Sergio García (Dirigente del MST)

El domingo nuestro compañero Alejandro Bodart por el MST y la compañera Manuela Castañeira por el Nuevo MAS anunciaban a través de las redes sociales la conformación de un nuevo frente de izquierda y socialista en nuestro país. La noticia, rápidamente difundida desde todas las provincias, ha sido una gran alegría para una enorme cantidad de militantes y para muchos activistas obreros, de la juventud y del movimiento de mujeres. Además muchas amigas y amigos, votantes y simpatizantes de izquierda nos han acercado sus palabras de apoyo, porque todo paso unitario en la izquierda siempre es positivo. También organizaciones de izquierda y populares de diversos países nos envían sus saludos.

Ha pasado muy poco tiempo del anunció del frente y ya se evidencia su acierto en tantas repercusiones positivas que recogimos, la simpatía que se va reflejando es expresión de una necesidad insoslayable; hace falta la mayor unidad de la izquierda socialista y anticapitalista de nuestro país. Y el acuerdo que acabamos de concretar es un paso muy importante en ese camino, y por eso muchas honestas y honestos compañeros que no son parte ni del MST ni del Nuevo MAS también lo valoran así y comienzan a manifestar su apoyo a este paso unitario que dimos.

Como contracara de todo esto, lamentablemente en las redes sociales dirigentes, cuadros y militantes de las fuerzas que integran el FIT salieron rápidamente a manifestar su rechazo y cierto enojo, envuelto en una serie de descalificaciones y mentiras. El propio Altamira vía twitter quiso descalificar el nuevo frente, con falacias de muy bajo nivel político. Podríamos decir que no nos asombra, es el método de una izquierda sectaria arraigada en vicios divisionistas.

Sin embargo y más allá de la valoración negativa que tenemos de esta cultura política de vieja izquierda, lo más importante es la realidad de los hechos, que siempre es esencial para cualquier debate. Cuando al FIT le propusimos hacer un frente más amplio entre ellos, nosotros y demás fuerzas de izquierda, nos dijeron no. Cuando le propusimos meses previos a las elecciones de 2015 ingresar al FIT para ayudar a fortalecerlo, también nos dijeron que no. Cuando los llamamos a votar críticamente en las presidenciales y les propusimos hacer una campaña común en apoyo a su candidato, una vez más dijeron que no. El FIT rechazó siempre ampliar la unidad a un frente mayor o ampliar el FIT permitiendo el ingreso de otras fuerzas de izquierda. Lo increíble de todo esto, es que después de años de su negativa permanente a la unidad, ahora critiquen y se molesten porque hacemos otro frente de izquierda.

Desde el MST volvemos a reafirmar cuestiones que ya hemos planteado en otras oportunidades; estamos por una gran unidad política de toda la izquierda, con un programa anticapitalista y socialista, que sirva para desarrollar un gran movimiento político común y apoyar e impulsar las luchas. No queremos un simple acuerdo electoral, queremos una construcción más profunda y a largo plazo, para disputarle de verdad a todos los partidos del sistema.  El frente que acabamos de conformar es un paso muy positivo en esa perspectiva, y por esa razón invitamos a compañeras y compañeros independientes y a organizaciones políticas y sociales de izquierda, que compartan estas cosas a conversar e impulsar nuevos pasos en el mismo sentido.

Y a las compañeras y compañeros del FIT les recordamos que el enemigo es el gobierno, las patronales y la burocracia sindical, sería bueno que no pierdan de vista esa cuestión tan elemental. Y le volvemos a decir que cuando estén dispuestos a dialogar profundamente para hacer una gran unidad de toda la izquierda, nosotros estaremos a disposición de buscar acuerdos. Mientras tanto vamos a instalar y difundir este nuevo frente de izquierda y socialista que acabamos de realizar, porque es la mejor herramienta que tenemos hoy para ayudar a unir las luchas y para postular políticamente a la izquierda en el todo el país. A esta tarea invitamos a sumarse a miles de compañeras y compañeros que nos quieran acompañar y ser parte de esta nueva experiencia unitaria y de izquierda.