Elementos de la coyunctura después de la huelga general brasileña – Secretariado Nacional del MES

Minuta del Secretariado Nacional del MES

El paro general convocado para el dia 28/4 fue uma acción histórica de la clase trabajadora brasileña. Nuestro balance es inicial, una primera lectura, pero que evidencia el éxito de esta medida de fuerza contra el gobierno Temer y su plan de ajuste. Fue un pronunciamiento contundente de la clase trabajadora brasileña, de dimensión nacional, donde las centrales sindicales hablan de 40 millones de trabajadores cruzando los brazos. El gobierno optó por la polarización para aprobar las reformas y el paro coloca la ampliación de la resistencia como una realidad. Hace cien años del primer paro general de la historia del país, los trabajadores nuevamente muestran su fuerza. Un paro general en el quinto país más grande del mundo, un gigante que está entre las diez economías más importantes del planeta, generando impactos para el conjunto del continente. La lucha va a seguir. Presentamos aquí las primeras conclusiones sobre el proceso.

1- El 28 de Abril se configuró como una jornada histórica

Con un alcance nacional, manifestaciones ocurrieron en centenas de ciudades, todas las capitales, distrito federal, y en prácticamente todas las ciudades con más de cien mil habitantes. La Globo citó actos en 241 ciudades. Es posible comparar con el gran paro general de 48 horas del 14 y 15 de marzo de 1989. La especificidad de este paro general es que no hubo una dirección centralizada, ni la CUT ni el PT fueron la referencia sindical y política como en 89. Sin un comando claro ni un programa alternativo, su marca fue el rechazo a las medidas neoliberales. Otra especificidad es que fue una acción centralizada, a pesar de no tener una única dirección, cuyo impacto grande fue producto también de un momento donde los medios de comunicación instantáneos logran conectar acciones e informaciones en todo el país, multiplicando el número de noticias sobre las acciones del paro. El paro fue una victoria de los sectores populares. La narrativa de las reformas como retirada de derechos se popularizó, especialmente la reforma de la previdencia. Fue más difícil avanzar ahí, lo que no significa que el gobierno no logre una victoria a través de un Congreso Nacional bastante refractario al clamor popular. Más allá de que haya dificultado, el paro no impide que sea llevado adelante el ajuste y que se consolide un gran ataque, tanto con la aprobación de las reformas laborales (y la ley de la tercerización que ya fue sancionada) cuanto de la previdencia, en la cual solo el aumento de la edad mínima será un gran ataque. El cambio de la correlación de fuerzas aún es incipiente y la consigna de la burguesía es “proseguir”, incluso con la bronca y la demostración de fuerza de la clase.

2) Un paro de caracter nacional

El mayor protagonismo fue de los sectores del transporte (trabajadores de colectivos, subte, trenes y puertos); mucha fuerza también en profesores, bancarios, correos, metalúrgicos y químicos (incluyendo petróleo), y ocurrió en todo Brasil. Ocurrieron interrupciones de rutas y autopistas por parte de sectores populares (MTST y MST) y juventud. Protagonismo en diversas ciudades de sectores periféricos y organizaciones en los barrios.

3) Medios de comunicación tuvieron que mostrar la fuerza del paro

Fue um paro de masas, más allá de que la amplia mayoría del pueblo no fue a las calles a protestar. Pero el apoyo fue real. La desocupación, los trabajadores informales, el bajo nivel de sindicalización (en realidad la debilidad de los sindicatos), todo eso dificulta una acción más masiva y combinada en las calles. Pero fue claro el apoyo mayoritario al paro. Los medios internacionales mostraron la importancia del paro y hasta la cobertura de la Red Globo tuvo que ceder a la fuerza de la manifestación, en especial en la edición del Noticiero Nacional (de las 20:30). A pesar de su tendencia natural a descalificar la acción de los trabajadores, tuvieron que reconocer la paralización como un hecho. El discurso de esconder el paro general cambió para afirmar que los piquetes de sindicatos del transporte fueron el motor y no la indignación de millones. Folha de São Paulo, Estadão y O Globo afirmaron que fue un “paro de las corporaciones” y pidieron al gobierno medidas más “a la Tatcher” por el hecho de no existir un “plan B”. En las redes sociales, también señales claros de que el 28A fue victorioso. Aún en la víspera, una encuesta de la revista Veja dio 96% de apoyo al paro con casi 800 mil votos. Análisis de Fabio Malini muestra una derrota devastadora de Temer en el Twitter. De las 0hs a las 16hs colectó términos como “paro”, “brasilenparo”, “parogeneral”, “elparofracasó” y “yovoyatrabajar”. Fueron 685 mil tuits y la aplastante mayoría a favor del paro.

4) Em el plano de la represión, la acción fue desigual

En las ciudades donde la paralización fue más contundente, se derrotó la represión de la policía y de la patronal. Fue el caso de São Paulo, donde la marca fue la paralización de la ciudad, con subte y colectivos parados, como en Porto Alegre, en Belo Horizonte y en Recife. Donde la adhesión de los trabajadores del transporte no ocurrió, u ocurrió muy parcialmente, hubo mayor radicalización y la represión tuvo mayor impacto, como en el caso de los actos de Rio de Janeiro, a la tarde, donde hubo abusos policiales y represión desmedida contra el conjunto de los manifestantes. Pero la represión no ocurrió apenas en estos casos. En algunas ciudades, la represión fue demostrativa del carácter de clase del Estado y de la política del régimen de contener el movimiento. Lo más grave fue contra los portuarios de Santos. También en Goiania, donde jóvenes fueron cobardemente, siendo que un estudiante está internado en terapia intensiva, aún corriendo riesgo de vida. Un militante del MES y de Juntos tuvo su brazo quebrado por la acción de la policía violenta de São Paulo, durante el corte de rutas en la Zona Oeste de la ciudad, organizado por la militancia de la USP. El diputado Glauber Braga del PSOL recibió un tiro de bala de goma cuando participaba del acto de Rio. También ocurrieron prisiones que precisan ser denunciadas.

5) Unidad contra las reformas y contra Temer fue una victoria importante, en medio a una dura pulseada

Esta acción victoriosa fue fruta de una combinación de factores. Lo más importante fue la unidad de diferentes sectores sociales, con una amplitud más grande de lo que fue en manifestaciones recientes. La unidad construida el 8 de marzo, 15 de marzo y manifestaciones parciales, ganó nuevas y decisivas adhesiones. Conforme nos referimos en el balance del dia 15M: “La jornada del 15 de marzo marcó que la pauta de la lucha contra la reforma de la previdencia tiene atracción para ser motor de un verdadero paro general”.

La ampliación puede ser medida con la entrada de todo un sector del poder judicial, con el peso que las iglesias colocaron, con la adhesión de figuras diversas. La lucha contra la reforma se popularizó y el gobierno quedó con su discurso a la defensiva. Esto presionó las cúpulas sindicales, que quedaron exprimidas entre la presión de base y su propia lucha corporativa. Las medidas anti-sindicales del gobierno – inclusive su ofensiva contra el impuesto sindical – obligaron las cúpulas a marcar una acción común. El dia 28 contó con convocatoria, en intensidades desiguales, de centrales como la CUT, Força Sindical, UGT, CTB, Nova Central, CSP Conlutas, Intersindical, así como movimientos populares como MTST, MST y otros.

Esto auxilió la construcción de un frente único real, por arriba y por abajo, entre sectores de la izquierda y las burocracias, mezclando intereses generales y particulares. Un verdadero frente único que posibilitó una acción más contundente, y que se dio entre centrales, sindicatos, izquierda genérica, ala progresista de las iglesias y toda la Justicia del Trabajo. Creció la confianza de clase en sus propias fuerzas. El hecho de haber una pauta concreta de ataques a los derechos sensibilizó la clase trabajadora y también sectores de la clase media, también enfurecida por la corrupción. La paralización de innúmeros colegios particulares también demuestra esta adhesión. Esto prueba que es posible disputar estos sectores medios, que la clase media no está toda perdida para la derecha como muchos dicen. Esta oscila y, por lo tanto, disputarla es fundamental.

El paro general también ayudó a expresar la lucha contra la “casta”, la burla que los políticos hacen contra el pueblo, a través de la corrupción y el ajuste. Más allá de la ausencia de la convocación oficial del paro general (excepto por panfletos nuestros, por ejemplo en Rio Grande do Sul), la bronca con la corrupción también contribuyó para fortalecer el paro y dar fuerza al “Fora Temer”.

6) Fue la primera acción coordenada de la clase después de las jornadas de Junio de 2013

El 28A mostró niveles de radicalidad, apelo democrático y gran espontaneidad. El “paro general” convocado para 11 de julio de 2013, tuvo un papel de descomprimir, y por lo tanto desactivar el efecto de la acción de las masas, y no fue un plan de acción coherente para seguir luchando en las calles y locales de trabajo.

En el caso del presente paro general, los elementos de junio se presentan en las manifestaciones de calle, en la dificultad del control por parte de las direcciones del movimiento de masas. Fueron millares de activistas que se sumaron, como los jóvenes que ingresaron a la lucha política después de junio, ampliando la resistencia al plan de austeridad.

Un movimiento de masas que se mueve, sin una dirección clara, con una disputa compleja sobre los próximos pasos. Un gigante sin dirección. A pesar de no estar en el llamado de la convocatoria oficial de las centrales a las manifestaciones, el tema de indignación contra los “políticos”, la impunidad y la corrupción estaba latente en la simpatía popular al paro.

Estos elementos son la continuidad de junio, ahora con métodos propios de la clase, pero aún lejos de tener una alternativa política centralizada que pueda interferir y afirmar cuales pasos seguir. Hay claramente direcciones fragmentadas que actúan, pero ninguna que se impone ni que tenga capacidad de resolver esta brecha. Así, los viejos aparatos en crisis siguen teniendo peso, a pesar de que ya no comanden. Y del punto de vista político, como veremos, Lula aún es la principal referencia del pueblo pobre y trabajador, pero no tiene más capacidad de liderar amplias camadas de la clase media ni los sectores más combativos de la clase trabajadora. Su referencia para sectores más pobres de la población es en la lógica del mal menor. Y sigue como esperanza para sectores de la amplia burocracia sindical que está siendo atacada por las medidas neoliberales. La debilidad del PSOL (y la política pasiva de una parte de su dirección), que abordaremos en seguida, también es un límite de la situación política.

La disputa por la dirección es muy contradictoria. Las principales direcciones animadoras del movimiento que apoyaron junio de 2013 tienen dificultades de construir una narrativa común y menos aún una política común para forjar una alternativa. Felizmente, jugando a favor, tenemos la latencia de Junio que también actúa para un apelo a la democracia para discutir y decidir las acciones. No se explicaría la paralización en los transportes en Porto Alegre, por ejemplo, si no fuese por el proceso abierto en Junio que culminó con el gran paro del transporte del año 2014. En otras ciudades debemos tener muchos ejemplos del mismo tipo.

7) Gobierno con más dificultades

La declaración del ministro Serraglio de minimizar la manifestación, clasificándola como insignificante, cayó en el ridículo. Temer fue más cuidadoso en su nota. El gobierno tiene dificultades para presentar una línea más clara para enfrentar el movimiento de masas. La victoria en la aprobación de la reforma laboral en la Cámara de Diputados garante al gobierno un aliento relativo, sin embargo con un margen cada vez menor. Como era una votación que le exigía mayoría simple, 296 votos contra 177, encendió una señal amarilla en relación a los 308 votos necesarios para aprobación de la reforma de la previdencia. Incluso la aprobación de la reforma laboral en el Senado será una operación complicada para Temer. En el plano económico, la desocupación superó la barrera de los 14 millones y en el plano político, después de la delación de la Odebrecht, el parlamento se desmoraliza cada vez más y el propio Temer alcanza el fondo del pozo en términos estadísticos, con insignificantes 4% de aprobación popular. Pero la burguesía sigue con su santa alianza, aunque con amenaza de fisuras, para llevar el ajuste adelante.

 

8) El PSOL y sus dirigentes cumplieron un papel importante donde actúan en sindicatos e impulsaron acciones coordinadas

A pesar del protagonismo de la burocracia de las centrales, no puede minimizar el peso de la izquierda en algunos piquetes y paralizaciones. El caso de Porto Alegre y de los trabajadores del subte de São Paulo fue el más emblemático.

El MES tuvo una participación importante en los piquetes, junto con otros sectores de izquierda, que bancaron este método y lo sustentaron.

En Rio Grande do Sul, el PSOL actuó como partido. Nuestros cuadros estuvieron garantizando la acción en los garajes, no sólo de fuera para adentro, sino disputando e interviniendo sobre la vanguardia de la categoría. Una parte importante de los líderes del transporte de la ciudad son militantes o amigos del partido y de nuestra corriente. El partido actúa también en el sindicato de los trabajadores del subte y garantizó la participación de su militancia en los piquetes de la región metropolitana y Pelotas. El sindicato de salud puso sus fuerzas para convocar en el centro de la ciudad con alto-parlantes y en los medios locales. Sindicatos como el de la Justicia Federal cumplieron papel decisivo en la articulación con los sectores medios de la Justicia del Trabajo. Distribuyó casi 200 mil panfletos y sus figuras públicas, Luciana Genro, Pedro Ruas, los concejales de la ciudad estuvieron en las manifestaciones y en los piquetes. Roberto Robaina en la línea de frente de los piquetes de choferes del transporte público y Fernanda Melchionna, además de los garajes, construyendo el paro entre los municipales. Alex Fraga estuvo en el piquete de la Zona Sur de la ciudad. Fernanda Miranda y Guto Lopes, concejales, actuaron en Pelotas y Viamão respectivamente. Juntos llevó más de 60 activistas para participar de las actividades junto a los trabajadores. Aquí logramos unidad con la CTB y la dirección burocrática del sindicato del transporte colectivo (Força Sindical), sin perder la independencia política, tanto que son militantes psolistas que estarán al frente de las elecciones de la próxima semana, donde se eligen nuevas dirección para el DCE de la UFRGS y el sindicato de los metalúrgicos de Caxias, ambas disputas entre PCdoB y PSOL. Como síntesis, podemos decir que en Rio Grande do Sul, el PSOL actuó como operador que unificó las diversas acciones de su militancia y que esta militancia estuvo en la vanguardia del paro. Podemos decir sin sombra de dudas que sin el PSOL, el paro general no habría sido garantizado en Porto Alegre porque nuestros militantes fueron determinantes en la paralización de los trenes y de los colectivos. No actuamos aislados (en el caso de los colectivos la burocracia del sindicato actuó también en los garajes que dirigen y dando aval oficial para el paro). Pero fuimos decisivos y la bandera del partido apareció abiertamente.

Disputamos este perfil también en São Paulo, donde pusimos todas nuestras fuerzas para que el paro triunfase, con pegatinas de carteles de masas, panfletos del mandato de Samia, presencia permanente de Samia y una dedicación especial para apoyar el sindicato de los trabajadores del subte en su difícil tarea. En São Paulo nuestra militancia hizo una intensa agitación. Pero el MES no comanda el partido en São Paulo. La marca del PSOL, por lo tanto, no fue de ser operador del paro unificando su militancia e iniciativas en este sentido. Fue una acción unificada con el PSTU y otras corrientes que actúan en el subte de São Paulo, lo que fue determinante para la fuerza de la paralización. Aquí también no fue ni el PT ni la CUT que garantizó nada. En este sentido, fue una continuidad del 15 de marzo y una marca clara de construcción de una nueva dirección.

Del punto de vista de nuestra corriente, estuvimos en los piquetes de la salida del Puente Rio-Niterói, de la Zona Oeste en São Paulo, en varias ciudades por el país, donde este método radicalizado sirvió para apoyar la enorme mayoría de los trabajadores que no pueden adherir al paro por acoso de la patronal. Como un método colectivo, los piquetes abren una importante discusión, a través de las radios, de las redes sociales, y de otras formas de comunicación sobre los rumbos del movimiento.

En todo el país la militancia del MES se jugó con todas las fuerzas para el paro. Nuestros parlamentares, nuestros líderes sindicales y políticos, la militancia de Juntos, del Emancipa, de los sindicatos, de Juntas y de todas nuestras frentes. Hicimos un duro enfrentamiento en todo el país y nos enorgullecemos de ser parte activa en todas las ciudades donde el MES actúa.

En este ejemplo, queremos afirmar la necesidad de disputar la dirección política del movimiento y también dentro del PSOL, disputar el perfil del Partido como un partido dirigente, de combate. La realidad del PSOL es desigual en todo el país. Reivindicamos el papel del PSOL en Rio Grande do Sul donde actuamos de forma unificada como partido. Donde el PSOL actuó con fuerza, ganó protagonismo. Además de Rio Grande do Sul, esto quedó claro en regiones como Natal, donde el Sintest y el mandato de Sandro Pimentel (MES) fueron parte dirigente del proceso; en Recife donde a través del SINPOL – sindicato de policías – el Partido estuvo dirigiendo los comandos del paro con el líder Leandro Recife y militantes policiales, y con las banderas del Partido en Santa Catarina en las actividades del paro. En Rio de Janeiro, vale resaltar la acción de nuestros militantes y de David Miranda que estaba en el piquete del puente, y el hecho de Glauber Braga (diputado nacional del PSOL) y Flavio Serafini (diputado provincial del PSOL) haber sido golpeados por la represión durante el acto, lo que también fue un hecho político. Sin embargo, en relación a la magnitud del movimiento, en Rio de Janeiro le falta al Partido tener una postura de intervenir directamente para disputar los rumbos del movimiento de masas y discutir estas tareas con la vanguardia. Muchos sectores del Partido como ya citado hacen eso, al frente de sus organizaciones y movimientos, por lo tanto lo que estamos afirmando es al respecto de las direcciones del PSOL como tales. A nivel nacional, la insuficiencia del partido por no tener una orientación general quedó nítida en los momentos donde la polarización trasciende la lucha parlamentar y gana peso en las calles. El partido no hizo siquiera un panfleto nacional llamando al paro. En las redes sociales perdimos para el PSTU en la divulgación del movimiento. La presidencia del partido no articuló una acción unificada del partido ni animó el paro en cualquier ciudad o sector. La Fundación Lauro Campos no dio soporte para semejante hecho histórico. Para no dar muchos ejemplos de lo que no fue hecho, basta citar que las inserciones nacionales del partido en la televisión en los días previos al paro general (día 27 el partido tuvo inserción), el paro general no fue convocado. Esta pasividad fue una marca de parte de la dirección del PSOL.

9) El lulismo aún es la principal referencia de lo que es genéricamente identificado como “izquierda”

La Operación Lava Jato desnudó el desastre de la política de conciliación de clases, pero ante la falta de alternativas y de los ataques brutales de Temer, Lula sigue con fuerza, como muestra la encuesta DataFolha de 30/4. Su peso electoral se mantiene, como gran límite de la coyuntura actual. Esto muestra los límites de una situación que no logra colocar en pauta una idea nueva que supere el reformismo y la lógica del mal menor. Donde el PSOL es más pasivo se torna peor.

Pero la movilización ayuda a las categorías a animarse a dar pasos en la lucha de resistencia. Esto va a generar nuevas y mayores contradicciones. Está claro que habrá una disputa peleada de dirección. La falta de una política del PSOL para mostrar una cara propia para más allá de las elecciones y la aún débil inserción del partido es una de las mayores dificultades de la coyuntura. La CUT y el PT con Lula al frente van a buscar una estrategia de negociación para un gran acuerdo nacional, con señales de Jobim y Mendes en esta dirección. La Força Sindical también negocia en una línea de “mediación sindical” para una reforma de la previdencia más amena. Nunca fue tan verdadera la idea de que lo viejo está muriendo, pero lo nuevo aún no nació. Esto hace que la muerte de lo viejo sea más lenta.

10) El PSOL debe luchar para tener cara propia en la coyuntura

Esta es la tarea de la reunión de la Dirección Nacional de los días 6 y 7. El partido necesita actuar como tal, colocando su fuerza, sus líderes y el prestigio de sus parlamentares no sólo en la denuncia de la represión o de las votaciones en Brasilia, pero también al servicio de la movilización para derrotar el ajuste de conjunto, y al mismo tiempo discutir un plan alternativo de emergencia. Es necesario intensificar la demarcación con el lulismo, que usará el capital político que aún tiene para salvar su piel. El partido debe estar en las luchas, apoyarlas, articularlas, llevar sus banderas, colocar sus parlamentares al servicio. Y el partido debe tener una política global alternativa. En esta política, además de medidas económicas como la defensa del impuesto a las grandes fortunas, el PSOL no puede dudar en el apoyo a la Lava Jato, en los términos que ha escrito Luciana Genro insistentemente. La fuerza que mantiene su nombre en la encuesta es un indicativo de la lucha por una nueva política, que el PSOL debe desarrollar.

11) Es necesario reforzar los lazos asociativos, la presencia en los locales de trabajo y la democracia para decidir los rumbos del movimiento

Tenemos que aprovechar la brecha que la unidad entre los sindicatos nos posibilita para ejercer la necesaria extensión del movimiento: juntando categorías, asociaciones de barrio para discutir el balance del éxito del día 28 y las nuevas medidas. Exigir democracia en los locales de trabajo y un plan de lucha para seguir. Está colocada la necesidad de un nuevo paro general, más grande, más profundo y contundente, para seguir el enfrentamiento contra las reformas. Debemos luchar por unir la pauta de la reforma – seguir y ampliar el frente único – con las pautas reivindicativas – contra el atraso en los salarios, en defensa del empleo y dar voz a la lucha contra la corrupción. Esto es cualitativo, en la juventud y en el medio popular. Apoyar la lucha de los barrios pobres y favelas, cada vez más explosivas.

 

12) Agitar el Fuera Temer y el Congreso Nacional

Tenemos que avanzar en la agitación de la caída del gobierno como una necesidad estratégica y la superación del régimen de la Lava Jato por una asamblea popular constituyente que discuta los rumbos de Brasil. Un programa de emergencia que tenga medidas de carácter económico como el impuesto a las grandes fortunas, impuestos sobre dividendos, auditoría de la deuda pública, la defensa de los puestos de trabajo, la defensa de los salarios y la valorización de los servidores públicos, así como la lucha contra el genocidio de la juventud negra de la periferia. Las mujeres también ganaron peso en la lucha, uniendo las demandas de género a las luchas generales de la clase trabajadora. Nuestras portavoces han sido sobresalientes en este enfrentamiento, e tiene a ganar más peso, así como la lucha contra el racismo, la LGBTfobia y las demandas de la juventud en general.

En el sentido histórico, el paro general fue una gran escuela para la lucha. Los militantes se van forjando, en el calor de los piquetes, avanzando en las estructuras de clase; nuestras figuras públicas se van postulando como “tribunos del pueblo”. Necesitamos seguir pues grandes batallas están por venir.

Secretariado Nacional del MES, 1 de mayo de 2017.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *