“A ESCOLA É NOSSA” la lucha de los estudiantes secundarios en Brasil

Theo Louzada(*)

Hoy, en Brasil, vivimos un movimiento especial: con cerca de mil escuelas y cien universidades tomadas llegamos, hace poco tiempo, al comienzo del proceso de nacionalización de las tomas empezadas en São Paulo en el año pasado. La radicalización de la lucha secundarista, mucho a partir del ejemplo dado por las grandes manifestaciones de juño de 2013, buscó una nueva forma de pautar sus reivindicaciones y dar una nueva dinámica a toda la lucha de los movimientos sociales del país, y, por medio de las tomas, logró vitorias reales contra grande gobiernos de la grande burguesía, como el caso más ejemplar de la derrota de del proyecto de cierra de escuelas en São Paulo por el gobernador de PSDB, Geraldo Alckmin o, en Rio de Janeiro, la garantía de elecciones directas para directores y de 15 mil reales para obras de emergencias en cada escuela en Rio de Janeiro contra el plan de precarización de la educación en el Estado por el gobierno del PMDB. Otros Estados también lograran grandes conquistas como el caso de Rio Grande do Sul que logró que un proyecto de censura en las escuelas no sea votado hasta el 2017.

14958862_994650850662502_1211588332_nEn los últimos meses, sin embargo, la lucha tomó un nuevo carácter, no más pautado a partir de la realidad local de cada sistema educacional, pero a partir de una pauta y una articulación a nivel nacional. Desde su llegada al poder, el gobierno federal de Michel Temer ha intensificado sus ataques a las áreas sociales, con un destaque especial en el caso de la educación – el Proyecto de Emenda Constitucional 241/55, que impone congelamiento de los gastos en salud y educación por 20 años y la nueva reforma educacional que deja de poner como obligatoria clases como sociología, filosofía, artes y educación física son claros ejemplos de cómo es la visión de la gestión del PMDB para el sector educacional y el porqué de los estudiantes haber comprendido la necesidad de luchar y radicalizar el proceso de tomas. Estas medidas, sumadas a las realidades de los Estados que tuvieran la lucha más avanzada, en especial en Paraná, Minas Gerais y el Distrito Federal, pudieran dar la dinámica de la lucha estudiantil y el proceso de las tomas tomó una nueva dimensión, tanto en número de escuelas tomadas cuanto en la amplitud de estados y ciudades con escuelas tomadas.

Esta realidad de la fuerza de movilización estudiantil y sus respaldos en la sociedad obligó el gobierno a dar sus respuestas tanto por medio de una dura represión -desde la policial, como en el caso del Estado de Paraná hasta la cancelación del examen de vestibular nacional en parte de las escuelas tomadas y, principalmente la articulación de movimientos de derecha y extrema derecha para sacar los estudiantes de la escuela por medio de la fuerza  – cuanto retrocediendo en algunas de sus medidas, como el caso del cambio del carácter legislativo de la Reforma de Temer de medida provisoria para proyecto de ley, lo que posibilita mayor tiempo y discusión antes de su votación en el congreso. Estas respuestas solo fueran posibles por un motivo – las tomadas nacionalizadas y todas las otras formas de resistencias están dando una nueva dinámica de las movilizaciones sociales en Brasil y tienen la capacidad, por la primera vez desde la subida del poder de PMDB a nivel federal de constreñir y lograr vitorias encima del gobierno de Michel Temer y, con esto, inaugurar un nuevo ciclo de resistencia contra sus medidas antipopulares y neoliberales.

Por esto, la movilización de los secundaristas brasileños, que hoy son la vanguardia de la lucha contra el gobierno, puede seguir como un ejemplo a los sectores sociales de todo el país. Las medidas del gobierno afectan a toda la clase trabajadora, desde el pequeño agricultor al servidor de la salud, y, a partir de la ruta que los estudiantes de escuela crearan y los universitarios ahora están segundo se puede lograr una lucha capaz de derrotar este gobierno y toda su agenda de privatización y precarización.

(*) Theo Louzada, dirigente de Juntos!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *