Notas compactas sobre la situación mundial

 

Pedro Fuentes

con la colaboración de Maycom Bezerra y Bernardo Correia

(Artículo publicado em portugués en el número tres de la revista Movimiento del MES, de reciente edición)

Este texto es una contribución para quienes piensan en la necesidad de hacer un debate abierto sobre la situación mundial. Estamos transitando momentos complejos, nuevos, en los que los revolucionarios no podemos quedarnos con los esquemas y fórmulas viejas; tenemos que enriquecerlas, mejorarlas para aproximarnos a comprender y actuar en una realidad muy rica, pero al mismo tiempo muy diferente a otras en las que hemos atravesado. Es un período para la acción en el cual la teoría y sus desarrollos políticos tienen servir para ello. Pensemos en Brasil donde el PSOL asoma como alternativa real para sectores del pueblo y puede gobernar ciudades!!. Podemos enfrentar esta apasionante realidad de dos formas erradas: de manera pragmática actuando sobre la marcha a medida que los hechos suceden, o haciendo de comentaristas críticos, observando y criticando la política y lo que otros están haciendo. Para comprender y actuar en Brasil, Perú, Chile, Venezuela, México, Argentina…  necesitamos mirar el mundo que está cada vez más sincronizado. Estas notas van para quienes comprenden que la teoría marxista tiene que vincularse a la acción y que es un período de acción y disputa sobre las masas.

El texto fue escrito antes de las elecciones em los  EUA. Nosotros pensamos que el triunfo de Trump es un momento importante, clave del nuevo período. Pero al mismo tiempo, pensamos que em el texto hay una explicación a este fenómeno político protofascistas producido em el corazón del capitalismo: la crisis de la clase dominante y de su régimen; la capitalización por el nacional populismo fascistoide de un sector más desesperado del pueblo que vive la crisis económica provocada por la globalización neoliberal, y que cree que su enemigo son los inmigrantes que le quitan trabajo y el terrorismo. Frente a eso, surge la importancia que tiene la urgencia de las  tareas democráticas que ahora se colocan también en el país que es el centro del imperialismo. No solo eso, como venimos diciendo desde hace un tiempo, se está produciendo un cambio que puede ser decisivo de la situación mundial. La entrada en escena de la lucha de clases, a través de consignas democráticas y económicas que van más allá de meras reformas, están colocando a los EEUU como el centro político de la situación mundial que para los latinoamericanos es decisiva porque tenemos relaciones orgánicas a través de los inmigrantes y de nuestra historia política de luchas con la vanguardia y muchos sectores de masas de EUA. El país más importante, hasta ahora hegemónico de la burguesía mundial vive una crisis y  decadencia. Hay un resurgir del movimiento que ya había tenido precedentes en Seatle y luego Occupy Wall Street ahora es mucho más que de vanguardia se está configurando una nueva resistencia de masas a través de ese gran rechazo expresado en millones, algo muy grande y muy importante para este período.

El texto aparece en el día en que se cumplen 30 años de la muerte de nuestro maestro más importante: Hugo Moreno. En uno de sus últimos entrevistas le preguntaron que era ser trotskista hoy, y el respondió: “Ser trotskista hoy no significa estar de acuerdo con todo lo que escribió Trotsky , sino saber hacerle críticas, superarlo. Igual que Mar, que Engels, que Lenin, porque el marxismo pretende ser científico y la ciencia enseña que no hay verdades absolutas.

 

~~~~~~~~~~~~~~~~~~

/I/

¿Impase global?

 

La situación mundial es muy compleja; el planeta se parece a una olla (o tal vez una represa) en donde el sistema mundo va acumulando cada vez más contradicciones sin que haya una liberación de fuerzas nítida ni hacia un lado (la burguesía dominante) o hacia otro (los trabajadores y el pueblo), como ocurrió en situaciones anteriores de crisis mundiales.

Esa concentración de contradicciones tiene dos polos: crisis de las clases dominantes, consecuencia de una crisis global (económica, política y ecológica) de un lado; ausencia de una alternativa clara, revolucionaria, que sea una alternativa para alterar radicalmente esta situación. Podemos decir que hay un impase global crítico, en mundo donde hay desigualdades entre países pero, al mismo tiempo, más sincronía porque la crisis es global y ocurre con vigor en países centrales; EEUU, Europa, los BRICS, que impregna el planeta com o un todo….Hay un largo impase donde parafraseando a Lenin podemos decir “los de arriba“pueden” hasta cierto” punto y los de abajo “no quieren” hasta cierto punto. Algo similar dice el economista marxista David Harvey. Él habla de un largo interregno, un período en que será difícil que la balan za se incline definitivamente para uno u otro lado.

 

/II/

Impasse no es sinónimo de inmovilidad

 

  1. Hay muchos movimientos ocurriendo, perono definenni para uno ni para otro lado. La burguesía no consigue triunfos contundentes, ni tampoco los trabajadores y el pueblo.

Luego de la crisis del 2007/2008, con la primavera árabe en Túnez, Egipto, Libia, Siria, (que fueron revoluciones democráticas), se inició una onda ascendente. Esta onda dominó el mundo hasta 2013 con movilizaciones rebeliones y ocupaciones. Luego vinieron los indignados y Grecia, (incluyendo Occupy Wall Street en EEUU), Ucrania (Maiden) en Junio en del 2013 Brasil, en Julio Turquía de ese (plaza Taskim). Fueron claros movimientos populares democráticos, juveniles, plebeyos esp0ntáneos, con rasgos anticapitalistas por el carácter de las acciones (ocupaciones, revoluciones), y también algunas de sus consignas. Por primera vez aparecieron nuevas e ingeniosas consignas que cuestionaban al régimen al exigir “democracia real ya”, y al sistema/modelo de la globalización y el rentismo, “no al poder de los bancos”, y “el 99% contra el 1%”.

  1. 2.Esos procesos tropezaron y tropiezan con la ausencia de una alternativa de dirección.No hablamos de una dirección socialista revolucionaria, -que por supuesto no había-, sino una dirección democrática popular revolucionaria consecuente, como tuvieron por ejemplo, a pesar de sus limitaciones, el nacionalismo radical latinoamericano en el 2002, 2009, es decir el bolivarianismo de Chavez y el indigenismo de Evo, con quienes se lograron importantes triunfos democráticos y antiimperialistas.

De los países árabes solo en Túnez no se reculó, o lo fue parcialmente porque el viejo régimen cayó. Fue donde la clase obrera estuvo y está más organizada y activa. En el resto de los países árabes el estancamiento y/o posterior avance de la contrarrevolución fue mucho mayor, una prueba más que la burguesía no puede llevar adelante tareas democráticas y antiimperialistas hasta el final en los países retrasados.

El punto mayor de esta contrarrevolución en el Medio Oriente es la guerra contrarrevolucionaria de Al Asad y Putin en Siria a la que se suma Erdogan en Turquía. En Europa del Este fue la guerra y la división de Ucrania. En Europa occidental la capitulación de Syriza.

  1. 3. Sin embargo el movimiento tropieza pero se levanta y se expresa de variadas formas. Por ejemplo, en Latinoamérica con el fin del ciclo de la dirección del PT en Brasil y del bolivarianismo en Venezuela, parece renacer un polo en Perú (FA), en Brasil con el PSOL, y en México donde se daría un salto importantísimo si los zapatistas ( EZLN) se lanzan a las elecciones del 2018.

En Europa también ocurre. En Inglaterra a pesar del triunfo de la derecha más dura con el Brexit, Corbyn se afianza en un neo laborismo con su idea de partido/movimiento. En España, a pesar que el PP saca ventajas en el imapse por la capitulación y colapso del PSOE, se refortalece Podemos y con él la idea de Nuevo partido/movimiento. En Francia la crisis del PS fortifica al Partido de Gauche; y en Alemania (sobre todo en Berlín) Die Link colecta la crisis de la socialdemocracia.

Y en los EEUU algo fundamental!!!: la crisis de credibilidad en el régimen político del viejo bipartidismo de demócratas y republicanos es “gritante”. Nunca ocurrió algo así, ni en los 70. Hay dos polos anti régimen: uno muy progresivo y sustancial que se apoya en la situación estructural de crisis del país de los cuales la violencia contra los negros es una expresión (Sanders, Black Live Matter) que hasta hace reivindicaciones transicionales, la otra es Trump.

  1. 4.Esa es otra cara, laaparición de un nuevo protofascismo o neonazismo en base al chauvinismo nacional, la xenofobia, y el ataque a los inmigrantes que invaden Europa y los EEUU. Que atraigan a sectores viejos y blancos de la clase trabajadora es un resultado de la crisis objetiva y la debilidad de alternativas que atraigan al conjunto del movimiento de masas. En los EEUU Trump no es un payaso, es la expresión de esa neoultraderecha fascista heredera del Tea Party y el Klux Klux Klan, contra los negros y los inmigrantes. En Latinoamérica el caso más notable es el de Uribe y su alianza con el paramilitarismo. En Europa UIK en Inglaterra, en Francia Le Pen, en Alemania Nueva Alternativa, Austria el Partido de la Libertad, Erdogan en Turquía, Duterte en Filipinas.

Existen en muchos países y sí no son la opción de las clases dominantes burguesas de “occidente” igual se desarrollan, se apoyan en Putin y también en China, y pueden ser alternativa de gobierno ante la crisis del bipartidismo clásico que sustenta la globalización capitalista. El “estado” (no el país) sionista de Israel son con Putin, los dos baluartes institucionales de este proceso.

En general se apoyan en los sectores empobrecidos de la clase media y los viejos trabajadores que con la globalización y la inmigración pierden empleos y son atraídos por las promeasa nacionalchauvinistas,  y el rechazo a los inmigrantes. Si bien los sectores burgueses dominantes no los tienen como su alternativa, siguen creciendo.

5 ¿Porque decimos impasse si ocurren fenómenos nuevos muy progresivos? Porque es muy difícil que haya golpes contundentes (de uno y otro lado) que desnivelen la situación en los centros más importante del sistema mundo. Es impensable un triunfo ultra-reaccionario o contrarrevolucionario en EEUU, Europa, o mismo en China si en este país los trabajadores, las masas urbanas modernizadas y el campesinado  siguen despertando. Menos aún lo vemos posible en Latinoamérica.

Lo que avanza es la contrarrevolución económica, pero así sea una amenaza real, es difícil que avance en una contrarrevolución política que podría ser lo que diera una estabilidad de penumbras a la economía mundo…..  , sería la “estabilidad” de la barbarie es, cierto.

Y por otra parte, si entendemos golpes contundentes de los trabajadores y los pueblos, o sea nuevas expropiaciones de la burguesía, no ocurren hace 40 años y es muy difícil que se den en este período. Lo que es más probable son triunfos democráticos revolucionarios similares a los que sucedieron en LA al comienzo de la anterior década. Hacia allí apunta la situación y esto puede suceder en países claves, o sea en países que no son marginales al dominio imperialista. O sea puede haber nuevas revoluciones democráticas o políticas que sacudan la estructura de dominio capitalista y que tengan la misma o más más repercusión de las que tuvimos hasta ahora en LA y los países árabes.

  1. 6.Lo otro que ocurre y seguirá ocurriendo es la agudización de lacompetencia inter-capitalista que viene de la mano de la mundialización. La guerra comercial voraz entre las potencias, que es más que la lucha de patentes. Hay un la escalada de guerras locales y regionales por intereses geopolíticos y económicos peligrosísimas como las que hay en el Gran Medio Oriente (Siria e Irak); esto sí que está en el horizonte. El nuevo armamentismo de China y Rusia, el rearmamento de Alemania, son los sonidos de más guerra comercial y de disputas políticas “inter imperialistas” (entre comillas) que tienen de un lado EEUU y sus frágiles aliados y del otro la asociación entre Rusia y China.
  2. 7. Si esta situación se prolonga estaremos ante una crisis crónica del régimen y el sistema, algo que ya es una realidad en numerosos lugares del mundo; el socialismo es la única salida que tiene la humanidad, y esa salida estratégica no la podemos perder de vista. No hay otra alternativa viable, no hay ninguna posibilidad de que este sistema se reforme, está en crisis crónica, y así las masas no acrediten ahora la realidad lo irá colocando de forma más objetiva en este nuevo ciclo que iniciamos.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

 

/III/

¿Cuál es la crisis de la burguesía mundial dominante? A manera un poco descriptiva los componentes de esta crisis son:

  1. a)Crisis del modelo de acumulaciónen esta fase de la “mundialización o globalización” donde hay la mayor concentración del capital en pocas corporaciones y familias, con la mayor desigualdad de los últimos 140 años. (informe de Oxfam, Dumenyl, Pichetty) Cada vez más basado en la financierización y la ganancia rentista asociadas a los gobiernos gerentes de la mundialización. La característica de la financierización (dinero que hace dinero D- D´) lleva a un proceso de mayor lumpenización de la burguesía. Se trata de plusvalía “futura”, que de alguna manera necesita salir de la super-explotación del trabajo asalariado en todo el mundo y especialmente en la perisferia. Esto inevitablemente choca con la baja de la tasa de ganancia a pesar de la revolución tecnológica que aumenta la productividad del trabajo;
  2. b) la alta burguesía financiera rentista (derivativos y Bancos) estáarticuladacon grandes corporaciones “productivas”, de ahí que es imposible romper su hegemonía sin un ataque global. [1]Esta simbiosis o asociación entre la neo oligarquía mundial consiste en que mientras lucra con la especulación financiera que también expolia países, acumula lucros de la plusvalía que saca de los países de mano de obra barata, (China, Vietnam, India etc. ) convertidos en la fábrica del mundo.

La contradicción intrínseca es que ella misma (el rentismo) provoca la prolongación de la estagnación económica que se asfixia con el alto nivel del endeudamiento (países, estados, municipios, empresas) y por la decreciente tasa de retorno de las inversiones productivas (baja de la tasa de ganancia);

  1. c) este salto ocurrido en la nueva fase con el modelo tiene su otra cara en el neoliberalismo, como nuevo modelo político y de estado al servicio de estos intereses.
  2. d) La restauración del capitalismo en los países del “socialismo real” por lo cual el capital pasó a dominar económicamente el mundo como un todo, y la revolución tecnológica que permitió un salto en las comunicaciones, mundializar las informaciones en segundos, fueron dos hechos decisivos para explicar esta nueva fase.
  3. e) la crisis ambiental es parte de la crisis (calentamiento global etc) consecuencia que en esta fase el capitalismo se volvió más destructivo y contaminante del medio ambiente. Hay un ataque desvastador de los grandes mineradoras, de la agricultura transgénica,  de uso de herbicidas de contaminación ambiental de las ciudades que es incotrolable por el capitalismo a no ser que consiga nuevas fuentes energéticas no poluentes rentables.
  4. f) súper explotación y expoliación son las formas que en esta fase ocurren las iniciativas burguesas para retomar la actividad económica. Tienen necesariamente también un carácterde acumulación pordesposesión. (entrega de bienes del país, territorios, minas, energía, caminos, y todo tipo de extractivismo en la periferia, en especial en América Latina, África. Etc [2].;
  5. g)la ineluctable “gerentización” neoliberal de los regímenes políticos burgueses y sus partidos y gobiernos al servicio de las corporaciones  y el rentismo, es una necesidad de esta etapa de acumulación (desmantelamiento de los estados para ponerlos a su servicio), lo que ha llevado a los partidos políticos a su deslegitimación ante el movimiento de masas tanto de ellos como de las instituciones con las que gobiernan;
  6. h) laperdida creciente de hegemonía por parte del imperialismo americano es parte de la actual crisis de dominación. EEUU es más débil y al mismo tempo más unilateralista porque tiene menos capacidad de dominar por medio de la “asociación” con otros imperialismos. Al mismo tiempo, el debilitamiento del propio régimen en su país producto de que absorbe todas las contradicciones lo que quedó marcado con la crisis del 2008 cuando Obama tuvo que ir al rescate estatal de la banca por el dominio de lo que llamamos rentismo;
  7. i) el fortalecimiento Rusia y China dos países que en el actual contexto juegan un papel de neo imperialismos (el primero más en su carácter político, y el segundo en él económico) obliga a EEUU a una posición más defensiva (que no quiere decir menos agresiva). Por eso se ha abierto un escenario geopolítico de más inestabilidad e imprevisibilidad; [3]
  8. j) hay una profundización de la decadencia ideológica de la burguesía como parte de esta situación de impase global, lo que explica el avance del chauvinismo religioso, nacional y racial.

Esta crisis de las clases dominantes y su sistema es para los revolucionarios objetiva, indica las limitaciones que tiene el capitalismo en esta etapa de decadencia. La burguesía “puede”hasta cierto punto por este proceso intrínseco y porque el movimiento de masas no le permite avanzar más. Pero la crisis no significa que el capitalismo se caiga solamente por ello, hace falta el sujeto social y el político que pueda derribarlo, destruirlo y sustituirlo. Por estas razones sería unilateral no tomar este problema subjetivo, (que para los revolucionarios es objetivo). Por eso no podemos definir este período como revolucionario; el capitalismo está en crisis pero se necesitan el  sujeto social y político para tirarlo porque no muere por sí mismo.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

 

/IV/

 

El fin de un ciclo de direcciones y el comienzo de otro. Las dificultades para una nueva conciencia de masas

1  Una condición para que la revolución ocurra es “una acción histórica independiente de los trabajadores y el pueblo”. Lenin afirmaba que para que haya una situación revolucionaria, es decir la apertura de una situación que coloque el poder para los trabajadores y el pueblo, la clase tiene que estar decidida a esa acción histórica independiente. La contradicción que hoy existe en el terreno de la conciencia es que, al mismo tiempo las masas tienen un descrédito con el capitalismo, su régimen y los partidos políticos incluyendo los partidos de origen en los trabajadores (socialdemocracia y estalinismo), hay muchas dificultades para avanzar a esa acción histórica independiente. Y una dificultad para que esto ocurra  es el hecho de que no ven el socialismo como alternativa.

  1. Esa contradicción entre lo objetivo (la crisis y descreimiento con el capitalismo) y lo subjetivo ocurre cuando objetivamente el antiimperialismo y el anticapitalismo están más ligados e interconectados a escala mundial ya que aumenta la pobreza de los explotados y oprimidos en el Sur y el Norte. Pero el sujeto social y el político (o sea lo subjetivo,la conciencia de clase y el partido revolucionario) que son fundamentales para alentar una alternativa anticapitalista que traspase los marcos del régimen y el sistema son débiles. Hay una negación muy grande y hay una ausencia de afirmación del socialismo.

3 Negar la importancia de la conciencia es un grave error que no podemos cometer, sobre todo en el mundo actual donde el dominio de la burguesía no se da solo bajo la forma de coerción sino también del consenso impuesto por sus instituciones que propagan sus ideologías /[4]/

4 En la historia, en las épocas de la II y III Internacional el socialismo hizo parte de la conciencia de los trabajadores. Grandes sectores de masas creyeron en vida de Engels en los grandes partidos obreros de la II Internacional (también los revolucionarios rusos) hasta su degeneración cuando apoyaron en sus países la primera guerra mundial. Esa ideología no se cortó, se continuó con los Partidos Comunistas agrupados en la III Internacional. El corte se produjo a fines de los 20 y comienzo del 30 con el triunfo del estalinismo y la debilidad histórica del trotskismo para superarlo y ser la continuación del socialismo en el movimiento de masas./[5]/

Y de todas formas el modelo socialista burocrático (a pesar de su totalitarismo) fue útil hasta entrados los 80 para explicar en los trabajadores la superioridad del socialismo como sistema a pesa de su totalitarismo, por eso decíamos en nuestra corriente internacional el socialismo es igual a “Cuba con democracia”/[6]/.

  1. Las revoluciones antiburocráticas del 89 (en la ex URSS y los países del Este) terminaron con el aparato estalinista que controlaba la gran mayoría de las organizaciones sindicales y sociales. La socialdemocracia europea mantuvo cierto prestigio en el terreno electoral entre los trabajadores con la llamada tercera vía de Blair, como antes había sucedido con el PSOE. Pero la socialdemocracia terminó también definitivamente enterrada con los gobiernos europeos del ajuste[7].

Con las revoluciones antiburocráticas y la restauración del capitalismo cayó el aparato internacional contrarrevolucionario que libera fuerzas en las masas que son más libres tienen más espontaneidad para auto organizarse. (Ya dijimos también que se rompe el equilibrio de dominación de posguerra acelerando la mundialización del capital y su concentración). De esa manera se abrieron nuevos caminos, los trabajadores y los sectores pobres quedaron más liberados. El bolivarianismo no se puede explicar sin el fin de los aparatos que antes absorbían cualquier proceso independiente progresivo. Todos los nuevos procesos políticos que ocurrieron post caída del Muro de Berlín, bolivarianismo e indigenismo en LA, Die Link, Syriza, Podemos en Europa y  Sanders en EEUU se explican por la ausencia de ellos.

Pero al mismo tiempo, en la conciencia de las masas significó la pérdida del único modelo de socialismo que conocían, que así fuera falso, servía para ver otra perspectiva al capitalismo. Esa confusión provocada es lo que explica la dificultad de que las masas vean el socialismo como salida. Y la cuestión del modelo es una dificultad para construir alternativas políticas anticapitalistas consecuentes, que tengan en su programa una clara salida socialista.

  1. Ocurre que hay unvacíoporque no se cree en esas viejas direcciones y al mismo tiempo recién aparecen alternativas que las suplanten; el camino está más abierto para ello/[8]/. Es un momento de transición, como decía Gramasci (y ahora se ha vuelto muy justo citarlo), “lo viejo no termina de morir y lo nuevo todavía no termina de nacer. El fin del ciclo de viejas direcciones trae también elementos de escepticismo y descreimiento, es un momento negativo que tenemos que utilizar para afirmar lo nuevo que si bien no termina de nacer, está naciendo. Ese “nace”  ya existe, porque vive el PSOL, Podemos y otros nuevos procesos. La crisis provocada en Grecia por la capitulación de Syriza, no entierra todo este rico proceso que hoy existe. Por el contrario, tiene que servir para no cometer esos errores.

~~~~~~~~~~~~

 

/v/

La clase obrera, los explotados, oprimidos y sus movilizaciones

  1. La crisis objetiva y la contrarrevolución permanente que hacen los de arriba empuja la lucha.

La lucha de masas tiene actualmente varias vertientes: luchas de resistencia económica de los trabajadores que resisten (valga la redundancia) a los recortes de conquistas y luchan por salario, (combates que si bien aparecen como defensivas muchas veces se trasforman en ofensivas). A los trabajadores hay que sumar las significativas luchas populares democráticas y antiimperialistas políticas, contra gobiernos. La mayoría de las rebeliones o revueltas son espontáneas y los trabajadores participan, pero no aparecen como clase. Aumentan las luchas de los sectores sociales oprimidos, de pueblos por su independencia, la las mujeres, de los negros, de los LGBT, y de la juventud.

  1. Tienen un destaque dos sectores que se han incorporado en los últimos años;

→la marea feminista que crece en numerosos países. La mujer es quien más sufre esta crisis, en el trabajo y en la casa; la crisis social ha hecho aparecer con más fuerza la violencia machista a nivel mundial. La mujer suma más reivindicaciones y el nuevo feminismo es muy ligado a los sectores de mujeres más explotados. Como muy bien se escribió el paro de las mujeres Argentinas de hace algunas semanas sacudió el mundo. Es así porque se trata de un proceso mundial que las mujeres retoman de una larga tradición histórica de luchas iniciadas con las trabajadoras del siglo IXX y las sufragistas;

→la juventud es el sector más dinámico y revolucionario. Son quienes más sufren la crisis global, el desempleo, la falta de perspectivas, la expulsión de la educación de las escuelas y no está atado a lo viejo, busca un nuevo horizonte, se rebela. Las ocupaciones son la marca de la juventud. Ha sido y será motor de movilizaciones; primero fue su papel en las revoluciones árabes, luego las plazas, posteriormente pasó a ser la lucha contra la mercantilización de la educación, (Chile, España, Francia, y ahora Brasil). Ha surgido una nueva vanguardia juvenil que va desde los secundarios, los barrios y los trabajadores jóvenes que no está atado a lo viejo y también es la fuente que nutre los nuevos procesos políticos que ocurren.

3  La clase trabajadora ha sido y seguirá siendo (en particular el proletariado industrial), el más genuinamente anticapitalista. Es la que directamente se enfrenta a los patrones y cuestiona su propiedad. La debilidad si se quiere más estructural de este período es que la clase trabajadora y específicamente la industrial, que es la más genuinamente anticapitalista porque enfrenta objetivamente al patrón en su trabajo, no aparece como caudillo. No se puede explicar únicamente por los problemas subjetivos que hay por la ausencia de un modelo alternativo al capitalismo. Se trata primeramente de un fenómeno estructural producido en esta nueva fase de la globalización.

La clase se agrandó en números, creció vigorosamente incluso la industrial, pero la revolución tecnológica trajo la producción en red, (producir piezas y partes en diferentes países) y eso creo un ejército mundial de reserva que la burguesía puede manejar y al cual la clase no se puede enfrentar a no ser que se contase con una organización internacional. Por el traslado de la producción a países de mano de obra más barata y la producción en red se fragilizaron los batallones pesados de Europa que son los de más historia y conciencia de clases. Los trabajadores son positivamente concretos, en un sentido menos espontáneos/[9]/. En la lucha el trabajador arriesga todo, pero tiene que ver condiciones objetivas de ganar, y la desocupación que aumenta lo hace pensar dos veces ante de  decidirse a luchar.

De ahí que el proletariado no esté todavía como lo fue en períodos anteriores al nivel de asumir la tarea de llevar detrás de sí a los grandes sectores que sufren la globalización neoliberal que aumentan. En efecto, por un lado el ejército de reserva fragmenta, terceriza y precariza a los trabajadores y el mismo ambiente de los conflictos. Pero al mismo tiempo, el crecimiento del sector vinculado a la circulación y los servicios, (especialmente entre los jóvenes), como call centers, motivos, UBER, vendedores ambulantes, y más modalidades de trabajo precario. Este proceso es fundamental para comprender porque muchas veces el ambiente de los conflictos se amplía o se transfiere para las ciudades y los barrios. La especulación inmobiliaria y la renta diferencias producida también coloca em el centro los conflictos urbanos el derecho a la vivienda tanto em los países centrales como periféricos.

O sea que en el mundo aumenta en calidad y cantidad el número de explotados, precarizados, oprimidos y excluidos lo que alimenta las reivindicaciones y luchas de las ciudades, los jóvenes, las mujeres, los negros, indígenas, los LGBT.

  1. Sin embargo, estas modificaciones ocurridas no niegan que la clase obrera sigue siendo el sector más revolucionario, el de más potencial anticapitalista, el único que puede llevar adelante hasta el final la revolución contra el capitalismo y sus regímenes. Hay sectores en la izquierda y el movimiento social que deforman y unilateralizan la situación para negar el rol del proletariado y en particular el industrial. Si adoptáramos esta forma de pensar nos desarmaríamos para enfrentar las tareas. La huelga general, y más en concreto las huelgas generales políticas se colocarán a la orden del día nuevamente como ocurrió en otros períodos. Porque no hay desindustrialización. Hay una redistribución del proletariado que tenemos que tener en cuenta, pero sigue siendo determinante en los grandes países, en China, India, en México, y también Colombia, Argentina, Brasil y por supuesto en los países capitalistas más avanzados.
  2. Acción y concienciavan dialécticamente unidos; no hay conciencia sin acción pero tampoco hay acción sin conciencia. De esta manera se abre la posibilidad de avanzar en la conciencia y ello está ocurriendo, sobre todo los sectores más jóvenes que se vuelven los más dinámicos. Por eso aumentan los movimientos y las luchas. La falta de uncaudillo (la clase) es lo que hace que la diversidad de procesos y movilizaciones tengan más dificultades para actuar de manera contundente. Dicho en otras palabras, que primen más los procesos de lucha populares, democráticas y revoluciones de este tipo, que golpean gobiernos, regímenes pero que no avanzan en un sentido a cuestionar la superestructura madre, el estado burgués, y su sistema. Pero la clase obrera va entrando y en la medida que la crisis sea más grave lo hará con más fuerza, desechando con el tiempo las salidas “neonacionalistas” que ofrecen Le Pen y los protofascistas. Eso será posible si hay nuevos procesos democráticos y anticapitalistas que sean polos capaces como lo es Sanders en EUA.

~~~~~~~~~~~~~~

 

/VI/

Un periodo de rebeliones y revoluciones políticas o democráticas

  1. Si repasamos los últimos cuarenta años, las revoluciones han sido antiimperialistas, democráticas o políticas y menos anticapitalistas/[10]/. No por eso son menos importantes ya que han impedido la estabilidad burguesa. Por eso avanza la contrarrevolución económica (la dictadura de las 200 empresas), pero no puede hacerlo de la misma forma una contrarrevolución política en países importantes. Por el contrario, lo que priman son las revoluciones democráticas a las que las clases dominantes le oponen la reacción y/o el desvío para frenarlas.

La cuestión de la actualidad de las revoluciones democráticas o políticas fue un aporte fundamental de Nahuel Moreno en la década del 80 cuando cayeron las dictaduras militares en todo el Cono Sur. Luego, en la década de inicio del siglo XXI, con el surgimiento de los gobiernos bolivarianos fue un tema retomado por el MES (Movimiento Esquerda Socialista), especialmente para comprender el carácter de esos procesos. La referencia de la cual partimos es el texto de Roberto Robaina sobre la actualidad del pensamiento de Lenin de 1905 “Dos tácticas de la socialdemocracia rusa”. En ese texto se exponen ideas fundamentales; como Lenin veía la revolución democrática con un curso ininterrumpido, la necesidad de disputar el poder a la burguesía en el curso de la rev. dem.; la cuestión de la dictadura democrática de obreros y campesinos y su actualidad frente a los nuevos gobiernos del nacionalismo radical en LA.[11]

  1. Decadencia da democracia burguesa. Con la globalización neoliberal el capitalismo alcanzó su cenit y su mayor contradicción y decadencia. La dictadura de la burguesía se trasformó en la dictadura de las grandes corporaciones: la dictadura de las 200 empresas y la neoligarquia rentista asociada. Las conquistas democráticas de la revolución burguesa son cada vez más liquidadas y negadas por esta dictadura de una extrema minoría. Nos referimos a las libertades democráticas de conjunto (económicas, sociales y políticas) y las antiimperialistas estas inclusos en países europeos.

El dominio económico y también político del rentismo es el de una neoligarquia financiera que recuerda a la aristocracia financiera del feudalismo y su régimen de la monarquía absoluta al cual se enfrentó la naciente burguesía productiva del siglo XVI y que derribó con la revolución francesa. Salvando las diferencias, porque arriba hay una unidad de las corporaciones que dominan el conjunto de la economía mundial. El dominio es establecido a través de las castas políticas, (la casta burocrática ya bastante poseedora de medios de producción también), los partidos políticos que son los gerentes del capitalismo. La corrupción (en Brasil quedó muy evidente), traspasa de lejos un problema moral para ser intrínseco y orgánico a esta fase de la mundialización donde hay una mayor lumpenización de la burguesía y por lo tanto de sus agentes.

3.- La revolución democrática o política, es decir la destrucción y sustitución de los actuales regímenes, está colocada no solo donde hay regímenes dictatoriales sino en todos los países y en particular en los países capitalistas más avanzados que dominan la economía mundial. No hay posibilidad de reformas progresivas ni en el régimen ni en el sistema. No por casualidad las consignas que más responden a estas tareas, “no nos representan”, “el 99% contra el 1% “, “la democracia real já”, “Basta de dictadura de los bancos” (o de los mercados), son expresiones surgidas en esos países. Ellas son una reivindicación democrática (no de clase) pero cuestionan al conjunto del régimen político y “rasguñan” el sistema.

4.- Solo es posible una revolución democrática triunfante si hay fuerza y acción de masas desde abajo. Si la movilización de las masas tiene las formas de auto-organización que exprese un doble poder o poder popular que nuclee los sectores pobres y los trabajadores, sea regional, local, fabril o nacional que establezca una dualidad y enfrente al viejo poder.

Los procesos revolucionarios bolivarianos enseñaron que hay una relación estrecha entre las movilizaciones revolucionarias y nuevas expresiones políticas que terminan siendo alternativas de poder en las elecciones. El chavismo es producto de un largo proceso revolucionario iniciado que tuvo el caracazo como su punto de partida, varias grandes movilizaciones populares y luego en el 2002 la derrota del golpe. En Ecuador y Bolivia hubo procesos similares que culminaron en triunfos políticos electorales del nacionalismo radical organizado en partidos.

La relación entre movilizaciones y procesos políticos también está sucediendo en Europa y otros países. Lo determinante, o mejor dicho lo más importante, es la acción revolucionaria de masas que comienzan siendo espontáneas y adquieren formas de organización como fueron en Bolivia los comités surgidos en la lucha por el agua, en argentina las asambleas barriales, en Venezuela las formas comunales. Es de esa forma que se abre una  brecha en la conciencia de las masas para dislocar un sector hacia nuevos procesos políticos como fueron el indigenismo y el bolivarianismo. No se puede explicar el MAS de Bolivia o el M V en Venezuela sí no fuera por esos procesos de movilización al igual que en Europa y en el propia EEUU. Syriza en Grecia y Podemos en España fueron la reproducción en Europa de lo que había pasado anteriormente en LA, y Sanders es también consecuencia de Occupy Wall Street.

  1. En relación a la cuestión del poder, hay una serie de hipótesis políticas a las que tenemos que estar abiertos. No podemos descartar que procesos como el del nacionalismo radical bolivariano ocurran en otros países e incluso (con sus diferencias lógicas) en países capitalistas avanzados. Trotsky en el Programa de Transición colocó como excepción que en épocas de crakc económico, crisis o guerras la posibilidad que direcciones pequeñoburguesas vayan más allá de lo que se proponían. Eso que para Trosky fue una excepción se trasformó de alguna manera en la regla de las revoluciones de posguerra. (Yugoslavia, China, los países del Este etc.).

Hoy estamos en una situación mundial que apunta para ese lado; crisis global con impasse de las clases dominantes, decadencia extrema de las mismas como hemos caracterizado en este texto. Esto se combina con la ausencia de partidos revolucionarios de masas, pero al mismo tiempo, la gran diferencia con la posguerra es que hay una crisis terminal de la socialdemocracia y que no existe más el estalinismo. ¡Gran diferencia! Por eso la emergencia cada vez mayor de nuevos procesos políticos que enfrentan al neoliberalismo política y económicamente, que es en definitiva el modelo capitalista dominante en este período. Y ellos no son nuevos aparatos!; (aunque pueden capitular como pasó con Syriza), son herramientas que da la realidad de la movilización y de la conciencia de las masas, los amplios sectores que están en lucha contra el capitalismo.

Las disyuntivas son dos; o solo denunciarlos y dejarlos morir, o disputar dentro de ellos y convertirlos en alternativa de poder para llevar adelante las tareas democrático revolucionarias que están planteadas en esta etapa. Esto será posible si estos nuevos partidos o movimientos están íntimamente vinculados a los procesos de masas que ocurren, a su organización y a sus movilizaciones.

  1. El papel de la lucha en la institucionalidad; la cuestión del gobierno y poder. Las elecciones, así sean el proceso más distorsionado de la lucha de clases, juegan un papel importante como forma de hacer avanzar las alternativas democrático revolucionarias y anticapitalistas; es un error considerar que solo se va a ellas para hacer propaganda de nuestra salida. Desde ya que este aspecto es también importante, pero para la disputa de masas que está planteada hay que avanzar en espacios institucionales; no se las puede dejar de disputar, so pena de abrir espacios para la burguesía, la ultraderecha o las corrientes de izquierda ya fracasadas. No solo se trata de elegir parlamentarios para que ellos sean como decía Lenin “tribunos del pueblo”. Eso es fundamental, pero también disputamos para ganar alcaldías, como se conquistaron en España (Cádiz, Madrid, Barcelona), o recientemente en Valaparaíso en Chile donde triunfó una nueva fuerza política surgida en las movilizaciones estudiantiles.

¿Para que gobernar en los marcos del régimen democrático burgués? Para usar esa institucionalidad de gobierno para ganar fuerza social, para transformarlo en una palanca que permita (además de administrar mejor la ciudad, cosa que es posible) avanzar en la auto-organización de los trabajadores y el pueblo. Ayudar a crear “desde arriba” poder popular “desde abajo”, usando la famosa expresión de Lenin en dos tácticas de la socialdemocracia rusa[12].

  1. Al mismo tiempo tenemos que colocarnos nuevamente la cuestión de las alternativas de poder. La situación política abre estas hipótesis como posibilidad que va a ser creciente y nuevamente aparece el de la relación entre “desde abajo” y “desde arriba” que Lenin planteaba en “las dos tácticas..” que ahora es tan o más actual. Dicho de otra forma; sin movilización revolucionaria, sin acción de masas no hay ninguna disputa arriba, pero al mismo tiempo, esto la secuencia puede ser más dialéctica en la medid que se construya una organización política/social capaz de postularse. En Bolivia, Ecuador y Venezuela la secuencia fue grandes movilizaciones insurreccionales// elecciones presidenciales// y posteriormente asambleas constituyentes. Los dos primeros factores factores estarán presentes, y de ellos tenemos que poner el acento en la organización y la acción de masas. La crisis objetiva de los de arriba puede tornarse crónica. Y por eso como decíamos antes, no podemos negar que la famosa hipótesis excepcional del Programa de Transición de que nuevas organizaciones vayan más allá del régimen y con ello creen una situación de choque con la burguesía y abran un nuevo proceso de revolución ininterrumpida.
  2. Una consiga fundamental de una revolución democrática es la Asamblea Popular Constituyente. La constituyente es una forma de sintetizar las aspiraciones y reivindicaciones democráticas del pueblo y significa la reorganización del país discutida democráticamente. La crisis de la democracia burguesa sostenida mediante una persona un voto tiene que ser superada si hay movilización y ese es un objetivo. La construcción de una asamblea que sea popular, es decir participativa de la democracia directa y real. Es decir un cuestionamiento al régimen político y sus instituciones y esto no se puede conquistar si no hay doble poder, o poder popular, pueblo y trabajadores organizados capaces con su movilización de romper el régimen burgués decadente de la burguesía y sus castas políticas y ser alternativa de poder e instalar un gobierno capaz de convocar la APC.

La revolución democrática es un paso de la revolución socialista

8.- Seguimos creyendo que la revolución en el siglo XXI será ininterrumpida, permanente. Si bien los economistas más progresivos de pensamiento burgués como Krugman o Stigliz hacen correctas denuncias contra el capital financiero. ¿Es posible que estas denuncias den paso a una polarización de la burguesía productiva contra los rentistas? Hasta ahora no ha sucedido y parece que las altas cúpulas esto es imposible, lo que no quiere decir que sectores burgueses medios y pequeños no puedan ser aliados importantes en la lucha de los trabajadores y los sectores plebeyos de la sociedad contra las viejas castas políticos y las familias que dominan la economía en cada país.

No hay reformas posibles en este sistema. Las movilizaciones y revoluciones así sean parcialmente derrotadas o desviadas (como ocurrió con la revolución árabe), vuelven, serán cada vez más recurrentes por la crisis. Como escribió Gilbert Achcar la revolución árabe es un proceso largo, y esto se puede generalizar para todo el mundo, agregando lo nuevo, que para nosotros es la hipótesis de revoluciones en países centrales.

No se resuelven los problemas de los pueblos ni de la humanidad si no se expropia la gran burguesía que domina el mundo y si no se la aplican golpes contundentes en los países. El socialismo –como decía Moreno- será internacional o no será. La mundialización y concentración del capital y el aumento de pobreza mundial que provoca, coloca de forma más objetiva y más posible las tareas de expropiar a los grandes capitalistas, es decir la revolución en países centrales.

 

/VIII/

Democracia y socialismo. Nuevas  consignas transicionales

  1. 1. La existencia de lasneoligarquiascoloca de manera “democrática” también el tema de la propiedad en forma más visible. Repartir la propiedad. Tasar las fortunas de los más ricos, expropiar a ciertos capitalistas como decía el Programa de Transición. etc. O sea que lo democrático y socialista tienen ese nexo y a su vez una dialéctica ya que no hay democracia real sin socialismo y no hay socialismo sin democracia. Si algo indica que esta nueva transición está colocada fue la campaña de Bernie Sanders en los EEUU que fue claramente de pobres contra ricos, por la tasación de las fortunas, por la división de los bancos etc.

En este sentido el programa de transición, que tiene toda la vigencia en relación al método transicional, incorpora bastantes consignas nuevas  que van contra el régimen y golpean el sistema. Hay nuevas consignas que también atacan a los grandes capitalistas (no solo el control obrero o la apertura de los libros), que plantean por otro vía como lo decía el P de T “la expropiación de ciertos grupos de capitalistas”. La democratización de la propiedad, el reparto, es solo posible en otro sistema, y colocan la famosa consigna a la que Trotsky daba mucha importancia que es la expropiación de ciertos grupos capitalistas, en relación  los grandes bancos y monopolios comenzando con los grandes evasores etc.

  1. El estado y su burocracia es un tema a profundizar; la autogestión y el control popular y comunitario de resortes fundamentales del estado y también de la producción fueron anulados por la burocracia estatal. La transición al socialismo presupone también la democratización del estado y con ello la autogestión como forma de avanzar[13]. Es decir el carácter democrático de toda nacionalización o expropiación. De esta manera ser actualiza el tema del control obrero del P Transición, haciendo el proceso más rico y más vinculado a los usuarios, a todos los sectores explotados.

 

/VIII/

América Latina, un escenario importante de este nuevo período.

1 Una mirada superficial podría indicar que la división global del trabajo, América Latina no sólo juega el papel de proveedor de materias primas. Es además territorio de la extracción depredadora de los minerales, las reservas del acuífero, la compra de grandes extensiones de tierras, campos de petróleo, etc.  Se puede hablar de una neocolonización relativa ya que esto ocurre eb medio de crisis y competencia entre los EE.UU. y China y otras potencias mundiales. En el caso de Brasil (el país más grande) su papel parece indefinido, en busca de su destino. Para mantener su industrialización, tendría que ser con mano de obra más competitiva, al nivel de China o India y otros países asiáticos, lo que significa un gran ajuste, que es lo que están tratando.

Este proceso se ve facilitada por la degradación del bolivarianismo y el fin del PT del ciclo del PT. La experiencia acumulada en períodos anteriores en nuestro continente, las masas de experiencia en nuestros países, hay mucho que jugar aún; el juego acaba de comenzar. Por un lado, y aunque ha retrocedido, no podemos pasar por alto toda la experiencia del período anterior, tirar al bebé con el agua sucia. La experiencia y la indigenización de logros en Bolivia, aunque ahora se han agotado por la política de pacto de Evo con los agricultores de media luna y de la soja brasileña y bolivianos, como los acuerdos con las principales compañías mineras internacionales, son una referencia a un amplio sector de campesinos e indígenas del continente que son expulsados de sus territorios y de sus aguas y tierras contaminadas. Los experimentos anteriores se encuentran en algunos países que estaban fuera de Brasil y México, que ahora son parte de esta contrarrevolución económica de avanzar a la crisis entraron en el continente.

  1. En América Latina no hay posibilidad de que las elites locales se vuelven contra el imperialismo. México, Brasil y otros países significan que hay una asociación entre las familias billonarios de élite y la burguesía mundial; la burguesía local tiene tantos o más inversiones en el exterior que en su propio país. Y por otro lado la relación de dependencia del capital extranjero y la tecnología continúa profundizándose durante este período.
  2. No se puede poner un signo igual entre Lula y el PT, de un lado, y Chávez y el bolivarianismo del otro. Lula y el PT destruyeron la conciencia de las masas, lo que facilitó el regreso de la derecha burguesa pura. Lula y Dilma fueron continuación del neoliberalismo b ajo la forma de social liberalismo. El actual jefe de la Odebretch, la mayor empresa burguesa en el país, también presente en otros 26 países, se encuentra en prisión por su asociación de miles de millones de dólares con los gobiernos de PT. Y lo mismo puede decirse de la relación con la agroindustria y los banqueros que hicieron “la América” en Brasil. Chávez defendió un latinoamericanismo antiimperialista, Lula jugó a favor de la sub-imperialismo brasileño y los gobiernos del PT eran un colchón para bolivarianismo no seguir adelante. Cabe criticar Chávez por aceptar parcialmente este papel, pero eso no niega el papel reaccionario de petismo en relación con Venezuela.
  3. Un factor importante que impide o retarda los nuevos procesos es la burocratización del estado. Tomando el ejemplo del poder popular comunitario en Venezuela era progresivo pero esencialmente local. No se enfrentó con el aparato central de administradores de que estaba emergiendo. Y es eso lo que permitió la proliferación de una casta / clase – boliburguesía – que pasó a gestionar por sus propios privilegios. El PSUV terminó siendo el apéndice de esta burocracia estatal. A esto hay que añadir la muerte de Chávez; como lo explican los compañeros de Marea Socialista y el CIM, que hicieron una fuerte crítica al hiperliderazgo por un lado, no fue la crítica de su “hiper-liderazgo”, reconociendo al mismo tiempo el papel decisivo que jugaba Chavez. Con su muerte, perdió el caudillo que no tenía sustituto capaz de poner límites a la burocracia y hacer frente a la reacción.
  4. América Latina vive un nuevo ciclo. Creemos que así irán a “continentalizar” más todos los procesos nacionales que se producen y también que pasan a estar más unidos a lo que ocurre en América del Norte, incluyendo los EE.UU, como defendíamos hace más de un año. Millones de Latinoamericanos (mexicanos, centroamericanos, también brasileros), viven allí y si gana Trump serán parte fundamental de la resistencia. Trasladan sus experiencias del Norte para el Sur y viceversa. La resistencia en EEUU pasará a ser nuestra resistencia y nuestras luchas también las de ellos. El Muro que pretende construir Trump será políticamente traspasado; se unirán a la población chicana en ambos lados del río Bravo en lugar de dividirlo.

~~~~~~~~~~~~~~~~

 

/IX/

 

Los nuevos procesos políticos, la relación de lo político con lo social, la idea  de partido/movimiento.

  1. En este período se inició un nuevo ciclo político ante el debacle de la socialdemocracia, sus aparatos y el estalinismo. Mirando a nivel mundial, y también en LA parecería que se da más como procesos políticos que sociales y sindicales. Podemos, el nuevo laborismo de Corbyn, Die Link, Sanders, FA de Peru, PSOL, PHD en Turquia, …..México si los zapatistas se lanzan a las elecciones. Es un resultado del peso que tienen las elecciones como forma de expresar el rechazo a los viejos regímenes y partidos. Este proceso no ha parado luego de la capitulación de Syriza, a pesar que la ultra izquierda diga que son neoreformistas y los quiera liquidar. Es la forma más rica de expresión de la lucha democrática radical y anticapitalista en este período y nosotros apostamos a su desarrollo y a transformarlos en partidos inseridos en el sujeto social y con un programa transicional anticapitalista.

Su anticapitalismo es relativo. Podemos decir también que a veces su antirégimen también parece ser relativo, de ahí que no podamos embellecer estos procesos. Lo que discrepamos abiertamente es que sean procesos cristalizados como  “neoreformistas”, sustitutos o aliados de la socialdemocracia y nada más que ello. No lo son, son más que nada un momento, confuso, dudoso, de la que pasa en el estado de conciencia de las masas, pero son representativos de eso nuevo que ocurre en el movimiento y su vanguardia.

Nuestra tarea es estar allí, dentro de ellos, para que sean procesos democráticos que permitan la expresión de todos los que están ahí presentes y no solo representados. Para ser también dentro de ellos el sector que expresa la necesidad de avanzar en las tareas para disputar las masas a las viejos partidos orgánicos del neoliberalismo (PT, socialdemocracia, ex estalinismo), y que para ello cuente con un programa que responda a las tareas planteadas en ese momento por los trabajadores y el pueblo explotado. Esta disputa de las masas es en todos los terrenos; en el electoral, en las estructuras de los sindicatos, en los barrios, colegios, fábricas como antes lo planteabamos [14].

3 Hay una relación si se quiere nueva entre lo político y lo social.

Hay crisis en las viejas organizaciones sindicales, que se sustentan en aparatos que viven de las recaudaciones del estado y que de esa manera ayudaron a formar una burocracia al interior de los mismos. Y esto ocurre en forma bastante generalizada, de ahí también el aumento de las desafilaciones y el desprestigio que tienen. Sin embargo no es blanco y negro. Hay procesos progresivos sobre todo a nivel más estructural, los comités de fábricas, en las elecciones sindicales y mismo en corrientes sindicales. El viejo sindicalismo tiene que se reemplazado por prácticas nuevas en base al clasismo y la democracia interna. Como también es necesario que los sindicatos, más que los sindicatos las luchas de las categorías y lde los trabajadores se incrusten de otra manera en la población, para dejar de ser luchas corporativas para pasar a ser más sociales, como lo están mostrando los jóvenes de la escuela secundaria con la ocupación de los colegios.

Una cuestión que ocurre por el peso social de los sindicatos es el surgimiento de muchas organizaciones barriales, de mujeres, de negros y culturales a nivel de las poblaciones pobres. Tarea del partido es estar dentro de todos esos procesos.

  1. 4. Las consecuençias em la movilización y la organización de la revolución en las comunicaciones, En el terreno de la información han surgido nuevas herramientas que las masas están utilizando en forma cada vez más sistematicamente. Esto ocurre em la medida que la revolución tecnológica provoco también una revolución en los médios de comunicación com el uso de facebook, twit, waths app, etc. Es verdad que esos medios permiten un mayor control da vida de parte del imperialismo y las clases dominantes, pero al mismo tiempo facilitaron la organización popular y de sus revueltas como quedó demostrado en las revoluciones árabes y en la lucha permanente a partir de entonces. Lass jornadas de junio em Brasil serian inexplicavles sin ese gran cambio nos hábitos da vida cotidiana que se trasladam a la vida de las movilizaciones y a la lucha de clases en general. Ellos no mudam nada de lo essencial, mas incorporam, ayudan a combatir la información burguesa, generan medios alternativos y permiten también incorporar nuevos médios a la construcción y democratización de las organizaciones siempre que sean bien utilizadas.
  2. El partido no solo no debe estar dentro sino que tiene que ser también el cemento o la argamasa que una que de centralidad política a los sujetos sociales, en cierta medida se confunda siendo sus miembros uno más dentro de ellos pero al mismo tiempo sea un factor de unión. De ahí que tiene que estar presentes en los barrios y comunidades no solo en período electoral sino en el trabajo día a día, valorizando los militantes estructurados social y políticamente en los barrios. Las elecciones de 2016 del PSOL en Brasil en Rio, Porto Alegre, en Sao Paulo, Belem etc. dejan esta tarea jerárquicamente colocada. Extender el partido afiliar en los barrios y al mismo tiempo ser un factor dinamizador, de cemento de las estructuras sociales.

El partido tiene que organizar la vanguardia (esto es muy necesario), mas no basta, no se puede quedar en ello. Marcelo Freixo, luego del resultado electoral hizo una hermosa autocrítica sobre la falta de inserción de nuestro partido en la zona Oeste de Rio de Janeiro, la zona más popular, destacando que “no llegamos allí porque había milicias sino porque es nuestro déficit”. Organizar esas zonas pobres de trabajadores y trabajadoras precarizadxs alrededor de las necesidades que viven por la crisis es una tarea indispensable para ese enraizamiento[15].

  1. unidad de revolucionarios yreformistasno tiene nada de nuevo en la historia del internacionalismo. Es lo que llevó adelante Lenin cuando defendió y llevó adelante la unidad del Partido Social Demócrata ruso. Eso no es solo posible sino también necesario en este período que atravesamos. Eso exige evidentemente el derecho de ser en ese proceso una tendencia leal a la organización del partido y  las políticas que se asuman por el mismo. Hay un nuevo material una nueva amplia vanguardia para desarrollar estos procesos amplios y los revolucionarios ser los más fuertes dentro de ellos.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

 

/X/

Reagrupamientos revolucionarios e Internacionalismo

  1. El trotskismo es por su programa y tradición revolucionaria lacorriente mejor preparada para enfrentar este nuevo período. Sin embargo es muy débil y tiene una fuerte herencia propagandística y dogmática. Tenemos que nutrirnos de la juventud (estudiantil y trabajadora), de la lucha feminista, y la vanguardia del proletariado que está en los sindicatos. Al mismo tiempo hay sectores revolucionarios que vienen del guevarismo, de formaciones independientes, de la socialdemocracia etc. Una tarea que se coloca es la del reagrupamiento de los revolucionarios. Aquí la experiencia con Esquerda Marxista e Mais, que son nuevos desafíos que tenemos a escala local e internacional. Esta tarea se facilita en la medida de que podemos converger con aquellos que tienen un programa en general como el nuestro y que además coinciden con nosotros en el trabajo dentro de los nuevos procesos.
  2. Por otra parte desde el PSOL, junto con los aliados de nuestra corriente podemos desarrollar una política más ofensiva hacia los nuevos procesos que se suceden planteándonos el agrupamiento o la relación estrecha con los mismos. Por ejemplo es urgente tomar contacto con los compañeros de México que apoyan la declaración que ha hecho el EZLN; en EEUU tenemos que hacer todos los esfuerzos para vincularnos con los sectores dinámicos que apoyaron a Sanders, en Chile luego del triunfo de Valparaíso seguramente que se colocan nuevas tareas. Por otro parte seguir la experiencia de Podemos en España y en particular la que está ocurriendo en Andalucía donde se desarrolla la idea del Partido Movimiento.
  3. El papel de la propaganda sigue siendo fundamental y en este próximo año podremos hacerlo en forma muy rica de campaña con los sectores más afines alrededor del 100 aniversario de la revolución rusa, un acontecimiento histórico. Es la mejor manera de unir el pasado al presente y el futuro.

4.- la organización de la Juventud y las mujeres.

Como hemos repetido en estas notas varias veces la juventud y las mujeres son dos sectores fundamentales de la movilización y también de la reorganización del movimiento social.  Ejemplos sobran, ahora en Brasil estamos en medio de una oleada de ocupación de escuelas secundarias que pasaron el números de mil, en abierto desafío a las órdenes de desalojo de la policías, y la primavera feminista que llevó a las cámaras municipales a concejalas del partido, como resultado de las movilizaciones por el “fuera Cunha”. Es mundial, como lo muestra la huelga de las mujeres en Argentina o la movilización en Polonia por las nuevas restricciones al aborto.

Como escribió en un texto publicado en la revista “Movimiento” Giovanna, “hay que unir las partes al todo”, sabiendo que ese todo es cada vez más rico, en ese sentido menos determinado, menos previsible, sin perder lo fundamental que son los trabajadores y los sectores explotados de la cual son parte fundamental las mujeres, los negros y las razas o entinas oprimidas en cada país.

Lo que es fundamental, es la autonomía organizativa; autonomía que no quiere decir independencia; quiere decir que en cierto momento se unen y esto ocurre especialmente cuando hay un sujeto político capaz de hacerlo.

5.- Nuevas organizaciones y viejas enriquecidas

Por otra parte este nuevo ciclo que comienza seguramente traerá muchas novedades en el terreno de la organización de masas. Y esto no escapará de los sindicatos y especialmente de las organizaciones de base del movimiento de trabajadores. Como muchas veces reiteró Lenin y Trotsky hay que estar donde está la clase. No se puede dejar un espacio sin participar en ellas; hay cambios se dan especialmente en los sindicatos de base, los comités de empresa, los cuerpos de delegados. Al mismo tiempo, hay que estar abierto a las nuevas formas de organización; cuando se reúnen las condiciones para que ellas comiencen a aparecer. La democracia en las organizaciones sean estas comunales, sectoriales, sindicales, estudiantiles, donde el conjunto decide está entrando, renovando viejas y creando nuevas formas de organización y movilización.

[1] [1] Nota Maycom Becerra A globalização neoliberal e a degeneração rentista do capitalismo que realiza, mergulhado em crises cada vez mais profundas, expressa a tendência do capital – apontada por Marx – a permanecer tanto quanto possível na forma de riqueza abstrata, financeira. Tanto mais a acumulação se realiza no âmbito da esfera financeira (D – D’), convertida em ganho rentista, mais se descola do plano das necessidades humanas concretas postas na dimensão da produção e circulação de mercadorias (asfixiando-a pelo elevado nível do endividamento que impõe), y por lo tanto tiende a desenvolver uma contradição cada vez mais aguda com um conjunto cada vez mais amplo de setores sociais. Ainda mais, quando a extração de mais-valia na base do processo de valorização do capital, se realiza mediante a superexploração do trabalho assalariado (salários abaixo o  valor da força de trabalho) na periferia – especialmente mas não exclusivamente –  e através da  transferência dessa massa de valor da periferia capitalista aos centros imperialistas.(http://www.sinpermiso.info/textos/imperialismo-y-sobre-explotacion)

 

[2] Tomamos los aportes fundamentales que ha hecho David Harvey a la teoría de la acumulación capitalista en este período.

[3] China hace más parte que Rusia de la “economía mundo”. Ha acumulado una gran cantidad de capital financiero y es el mayor poseedor de la deuda pública de los EEUU. No se puede decir que la burocracia es una simple casta, es más que eso, se trata de un régimen autocrático donde su cúpula es parte de la neoligarquía mundial.

/[4]/Como lo explicó Gramsci  en la década del 20 y 30, con sus antinomias y las diferencias entre Oriente y Occidente la burguesía construyó su hegemonía a través de la coerción (ejército, policía, etc) y también el consenso por medio de sus superestructuras; Iglesias/religión, escuela/educación, medios de comunicación, partidos políticos. Hoy en día hay un gran descrédito del poder ideológico de los partidos políticos, pero ese vacío lo ocupan otras superestructuras tan o más perversas como la de las iglesias (en particular las evangélicas en las clases pobres), y los medios de comunicación que son importantísimos formadores de opinión.

[5] El inicio de la posguerra estuvo marcado por revoluciones y expropiaciones de la burguesía o dirigidas por la burocracia rusa o que terminaron siendo burocratizadas

/[6]/ Los socialdemócratas también vivieron durante muchos años por las grandes conquistas vía reformas alcanzadas por los trabajadores de los países de Europa capitalista en la posguerra, seguridad social, salarios, salud gratuita, conocida como la época del estado de bienestar.

/[7]/ En los países dependientes y semicoloniales además de estos partidos tuvimos la influencia del nacionalismo burgués, como el peronismo o el nasserismo.

 

/[8]/ En el 90 este término fue mal usado por nuestra corriente ya que lo identificó como vacío de dirección e incluso de poder. Lo que hay ahora no es un vacío de poder sino un vacío de representación político porque se ha dejado de creer en los viejos partidos. Obviamente que ese vacío es relativo y es ocupado si la los nuevos procesos de izquierda no se desenvuelven.

/[9]/ El trabajador aprende con su experiencia. El trabajador no arriesga de la manera que lo hacen los estudiantes que tienen menos que perder cuando toman colegios. Para los trabajadores tomar la fábrica significa su empleo, su familia, es decir su vida y de ahí que cuando se deciden saben que es todo o nada. Esto no significa disminuir el valor de las ocupaciones estudiantiles, por el contrario, sino comprender y valorar  nuestra clase.

[10] Las revoluciones democráticas son revoluciones políticas que cambian el régimen político por métodos revolucionarios, pero no alteran el sistema, es decir las relaciones de propiedad en su esencia. No se expropia a la burguesía.

[11] Es bueno saber que partimos de allí y por eso conviene leer el mismo que está en www.esquerdasocialista.org.br

[12] Vale recordar que Lenin decía que el Partido Socialdemocrata manteniendo su independência política y organizativa tenía que entrar a un gobierno provisional revolucionario como forma de disputar y empujar desde arriba el proceso de la revolución democrática contra la opinión de los mencheviques que eran contrarios y para los cuales el poder debería ser ocupado solamente por la burguesía. Ver texto de Roberto Robaina.

[13] Tito Prado y Bernardo Correia hicieron esta observación que es muy importante. La experiencia nefasta del “estatismo lulista con el Lavajato” desprestigia la idea haciendo la equivalencia entre estatización y burocratización y robo. El tema de la “productores libremente asociados que hablaba Marx y del “Estado de Nuevo Tipo de Engels y Lenin.

[14] Uma experiência popular a destacar es la de la juventude del MÊS com Emancipa. Se responde a uma necesidad de estudiar para el vestibular de los sectores pobres que tal vez se debería extender  la alfabetización en esos sectores y favelas.

[15] Recordemos que la socialdemocracia rusa y em particular los bolcheviques tenían un gran número de colaterales del partido, asociaciones, mutuales, cooperativas etc.

One comment

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *