Mara Viloria

Hoy me toca escribir desde un lugar que podría ser desafortunado o privilegiado, depende de dónde lo mires, estoy en primera fila y no únicamente para ver. Hoy EEUU tiene toda nuestra atención, siempre ha sido el centro del mundo y no precisamente por buenos motivos. Las recientes elecciones presidenciales y las multitudinarias movilizaciones que se han venido desarrollando a raíz del fenómeno Trump lo convierten hoy en el centro de las luchas.

La tención en el Norte aumenta cada día, nadie nunca sabe cómo va a despertar mister Trump y cuál sector decide afectar. Solo sabemos que es consecuente con sus promesas y avanza con ellas a paso firme. Sin embargo sus medidas retrogradas y de características fascistas con su lenguaje agresivo, grotesco, excluyente, misógino, xenofóbico, homofóbico, transfóbico, racista y esclavizante han desencadenado una nueva e inesperada ola de movilizaciones y protestas que finalmente deja al descubierto la verdadera cara del imperialismo, la cara de los dueños del capital, la cara del 1% y nos muestra las falsedades e hipocresías socialdemócratas y de la burguesía liberal.

Estados Unidos con su larga y poderosa historia bipartidista se ve hoy atrapado en su propio juego, un juego que no tiene salida porque vemos como el “triunfo” de un sector muestra su debilidad más grande y abre una brecha que representa peligros y caminos desconocidos pero que también representa una oportunidad para nosotr@s los oprimidos y explotados del mundo.

El auge de gobiernos y personalidades de características neonazis ha tenido su repuesta. Vimos como el 20 de Enero decena de miles de personas se movilizaron hacía la Capital de Estados Unidos, Washington DC para manifestar su rechazo al Gobierno que encabeza hoy Donald Trump. Muchos sectores y organizaciones participaron con una disposición que anuncia tiempos de cambio, entre las consignas más populares estaban: “Not my president”, “America was never great”, “We are here to stay”, “love trumps hate” entre otras. Sin duda alguna creo que es una sorpresa para todos encontrarse tantos sectores diferentes en las calles, con el mismo sentimiento de repudio y solidaridad. Al parecer ese día fue solo un ensayo o un ejercicio para lo que se vino el día siguiente (21E) con la explosión feminista más grande de los últimos tiempos de Estados Unidos.

Las mujeres y l@s feministas del mundo estamos diciendo algo y hemos salido a las calles para protestar y decir basta a ese 1% que se nos impone, nos estamos organizando y tenemos muy claras nuestras exigencias y así como tuvo su expresión en los Estados Unidos, ha tenido grandes expresiones en Argentina con la manifestación el pasado 19 de Octubre 2016 con el paro nacional de mujeres, la lucha por Vivas Nos Queremos en México, el paro de las polacas por el derecho al aborto, así como en Irlanda y Corea del Sur, el movimiento italiano “Non Una Di Meno”, La movilización de las compañeras de Chile, Por Florencia y Lucia y por tantas otras que hemos sido víctimas del machismo y de el sistema patriarcal que se manifiesta de diferentes maneras.

El capitalismo y el patriarcado matan y por esa razón hoy a 107 años de aquella primera acción que desencadenó el proceso revolucionario más importante de la historia, hoy (8 de Marzo 2017) nos hemos auto convocado a un PARO IN-TER- NA-CIO- NAL, léase bien! es una demostración muy fuerte la que estamos protagonizando este día y eso quiere decir que estamos entendiendo que es necesario reagruparnos, encontrarnos de nuevo, no solo las mujeres y l@s feministas del mundo, el llamado es para todo aquellos que NO somos parte de ese 1%, es decir, los trabajador@s del mundo, ese 99%. El llamado es a construir confianza y a generar una nueva alternativa que nos represente, independiente y autónoma, una alternativa que contenga nuestras consignas y reivindicaciones.

Desde Greensboro, 1 Carolina del Norte nos sumamos al llamado del paro Mundial de Mujeres realizado por los 40 países. Compañer@s pertenecientes de Organización Internacional Socialista ISO y en conjunto con otros grupos como: Fight For 15, Jobs with Justice, Cakalak Thunder, NoDAPL Greensboro y Protect GSO. Realizamos un trabajo de articulación para hacer una manifestación, donde todos los participantes tuvieran su respectiva representación y garantizar la presencia de tod@s aquellas voces que casi nunca tienen un espacio para la expresión, la crítica y el debate de las ideas y exigencias que nos inquietan y nos ocupan.

La cita se dio en la Plaza de Gobierno del centro de Greensboro a las 4:00pm, la actividad se inició con la lectura del manifestó internacional que nos convocó, tuvimos la asistencia de casi 100 personas a micrófono abierto, con un excelente clima de casi 17°C y con por lo menos 10 intervenciones que apuntaba cada uno a los distintos temas que nos afectan,intervenciones incluso en dos lenguas y contando con la colaboración de compañeros que hicieron la traducción. La actividad culminó al compás de los tambores del grupo siempre consecuente Cakalak Thunder.

Una de la mujeres que habló dijo “es una larga lucha la que venimos cargando” y es así por eso hoy es prioridad entender que no es un tema únicamente de solidaridad, importante es entender que no se trata solo de la lucha del otro, no es solo la lucha por inmigrantes, no es solo la lucha en contra del racismo, no es solo la lucha de trabajadores de un sector especifico, no es solo la lucha de los pueblos originarios y los ambientalistas por el agua, no es solo la lucha de la comunidad LGBTQ, no es solo la lucha de los docentes y los estudiantes, no es solo la lucha de los campesinos. Es importante saber que la lucha del otro es también mi lucha, nuestra lucha.

Éstas no son luchas aisladas, todos nosotros juntos conformamos ese 99% que está cansado y que desea un mundo mejor, por eso hoy decimos BASTA! QUE EL CAPITALISMO Y EL PATRIARCADO CAIGAN JUNTOS! SOMOS EL 99%! QUE LA CRISIS LA PAGUEN ELLOS!

Mara Viloria é militante do Marea Socialista – Venezuela

Nota:

1- Greensboro es una pequeña ciudad de menos de 50 mil habitantes.