La clase trabajadora brasileña mostró que no está derrotada. Al cruzar los brazos y protagonizar actos con impacto de masas en la jornada nacional de lucha del dia 15, la clase entró en el centro del escenario político nacional. No es poco parar la principal ciudad del país, con manifestaciones en todas las capitales, reuniendo a centenas de millares, con una adesión popular mayoritaria a la pauta de lucha contra la reforma de la previdencia. En la dinámica de lo que había sido el acto del 8 de marzo, donde se demostró una amplia disposición de lucha del movimiento de mujeres en Brasil, volviendose objetivamente contra el gobierno Temer en general y su reforma previdenciaria en particular. El eco del “Fora Temer” ya había sido fuerte en los blocos del carnaval, del norte al sur del país, durante los festejos populares. El día de luchas representó un salto.

Un fuerte día de luchas, con desigualdades, que marca la situación nacional

El paro fue sentido en varias partes del país. Junto a la divulgación de la “lista Janot” fue el gran acontecimiento de esta semana en Brasil. La entrada en escena de la clase trabajadora, en muchos aspectos recordó Junio de 2013, con manifestaciones masivas, que no fueron mayores porque no hubo la debida preparación por parte de las direcciones que conducen las principales centrales sindicales del país, a saber, CUT y Força Sindical. Ninguna de ellas quizo movilizar seriamente para transformar el dia 15 en una jornada de paro capaz de transbordar la indignación latente.

Con paro del transporte en SP – choferes y ferroviarios del subte – la ciudad amaneció con aires de paro. La manifestación de la noche en la Avenida Paulista, transbordó, con los más optimistas hablando de 250 mil personas. Las cifras, aunque imprecisas, demuestran el tamaño de los más grandes actos desde las jornadas de junio de 2013, con la diferencia de que fue la clase trabajadora, con sus métodos e identidad, que tuvo destaque fundamental. Los profesores de todo el país – en este caso muy similar a lo que estamos acompañando en la vecina Argentina – fueron la vanguardia de las paralizaciones. El transporte también paró en Curitiba, Florianópolis, Belo Horizonte, Recife, para citar las capitales más importantes. Los actos en el final de la tarde resultaron masivos, las redes sociales, los aplausos de los que pasaban por la manifestación, son síntomas que repercutieron una amplia disposición en apoyar los protestos y condenar la PEC 287, de la Reforma de la Previdencia.

La jornada del 15 de marzo demarcó que la pauta de la lucha contra la reforma de la previdencia tiene atracción para ser motor de un verdadero paro nacional.

La burguesía sigue en defensa del ajuste del gobierno

En este marco, el gobierno debilitado por la corrupción, por la crisis social y económica, reflejada en su impopularidad, apela para la unidad en torno del ajuste y de las medidas para atacar derechos, siendo la punta de lanza la reforma de la previdencia. Su campaña mediática al servicio de garantizar esa legitimiedad y disputar la opinión de las masas. Hasta ahora no está siendo fácil, porque el rechazo a las medidas está creciendo, llegando hasta las bases electorales de diputados y senadores.

Desde junio de 2013, el espacio de la disputa de las calles por via de movilización popular ganó fuerza en Brasil. Desde la primavera feminista, pasando por las ocupaciones de escuelas y ahora con las movilizaciones contra Temer y sus ataques. El dia 15 de marzo debe ser un importante marco de fortalecimiento de esta lucha, por los informes que nos llegan de preparación en las bases.

La Operación Lava Jato desnudó la pudrición del sitema político, siendo el PT y el PMDB los más alcanzados, pero colocando toda la casta política en jeque. Además de los empresarios de las megaconstructoras, detenidos por la primera etapa de la OLJ, ahora importantes articuladores políticos de la coalición capitalista que gobierna Brasil hace tiempo están en la carcel. El núcleo “fluminense” frustrado por la OLJ rebela las entrañas del proyecto liderado por el PMDB, con Eike Batista y Sergio Cabral presos, importantes conexiones siendo realizadas con cambistas en Miami y Punta del Este, al servicio del conducto de financiamiento de las campañas de los partidos de la casta. Hay un temor grande sobre el significado de la lista de la Odebrecht, próxima de ser publicada.

¿Cómo explicar que el gobierno se sustente, delante de tamaña falencia, impopularidad y que sus principales jefes esten acosados por las denuncias de corrupción?

La unidad amplia entre todos los sectores de la burguesía, que por no tener otro plan, apuestan en la hipótesis de mantener a cualquier costo Michel Temer como “puente” para hacer con que el costo del trabajo en Brasil sea diminuido, atacando fuertemente con la reforma de la previdencia, la reforma laboral y la tercerización. Tales medidas son combinadas con la iniciativa de ventas de importantes sectores de logística, como calles y aeropuertos, y con el ajuste fiscal a los entes de los estados (provincias). Este es el plano que unifica a la burguesía, sus agentes políticos y económicos y sus portavoces en los grandes medios de comunicación. Un frente único que envuelve a las grandes máquinas partidarias del páis, la cúpula del poder judicial y los medios encabezado por la Red Globo. Esto garantiza la mayoría parlamentar para el gobierno en las dos casas legislativas. El sector mayoritario de la burguesía sabe que Temer es un “fusible a ser quemado”, como anteriormente ya había explicado el publicitario Nizan Guanaes. Este es la carta para dar al desgobierno de Temer algún sentido útil del punto de vista del capitalismo.

La falta de una alternativa consistente también actúa para la inercia que garantiza la continuidad del gobierno. Existen iniciativas comunes, días de lucha, pero los sectores mayoritarios del movimiento sindical actúan de forma hesitante, sin converger en una acción unificada capaz de dar sentido comun a la resistencia. Ni la Força Sindical, que tiene en su dirección a Paulinho, artífice del juicio político de Dilma, ni la CUT quieren realmente parar el país. Actúan para atenuar la ofensiva brutal contra los trabajadores. Ofensiva verbalizada por Rodrigo Maia cuando afirma que “ni siquiera la Justicia del Trabajo debería existir”.

Lula ya dejó claro que no quiere derrotar la reforma de la previdencia y quiere recomponer con sectores de la burguesía como Eduardo Paes y el PMDB carioca. Quiere desgastar el gobierno, pero actúa para que la dirección del PT y la CUT no sean consecuentes en la lucha para derribar la reforma. Como parte de eso, los gobiernos de Piaui y de Ceará – gobernados por el PT – aprobaron planos de ajuste similares al que Temer exige para toda su base. En el caso de Minas Gerais, Pimentel del PT gobernó con el PMDB y anunció la venta del circuito de Aguas, en el sur de Minas.

Lula hizo uso de la palabra en el acto de la Avenida Paulista para demostrar que quiere pactuar para volver en 2018, despotencializando la presente lucha contra la reforma, usando el desgaste del gobierno para retomar su estrategia clásica: “feliz Lula 2018”. Este es un obstáculo a ser superado, no se puede tener ilusiones. Una cosa es apelar – correctamente – a la unidad en defensa de los derechos de la clase trabajadora, otra es aceptar la estrategia lulista de submeter los intereses generales de los trabajadores brasileños a su defensa como candidato, en un momento donde está en ataque la nueva lista de acusados en la delación de la Odebrecht. Lula quiere usar el movimiento social para sustentar su posición, no para defender los derechos del pueblo que comienza a salir a las calles para luchar.

Esto explica por qué la crisis social no desborda los planes del gobierno, a pesar de la resistencia ascendiente de sectores como el funcionalismo público de varios estados y municipios.

La corrupción alcanza a toda la Casta

La lista Janot actualizó las definiciones sobre los corruptos en el país. Aparecen en ella una parte considerable de los principales dirigentes de la Casta. Para comenzar por el gobierno de Temer, que tiene cinco “notables” en la famosa lista: Padilha, Moreira “Angorá” Franco, Kassab, Bruno Araujo e Aloyisio. El PSDB actúa desesperadamente para salvar sus caciques políticos, intentando diferenciar el recebimiento de dinero ilícito de campaña de la corrupción. Corren riesgo de quedarse sin candidato a presidencia, o tener que recurrir al novato Doria, puesto que Alckmin y Aecio están implicados. Una operación en el Congreso intenta salvar el sistema político, cambiando las leyes para garantizar que las elecciones presidenciales puedan ocurrir en 2018 sin mayores traumas.

Diez gobernadores, entre ellos Pezão y Pimentel están entre los citados en el documento que aguarda el parecer de Fachin.

En las casas petistas la situación no es menos dramática. El lulismo no hace autocríticas ni acepta cualquier cosa que se parezca a la refundación del partido. Al contrario, la candidatura de Lula a la presidencia de la república y quizás también a la presidencia del partido es la garantía de que nada de nuevo vendrá de este campo.

La pose de Alexandre de Moraes, resultado del trágico episodio de la muerte de Teori Zavascki, es parte de esta operación de ahogar la Lava Jato, liderada por Gilmar Mendes para “estancar la hemorragia”.

Existe una relación intrínseca entre la corrupción y los jefes del ajuste. Esta relación va más allá de Brasil, como estamos viendo en lo que significó la expansión de la Operación Lava Jato en América Latina, donde los gobernantes de Argentina, Perú y de varios países de América Central están directamente implicados en los mega esquemas para la expansión de los interesses de las grandes megaconstructoras brasileñas.

Gilmar Mendes, Rodrigo Maia y la cúpula oficialista discuten como aprobar el ajuste, promover una reforma política que mantenga la impunidad, además de intentar sacar al PSOL y a la izquierda de la disputa. En la oscuridad de la noche, Maia opera con Mendes la vuelta del debate de la anistía al recebimiento de dinero ilícito en campaña. Una verdadera burla.

Es necesario apoyar las luchas rumbo al Paro General

Para que podamos disputar una línea que lleve la clase a la victoria, es necesario fortalecer una línea política clara de unidad en la lucha contra las reformas de Temer, para dar continuidad a lo que fue el 15 de marzo. El día 8 ya demostró, con las mujeres en la vanguardia, el potencial de lucha de la clase trabajadora y de la juventud frente a los ataques. El día colocó la chance de masificar esta lucha. El ejemplo de las categorías que están parando como los metroviarios de São Paulo marcan el camino. El sindicato de los metroviarios, referencia de la izquierda y del sindicalismo clasista cumplió un papel determinante en el paro. Los profesores de todo el país son la línea de frente en la resistencia contra el ajuste, contra la reforma y el gobierno Temer.

Es necesario forjar una unidad con todos los sectores que luchan: el ejemplo de la victoria del paro de Florianópolis, donde los dirigentes sindicales – el sindicato es otro ejemplo de combatividad – actuaron lado a lado con los concejales del PSOL, con la ida de Luciana Genro para apoyar los servidores y la dirección decidida del sindicato combativo, debe entusiarmarnos. El ejemplo de la resistencia del MTST en la ocupación de la Paulista, que tuvo como desenlace la garantía de viviendas populares. Es necesario sumar fuerzas y unificar las luchas para construir un verdadero paro general en el país.

Un paro general que necesita ser preparado con antecedencia, con democracia de base, comites por local de trabajo y barrio, con asambleas de trabajadores. Con amplia aclaración a toda la población, buscando llegar a las camadas más profundas del pueblo, explicando la necesidad de parar, disputando la narrativa de la reforma y condenando el corrupto gobierno de Temer.

Cabe a las bases sindicales y populares, con el peso que la izquierda tiene, exigir de las grandes centrales que coloquen fecha al paro general para derrotar la reforma y dar continuidad a la lucha contra el ajuste de los gobiernos y del congreso.

Construir una alternativa de izquierda de verdad, un polo político con el PSOL de cara propia

Si Lula está buscando cavalgar en la movilización para hacer su propia campaña, nosotros necesitamos ir más allá de la denuncia de su nefasto papel de fiador de la alianza con los bancos y de la última gran reforma previdenciaria que retiró derechos. Además esta reforma que lo llevó a expulsar del PT a Babá, Luciana Genro y Heloísa Helena, que estaban entre los fundadores del PSOL.

Necesitamos construir otro camino. El PSOL debe abrir inmediatamente el debate sobre su próxima candidatura a la presidencia de la República. Desde 2006, cuando Heloísa Helena obtuvo 7% de los votos, no conseguimos emplacar un nombre con apelo de masas. En 2010, Plínio fue una candidatura de brava resistencia. En 2014, Luciana Genro, escogida candidata en las vísperas del inicio de la campaña, fue un acierto que posibilitó que el PSOL expresase las demandasd e junio de 2013, canalizando también la onda feminista que barre a Brasil y el mundo.

La disputa de 2018 es central. Precisamos superar la cláusula de barrera y abrir un nuevo cilco de una nueva izquierda en el país.

Queremos construir un nombre unitario, capaz de coesionar no solamente el PSOL, sino el conjunto de las fuerzas de izquierda en ese momento. Un nombre que represente la experiencia de la regional del PSOL que más fuerza expresó en los últimos años. Tenemos certeza que este nombre es el de Marcelo Freixo. En Junio de 2013, Rio de Janeiro reunió 1 millón en las calles, la mayoría jóvenes que, en el año anterior, en 2012, construyeron la Primavera Carioca, dando a Freixo un millón de votos. Rio de Janeiro derrotó Cabral en 2011, con el paro de los bomberos. Fue en Rio, en 2016, que el PSOL fue para el segundo turno. Es allí que, ya en 1998, el PT fracasó porque Lula apoyó a Garotinho contra Vladimir Palmeira. Rio de Janeiro ya mostró que el PMDB es Cabral, Temer y Lava Jato. Mostró que es necesario una izquierda coherente. Entonces es necesario postularse. Freixo sería el mejor nombre para el PSOL y para toda la izquierda.

Es verdad que Freixo enfrenta problemas de seguridad, fruto de su actuación destemida contra las milicias. Es necesario exigir al Estado que Freixo siga teniendo seguridad, o asegurar que el partido ponga los recursos del fondo partidario para garantirla. Estamos decididos a garantir esta hipótesis.

Si la llamada extrema izquierda no presenta su nombre más fuerte, deja espacio para la extrema derecha. Bolsonaro que lo diga. No es en vano que sea en Rio de Janeiro que los nombres son más fuertes tanto en uno cuanto en otro aspecto.

Queremos acelerar ese debate, de nombre y de programa. Reafirmamos que Luciana sigue con su nombre a disposición del partido. Luciana puede ser candidata a varios cargos, pero la decisión política del MES y de ella misma es ayudar al partido a tener un nombre fuerte (dentro de nuestros parámetros) para la disputa presidencial. Luciana demostró, en 2014, su calidad de debate para expresar un programa anticapitalista y que canalize también la lucha contra el machismo, la LGBTfobia y las opresiones. Además, es fundadora del partido. Vale rescatar la resolución de balance que la Ejecutiva Nacional del PSOL votó de forma unánime en aquel momento como parte de un esfuerzo de unificar el partido:

“Así, nuestra fórmula expresó un importante acúmulo en los movimientos sociales más dinámicos de la coyuntura después de las jornadas de junio. Estuvimos junto con el MTST, MLB, Brigadas Populares, entre otros movimientos de vivienda. Nuestra campaña empalmó con la lucha de la comunidad LGBT, movilizando este sector alrededor de la línea “por más derechos”. Recibimos apoyos de intelectuales de la opinión pública contemporánea, como Gregorio Duvivier, Marcia Tiburi, Marina Lima, blogueros y blogueras de izquierda. La juventud realizó eventos de gran impacto, “viralizando” la campaña en las calles y las redes”.

Es necesario decir al pueblo: es verdad, esta democracia está podrida, es dominada por los millonarios. Pero la salida no es el fin de la democracia, la intolerancia, la represión. La salida es la democracia real, auto organización de los trabajadores, de la juventud, de las mujeres, de la comunidad LGBT, de los negros y negras, fortaleciendo la lucha por derechos, contra el prejuicio y la opresión. La salida es no aceptar que los millonarios y la casta política sigan gobernando a favor de sí mismos y contra la mayoría del pueblo.

Queremos acelerar o debate de alternativa política para construir un polo alternativo a la casta, con un amplio debate programático para que se pueda ayudar a librar el país de la catástrofe social a la que el gobierno ilegítimo de Temer nos está llevando.

Esta es nuestra responsabilidad, responsabilidad del PSOL y de todos los agentes que actúan por la izquierda.

Secretariado Nacional del MES/PSOL, 15 de marzo del 2017.