Sobre la condena de Lula – Declaración MES-PSOL

Sergio Moro condenó a Lula por corrupción. El juicio sobre esta decisión no puede ser solamente jurídico. Es sobre todo político. Jurídicamente, el proceso no terminó. Muchos abogados y juristas defienden que el caso del tríplex no presenta elementos fuertes suficientes para condena. Al mismo tiempo que sustentan que el caso del sitio de Atibaia es razón para condena. De cualquier forma el proceso sigue y ahora el juicio será el de la segunda instancia.

Políticamente, entendemos que el proceso judicial contra Lula no puede servir para que su candidatura presidencial sea impedida por una decisión judicial. La candidatura de Lula tiene que tener derecho de presentarse. Revocar este derecho cuando Aecio sigue siendo senador, Temer sigue siendo presidente, Eunício sigue presidente del Senado y Maia es el posible sucesor de Temer, sería totalmente anti-democrático.

Estamos entre aquellos que condenan Lula políticamente. Consideramos que su gobierno organizó esquemas de corrupción. Fueron esquemas que se combinaron con la defensa de los intereses de los grandes capitalistas. Esto está colocado cuando observamos las relaciones entre Lula y la cúpula del PT con las mega-constructoras, con los bancos y con las grandes empresas como la JBS. Relaciones que son, inclusive, programáticas. Al final, la política de los gobiernos del PT fue la de inyectar dinero público en estos sectores, condecorando las “campeonas nacionales” del capitalismo brasilero – en una relación en la cual Lula usaba todo su poder político para promover los negocios de estas empresas en el país y en el exterior.

Por eso somos desde el inicio oposición a los gobiernos del PT. El PSOL tendrá candidatura propia a la presidencia de la República. Defendemos que la cúpula que dirige el PT y la política que ella representa deben ser derrotadas. En esta perspectiva, defendemos la derrota de toda la casta política, en la cual la cúpula del PT se integró y ahora defiende. Por eso el PT en el Senado no defendió la condena de Aecio. Por eso Lula fue aliado de Temer y aún hoy se mantiene aliado con Renan Calheiros.

Pero esta derrota debe venir de las manos de los trabajadores, que necesitan apostar en la construcción de una nueva alternativa.

Si la casta burguesa estuviese en la cárcel, si fuese condenada, el cuadro seria otro. Pero no es aún este el cuadro. Y esto no irá ocurrir apenas por la acción de un sector del Poder Judicial, que está correctamente combatiendo esquemas de corrupción y poniendo en la cárcel una parte de esta mafia.

Fue el caso del PMDB de Cabral. Estos líderes burgueses ya fueron totalmente condenados, no solamente por la justicia. Ya fueron condenados por el pueblo, pues sus nombres ni siquiera aparecen en las encuestas de opinión. Incluso Aecio, que es senador a pesar de corrupto evidente, también ya fue condenado y está aún colocado peor entre el pueblo de lo que en las cortes de la justicia.

No es el caso de Lula, que aún tiene apoyo de sectores del pueblo. Esperamos que estos sectores rompan definitivamente con el lulismo. Rompan para ir en dirección a una nueva alternativa y no para sumarse a los partidos políticos burgueses que defienden la minoría rica y privilegiada. Partidos que están en esquemas de corrupción y que a pesar de esto siguen gobernando. La tarea a la que todos los trabajadores deben dedicarse es la lucha por la derribada de Temer. El Fuera Temer está en la orden del día. Al mismo tiempo, nuestro Fuera Temer exige y lucha por elecciones generales ya, para presidente y para el congreso nacional, fortaleciendo la lucha para barrer a la casta política. Sin nuevas elecciones, además de mantenerse la casta política, las reformas neoliberales serán aprobadas por este congreso corrupto y pro-patronal.

2 comments

  1. […] „Sobre la condena de Lula – Declaración MES-PSOL“ am 13. Juli 2017 beim Portal de Izquierda ist die Erklärung einer Strömung in der linken PT-Abspaltung PSOL, in der unterstrichen wird, dass dieses Urteil juristisch weder Bestand haben kann noch darf, dass es ein politischer Willkürakt der Rechten in Brasilien ist, um jeden Gedanken an eine Alternative zum jetzigen Kurs der Temerleute zu unterbinden – was aber nicht bedeuten müsse, dass Lula wirklich eine Alternative sei, wie nicht nur die Kontinuitäten etwa in der Rentenreform zeigten, sondern auch aktuelle Bemühungen, Bündnisse mit Teilen des rechten Lagers zustande zu bringen. […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *