetración imperialista para la extracción intensiva de las riquezas primarias de nuestros rico continente, en particular la cordillera de los Andes, la más cuantiosa en minerales en todo el mundo.

En síntesis lo que ocurre hoy en los EUA está en el centro de la política mundial. No olvidemos que los EUA, como han estudiado los economistas Dumenil y Levy, (WWW) concentran el poder de la mitad de las grandes corporaciones financieras e industriales de todo el mundo, el ejército más importante, superior ocho veces a cualquier otro, y siguen siendo debilitados (también por la acción de las masas del país), en su poder hegemónico mundial.

También tiene su  importancia en particular para Latinoamérica, justo en estos momentos que las alternativas nacionalistas radicales están en retroceso, porque en cierta medida, lo que sucede en EUA tiene una relación directa, ya que es el dueño de las mayores inversiones, sus corporaciones comandan, como decíamos,  las políticas extractivistas, y pretenden que seamos ahún mas su patio trasero.

Por último todo lo que pasa en los EUA y que a continuación trataremos de detallar más en profundidad, tiene una explicación de fondo: lo que ocurre en los EEUU es el hecho que muestra que la contrarrevolución económica que lleva adelante el capitalismo en esta fase, (Catherine Sammary, militante trotskysta francesa la denomina “guerra mundial económica”) hace que todo el mundo se esté moviendo y  que en cuanto a la lucha de clases la diferencia entre norte y sur está desapareciendo. En la medida que la pobreza y desigualdad aumentan los pueblos resisten en todo el planeta y la crisis hace que el mundo cambie, este en permanente movimiento. Lo que sucede en EUA como la reciente movilización de Francia del 9 de este mes lo demuestran.

El avance de Sanders  rompió todos los pronósticos de la “ruling class” (clase dominante)

En el final de semana previo al martes de Michingan, se hicieron cuatro plenarias demócratas: Nebraska, Luisiana, Maine y Kansas. Sanders venció en 3 de las cuatro contiendas. Hillary tuvo más una victoria en un importante estado del Sur de tradición republicana: Luisiana

Pero la gran sorpresa que nadie esperaba fueron las primarias de Michingan. En Michingan está Detroit, la alicaída  capital de la industria del automóvil y una de sus ciudades es Flint, cuna abandonada de la GM convertida casi en ciudad fantasma con  el agua envenenada. Allí las encuestas daban como seguro el triunfo de Hillary que ganaría en el peor de los casos como mínimo por un 10% de los votos. Por la importancia del estado, los medios hablaban que de esa manera se enterraba definitivamente las aspiraciones de Sanders

Pero este ganó.  Sanders sumó el 51% de los votos mientras que Hillary el 48%. Estos puntos de ventaja en el estado “estrella” de la jornada del martes pasado suponen un tropiezo para Hillary y relanzamiento de Sanders que logra  su noveno triunfo en la carrera a la nominación en un estado considerado clave. El temor es que lo pueda repetir en otros similares y posibilidades existen. Porque su victoria en Michingan señala su continuo crecimiento y su posible supremacía en el Norte y centro Norte estados que tienen un volumen grande de delegados y donde se harán la mayoría de las previas en adelante.

La revista Jacobin que simpatiza com Sanders en relación a las encuestas y la relación con este triunfo decía: “Si Michigan debería enseñarnos algo, es que la campaña de las primarias de este año es dinámica, no estática; fluida, no fija. (…)En 2016, sin duda, mucho de lo que parecía sólido se ha derretido en el aire, rompiendo la ley de hierro de la clase de los grandes donantes y la capacidad de predicción de los expertos en encuestas”.

Y esto es debido que intervienen factores no previstos.  El más importante tal vez sea el poder de movilización de apoyadores de la campaña que militan por Sanders y convencen a muchos votantes con sus propuestas.

Pero este enorme activismo es la expresión de un fenómeno estructural, es decir social. Una página web independiente www.usuncunt.com trae datos interesantes de la boca de urna de la CNN en Michingan.

Más de 80% de los jóvenes en Michigan votaron en Sanders. (esto ya es una realidad de todas las previas sobre todo por el tema de la defensa de la enseñanza gratuita). Pero también tuvo una expresiva victoria entre jóvenes adultos 30 a 40 años, mientras Hillary solo venció en lo de más de 60.

En las mujeres, el coto de Hillary está amenazado porque es donde también se ve ese movimiento de la sociedad. Un artículo reproducido en www.juntas.org.br, de Rebecca Traister, muestra que la proporción de mujeres casadas cayó para menos del 50%, “una revisión drástica en todas las clases y sectores (negras e inmigrantes), en la vida de la mujer” dice la autora, que agrega que “esa mudanza está teniendo un efecto profundo en nuestra política, ya que la independencia reafirma la necesidad de igualdad de salarios como de muchos otros beneficios sociales.

“En las últimas elecciones presidenciales del 2012, las mujeres no casadas lideraron las listas de votantes en casi todos los grupos, formando casi el  40% en la población afro-americana, próximo de 30% en la población latina y cerca de un tercio de las jóvenes”.

“Por ahora cualquier afinidad que las mujeres solteras puedan sentir con Hillary Clinton está siendo enterrada por la visión progresista de Bernie Sanders. Mujeres jóvenes solteras por lo menos las predominantemente blancas que hasta ahora ya votaron – depositaron la confianza en Sanders con números estruendosos. New Hampshire, de acuerdo a la boca de urna Sanders ganó de Clinton por 11 pontos en mujeres y en 26 puntos en las solteras”.

Por otra parte la votación entre negros hasta hora había sido baja para Sanders. Sin embargo el 30% de apoyo, doblando lo que tuvo en otros estados. Lo que significa que la campaña en los negros (apoyada por varios líderes de Lives Black Matter consiguió quebrar la ilusión con Clinton y que y/o que el electorado negro del Norte donde el legado de la esclavitud es menor, tenderá a votar en forma diferente.

Por otra parte en el voto latino en Florida, donde ocurrirán las próximas primarias, que es el estado con la tercera concentración de latinos, (luego de California y Texas) la Folha de Sao Paulo comenta que según una encuestadora, los jóvenes latinos son el grupo que más rápidamente se expande en el potencial electorado y que tienden a votar por candidatos progresistas, lo que ya ocurrió con Obama. La atracción de los jóvenes por la política especialmente para la enseñanza gratuita de Sanders es grande.

También la encuesta de la CNN mostró que el electorado demócrata cree que las propuestas de Sanders son viables desmintiendo el eje principal del ataque de Hillary que dice que Sanders es irrealista.

Para terminar este capítulo, hablemos un poco, pero lo necesario, sobre el voto en los trabajadores. Más allá que el aparato burocrático sindical salvo algunas excepciones se mantiene fiel al establishment demócrata, sindicatos de base apoyan a Sanders y su política de salario mínimo de 15 dólares la hora que fue conquistado en Seatle gracias al voto de la concejal de Socialist Alternative y se extendió en varios estados, va a hacer estragos entre los trabajadores más dinámicos.

Las aspiraciones de cambio no son nuevas, pero ahora tienen más fuerza.

El “yes we can” (si podemos) del candidato negro Obama que derrotó a la Hillary en las primerias de hace 9 años  ya en alguna medida expresaba la necesidad de cambio y generó inmensas expectativas que se vieron en su gran mayoría totalmente fustradas.

Lo que es nuevo es que ahora Sanders, luego de ocho años de gobierno de Obama aparece con diferencias que son cualitativas. Sanders tiene un programa de ruptura con el histórico y perdurable régimen del establishment americano con reivindicaciones anticapitalistas que luego desarrollaremos, Sanders es socialista así diga que su modelo es el escandinavo. Y Por eso es un proceso más profundo que atrae como lo hemos apuntado a numerosos sectores.

Tampoco es una casualidad que esto ocurra ahora en el país del norte. Tiene que ver que el pueblo no está sufriendo la angustia de la crisis a nivel de la que se vive ahora en Brasil o en muchos otros países. Las crisis son las parteras de las revueltas y revoluciones. Pero también sucede que cuando hay cierta mejora en la economía ( y así sea muy parcial en los EUA la hay), el pueblo se siente con más fuerza y energía para reivindicar derechos, enfrentar a los patrones, tiene más tiempo para pensar en porque no mejorar sus necesidades sociales. (Asi también pasó en Brasil en el 2013 o mismo en Turquia meses después) cuando los emergentes estaban en ascenso.

Es Sanders socialdemócrata?

Sectores de izquierda critican a Sanders ya sea por su pasado, por algunas votaciones pro Israel, y en definitiva porque no tiene un programa marxista definido, se queda a mitad del camino como apunta un importante grupo trotskista americano. Para nosotros el programa de Sanders es muy bueno y baja a tierra las necesidades concretas que tienen planteadas las masas pobres americanas para movilizarse y para avanzar en su consciencia. Y opinamos que es anticapitalista, y mucho más profundo que defender el modelo escandinavo de estado del bienestar o lo que fue Roosvelt en la gran depresión.

En pocas palabras responde a los problemas centrales:

→El salario mínimo de US 15. (Hillary ahora habla de 12). La libertad de sindicalización para los trabajadores. Esta consigna significa una recuperación cualitativa de los salarios frente a la precarización llevada adelante desde el reganismo y que continuó Clinton, lo que significa enfrentar a toda la gran patronal.

→ Un sistema de salud pública para todos, que significa terminar con el gran negocio de la Salud en manos de las grandes corporaciones de los monopolios privados y de los grandes laboratorios también.

→los derechos de las minorías, y la enfática defensa de los inmigrantes que está haciendo enfrentando a los candidatos neofascistas (Trump y Cruz) del partido republicano.

→ El enfrentamiento a Wall Street, al capital financiero. La aplicación de la ley de los monopolios contra las corporaciones y los bancos. Lo que significa un ataque directo a las más grandes corporaciones del mundo, como ya dijimos dueñas de la mitad del capital financiero mundial.

→ Los impuestos a los ricos que es la gran polémica que atraviesa la el país del norte. Si bien Obama comenzó aplicar más impuestos lo hizo de manera tibia en relación a lo que propone Sanders.

→ La revolución política. O sea la movilización y organización de los trabajadores y el pueblo para alcanzar esos objetivos. Ya que Sanders sabe bien que si gobernaría tendría todo el parlamento en su contra. Buena lección de como proceder que debería haber aprendido Lula en Brasil.

Es verdad que Sanders tiene un punto crítico, discutible,  en su política concreta. Está luchando a brazo partido para ganar de Hillary, pero dice que en última instancia votará por ella. Esta es una discusión que no se puede adelantar ahora cuando es el momento de la disputa. Una encuesta de www.usuncut.com dice que el 33% de los apoyadores no votarían por Hillary si Sanders pierde. Sin embargo esto será seguramente muy bien pensado por los electores de Sanders. Porque lo más probable es que la disyuntiva sea entre la burguesa del clan Clinton o los neofascistas de Trump o Cruz, tema que luego nos refiriremos.

El socialismo en el aire

De todos los nuevos procesos que ocurren en el mundo de este último período, Syriza, Podemos, Corbyn, tal vez el de Sanders sea el más profundo programáticamente, el más anticapitalista  de todos ellos, con la diferencia que detrás de él no hay un partido; es un movimiento que puede avanzar a organizarse o puede terminar retrocediendo.

Los editores de Jacobin, Bhaskar Sunkara, y el de Socialist Workers Alan Maass hicieron un debate sobre lo que significaba Sanders y el título era “El Socialismo en el aire”. Más allá de entrar en su debate queremos rescatar una idea que circuló en el mismo y que es apasionante.

En el país más poderoso del capitalismo la idea del socialismo está en el aire. Así dice la introducción del periódico citado señalando que es notable que esa fue la palabra más buscada en la web y que es también notable que las encuestas de opinión muestran un cambio aún mayor, sobre todo entre los jóvenes personas, en los que se dicen más favorable hacia el socialismo que el capitalismo.

La campaña de Bernie Sanders ha hecho más que cualquier otro fenómeno mundial (luego de Chávez en Venezuela), para poner al socialismo como debate.

No es poca cosa, ya que es el país que construyó su llamado sueño americano y su intervencionismo militar bajo el emblema de su modelo  democracia y la libertad para todo el mundo frente al bloque soviético y el estalinismo. Y esta idea está cayendo o ha caído.

También lo es porque gran parte de los fenómenos mundiales (incluso Sanders) se explican por la falta de un modelo de un socialismo anticapitalista y revolucionario frente a la crisis capitalista. Sin embargo que sea en EUA donde está ocurriendo lo que mencionan los editores Bhaskar y Alan es un síntoma, una luz que indica que ante la gravísima crisis capitalista se vislumbra la idea del socialismo, que por supuesto es la de un nuevo socialismo.

La hecatombe del régimen y el nuevo peligro neofascista

La otra cara de este proceso es el increíble crecimiento de Roland Trump, un outsider que concurre en el partido Republicano, un gran empresario que toma por su cuenta los costos de su campaña. Parece un personaje payasesco en la televisión, pero sin embargo está ganando los debates y lo más importante está ganando un sector de la sociedad. Roland Trump dice que hay que expulsar los inmigrantes latinos, construir un muro de cemento en la frontera con México y también terminar con los islamistas impidiendo la entrada al país de quien tenga este origen. Es un xenófobo, un neofascista que a diferencia del fascismo de preguerra tiene como blanco no los trabajadores y sus organizaciones, sino a los inmigrantes y musulmanes.

Donald Trump ha calado con fuerza en un sector de la población que también vive la crisis del capitalismo. Se trata de la clase media que pierde su estatus y sectores de la vieja aristocracia obrera americana.

El problema del establishment es que el rival que podría desplazarlo es Ted Cruz parte del Tea Party, es decir la ultraderecha republicana que nació en el comienzo de la crisis y frente a la política más liberal de Obama. Como Trump propone la expulsión de los inmigrantes y un programa burgués más coherente, no tasar a los ricos y una política internacional ultraderchista rompiendo el pacto con Irán y actuando sobre Siria.

Ninguno de estos dos candidatos cuenta por ahora con el apoyo de la gran burguesía. En ese sentido también es diferente al fascismo alemán que triunfó cuando la alta clase dominante pasó para su lado. Por eso intentarán maniobrar para que no lo sean pero lo que queda para la clase dominante puede ser la Hillary que tiene un programa bastante diferente al de los republicanos y ha sido empujada a posiciones más de izquierda por la presión que hace Sanders.

Esta situación indica el grado de polarización de la sociedad americana. Históricamente y hasta hace poco, con algunas interrupciones, el régimen americano democrático burgués funcionaba estable en base a un bipartidismo que en el fondo era un solo cuerpo con dos cabezas.

Esto está al borde del estallido o ha estallado como consecuencia de la crisis de esta fase del capitalismo que convierte a los políticos en los agentes directos del gran capital que domina el estado.

Hay en Europa y ahora en los EUA una crisis del bipartidismo, que es una crisis de representación política profunda de descreencia de las masas en esos políticos. Y es precisamente por esto que aparecen los nuevos fenómenos por derecha y por izquierda.

 Hablemos del futuro

¿Es posible un triunfo de Sanders dentro del partido Demócrata? La diferencia abismal entre los delegados que tiene Hillary y Bernie es consecuencia que en la suma aparecen también los superdelegados electos a dedo de los cuales la Clinton cuenta con más de 700 mientras Sanders posee solo 26. Sanders va a seguir la batalla pero muy difícilmente por esta causa pueda ganar.

Sin embargo esto no aparecerá como una derrota para todo el activismo militante que se nucleó alrededor de Sanders ni para los sectores del pueblo que lo votaron. La gran incógnita es si Sanders y los sectores que se organizaron a su alrededor después de las elecciones dan el paso a formar un nuevo partido o movimiento independiente.

A eso hay que apostar y quienes mejor colocados estarán para presionar a Sanders o llevarlo adelante serán aquellos que se involucraron en la campaña de Sanders a pesar de que se puedan señalar las  limitaciones que tiene.

Esto no es novedad ni en EUA ni en ningún otro país como los es en Inglaterra, en España o Portugal donde surgen nuevos partidos. Con sus desigualdades expresan el rechazo al neoliberalismo y su contrarrevolución económica permanente que sigue siendo el eje de su política mundial. No ver estos procesos es estar en otro mundo, en el del programa puro, sin ver la profunda contradicción que existe entre la crisis del capitalismo la descreencia de las masas en el mismo y sus regímenes y la falta de una alternativa revolucionaria que sea un polo para las masas. Es por estas razones que no hay una revolución de Octubre a la vuelta de la esquina y es también por eso que surgen fenómenos intermediarios progresivos en los que tenemos que estar sin perder de vista nuestros objetivos estratégicos.

Pero volviendo al ¿qué pasara en los EUA?: no puede haber dudas que la lucha de clases se acelerará también en el gran país del norte. Las elecciones son un momento importante que hay que aprovechar  (especialmente ahora en los EUA) pero lo que será fundamental y que creemos que debemos también apostar es a que la lucha de clases se acelerará y se agudizará.

La historia del pueblo americano y de sus trabajadores es de una alta combatividad e incluso mucha violencia. ¿Si se vuelve a pensar en el socialismo porque también no se va a retomar esa gran tradición de lucha?

Las perspectivas son buenas, la entrada de los EUA significa un paso de calidad en la lucha de clases mundial en el sentido profundo que la entendemos los marxistas internacionalistas.

Los republicanos Trump y Cruz, que sean l ausencia de un líder del establishment

El régimen tambalea.

3.-El régimen tambalea. Habamos del mas fuerte del mundo, (sacando las dictadura que cayeron estrepitosamente.  La crisis del capitalismo . La actual fase…pero es la del capitalismo….Crisis de respsentación de los regímenes. Estamos hablando del mas estable del mundo. Sacudido algunas veces con la gran depresión y Roosvel con la guerra de Vietnam y Nixon, pero ahora es mas global.

4 El socialismo en el aire.

Socialismo democrático escandinavo.

5.- Que es lo que está defendiendo Sanders en sus discursos y en sus debates.

→El salario mínimo de US 15. (Hillary ahora habla de 12. La libertad de sindicalización para los trabajadores

→ La extensión del Medicare a todo el sistema de salud.

→los derechos de las minorías.

→ El enfrentamiento a Wall Street, al capital financiero. La aplicación de la ley de los monopolios contra las corporaciones y los bancos

→ Taxación de las grandes fortunas.

→ La revolución política. O sea la movilización y organización de los trabajadores y el pueblo para alcanzar esos objetivos. Ya que Sanders sabe bien que si gobernaría tendría todo el parlamento en su contra.

(*) membro do Secretariado Nacional do MES e da Direção Nacional do PSOL

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *