Hacer algo nuevo, desde la izquierda

MST de Argentina

Estamos a tan solo un mes de que se cumpla un año de Macri en el gobierno. Vivimos un cambio político de magnitud, enfocado en colocar al país bajo los designios de grandes corporaciones industriales, extractivas y financieras, de alianza con los EEUU, de intentos de hacer jugar un rol más activo a las FFAA, de un nuevo ciclo de asociación estrecha con el clero y su influencia retrógrada.
Los que quieren imponer este modelo no la tienen fácil. Tempranamente comenzaron a sentirse los reclamos sociales más diversos, se manifiesta un descontento permanente y respuestas en la calle a cada medida del PRO, todas muestras de una gran fuerza popular que no quiere el camino macrista. Si esa fuerza social aún no logra una lucha nacional común, es por el rol traidor de dirigentes sindicales decadentes o por la cooptación vergonzosa de algunos movimientos sociales dirigidos por el Vaticano que le dan más oxígeno al PRO. Mientras la oposición política del PJ en todas sus variantes le vota las leyes a Macri en el Congreso Nacional, en Caba y en Buenos Aires.
Lejos de esa complicidad millones de trabajadores, de mujeres y de la juventud buscan otro camino. Con ellos tenemos que luchar sabiendo que podemos ganar, y también abrir un debate central; ¿Qué alternativa política nueva construir? Es el gran dilema a resolver.

La división y el sectarismo debilitan a la izquierda

Sobre este tema hay que partir de la realidad; entre las fuerzas de izquierda y populares hoy prima la división, no hay un gran movimiento político unitario de la izquierda anticapitalista y socialista. Por un lado está el FIT que actúa enfrentado entre sus integrantes en todos los terrenos y sesgado por el electoralismo va hacia un mero acto electoral el 19, mientras se niega a realizar con el resto de la izquierda una lucha y organización común en el plano de las luchas y rechaza la unidad en el plano político.
Hay otros sectores que prefieren volcarse detrás del kirchnerismo y diversas organizaciones que están evaluando que hacer, por dónde y cómo avanzar en esta situación que manifiesta un gran espacio político para ocupar desde la izquierda a condición de que hagamos algo nuevo. Es el gran desafío en el horizonte. La cuestión es atreverse a asumirlo como prioridad.

Propuestas para construir algo nuevo

Si desde la izquierda queremos ser protagonistas centrales del escenario político hace falta otro proyecto; que sea de lucha y no electoralista, que sea unitario, abierto y no sectario y cerrado. Que coloque por delante los acuerdos y no las diferencias, que trabaje a largo plazo y no por urgencias electorales. Que tenga un programa de fondo, anticapitalista y socialista y no recetas tibias y de maquillaje. Que evite la división por candidaturas y busque formas democráticas de superar desacuerdos. En esencia bajo estas ideas, venimos hablando con diversas organizaciones políticas, sociales, referentes de luchas e intelectuales comprometidos. Con el compromiso de nuestro partido de hacer todos los esfuerzos en aportar en todo el país a la construcción de algo nuevo.
Para que nazca algo nuevo, hace falta un acuerdo de programa y de proyecto común, sin lo cual nada puede avanzar. A la vez una visión abierta a incorporar nuevos sectores populares y de izquierda que quieran ser parte, bajo la condición lógica de compartir el programa. Y tener perspectiva de actuar en común en luchas obreras y populares, en el movimiento de mujeres y en el movimiento estudiantil.

Y muy importante, una cuestión central es lograr que los debates electorales no impidan la unidad. Se impone como tarea superar esta traba y hay una posibilidad concreta; para destrabar la dificultad de lograr acuerdos, hay que abrir la posibilidad de mecanismos democráticos que garanticen la unidad y la construcción de una gran alternativa de la izquierda. Por eso creemos que la propuesta de utilizar las PASO es un mecanismo que garantiza la unidad, permite objetivizar vía los resultados y admite que cada fuerza despliegue su campaña positivamente y sin agresiones a otros integrantes de un mismo frente. Esa es nuestra propuesta para que una nueva unidad no se frustre.

Desde el MST le proponemos a todas las fuerzas de la izquierda política y social que estén dispuestas, comenzar a dar pasos y conformar un nuevo espacio político común. Desde esa nueva construcción luego seguiremos proponiendo más unidad de la izquierda, tanto al FIT como a otros sectores. Pero hoy la primera tarea es animarnos a conformar un nuevo frente común de organizaciones políticas, referentes sociales, personalidades y trabajadoras/es y jóvenes que quieran sumar su aporte. Comencemos a andar. Caminemos juntos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *