Catalunya: Lucha de clases, lucha nacional

Diego Arcos  Grupo de opinión militante. GOM LA BATALLA CATALANA

Domingo 29 de mayo, Barcelona, ya luce un sol de verano mediterráneo, las hordas de turistas con sus ruidosas  valijas made in china, van llenando la ciudad en la que viven 2 millones y la visitan 14 millones de paseanderos internacionales.

Este día la ciudad está también repleta de otras masas, LAS MASAS, el actor protagonista de la historia.

Un cuarto de millón de trabajadores, vecinos, empleados y empresarios están manifestándose contra el estado español y su gobierno

Por primera vez,  t todo el gobierno y las autoridades parlamentarias, los sindicatos grandes y pequeños, todos los partidos excepto los derechistas PP y Ciudadanos, marchan unidos, la otrora comunista CCOO, la filo socialista UGT, las dos federaciones de asociaciones vecinales, las grandes entidades culturales, como Ómnium, con 60.000 socios, la Asamblea Nacional Catalana, la gran entidad que ha liderado el proceso de liberación nacional catalana, la Asociación de municipios por al Independencia (de los 900 municipios de Catalunya 792 se han declarado independentistas), las entidades juveniles, los antirracistas, un par de entidades de gitanos, de todo, incluyendo la Unión de agricultores y las dos federaciones de pequeña empresa, consumidores, las mareas que luchan contra privatizaciones y desahucios.

¿QUE LOS UNE?

Rajoy.

Y su gobierno, que ha suspendido 34  leyes aprobadas por el Parlamento de Catalunya, el equivalente a los congresos provinciales de una república federal.  Solo en el pasado mes desde Madrid se suspendieron 14 leyes.

Con la excusa de que pueden ser inconstitucionales por exceder las competencias de la autonomía catalana, el PP ha suspendido las leyes que frenan los desalojos por impago del alquiler o la hipoteca, que multa a las empresas de gas, agua  y electricidad si cortan el suministro por impago a familias sin recursos, la ley que regula la acogida de refugiados e inmigrantes, la ley que obliga a retornar las subvenciones a las empresas que despiden trabajadores, etc.

Incluida una ley catalana para el despliegue de 24 “delegaciones” en respectivas capitales, preparando las que serán las futuras embajadas de la república independiente.

Los mismos sindicatos mayoritarios fueron quienes tomaron la iniciativa, de promover una manifestación unitaria contra el Tribunal Constitucional español, proponiendo al gobierno independentista salir a la calle y que reafirme esas leyes, desafiando la autoridad de Madrid.

FRENTE UNICO POLICLASISTA.

Esta manifestación, arrastró incluso al PSC, sucursal catalana del PSOE, que está en contra de la independencia, pero que en vísperas de una campaña electoral, no se podían quedar mirando por TV con la derecha post franquista del PP y la derecha fashion de Ciudadanos.

Los burgueses de Convergencia Democrática de Catalunya, socialdemócratas nacionalistas catalanes, hasta la CUP, la izquierda marxista y revolucionaria, y Podemos de Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona  junto a los pequeños y medianos agricultores y empresarios, con los militantes obreros de todos los sectores, policlasismo unido contra el reino de España.

No fue un 29 de mayo cualquiera.

LA GRAN BURGUESÍA CATALANA SIN PARTIDO CATALÁN.

Una semana antes, el partido Unión Democrática, socialcristianos más cristianos que sociales, anunció que tenía embargados todos sus locales en los juicios por corrupción y que renunciaba a presentarse a las elecciones estatales del 26 de junio.

Esto significa que la gran burguesía catalana, la de las finanzas, la industria y la logística, se han quedado sin expresión política catalana. Ahora solo están representados por el PP y Ciudadanos, es decir derecha española. Para los lectores de este portal: La Caixa, entidad bancaria catalana, es la que tiene mayores inversiones de España y tercera de Europa, con el 25 % de acciones de Repsol y que integra el comité de administración de Volkswagen y Mercedes Benz.

Y ESPAÑA CON GOBIERNO EN FUNCIONES…..

Desde el fracaso de la designación de un gobierno tras las elecciones de diciembre, al no haber un ganador capaz de reunir suficientes diputados como para formar gobierno, el estado monárquico tiene jefe de estado, el Rey, pero no tiene gobierno, todos los ministros y el presidente Rajoy, han visto prorrogados sus mandatos de forma interina, hasta junio, en que por primera vez en la historia, se deben repetir unos comicios, porque nadie ganó.

EL SEGUNDO FRENTE, EUSKADI ENTRA AL CAMPO DE BATALLA DE FORMA MASIVA Y PACÍFICA.

Una crisis del régimen en toda la línea. El estado monárquico está amenazado por un segundo frente: el movimiento de liberación de Euskadi ya tiene al líder Otegui en libertad y apretando el acelerador hacia una lucha de masas por la independencia vasca, superando definitivamente el foquismo terrorista.

La lucha de clases, para fortalecer el progresivo giro social de las autoridades de Catalunya, con un gobierno socialdemócrata, ahora independentista, que no puede gobernar sin los diez diputados de las CUP, la alianza de la izquierda marxista y anticapitalista,  por primera vez en la historia, Catalunya tiene un Parlamento y un gobierno, cuyo programa plantea la independencia como único objetivo de esta legislatura.

La reacción del estado español, con el apoyo decidido del bipartidismo PP-PSOE, inhabilitando de facto la autonomía catalana, ha unificado las masas de las clases populares y trabajadoras con sectores de pequeños, medianos y algunos grandes burgueses.

Esta es mi descripción de lo que pasa.

Pero creo que lo más importante es DONDE se produce esta acción de masas…

En la calle, apelando a la movilización de masas y desafiando al poder del estado monárquico. NO es igual un semipoder autonómico que pone toda su acción política en despachos y sillones de diputados, que un gobierno que se ve obligado a salir a la calle, del brazo de los representantes populares y del movimiento obrero. Un movimiento que tiene una base muy luchadora y una burocracia, estalinista y socialdemócrata, que hasta hace muy poco no se jugaban por la independencia. Ahora ese titubeo se acabó.

Todo esto en el marco de la crisis terrorífica de los refugiados, ante la inminente y muy posible  salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, con el proletariado francés en pie de guerra social y conflictos bélicos en Ucrania y Turquía.

Con todos los sectores del poder español de la transición, acusados de corrupción, desde la familia real al PCE. Todos excepto los partidos independentistas de país Vasco y Catalunya.

Parece que la Historia también quiere visitar Barcelona, la última ciudad en caer en manos franquistas en 1939….

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *