Rubén Tzanoff (MST de Argentina)

¿Estás cansado de los políticos mentirosos y ajustadores? Animate a cambiar en serio y a conocer nuestras propuestas.

Cambiemos está desarrollando un gobierno muy perjudicial para los de abajo. Entre las directivas de Macri, los CEOs y la UCR van de mal en peor. Ni hablar cuando abre la boca Carrió que dispara para cualquier lado.
Y como ya estás acostumbrado a ver en la vieja política, aunque esté reciclada, hacen como que no pasa nada. Pintan realidades que no existen y no cumplen las promesas de campaña. Si sos más joven basta con repasar el primer año de gobierno. Si pintás unos años, es imposible no asociar los dichos de Macri a los bolazos de Menem: «estamos mal pero vamos bien», «se viene la revolución productiva» y otros.
Tantas mentiras y falsas promesas están provocando que muchos de los que votaron al presidente estén arrepentidos o en ese camino.
Hay quienes votaron a Cambiemos para sacarse de encima al Frente Para la Victoria y Cristina, aún con muchas dudas optaron por dejar atrás el desastre K. Es un buen momento para reflexionar sobre esa decisión.
Ya hay claros elementos para demostrar que con Cambiemos, el PRO, la UCR y sus aliados nos vamos a los caños. Dale la espalda al gobierno de los empresarios, no tienen nada de nuevo, representan la versión reciclada de la vieja política que tiene a uno de sus protagonistas principales en la UCR de De la Rúa, para no ahondar en detalles.

El pasado los condena (el presente también)

A pesar de haber tenido varios años de bonanza internacional a favor, el Frente Para la Victoria protagonizó la «década desperdiciada», manteniendo intacta la estructura semicolonial del país, pagándole millones y millones a los usureros internacionales, todo en el marco del capitalismo.
Fueron los campeones del doble discurso, de decir una cosa y hacer otra. También de robarse todo lo que pudieron. Y en lo que va del año de gestión macrista volvieron a mostrar la hilacha. Donde gobiernan, como en Santa Cruz, hay una crisis muy grande y ataques permanentes a los trabajadores. Cristina le pone paños fríos a todo lo que vaya contra Macri, está más preocupada por su situación procesal que por «resistir con aguante», algo que no está sucediendo en las filas K.
Como si todo esto fuera poco, la orientación de los dirigentes es salir del pozo junto al Partido Justicialista, es decir, junto a los viejos carcamanes de las provincias, los varones del conurbano y los burócratas sindicales. El FPV decepciona cada vez más.
La actitud de los dirigentes no tiene nada que ver con la de los miles de simpatizantes kirchneristas que desde el primer día de gobierno de PRO hasta hoy tienen la voluntad de salir a la calle y pelear en forma unitaria y al mismo tiempo se plantean hacer algo distinto en el terreno político.
Si vos sos uno de estos compañeros, te damos nuestra opinión: no saldrá nada realmente progresivo con estos dirigentes del FPV y el PJ. Animate a cambiar, a hacer algo distinto y vení a conocer a la izquierda.
Los medios masivos y algunos cómplices de los poderosos le están dando manija a Massa y a Margarita Stolbizer. Pero ellos no son nada distintos, no sólo negocian todo con el poder, sino que no tienen un plan alternativo y provienen de la matriz de la vieja política con la cual nunca rompieron.

Lejos, pero no tanto

Todavía falta bastante para las elecciones. En el medio tenemos que seguir enfrentando el ajuste, los despidos, la represión…
Pero es imposible mirar para otro lado con el gran desafío que tenemos por delante: empezar a construir una alternativa distinta. Las variantes de los partidos patronales ya tienen la mira en las elecciones.
El PRO se juega mucho, tiene pánico que les vaya mal por el revulsivo social que generan. Si sacaran un resultado desfavorable quedarían más debilitados aún y con ello les sería más difícil ajustar a fondo.
Sin embargo esto no es lo único importante. También está en juego no volver a caer en las trampas de las variantes patronales. Es necesario cortar con el círculo vicioso de elegir al menos malo. No hay menos malo. Si lo hay es sólo por un corto período, pero luego muestra la hilacha.
El problema de fondo es animarse a cambiar, conocer a la izquierda y construir una alternativa fuerte, amplia, con propuestas realmente alternativas.

Hay otro camino

Nosotros, como miles de argentinos estamos cansados de ver como se alternan en el poder los que luego atacan a los trabajadores y el pueblo.
Por eso conformamos Izquierda al Frente. Entre nuestro MST y el Nuevo MAS conformamos la unidad para decir bien fuerte que la crisis la paguen los de arriba, hay un camino distinto al ajuste, la entrega y la represión.
Durante mucho tiempo insistimos en la necesidad de que el FIT llamara a la unidad de toda la izquierda. Lamentablemente se negó sistemática-mente a hacerlo. Prefirió la cerrazón y el brutal sectarismo de no abrirse a otras expresiones de la izquierda política y social, con lo cual abonó a la división. Lo hizo tanto en el terreno político como en el sindical, en donde siempre se opuso a la realización de un plenario común del sindicalismo combativo. El PRO, el PJ, la UCR y la burocracia sindical le agradecen el servicio prestado.
Desde Izquierda al Frente, tenemos propuestas que, lejos de favorecer a los empresarios y los ricos, están en línea directa con los intereses de los de abajo; de los trabajadores que defienden su empleo y su salario; de los jóvenes que hoy no tienen futuro; de las mujeres que pelean por sus derechos y por la igualdad de género; de los jubilados; de los desocupados, de los pueblos que defienden sus tierras; de los que se movilizan por un techo y por trabajo digno.
Nuestrxs compañerxs Alejandro Bodart y Vilma Ripoll tienen una trayectoria impecable de apoyo a los que luchan. Junto a Manuela Castañeira del Nuevo MAS, representan también la voluntad de avanzar en las lucha anticapitalista y en conquistas de fondo: un gobierno de los trabajadores y el pueblo en una Argentina Socialista.

Danos una mano, sumate

En todo el país estamos saliendo a la calle con volantes, carteles y pintadas. En las principales esquinas, plazas y lugares de trabajo estamos haciendo conocer que se formó Izquierda al Frente. Vos nos podes dar una mano grande.
Si querés podes pasar por alguno de nuestros locales, escribirnos a la página web, o pedirle al compañero que conocés que te dé más ejemplares de Alternativa Socialista o volantes para repartir. De esta manera podemos lograr un efecto multiplicador de esta nueva propuesta. Muchos de tus amigxs, compañerxs de trabajo o vecinxs están esperando conocer algo nuevo, distinto; esta es una oportunidad para que les llegue la posibilidad de apoyar un cambio en serio.
Desde ya, estás invitado a participar de las reuniones, eventos y marchas en las que participemos. Es posible que haya una alternativa fuerte de izquierda, que pueda disputar con los partidos de la vieja política y los sectarios. La tenemos que construir entre todos.