Brasil La primavera feminista llega a las Cámaras Municipales

por Tory Oliveira — Carta Capital

Concejalas con plataforma em pro los derechos da las mujeres empujan votos y amplían  las bancadas del PSOL em las capitales.

Fernanda Melchionna, Áurea Carolina, Marielle Franco e Sâmia Bomfim

mujeres

“Mujer negra” comento em Belo Horizonte el domingo 2 un grupo de electores y apoyadores de Aúrea Carolina, 32 años después de la confirmación de su elección como concejala por el PSOL. Mujer negra y feminista, Carolina fue la  candidata más votada em la capital minera, alcanzando 17.420 votos. 

Carolina es una de las parlamentarias electas que defendió em la campaña la idea de ampliar la representatividad femenina en los Concejos Municipales, espacio tradicionalmente dominado por hombres. Articuladora del movimiento “Muchas por la ciudad que queremos”, que organiza discusiones y eventos culturales em Belo Horizonte, Carolina inicio su activismo en el hip-hop. Su expresiva votación, la mayor de la ciudad em los últimos doce años, fue una sorpresa, (“Menina, estoy atónita, acho que ainda não caiu a ficha”) que en castellano quiere decir que todavía no lo puedo creer.

En la estela de la llamada primavera femenina y de discusiones sobre la cuestión del estupro, candidatas declaradamente feministas y con propuestas enfocadas em los derechos de las mujeres llevaron votos para el PSOL en diversas ciudades importantes, como las capitales Rio de Janeiro, São Paulo, Belém e Porto Alegre, además de ciudades como Niterói (RJ) y Campinas (SP).    

Los resultados son un aliento ante una realidad alarmante. Actualmente, existen 7.782 mujeres concejalas em todo Brasil, contra 49.825 hombres. Los datos de la Secretaria de Política para Mujeres, que perdió el status de ministerio em el gobierno Michel Temer y fue absorbida por el Ministerio de la Justicia. Em el ámbito federal menos de 10% de los parlamentarios son mujeres.

Esos números persisten a pesar de la obligatoriedad de cada partido reservar una cuota mínima de 30% para las candidatas. En la práctica se verifica que muchas de esas candidaturas son “laranjas”, (o sea para cumplir el requisito pero que no son candidaturas auténticas). Otras tantas legítimas acaban recibiendo menos recursos que los de los hombres. “Los partidos son instituciones machistas, patriarcales y racistas hace muchos años. Y ese poder se está desmoronando, son las mujeres ocupando quienes van cambiar el juego, dice Carolina.

Marielle Franco, 37 años, negra, nacida, criada y moradora del complejo de la Maré (la favela más grande de Rio de Janeiro), concuerda. “O la revolución será feminista, clasista y con debate de la negritud, o no será”, afirma. Ella consiguió 46 mil electores, tornándose la quinta concejala carioca más votada. Socióloga e ex-coordinadora de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa de Rio de Janeiro, es militante del PSOL y defiende la presencia de mujeres en los espacios a de decisión. “No puede tener solo hombres blancos ricos, que nunca tuvieron miedo de bajarse em una parada de ómnibus oscura o que nunca tengan sido asediados”.

La prioridad de Franco será combatir el déficit de guarderías en la ciudad. “Es un problema que toca a las mujeres negras y de las favelas.  La concejala habla por experiencia propia. Madre a los 17 años solo consiguió trabajar y concluir los estudios porque consiguió inscribir su hija en una guardería de tiempo integral mantenida por la municipalidad en la época. Franco también defiende una mirada de géneros em la cuestión del transporte público. “Ese es el local em donde las mujeres son más asediadas”. Ella propone que em la madrugada, sea posible descender fuera de las paradas de ómnibus a fin de acortar el trayecto hecho em las calles a esas horas. “Espero que todas las mujeres de la Cámara, no sólo las feministas o del campo progresista, vengan a garantizar esa propuesta concreta”. 

Em la capital gaúcha,(Porto Alegre) Fernanda Melchionna, 32 años, electa para su tercer mandato, también fue la más votada. “Em el PSOL hay cuotas de 50% para mujeres en la dirección del partido. No fue por casualidad que el partido fu ella expresión de la ocupación de las mujeres en la primavera feminista”, afirma. Fernanda afirma que el partido no está disociado del machismo estructural de la sociedad. “Es claro que hay machismo, pero esa disputa está siendo construida internamente hace una década”.

En Porto Alegre, Melchionna fue electa por la primera vez em 2008, a los 24 años. “Imagina una mujer joven, socialista, em la Cámara”, ríe ella, que enfrentó de asedio à la tentativa de agresión  entre sus pares, pasando por la proposición de un parlamentario que quería establecer que ropa seria apropiada para las concejalas. “Mi respuesta fue decir: la política no es solo para encorbatados”, recuerda ella. 

Em la capital paulista, la bancada femenina se duplico, pasando de cinco para 11 mujeres electas em un universo de 55 parlamentarios. Dos son declaradamente feministas: Juliana Cardoso (PT) y la estrenante Sâmia Bomfim, 27 años, primera mujer vereadora del PSOL a ser electa para la Cámara. 

Formada en Letras em la USP (Universidad de São Paulo), y trabajadora pública em la misma universidad, Sâmia volvió para la Cámara de los Concejales, por la puerta de adelante. Em Junio la feminista fue retirada  la fuerza del parlamento paulistano y arrastrada por dos policías  militares durante una protesta contra la sesión solemne que conmemoraba la exclusión de las discusiones de género en el plan municipal de educación. “La gente fue  arrancada a la fuerza de ahí y vamos entrar en un nueva escala de disputa ahora, por la puerta de enfrente ahora”, afirma. Su prioridad em el mandato será el enfrentamiento de la violencia de género, defendiendo la expansión de las delegaciones de la mujer con funcionamiento de 24h.   

Oriunda del movimiento estudiantil, Bomfim fue una de las organizadoras de las manifestaciones de “Mujeres contra Cunha     ”, contrarias al proyecto de ley del ex-presidente de la Cámara de Diputados que dificultaría la atención médica da la gravidez y la posibilidad de interrupción de las víctimas de estupro. “Especialmente los hombres cuestionaban la campaña, “usted es una menina joven y soñadora, cree que va a dar cuenta de enfrentar a esos hombres poderosos?” cuenta.

La vereadora (concejala) electa sin embargo tiene consciencia de que el debate será difícil. “Menos por ser yo y por ser ellos y más porque solo soy una, em lo máximo hay dos, contra cincuenta hombres machistas reaccionarios, algunos de ellos fundamentalistas”, afirma. “El enfrentamiento solo será posible con el respaldo de los movimientos sociales. Sola no soy nadie allá adentro, preciso estar junto con las mujeres”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *