Pedro Fuentes

1.- La revolución tecnológica de la electrónica, y con ello la invención de nuevas herramientas revolucionarias de la comunicación, información y conocimiento, ha significado un avance en el desenvolvimiento de las fuerzas productivas del capitalismo en esta fase de la globalización. Este avance es el más contradictorio que se ha producido en este sistema de dominio de las  grandes corporaciones y el rentismo. Da para pensar, mirando la humanidad como un todo, “si es productivo”, o en manos de los capitalistas destructivo, aunque este no sea el eje de este texto.

Sin esa revolución no se podría haber producido el rápido e imparable movimiento del capital financiero al servicio del rentismo, la cadena mundial de producción, los bombardeos y matanzas en las guerras con los drones que destruyen familias y poblaciones, (no por casualidad la Internet fue una invención de las FFAA de los EEUU), y la vigilancia estricta que el estado (en particular de los EEUU), realiza de la vida humana a través los dueños de estas corporaciones. Junto al desarrollo de la biotecnología, que puede incidir en las conductas y el comportamiento humano de forma selectiva, ( y si sumamos los métodos de hechos alternativos del gobierno Trump), da para pensar en la extraordinaria visión del libro “1984” de George Orwell, trotskista combatiente de la guerra civil española que está ahora muy leído porque está marcando peligros reales que tiene la humanidad.

2.- Al mismo tiempo, han dotado al movimiento de masas de nuevas formas de comunicación, conocimiento, y acción, para volverlos contra las clases dominantes y su estado. Es verdad que sin Internet no se podría comprender la velocidad y coordinación y velocidad que tuvieron las revoluciones árabes en Egipto y Túnez, los indignados en Europa y EEUU, o el mismo argentinazo en Argentina.  Esa rapidez de información, y el desarrollo de medios alternativos de información tiene que ser (y es) también, rapidez para la organización. Los estamos utilizando y tenemos que hacerlo mejor para combatir a nuestros enemigos de clase.  Basta imaginar lo que hubiera sido la Internet en manos de Lenin y Trotsky!. Pero también debemos pensar como sin Internet las masas y el partido bolchevique pudieron hacer la revolución de Octubre.

3.- Es indudable que ha mejorado en cualidad los métodos de información, comunicación y organización de los marxistas revolucionarios. ¡Tenemos internet para comunicarnos e informarnos y Skype para reunirnos!. No sustituyen nuestra esencia: la totalidad del marxismo como ciencia, la teoría de la revolución y del partido, de su organización, el carácter de militante y militante profesional que son nuestras herramientas principales. Deben ser medios que nos facilitan esas herramientas que mencionamos. La Internet los enriquece: mejora la acción de los partidos ante el movimiento de masas, mejora la organización de los revolucionarios, la capacidad de comunicación e información de sus militantes, la capacidad de trabajo de todos; los profesionales pagos y los que son por vocación y los que ayudan de una u otra manera a la causa.

4.- En este marco, que indica que tenemos que utilizarlos y más aún mejor utilizarlos, en forma cada vez más profesional, (como decía Lenin hablando de superar los métodos artesanales y tener los especialistas, que en este terreno son decisivos),   tenemos que hacer un sano debate de ciertas deformaciones que está provocando en la militancia anticapitalista y en sus organizaciones. Así no sean todos del mismo grado vamos a enumerar primero, y luego centrarnos en las más importantes, las que son de vida o muerte para la organización. La enumeración incluye: facilismo de contacto que debilita las reuniones de célula; laxitud en la organización; pérdida de importancia de los documentos escritos y su periodicidad; pérdida de control de los organismos; balance de los organismos y de los militantes; la cotización financiera. Todas estas son cuestiones importantes que hacen a la esencia de la militancia revolucionaria y a su organización.

Pero queríamos insistir en un solo punto que parece ser el más importante: la despolitización. Que es la despolitización? Significa un paquete de cosas, en esencia para un marxista significa militar con déficits de lo que debe ser el combustible fundamental que mueve la acción del militante; sin consciencia de que es lo que está haciendo, del porque y para que, de su día a día, desde su rutina hasta sus objetivos estratégicos. Sin politización termina primando el  pragmatismo y/o empirismo que nos lleva (o puede llevarnos) fuera del eje, a adaptarnos a las presiones de otras clases, otros sectores y también a la institucionalidad.

Nos parece que las herramientas de internet se han trasformado en un hábito mal utilizado que está ayudando a la despolitización. Esto no significa decir (volvemos a insistir) que es una herramienta mala; lo que estamos diciendo que crea hábitos de vicio que no tienen compensación o retroacción. Y este no es un problema de un u otro militante, es en primer lugar, un problema de dirección.

5.- El marxismo se concreta en programa, y este en política y organización para llevarlo adelante; es una praxis (el marxismo), y la praxis es la síntesis entre la teoría y la acción. No se trata de un juego de palabras.  No hay acción sin teoría y no hay teoría sin acción y se concreta en la organización como un todo y en cada militante como sujeto de la misma.

Lo que estamos queriendo decir es que para esa dialéctica el Facebook, Waht-ap, etc. crean un modo de pensar malo, deformado,  que no ayudan a la acción consciente.  El Facebook es una buena herramienta de comunicación y más relativamente de información, porque no supera la lectura metódica de los medios (generales y de izquierda) para que cada militante se informe de lo que pasa en el mundo y en su país. Pero no sirven para la politización, que tiene que tener como base de sustentación la formación; y para ello la herramienta principal es el estudio. El WathApps  sirve para la comunicación e información, pero no sirve para pensar sobre situaciones y objetivos; por el contrario crea un pensamiento “inmediatista”, “repentinista”, que va contra la herramienta fundamental del conocimiento que es el pensamiento científico.

6.- El marxismo es una ciencia totalizante, que revolucionó la historia, que la volvió científica a través del materialismo histórico; que revolucionó la forma de comprender los mecanismos de la economía, despojándola del fetichismo  y verla como relación entre hombres; que revolucionó la sociología, (toda otra sociología es charlatanería); que revolucionó la filosofía, y la lógica, creando la lógica o dialéctica o lógica marxista que revolucionó la manera de pensar.

Es una totalidad que permite  comprender el mundo para transformarlo y eso significa también comprender cada situación concreta que se nos presenta. Es combustible imprescindible para que un cuadro o un dirigente o un núcleo puedan actuar ante una movilización, a una dirección para tener caracterización y política concreta para su sector, etc. etc.

7.- Hay dos grandes maestros y monstruos de la lógica, o sea del conocimiento, que tiene como su herramienta principal el pensamiento científico. Nos referimos a Hegel y a Marx. ¿O Hegel – Marx, o Google – Facebook? esa es la cuestión, usando un dilema shakespriano.

Sin Marx y Lenin (y en menor medida Hegel) no podemos enfrentar el pragmatismo o empirismo. Ellos nos muestran la fuerza del pensamiento y de la praxis.  Hegel es muy rico porque de todos sus textos fluye la “terrenalidad”, es decir la fuerza que tiene el pensamiento en sí mismo. Y Hegel fue quien descubrió el pensamiento dialéctico, la plasticidad, la reflexión, la abstracción, el movimiento a través de lo contradictorio y la totalidad. Él creo un sistema donde el pensamiento se vuelve lo absoluto (lo convirtió en realidad), pero no por eso su dialéctica deja de ser verdadera. El pensamiento no cambia ni produce la realidad, pero es la fuerza más importante que tenemos para cambiarla vía la praxis. Releyendo algunas partes, (luego con tiempo incorporo otras):

“entonces como el pensamiento subjetivo es nuestro más propio acto íntimo, y el concepto objetivo de las cosas constituye su naturaleza,  no podemos salirnos de aquel acto, no podemos sobreponernos a él, y tampoco podemos sobrepasar la naturaleza de las cosas”/[1]/ Hegel enseña que para no salirnos de ese acto (del pensamiento científico), debemos tomar distancia de lo contingente, la inmediatez, para saber abstraer, reflexionar y encontrar la esencia de los procesos que enfrentamos.

Marx superó a Hegel; negó su sistema absoluto pero conservó su dialéctica. Para superar el idealismo hegeliano que trasformaba el pensamiento en un sistema en sí mismo (en lo absoluto), la filosofía tuvo que pasar por el materialismo insuficiente de Fuerbach.  Fue una estación de paso para afirmar el materialismo dialéctico, única lógica que permitió descubrir las leyes del movimiento  del pensamiento. Una síntesis brillante de su método que tenemos que tratar de utilizar está en la introducción a los Grundrisse “El método de la economía política”.  Tal vez este extracto que hacemos sea insuficiente y por eso hay que estudiar individualmente y en grupo este capítulo completo además de la “Logica dialéctica” de Novak y “Lógica marxista y ciencias modernas” de Moreno. Esta frase que sigue es histórica, desató y desata muchas polémicas en los marxistas y Moreno nos enseñó a interpretar.

Refiriéndose a por donde comenzar en la economía política dice Marx en los Grundrisses (Manuscritos 1858);

“Parece ser correcto comenzar por lo real y por lo concreto, por el presupuesto efectivo, y, por tanto en el caso de la economía política por ejemplo comenzar por la población, que es el fundamento y el sujeto del acto social de la producción como un todo. Pero considerando de manera más rigurosa eso se muestra falso. La población es una abstracción cuando dejo por fuera, las clases por la que es constituida. Esas clases, a la vez, son una palabra vacía los elementos sobre las cuales se basan. Por ejemplo trabajo asalariado, capital etc. (…) De esta manera, si yo fuera partir de la población, se trataría de una concepción caótica del todo; y entonces, por medio de una determinación más precisa, por el análisis, se llegará hacia conceptos cada vez más simples del concreto representado (figuré en francés) uno pasará hasta abstracciones cada vez más simples (mincé, valiosas en francés). A partir de ahí se deberá hacer el viaje de retorno para finalmente llegar nuevamente a la población, pero esta vez no como la representación caótica de un todo, sino como una rica totalidad de múltiples determinaciones y relaciones (…) Este último es manifiestamente el método científico correcto. Lo concreto es concreto porque es la síntesis de múltiples abstracciones, por lo tanto la unidad en la diversidad. Por esa razón, lo concreto aparece en el pensamiento, como un proceso de síntesis, como resultado, no como punto de partida, no obstante sea el punto de partida efectivo ( o real) y, como consecuencia también el punto de partida de la intuición y la representación.  En la primera vía, (el viejo método de la economía política) la representación plena fue volatilizada en una determinación abstracta ( se refiere a valor, dinero etc. las representaciones simples); en la segunda, las determinaciones abstractas llevan a la reproducción de lo concreto por medio del pensamiento”. (un concreto pensado). “Es por eso que Hegel cayó en la ilusión de concebir lo real como resultado del pensamiento, que se concentra en él mismo, se profundiza en él mismo, y se mueve por sí mismo, en cuanto el método de elevarse de lo abstracto a lo concreto (por el pensamiento) es solamente la manera de apropiarse de lo concreto, de reproducirlo  sobre la forma de un concreto pensado”.  (Los paréntesis son nuestros)

Moreno era un especialista en Hegel y la lógica marxista y decía que esta frase de Marx sintetizaba su método. De lo concreto representado, que es la primera realidad caótica que a nosotros también se nos presenta en la cabeza, a lo concreto pensado que es la verdadera captación de la realidad y que es solo posible con el pensamiento científico. Así es que como materialistas afirmamos que la realidad existe por sí mismo, pero que solo con el pensamiento científico es posible captarla como la verdadera realidad.

Decimos todo esto para mostrar la importancia de pensar, lo que necesita tiempo de estudio, de mucho estudio marxista (no académico) y de mucha reflexión. Y parece que la Internet, el Facebook y el Wath app nos saca tiempo para ello cuando tendría que ser lo contrario; herramientas para facilitarnos la militancia, para tener más tiempo para estudiar y politizarnos.

Politizarnos significa también hacer reuniones que sean políticas, en las cuales se debatan textos, se discuta sobre ellos y no se lean individualmente en la Internet.

Politizarnos es también seguir mucho la situación internacional. No se trata de leer las noticias filtradas por el Facebook o textos dispersos diferentes, sino tener foco, exigir informes, debatir con profundidad países.

Politizarnos  es también utilizar nuestras revistas. No se trata de un material para vender y /o solo leer, es también para estudiar y debatir.

8.- Para suerte hoy en día existen muchos liberados, compañeros que no trabajan

sobre la dictadura alienante de la explotación capitalista, sino que su trabajo consiste en fortalecer la movilización y el partido.  Ese “privilegio” es también extensivo a muchos otros militantes que están bajo la explotación patronal pero que esta “financia”, para que se trabaje contra ella como profesores, obreros industriales, etc.

En relación a los liberados la corriente tenía la tradición de que si se era profesional como mínimo se debía estudiar (marxismo por supuesto) dos o tres horas por día. Moreno intentaba obligar  a que se dedicase toda la mañana al estudio, cosa que era muy difícil de cumplir. Pero era una política. Hoy son pocos los militantes que siguen esa metodología. Hay que pensar como esos unos pocos se trasforman en muchos.

[1] La Ciencia de la Lógica, prefacio a la segunda edición.