Uruguay: Un decreto anti-obrero

Hacer un poco de historia no viene mal, en tiempos de crisis los gobiernos buscan mantener la estabilidad a cualquier precio, el decreto 76/17 promulgado el 20 de marzo deja en claro hacia donde apunta el gobierno cuando se dan situaciones conflictivas, a las cuales no les interesa dar solución, recordemos que por primera vez en la historia de nuestro país el presupuesto quinquenal fue votado como bianual, lo que implica que este año la rendición de cuenta debería revisar algunas situaciones y redefinir presupuesto para los siguientes años de mandato, sumado a esto ya el año pasado hubo recortes importantes acompañados de una política fiscal que terminó gravando nuevamente el salario de los trabajadores.

En este año que es crucial desde todo punto de vista, en los tres primeros meses este gobierno muestra cual será su política intentando mantener la paz social a cualquier precio, para poder así seguir manteniendo sus metas fiscales y defendiendo al gran capital sin profundizar en los cambios como lo pide la clase trabajadora.

Es mucho más fácil para el gobierno transitar este camino de la “paz social”, para cumplir así con las metas propuestas con los organismos internacionales que permitan sostener la confiabilidad y el grado inversor.

Frente a esto hace ruido encontrarse con un movimiento sindical unido y fuerte que esté dispuesto a dar pelea por sus derechos.

El decreto 76/17 es otro más de una larga lista de métodos para intentar frenar diferentes conflictos por la vía de la fuerza, judicializando la protesta. Podemos nombrar varios, decreto 401/08 para trabajadores públicos, que deja a criterio del jerarca de turno el descuento a realizarse según las medidas gremiales que se lleven delante de manera totalmente autoritaria y desmedida, decreto 354/10 que obliga a desalojar edificios públicos atentando contra el derecho de extensión de huelga y finalmente el antes mencionado.

Contrariamente a lo que el gobierno nos quiere hacer creer, a través de las palabras del Ministro del Interior, quien manifestó que dicho decreto permitiría combatir la delincuencia, o las palabras de la Ministra de Desarrollo Social, que dice que de esta manera se podrá terminar con las rencillas entre burgueses. Sin embargo, la realidad demostró que apenas dos días después de entrar en vigencia, el mismo fue aplicado en perjuicio de trabajadores organizados que se manifestaban frente a su lugar de trabajo.

Esto no es casual ni mucho menos, si revisamos solo el último año encontramos que hace varias semanas se declaro la esencialidad al conjunto de trabajadores de INUMET (Meteorología) antes de que se tomara la medida de paro definida por el sindicato. Es obvio que la misma estaba destinada a mantener las ganancias de las compañías aéreas sin importar para nada los reclamos de los trabajadores. En la misma línea, pero de otra manera se trata de desacreditar públicamente a los compañeros de FANCAP y de la Unión Ferroviaria responsabilizándolos de temas que son únicamente responsabilidades de la Administración.

A nuestra forma de ver las cosas el gobierno marca dos tácticas claras para llevar adelante su política este año. Partiendo de la base que la mayoría de los consejos de salarios cerraron el año pasado y que este año la pelea presupuestal va a estar dada principalmente en el sector público, por un lado, busca dividir y desacreditar a las organizaciones sindicales y por otro donde no puede controlar aplica el garrote como forma de frenar las movilizaciones.

¿Qué debemos sumar a esto? Que desde nuestro PIT CNT todavía no hubo un pronunciamiento orgánico en contra de este decreto, solo un conjunto de Sindicatos tuvo expresiones contrarias al mismo.

Desde aquí llamamos a que los sindicatos exijan al PIT CNT a pronunciarse claramente frente a todos los decretos y leyes que coartan el derecho a manifestarse libremente en defensa de sus reivindicaciones. Convocando a una movilización masiva en repudio ante esta política que claramente es de derecha y defiende los intereses del capitalismo, allanando el camino que permita limitar la acción sindical y social en el campo popular.

También llamamos a promover una importante movilización intersocial de todas las organizaciones populares por la inmediata derogación de toda normativa represiva que atente contra el derecho a manifestarse libremente en defensa de los derechos y reivindicaciones del campo popular.

                                                           Rumbo Socialista – Uruguay

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *