Juan Viloria dirigente de Marea Socialista

“No nos hagamos trampa nosotros mismos”

Señor Francia:

El Chavismo es una parte importantísima del Pueblo y dentro de ella hay también una franja importante que disiente de Maduro, pero que sigue siendo chavista. Y usted sabe que eso se evidenció el 6-D y sigue creciendo porque las condiciones de existencia de ese Pueblo Chavista, descontento con Maduro, las considera inaceptables y para nada se las atribuye a Chávez como pretenden inocularlo los sectores antichavistas del país e internacionales. De hecho, se trata de un deslinde justificado por la realidad que constituye una lección política de independencia, autonomía y audacia de la que Chávez seguro estaría orgulloso y que las vanguardias chavistas, que reaccionan tarde ante esa adelantada disposición crítica, deberían emular.

Independiente del distorsionado título de su Carta, donde incluye cientos de miles o millones de chavistas que no están con Maduro, intuyo que usted se refiere a los miembros de la Plataforma por la Defensa de la Constitución Bolivariana quienes realizaron una rueda de prensa[i], después de asistir a introducir una comunicación ante el CNE y donde se fijó posición sobre el derecho refrendario emanado de la CRBV.   Derecho, incluido allí, para consolidar una bandera de la izquierda mundial en sus luchas por execrar la confiscación del Poder Decisorio por parte de las personificaciones (burocracia y burguesía) del Capital y que conforma un parte sustantiva e inédita del texto constitucional que le da un carácter revolucionario al Régimen Constituyente y Refrendario que sancionamos como Poder Originario en 1999. Este fue un punto de la rueda de prensa, pero hay otros, incluso de igual o más importancia, que se abordaron y que se refieren a derechos económicos, sociales, humanos y políticos que les corresponde garantizar al Poder Ejecutivo, Legislativo, Ciudadano, Judicial y Electoral, entre ellos: alimentación, medicinas, corrupción, elecciones regionales, zonas económicas especiales, arco minero, liberación de precios vs. salarios, deuda externa vs. medidas de emergencia … además de las precisiones que se hicieron en cuanto a la demarcación con la MUD, quienes cabalgan a contranatura un derecho refrendario al que se negaron a sancionar en 1999.

Por otra parte usted dice en su carta:

“De manera que cuando ustedes se ponen a respaldar el llamado a Revocatorio, en realidad están apoyando, sépanlo o no, quiéranlo o no, el plan intervencionista del imperialismo contra Venezuela…”

“Ahora aparecen como adalides en su defensa, con la única intención de utilizarla para derrocar a Maduro, dar al traste con la Revolución Bolivariana e imponer la restauración del régimen neoliberal, arrasar con el chavismo …”

Que vaina… indulgentemente no nos llama traidores, pero en las dos citas anteriores, previamente aderezadas con la ley de “la unidad y lucha de los contrarios” y la “tesis de la contradicción principal“, nos coloca como agentes directos al servicio del Departamento de Estado. Y es aquí donde el título de su Carta y parte de sus conclusiones se enlazan para pervertir la invitación al debate y a un posible reencuentro en el que no cree y que torpemente lo lleva a la letrina de la falsificación montada contra un sector del chavismo crítico que nada tiene que ver con la oposición de derecha ni el oficialismo y que busca romper una polarización castradora de la participación, el protagonismo, el debate constituyente y el ejercicio decisorio encarnado en la Soberanía del Pueblo como Poder Originario: una orientación que tanto la burguesía como los burocracia corrupta le huyen como el Diablo a la Cruz.

Pero como este ya es un debate abierto, voy a terminar con argumentaciones a los lectores para contrastar y develar quienes están al servicio del Intervencionismo, de la Restauración del Régimen Neoliberal, de arrasar con el Chavismo y poner a Venezuela al servicio de los intereses del imperialismo:

1. En principio creo que no hay errores en la conducción del gobierno: están convencidos de los ajustes económicos antipopulares que vienen haciendo a favor de la banca y empresarios privados nacionales y extranjeros. Y esto ha llevado a fragmentar al Pueblo Chavista y producir niveles de confusión que han debilitado de manera letal no solo la figura de Maduro y del propio gobierno sino lo mejor del Legado de Chávez.

2. La política antimperialista que es una categoría económica de independencia nacional frente a las corporaciones financieras y empresas trasnacionales se ha abandonado y casi hay puerta franca a los capitales imperiales que se expresan principalmente en el Decreto Inconstitucional del Arco Minero, la Ley de las Zonas Económicas Especiales con violaciones constitucionales de carácter laboral, tributario y ambiental de todo tipo y donde se encuentran insertos la mayoría de los 15 motores, en toda la línea de “atraer” capitales extranjeros.

3. Lo económico marca indeleblemente la orientación política del gobierno. Esas corporaciones financieras y de empresas trasnacionales controlan las organizaciones e individualidades mediadoras que han copado el escenario mediático de la confrontación. De hecho, son parte de las instituciones de la gobernanza regional y nunca van a actuar a favor de los pueblos sino de los intereses económicos que representan. Las mesas de dialogo o negociaciones vienen funcionando inmediatamente después del 6-D, sobre la base de contradicciones y acuerdos secretos desconocidos por la población y que tienden a favorecer al gobierno quien tiene la ventaja de negociar y firmar las exigencias que impone la lógica del capital en ese tipo de acercamientos que se dan dentro y fuera del país: entre estos destacan las realizadas con John Kerry Secretario de Estado de los Estados Unidos y Thomas Shannon consejero del Departamento de Estado, quienes no representan los intereses del pueblo estadounidense sino de esa parte del 1% que controla los mayores capitales del mundo.

4. En medio de la emergencia económica y de un intervencionismo que promueve el propio gobierno, cobra relevancia los pagos de más 30 mil millones en servicios de una deuda externa que viene siendo cuestionada por su ilegitimidad e ilegalidad y que se suma a un Desfalco a la Nación de cifras siderales en dólares, que el gobierno impide auditar y donde están involucrados banqueros, importadores y empresarios privados nacionales y extranjeros junto a funcionarios corruptos del gobierno que facilitaron esta Estafa Continuada al Patrimonio Público Nacional.

5. No hay Plan Económico y menos de Emergencia Económica que sintonice con lo expresado por Chávez en su último Gabinete Ministerial para el periodo 2013-2019 que hoy recorre Maduro y mejor conocido como Golpe de Timón donde claramente orienta hacia medidas anticapitalistas y de profundización del proceso sobre la base de la propiedad social, el fortalecimiento de lo público y la activación de comunas obreras, campesinas, indígenas y populares.

Por supuesto, Marea Socialista que es parte de la Plataforma por la Defensa de la Constitución Bolivariana llama a percatarse de este Plan opuesto al Legado de Chávez, donde sustancialmente se avanza hacia un acuerdo, entre el Gobierno y la Oposición de Derecha, que expresa la lucha y unidad de los contrarios que hoy polarizan el escenario político nacional para pasar un Nuevo Pacto en curso y que tiene un inmenso obstáculo: el Pueblo Bolivariano y una Constitución que anula jurídicamente el grueso de las negociaciones que inconsultamente viene haciendo el gobierno con el aval velado de las cúpulas de la oposición y la burguesía nacional.

Alertamos que la ofensiva es contra el Pueblo Bolivariano consecuente y la CRBV, por ello se hace necesario y urgente la construcción de un Nuevo Referente Político que garantice, con o sin Referendo, el Ejercicio Decisorio del Pueblo, que dispute la Gobernabilidad de Venezuela sobre la base de desterrar la lógica delictiva del Capital que hoy corroe de Corrupción e Impunidad la Patria de Guaicaipuro, Bolívar, Simón Rodríguez, Zamora, Negro Primero, Chávez y de nuestro Pueblo que, con su intuitiva genialidad, se crece en momentos de peligro.

¡No al Arco Minero del Orinoco: la joya de la corona que atiza los verdaderos acuerdos nacionales e internacionales de la Burocracia y el Capital!