Nota de la Coordinación Nacional del MES sobre Venezuela: llamar al pueblo a decidir para relanzar el cambio social.

(Nota escrita el 31 de Abril, antes de el cambio de posición de Maduro y que no significa ningún cambio de opinión sobre la nota escrita)

El Gobierno de Venezuela Nicolás Maduro por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) suspendió la Asamblea Nacional, el parlamento unicameral de ese país. Un acto claramente antidemocrático, ya que contradice la Constitución de la República Bolivariana.

La Carta Magna, construido por millones de jugadores de Venezuela la Revolución Bolivariana establece que “El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y de las entidades que lo componen es y será siempre un mandato democrático, participativo, electivo, descentralizado, plural y revocable” y que “Cada una de las ramas del Poder público tiene sus funciones propias, pero los órganos cooperarán entre sí en la consecución de los fines del estado.” Estos principios no se tuvieron en cuenta por completo, incluyendo dar munición a la derecha reaccionaria, que estaba en contra de la propia Constitución desde su construcción hasta su fallido golpe de Estado en 2002, ahora a reclamar de manera oportunista.

Condenamos lo que definimos como un intento de auto-golpe del gobierno venezolano. Y condenamos desde el lugar de los que apoyaron y fueron parte del gran proceso de transformación social construidas con el liderazgo de Hugo Chávez, sin por ello dejar de ser crítico de las desviaciones y errores cometidos esta dirección. A pesar de saber que nada de nobles intenciones tiene la derecha venezolana, la suspensión de la Asamblea Nacional no apunta a la formación de un órgano más democrático que ella, o si va directamente contra de fortalecer el poder popular. Por lo que debe ser combatido.

Sin lugar a dudas, por supuesto autoritario del gobierno de Maduro facilita el escenario para la reacción de la burguesía nacional y deja espacio para el imperialismo estadounidense deslegitime los logros de los venezolanos obtuvieron el papel popular durante la fase progresiva de bolivarianismo. Uno de los regímenes del mundo más plebiscitado ahora se está convirtiendo en un bonapartismo – totalitario, represivo y reaccionario.

Como se dijo Luciana Genro, nuestra portavoz de:

“Maduro está expresando la desfiguración e incluso la degeneración del proceso revolucionario venezolano. Así son las revoluciones: o bien siguen o se congelan. La congelación es su muerte. Pese a las críticas, he apoyado el proceso revolucionario, que el pueblo fue el protagonista, y ganó una de las constituciones más democráticas en América Latina. Con la muerte de Chávez y la elección de Maduro, los rasgos autoritarios de un gobierno con peso excesivo de las fuerzas armadas se han profundizado”.

La Revolución Bolivariana representó un cambio en el régimen político en Venezuela que expulsó a una oligarquía rentista del petróleo y que comenzó un profundo proceso de cambio en la vida de las personas. Muchos avances se han tenido, sobre todo el fortalecimiento y la organización de la mayoría de la población. Y eso es justo lo que debe ser rescatado ahora para buscar una solución a la crisis. Sea contra la derecha reaccionaria que quiere volver a tomar posesión de los ingresos del petróleo para su negocio, ya sea contra una burocracia que trata de captar el proceso revolucionario.

Llama a la gente a decidir es la única manera de garantizar la verdadera democracia que marcó la Revolución Bolivariana en sus momentos más importantes. Es necesario relanzar el proceso de transformación social y sólo con más democracia y el poder popular si se puede avanzar.

Nuestro papel en Brasil es apoyar a las organizaciones que rechazan las medidas democráticas y quieren continuar el proceso revolucionario, a los chavistas críticos, entre ellos varios ex ministros de Chávez, como Marea Socialista, para defender la bandera de la democracia y la revolución, construido a los mártires del Caracazo, la años de confrontación con la derecha escuálida, la fuerza de la masa popular venezolana.

Coordinación nacional MES,

31 de marzo de 2017

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *