Dos semanas decisivas para el Psol y fortalecer una real alternativa al régimen

por Pedro Fuentes

La coyuntura política brasilera tiene novedades casi diarias. Solo basta revisar las dos últimas semanas en las cuales tuvimos la  casación de Cunha, ampliamente festejada por el pueblo; la denuncia de los procuradores de Paraná contra Lula, en la que por primera vez se afirma de que él era el jefe de los operativos “mensalão” y Lavajato, (algo que una gran parte del pueblo no ignoraba) y por último, y el más destacado y grotesco, el intento conjunto del PSDB,PT, PMDB,DEM, PCdB, PP de sancionar en la Cámara de Diputados a última hora una ley de amnistía de la caja dos. Esto último no es poca cosa; una vez más se prueba que cuando se trata de salvar a la casta política de la cual estos son los partidos fundamentales, los mismos forman una alianza para sobrevivir una ley que fue impuesta por una iniciativa popular de ficha limpia.

Es que la espada de Damocles del Lavajato está sobre la cabeza de todos ellos, así sea utilizada por él gobierno Temer y la clase dominante para intentar inhabilitar a Lula candidato del PT en 2018. Pero eso es una parte de un proceso que en su conjunto es progresivo. Si el Lavajato continúa llega a toda la casta política que es la que sustenta el actual régimen político. La maniobra que se intentó es entre otras cosas porque la lista de Odebretch de beneficiados por la gran constructora que montó con los millones dados a toda la casta política un imperio económico, están todos. Son 200 parlamentarios, el presidente del senado, casi todos los ministros que han pasado por el gobierno Dilma y Temer y la chapa electoral de la presidente y su ex vice ahora presidente. Esta lista que está en el tribunal de Paraná

Fueron una vez más los diputados del PSOL quienes con Rede desmontaron este escándalo denunciándolo como golpe; como también fue el Psol quien promovió primero que nadie la casación de Cunha.

Es un grave error hacer una unidad entre el gobierno reaccionario ilegítimo y antidemocrático y los jueces y procuradores que llevan adelante el Lavajato. Este es utilizado y es verdad que actúa desde una institución burguesa, pero no todas las fracciones, diferencias y quiebres que se pueden dar dentro de esas instituciones son iguales. Lenin era un especialista en ver esas diferencias para ser utilizadas por la democracia revolucionaria. La corrupción es sistémica y viene de antes. Ahora bien el Lavajato surgió ahora y no antes por una combinación de factores de los cuales los más importantes son la revuelta de Junio del 2013 que golpeó en la nuca al gobierno al mostrar un pueblo movilizado por sus derechos que ya no le respondía, y la existencia objetiva real de la corrupción como forma y modelo de alianza de un gran sector de la gran burguesía con el gobierno de Lula.

Por eso nuestra política no puede ser denunciarla como maniobra burguesa, sino por el contrario exigir que vaya hasta el final contra toda la casta política y todos los partidos y los  grandes burgueses que sustentan con dinero salido de la explotación de los trabajadores a sus agentes políticos. No por casualidad no es el gobierno ni el presidente del Senado quienes están alentando el Lavajato sino todo lo contrario como ha quedado demostrado en la operación golpe que paró el PSOL.  

Una oportunidad política en las elecciones municipales a pesar de la ley mordaza

Solo por ese motivo se podría entender porque también estos mismos partidos votaron en común la ley mordaza que pune al PSOL en la actual campaña electoral, recortando a límites del absurdo el tiempo de participación en la TV del PSOL a diez, veinte segundos, contra el latifundio televisivo, usando las palabras de Luciana Genro con que ellos cuentan.

A pesar de ello el PSOL está peleando municipios claves del país con posibilidades de ir a un segundo turno (Rio de JANEIRO, Porto Alegre, Belem, y otras grandes ciudades. En la Folha de Sao Paulo el columnista Mathias de Alencastro acaba de escribir contra el PSOL, diciendo muchas barbaridades y calumnias con el objetivo de defender indirectamente al PT. Dice textualmente “ que a dos semanas del primer turno está claro que para el PSOL las elecciones municipales son una oportunidad histórica de tomar el lugar del PT como líder de la izquierda”, para luego pasar a reivindicar la socialdemocracia europea y el socialliberalismo petista. Nada de más en este columnista, pero por algo lo dice.  

Porque es verdad, es un hecho real en esas ciudades claves de las que hablamos y muchas otras el PSOL supera al PT y es la herramienta política que está al alcance de la mano para derrotar a la derecha. Y es eso lo que quiere hacer el PSOL con Freico, Luciana, Edimilson entre otros grandes militantes que están lejos de ser celebridades como habla ese calumniador barato.

Es una oportunidad muy importante, si el PSOL gana municipios o supera en ellos al PT lo que ya es conocido, el fin del ciclo del PT, que el pueblo intuye con su rechazo a los viejos partidos y la casta política se volvería reconocido. No sería un avance histórico porque como decía Lenin “acción histórica independiente” significaría que la clase trabajadora avanzara en su auto-organización, en sus organizaciones, y esto será posible esencialmente en la lucha de clases directa. Pero sería un paso que permitiría contar con una herramienta más fuerte para ese objetivo y además romper la maniobra del régimen de cerrar los espacios democráticos y electorales.

La elección es la oportunidad que se ha abierto y que existe a pesar de  la ley mordaza. Esa mordaza está actuando, eso es indiscutible. Pero el PSOL resiste en la calle y con su militancia esta desventaja enorme que tiene en los medios. La lucha está abierta, primero en las calles y en los barrios donde los políticos del régimen les es difícil entrar a no ser encubiertos a través de sus cabos electorales.

Sabemos que las elecciones son una forma deformada de la lucha de clases, pero a veces se han trasformado en muy importantes para expresar el rechazo a viejos regímenes y políticos y para abrir camino a un nuevo proceso.

Estas elecciones son un momento táctico donde puede fortalecerse  la construcción de una alternativa estratégica diferente a la vieja izquierda y el  petismo para enfrentar al gobierno Temer. Volvemos a decir que aquí está la clave de la cuestión. La polarización real concreta, no es entre el gobierno Temer y un campo democrático o anti-reaccionario en la que entra el PT. Es verdad que el gobierno para remozar el régimen y terminar definitivamente en el terreno electoral también con el PT, está utilizando las denuncias contra Lula para inhabilitarlo en las próximas elecciones presidenciales del 2018. Pero ahora en estas elecciones quieren debilitar al PSOL para sacarlo de las disputas electorales. La clase dominante no no es idiota, sabe que el enemigo estratégico que se le viene es la posibilidad que el PSOL se convierta en esa alternativa. Sería totalmente diferente a la opción que dio el PT. Porque el PSOL es no solo un partido independiente como en su momento fue el PT (que luego se desgeneró), sino un partido también contra este régimen político y que cuenta desde sus orígenes con un programa anticapitalista.

Pedro Fuentes – miembro de Directorio Nacional de PSOL, Coordenación Nacional de MES (corriente interna de PSOL)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *