DESPUES DE QUE GANO EL NO, UNA SEMANA DE VERTIGO

Lucas Guerrero

Antes de avanzar en lo que ocurrió la semana pasada, hagamos un resumen de los números de la votación porque, hubo un sector donde el NO se salió de la media nacional y podríamos decir es el que hace la diferencia y garantiza el triunfo de la coalición del Partido Centro Democrático (de Uribe) y algunos sectores conservadores en el plebiscito. Ese sector es el departamento de Antioquia y en especial la ciudad de Medellín, veamos:

Escrutadas el 100% de las mesas en Medellín, los resultados finales fueron:

Sí: 37,02% – 253.548 Votos; No: 62,97% – 431.173 Votos

Resultados en el Departamento de Antioquia, por el No: 1’094.053 votos,  Por el Sí. 648.016, algo más de 400.000 votos de diferencia a favor del NO, en ningún otro departamento hubo una diferencia tan marcada en la votación, a pesar de que la votación en Bogotá resulto a favor del Sí, la diferencia fue de solo 300.000 votos, con 1.9 millones más votos que los emitidos en Medellín

Las regiones de la periferia, las más golpeadas por la violencia votaron a favor del Sí:

Choco,-Si 79.13%, No 20.86%; Vaupés, Si: 77.94%, No 22.05%; Cauca Si: 67.14%, No 32.85%; Putumayo, Si 65.3%, No 34.69%. Par son regiones de poca población, que igual que ocurrió con los siete departamentos de la costa atlántica, no alcanzaron a superar la ventaja aportada por Antioquia, Cundinamarca, Santander y los departamentos del centro del país, donde ganó el NO, por porcentajes no muy altos, pero consiguió mantener a su favor, una ventaja al final de 50.000 votos. No es extraño que donde desde hace más de catorce años gana el Uribismo y triunfa la parapolítica, gane con amplia ventaja el NO.

Los Nuevos Actores

También el triunfo del No ha obligado a que salten nuevos actores a la palestra, el primer actor de peso es la movilización de la juventud estudiantil y amplios sectores de la población, que han salido en marchas masivas a exigir la paz ahora mismo, adelantándose a las intereses electoreros de las facciones burguesas de derecha que pretenden dilatar la negociación, con el triunfo del No. Se prepara una marcha grande con participación de los pueblos indígenas y campesinos para el 12 de octubre.

El segundo actor que ha comenzado a incidir directamente es el imperialismo, quien sin duda intervino para que se le entregase el premio nobel al presidente Santos, para sacarlo del hoyo y la penumbra en que lo había dejado la derrota del Sí. Siguiendo su la línea el imperialismo, hizo que el secretario de estado John Kerry, viajase a Colombia a respaldar el acuerdo firmado y al presidente Santos, también llamó a Uribe, seguro para decirle que le baje al tono de las exigencias porque ellos ya respaldan el acuerdo firmado y no quieren quemar tiempo en discusiones interminables, con la oposición.

Otro actor que aparece en el tinglado son los empresarios, quienes venían con bajo perfil, pero frente al torrente de declaraciones y posicionamientos, han  visto oportuno manifestar a los representantes del Sí y el No, que ellos quieren una paz expedita y que este momento no volverá a repetirse en la historia.

Recientemente se han acelerado las conversaciones de paz con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional ELN (agrupa según datos de la revista semana, aproximadamente 2500 guerrilleros) y se han hecho públicas, se abrió una mesa de diálogos con hoja de ruta, negociadores designados, se iniciaran el 27 de octubre, las negociaciones en Quito, luego de dos o tres años de preparativos y conversaciones secretas entre el ELN Y el gobierno.

Lo que se encuentra en el purgatorio es la intervención de la Iglesia Católica, pues varios obispos venían apoyando públicamente a Uribe y al NO y a último minuto el Papa dice que vendría a Colombia si se blindaban los acuerdos con el Sí.

 

Cómo Será la Negociación de los Acuerdos?

Sin duda todo los elementos mencionados, cada uno por separado y de conjunto presionan sobre el curso de las nuevas negociaciones, sobre la modificación de los acuerdos de la Habana, pero también hay que tener en cuenta la posición de la guerrilla, que sin duda va a tratar de mantener los acuerdos y el frente político con el gobierno y el imperialismo, ese frente va a continuar con la negociación y el salvamento de los acuerdos, así las condiciones les sean adversas, como acaba de ocurrir con el triunfo del NO, uno de los que mejor ha definido la situación es el comandante Timochenko, quien ha dicho desde la Habana, “El  triunfo del No, lo vemos como un traspiés en el proceso de paz”……Las FARC-EP mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro”. Además ese bloque de Gobierno, Imperialismo (incluyendo todas sus instituciones) y la guerrilla, cuenta con muchas posibilidades de maniobra y presión sobre los nuevos actores involucrados en la renegociación, no tan fáciles de prever en la compleja situación en la que se desenvuelve la política en Colombia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *