frente amplio

Declaración del Frente Amplio

Narcotráfico y corrupción son el pasado, el presente y el futuro que el fujimorismo pretende imponer al País.

Las recientes denuncias sobre vínculos entre personajes principales del fujimorismo y actividades de tipo delincuencial, se suman a un historial perverso de asesinatos y corrupción a escala descomunal entre los cuales destacan su involucramiento en el sucio negocio del narcotráfico. La relación entre fujimorismo y el narcotráfico es una constante en su trayectoria. Basta recordar los casos del narco-avión de Alberto Fujimori y los vínculos entre el sentenciado narcotraficante llamado “El Vaticano” y la dupla de también sentenciados, Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. Queda claro para todo el país que uno de los principales financistas y hasta ayer secretario general del partido del fujimorismo, el congresista J. Ramírez, está bajo serias acusaciones nacionales e internacionales (DEA) que lo asocian a delitos de lavado de activos provenientes del Narcotráfico o del robo perpetrado por el Fujimorato a las arcas del Estado.

Las respuestas de la candidata del fujimorismo son elocuentes en cuanto a minimizar la gravedad de lo ocurrido y en cuanto a dar versiones inverosímiles sobre la gente que se les une. Keiko Fujimori ha declarado “que no le pregunta a sus militantes sobre la naturaleza de sus negocios y el origen de sus ingresos”. Esto quiere decir que el Fujimorismo puede aceptar toda clase de personas sin hacer indagaciones exhaustivas sobre los antecedentes éticos y legales de quienes recluta. Gravísimo y revelador. Inverosímiles e inconsistentes son también, las 07 versiones que el fujimorismo ha dado sobre la forma como se financiaron los estudios en el exterior de la propia Keiko Fujimori.

El Perú está advertido: el fujimorismo es una agrupación que no tiene escrúpulos en incorporar en sus filas a personajes con obscuras trayectorias. En el pasado, Alberto Fujimori se relacionó con toda clase de delincuentes y mafiosos. Su heredera política repite en el presente, los mismos patrones de comportamiento. Una futura presidencia en manos del Fujimorismo sería el reino de la proliferación de la corrupción y la complicidad con el Narcotráfico. Con ellos se viene un narco estado y el pueblo pagará la factura.

El FA ha señalado muy claramente que tiene un mandato de actuar como fuerza de oposición democrática y popular. En nuestro reciente Consejo Nacional, hemos declarado que tomaremos una vía autónoma de acción política frente los dos grupos que pasaron a segunda vuelta, pues ambos son una amenaza para el pueblo peruano y los intereses nacionales. Pero también hemos sido claros en afirmar que el mal mayor es el fujimorismo. Sea esta situación una oportunidad en la cual el FA llama a sus militantes y simpatizantes a participar de forma activa y masiva en el movimiento ciudadano de No a Keiko y en iniciativas ciudadanas similares. El fujimorismo debe ser detenido a toda costa. En las calles, en las plazas y en cualquier espacio nuestros militantes simpatizantes y referentes expresaran a viva voz: Keiko No Va

Lima 19 de mayo del 2016

Comité Permanente del FA