siria-alepo-efe-580x350
Una vez más, las fuerzas de Assad renuevan sus brutales y destructivos ataques contra la ciudad de Alepo. Con más de 120 episodios registrados, con la utilización de misiles y de barriles de explosivos, estos ataques repiten las horribles escenas de muerte, de destrucción y de genocidio. El ataque contra Alepo ha engendrado, desde el sábado (23 de abril) hasta la publicación de esta declaración, 170 mártires, incluyendo 36 niños y niñas, 5 miembros de la defensa civil (los cascos blancos), una enfermera y su familia así como dos médicos, uno de los cuales era el último pediatra presente en Alepo. Si los ataques no cesan, la lista de muertos aumentará.

Los Comités Locales de Coordinación en Siria consideran que este furioso ataque se produce en el contexto de un aumento de la presión sobre el pueblo sirio y las fuerzas revolucionarias con el objetivo de hacerles abandonar las reivindicaciones políticas clave que han sido expuestas por el Alto Comité de las Negociaciones en la reciente ronda de las negociaciones que se ha celebrado en Ginebra.

Al mismo tiempo que la delegación del régimen se sentaba en la mesa de negociaciones, el régimen reforzaba la presencia de sus tropas alrededor de la ciudad de Alepo, aprovechándose de las declaraciones ambiguas de los representantes americanos sobre la presencia del Frente Al-Nusra en Alepo, ofreciendo así al régimen Assad y a sus aliados una luz verde así como una justificación para lanzar esta agresión, llevada a cabo bajo la cobertura de un combate contra el terrorismo.

Los Comités Locales de Coordinación en Siria desean afirmar sus dudas profundas respecto a algunos que se califican como “amigos del pueblo sirio” (alusión a la Conferencia Internacional de los Amigos del Pueblo Sirio) que cuenta con numerosos países, incluyendo la UE] debido a su silencio dudoso ante estas horribles escenas así como al retraso en sus tomas de posición, que no pueden devolver a la vida a quienes han muerto y a quienes mueran en el futuro.

Este genocidio sistemático en Siria beneficia sobre todo a Bachar el-Assad así como a las fuerzas extremistas y terroristas que crecen día tras día como consecuencia de la debilidad manifestada por la comunidad internacional hacia los crímenes de guerra que no dejan de cometerse en Siria.

Poco importa la extensión del apoyo que los crímenes de Assad puedan recibir, el pueblo sirio no abandonará los objetivos de su revolución de cara a obtener la libertad, la dignidad y la justicia.

Que nuestra revolución sea victoriosa, que nuestros mártires reciban la misericordia, que nuestros heridos sean curados y que nuestros detenidos sean liberados.

28/04/2016

Publicado en Viento Sur

(Traducido de la versión publicada en A l´Encontre:

http://alencontre.org/moyenorient/s…)