Mariana Riscali y Pedro Fuentes

El DSA es el partido anticapitalista y socialista que más creció en seis meses. Paso de 8000 a 25.000 militantes. Tuvimos la responsabilidad de participar como militantes del PSOL en la convención del DSA que duró cuatro días. Fuimos junto a Momentus de Jeramy Corbiyn, Bloco de Esquerda de Portugal, Insumisos de Melanchon Francia, y Podemos de España las organizaciones internacionalistas invitadas.

Nuestra participación no fue casual. El PSOL es un partido conocido y reconocido por la nueva militancia socialista que está surgiendo en EUA. Algunos viajes de militantes y la presencia de Luciana Genro y Mariana Riscali en “Peoples Summit”, (Cumbre del pueblo), que reunió hace dos meses a 4000 participantes que votaron la candidatura de Sanders para el 2020, la presencia de ocho representantes de los EEUU en el campamento internacional de la juventud que organizó Juntos ayudaron a abrir relaciones con el DSA.

Pero para sentir y reconocer la importancia de esta Convención, más importante que comenzar por nuestras impresiones es mostrar el impacto en la prensa del país de la cual reproducimos párrafos de algunos medios importantes.

“The Nation”

América tiene una larga tradición socialista. DSA lo está reviviendo.
La militância de la organización se ha triplicado, y una nueva encuesta sugiere que el 37 por ciento de los adultos estadounidenses ahora prefieren el socialismo al capitalismo.

Mil socialistas de todo Estados Unidos se reunieron en Chicago el fin de semana para la convención bienal de Socialistas Democráticos de América , DSA Director Nacional María Svart declaró: “Lo que estamos viendo hoy es histórico: la mayor reunión de los socialistas democráticos en una era.”
Desde las elecciones de 2016, Svart se complace en informar que “decenas de miles de socialistas democráticos se han unido para construir un futuro para este país en el que todos tienen derecho a un trabajo digno, un buen hogar, una educación universitaria gratuita para sus hijos , Y cuidado de la salud para su familia. Durante años, hemos sido vendidos esperanza y el cambio prometido por los políticos de Wall Street-ahora estamos tomando el asunto en nuestras propias manos. ” (…)

“CNN”
La política reaccionaria de Trump levantará a los socialistas estadounidenses?

“Relegado durante décadas a los bancos posteriores de la vida política estadounidense, un socialismo resurgente, defendido por figuras como el senador de Vermont, Bernie Sanders, está envalentonando a una nueva generación de activistas y organizadores progresistas.
A lo largo de ocho meses, comenzando con la victoria electoral del presidente Donald Trump y durante el comienzo caótico de su administración, los socialistas demócratas de Estados Unidos han visto un aumento masivo en sus filas, de 8.000 en noviembre a más de 25.000 como comienza esta semana la convención nacional bianual. Chicago.
Twitter Ads info and privacy
Los miembros de DSA estaban en la línea de frente de la lucha contra los planes republicanos para revisar Obamacare, marchando a menudo junto a los manifestantes más moderados en defensa de la ley. Y son una parte importante de la coalición emergente en apoyo de un sistema de cuidado de salud con un solo pagador, o “Medicare para todos”. Pero sus ambiciones son más amplias, con planes para volver a trazar los límites de la influencia del socialismo en un país tradicionalmente hostil a movimientos similares”. (…)

“In These Time”
El movimiento socialista se está volviendo más joven, gracias a una mujer de 75 años de edad

Los delegados en la convención nacional DSA votan en una resolución el viernes. (Scott Heins)
CHICAGO – Después de que los socialistas demócratas de América se convirtieran en la organización socialista más grande desde la Segunda Guerra Mundial, sus miembros rompieron en la canción. Mientras Marcus Barnett, organizador de la campaña Momentum de izquierdas en Gran Bretaña, se puso de pie para abordar la mayor convención de la DSA el sábado, muchos de los casi 700 delegados se pusieron de pie y lanzaron el nombre de líder izquierdista del Partido Laborista.
-¡Oh, Jeremy Corbyn! ¡Oh, Jeremy Corbyn! “Cantaron, a la melodía del” Ejército de la Nación Siete “de las Bandas Blancas. Bennett levantó el puño en el aire y cantó, deslumbrado que un canto de fútbol británico había viajado todo el camino a Chicago.
“Tenemos a nuestro Bernie”, dijo, refiriéndose a Corbyn y al senador Bernie Sanders “No pierda la esperanza. Tu tiempo se acerca ahora.
El DSA, fundado en 1982 para crear un punto de apoyo político para los marxistas, se ha transformado en una ambiciosa fuerza de izquierda. La afiliación creció durante la campaña presidencial de Sanders, y luego comenzó a surgir un día después de que Donald Trump fuera elegido presidente en lo que algunos miembros de la DSA llamaban en broma el “baby boom socialista” (…).

The Washington Post
Los socialistas demócratas de América tienen poder político real. ¿Qué harán con él? GIDEON RESNICK
Los miembros más viejos de la organización socialista fueron sorprendidos ver la asistencia masiva a la convención este año. Ahora, tienen que averiguar cómo aprovecharlo todo.
En 1973, Jack Clark se reunió con unos 20 socialistas de ideas afines en un hotel del Upper West Side de Nueva York para decidir qué querían hacer con respecto al marco existente de los partidos socialistas en la política estadounidense.
Cuarenta y cuatro años más tarde, él estaba sentado en las vigas de la Universidad de Illinois en el foro de Chicago mirando hacia abajo en un piso lleno de convenciones de más de un millar de socialistas demócratas de América.
La organización ha sufrido un crecimiento masivo desde las elecciones presidenciales de 2016, aumentando a 25.000 miembros nacionales, incluyendo una afluencia de jóvenes dedicándose a la organización ya la política, en algunos casos, por primera vez en sus vidas.
Con ese crecimiento se ha presentado un reto que muchos miembros de la DSA nunca han enfrentado antes: qué hacer con la prominencia y la relevancia políticas actuales.
“Hay mucha energía positiva aquí, la gente se siente bien en estar en una habitación con tantas otras personas”, dijo Jack Clark, de 68 años de edad, el primer secretario nacional de prensa del Comité Organizador Socialista Democrático, al Daily Beast . “Ninguno de nosotros ha estado en una sala con 700 socialistas demócratas activos que representan a la gente de vuelta a casa. Creo que esto es sólo una experiencia nueva para todos “.
DSA tiene ricas raíces políticas en América, yendo todo el camino de vuelta al ascenso del movimiento obrero. Pero en la palabra post-Trump-election, se encuentra más involucrada e influyente que en cualquier otro punto de su historia reciente. El grupo se está organizando desde cero, aplicando presión sobre los políticos nacionales y locales, haciendo incursiones políticas en los estados, todo mientras provee una salida separada y aparte del sistema bipartidista tradicional.
Ha recorrido un largo camino desde su fundación en la década de 1970 cuando Michael Harrington, un activista socialista y profesor de ciencia política en Nueva York, sirvió como presidente. (…)

The Intercept
“Traducir el creciente sentimiento anticapitalista en poder significa, al menos en parte, concurrir y ganar cargos electivos. Junto con el crecimiento de DSA, muchos branches locales han hecho que los miembros que se postulan en las elecciones para escaños locales sean una prioridad.
En el sur de Fulton, Georgia, el miembro de la DSA, Khalid Kamau, fue elegido para el consejo de la ciudad en abril, convirtiéndose en uno de los primeros activistas de Black Lives Matter que fueron elegidos para ocupar cargos en todo el país. En Seattle, Jon Grant, respaldado por el DSA, avanzará a una segunda vuelta en noviembre; Él construyó su campaña impulsada por la gente organizando a los desamparados de Seattle para desbloquear decenas de miles de dólares en fondos de campaña del programa de financiamiento público de la ciudad. 2.000 miembros de la Ciudad de Nueva York están organizando una guerra terrestre para elegir dos candidatos diferentes para el consejo de la ciudad. En Minneapolis, DSA respalda a Ginger Jentzen , un organizador sindical que fue fundamental para elevar el salario mínimo de la ciudad a $ 15 la hora, para el consejo de la ciudad”.

Chicago IST
La primera prioridad para el Resurgente Movimiento Socialista de Estados Unidos: la salud en un sistema único
En la desbordante convención nacional de DSA, la medicina socializada fue lo primero y el centro.
A medida que la asistencia sanitaria universal continúa siendo en popularidad a nivel nacional, muchos en DSA ven el potencial de usar el tema para reclutar nuevos miembros de la organización socialista.
“¿Están listos para aplastar la industria privada de seguros de salud? ¿Estás listo para hacer de la salud un derecho humano en América? ” Esta preguntas de Ari Marcantonio, un organizador de un sistema de salud para todos del branch (regional) de East Bay de los Socialistas Democráticos de América (DSA), se recibieron con enérgicos vítores en la convención nacional de la organización en Chicago este fin de semana.
Los miembros de la DSA afirmaron su compromiso de hacer de la organización del “Medicare for all” una prioridad nacional con una mayoría de votos de los más de 700 delegados de la convención. Considerada la mayor reunión de socialistas de los Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial, la convención tuvo lugar después de que la DSA llegara a más de 25.000 miembros que pagan sus cuotas, un récord histórico .
El crecimiento de la organización ha sido muy grande: en mayo de 2016, DSA tenía sólo 6.500 miembros, lo que significa que el grupo casi se ha cuadruplicado en poco más de un año.
Los delegados a la convención también votaron a favor de las resoluciones que respaldan la lucha por 15 dólares, el apoyo a la campaña de boicot, desinversión y sanciones contra Israel y el respaldo a la Agenda del Proyecto de los Jóvenes Negros para Construir Futuros Negros , entre muchos otros.
En los últimos años, las convenciones del DSA han sido mucho más pequeñas, a veces con la asistencia de menos de 200 miembros, este año se reunieron más de 1.000 socialistas, practicando un proceso a veces desordenado de autogobierno y capturando la atención de los medios nacionales. Muchos de los asistentes eran jóvenes y nuevos en la organización, inspirados en gran parte por la candidatura de Bernie Sanders a la presidencia en 2016 como un socialista democrático abierto.
Las encuestas muestran que más y más estadounidenses se están volviendo hacia la idea del sistema único, con 53 por ciento ahora en apoyo de obtener un seguro de salud de un solo plan del gobierno. Los demócratas prominentes están comenzando a hablar a favor de un programa de este tipo…”

Esta nueva apelación de un sistema único ha creado una oportunidad que los miembros de DSA esperan aprovechar. A lo largo de la convención, la energía en torno a la organización de Medicare para todos fue palpable”.

~~~~~~~~~~~~~~~~~
La convención mostro un partido socialista, anticapitalista e internacionalista

 Estas crónicas con opiniones de medios de comunicación de EUA son suficientes para mostrar la importancia del DSA y su Convención y también la situación que vive ese país que explica que crezca el socialismo. Lo que nosotros tenemos que pensar también es la importancia que tiene para la izquierda anticapitalista y socialista y para los internacionalistas en general; En pocas palabras, significa que en el corazón del imperialismo se está construyendo una organización que puede ayudar a que se forme un nuevo polo internacionalista en el mundo.
Nahuel Moreno decía que todo iría a cambiar en el mundo cuando se movieran los pesos pesados del movimiento obrero, (en particular los EUA) y ¡eso ha comenzado a pasar!
Para todas las organizaciones que se reclaman internacionalistas es un paso muy importante lo que está sucediendo en los EUA y en particular con la construcción del DSA. En ese país están las condiciones objetivas y subjetivas que explican el geométrico crecimiento del DSA.
Los latinoamericanos luchamos aislados contra el imperialismo por muchísimas décadas. Ahora tenemos aliados en el corazón del imperialismo y eso no es poca cosa. Tenemos muchos puntos comunes con los pobres y los trabajadores de los EUA que han dejado de creer “que Wall Street iba a solucionar sus problemas y han decidido tomar en sus manos la solución de los mismos”. Son los compañeros del DSA, Black Lives Matter, las muchas organizaciones que están luchando por la “Plan de Salud para todos”. Los trabajadores de EUA, con los inmigranteds latinos (cuya mayoría son trabajadores y estas organizaciones y las que van a surgir, va a ser posible tirar el muro que Trump pretende hacer en la frontera sur que es también la nuestra.

Los EEUU son ahora también un centro de la lucha de clases mundial
En síntesis podemos decir que el gran país del norte se ha trasformado en el centro de político de mundo, de importancia fundamental para la lucha de clases. Como pronosticaba Trotsky allí se irían a concentrar todas las contradicciones del capitalismo, y eso está sucediendo: la crisis económica, la desigualdad social, los elementos fuertes de crisis política, procesos que se han agudizado con el gobierno Trump. Este parece ser el rasgo nuevo de este período mundial que vivimos que llevó a la quiebra de la estabilidad en el interior del país y la decadencia de la hegemonía americana en el mundo.
Trump y Sanders representaron y representan las dos caras políticas de este nueva situación.
Trump es un gobierno derechista, que ha polarizado aún más el país con su política, (que ha llevado al mundo a una mayor incerteza, con sus reacciones intenpestivas twietianas). Está llevando adelante las políticas de la derecha republicana, tomando medidas para consolidar el apoyo de un sector reaccionario de la sociedad de una clase media de derecha y un sector retrasado de la clase obrera. La política frente a la inmigración, el Muro con México, las bravuconadas con resultados inciertos con Corea del Norte, la ruptura del acuerdo de Obama con Cuba son medidas en esta dirección. (En el caso de Cuba es esencialmente para responder al sector de la clase media de derecha y la inmigración gusana).
Como muestran las crónicas que reproducimos, lo más importante de la actual coyuntura es el fracaso para imponer la Reforma del Obamacare en el Senado. La derrota que ha sufrido su proyecto, se dio en medio de una amplia resistencia en el movimiento de masas con movilizaciones locales importantes en la cual el DSA tuvo una intervención destacada.
La caída del proyecto ha sido un triunfo del movimiento de masas que ahora ha tomado la bandera de “Medicare para todos” (el plan publico de salud para jubilados). Es decir que el movimiento pasó de la resistencia de defender el Obamacare a una política ofensiva, levantando ahora el “Medicare para todos”, superando de esa manera al Obamacare, y transformándose en la principal consigna del movimiento. Se trata de la necesidad más sufrida por el pueblo americano que mira como objetivo un plan nacional de salud como el que tiene Inglaterra o los países escandinavos. Una consigna que significa la socialización de la medicina enfrentando a las aseguradoras y las grandes corporaciones de la salud. Es de hecho una consigna de transición para los EUA. Esta lucha por el Medicare para todos es el ejemplo que muestra el nivel de conciencia y movilización en el país.
La convención del DSA muestra que el movimiento que se creó alrededor de Sanders no ha parado.
El hecho de que la “Peoples Summit” haya lanzado nuevamente la candidatura a presidente del senador socialista independiente es un síntoma que el movimiento sigue vivo. Y como parte importante de esta situación está el crecimiento geométrico del DSA de algunos miles a 25.000 miembros en un año. Aquí se está nucleando la nueva vanguardia surgida con Sanders y que supera en ideología y militancia a Sanders, quien no cuenta con una organización.
El DSA tuvo el gran mérito de ser la única organización socialista consecuente en el apoyo a Sanders, sin mediar el mismo en ningún momento, a diferencia de las corrientes troskistas (Socialist Alternative que terminó apoyando al Partido Verde desconectándose del proceso y el ISO que de entrada no lo apoyó porque “iba a capitular a la Clinton”. El DSA no apoyo a la Clinton más que en algunos estados y tuvo la habilidad de no hacer de esto un punto fundamental de la política para no ir contra los sectores que apoyaron a Hillary contra Trump; el movimiento de mujeres, los negros incluyendo gran parte de Black Lives Matter y los sectores democráticos más radicales. Sin dud que la convención del DSA ha impactado a este sector de militancia que es muy importante como es el caso del ISO, (Internacionalist Socialist Organization), el mayor partido trotskista y de la izquierda marxista antes de la irrupción del DSA.
La convención (congreso) del DSA fue una expresión cabal de este nuevo proceso abierto en el DSA.


No se explica solo por la situación política sino también por las características que tiene el partido. En el convergen viejos dirigentes socialistas (herederos de Satchman y que tuvo su continuidad en Harrington en los 70), quien retomó la tradición socialista de los EUA, y que expreso en sus escritos una política de reivindicación del socialismo, manteniendo esta bandera al contrario de lo que hizo toda la socialdemocracia, reivindicando el proceso de la revolución rusa por ejemplo.
La diferencia sustancial con la socialdemocracia y el PT es que la vieja dirección nunca se burocratizó. La burguesía y la situación política no les dio espacio para ello, ni tampoco esa generación de gran tradición socialista lo quiso hacer. Fue una generación de defensa de un socialismo que jugó un papel de resistencia ideológica y que ahora empalmó con lo nuevo. La convención mostro el vacio (progresivo) que hay en el partido entre esta vieja dirección socialista generosa dispuesta a empalmar con el nuevo proceso y del otro lado la irrupción en el partido de los miles del proceso de Sanders y que van más allá de su política.
Se trata de un proceso juvenil, lleno de entusiasmo y que tiene un acercamiento genuino a las ideas marxista y anticapitalistas. Hacía mucho tiempo que no se veía una militancia tan activa, entusiasta que abraza la idea del socialismo. Haciendo una comparación parecía por su entusiasmo la vanguardia “sesentista” aunque mucho más virgen. Hacía tiempo que no veíamos a una vanguardia tan abierta, entusiasta, que no tiene referencia en viejas direcciones (ni estalinistas ni maoistas) con una conciencia abierta a escuchar y aprender.
Tal vez dos procesos hayan ayudado a que esta vanguardia esté muy abierta hacia la formación marxista. Por una parte porque en las universidades de los EUA existe cierta libertad y el marxismo está instalado como corriente de pensamiento. Y también porque la revista “Jacobin” una publicación marxista que tiene 15.000 suscriptores, ha jugado un papel en la formación mediante sus grupos de lectura y debate que abarcan a miles en varios estados. El equipo de militantes que producen esta revista que se ha trasformado en la más importante del pensamiento marxista en EUA, es una gran mayoría son miembros del DSA.
El DSA es un ejemplo de democracia interna.
En el congreso estaban representadas tres tendencias además de muchos independientes. Momentus, Praxis, Unity. Nuestro contacto más directo fue con Momentus y los dirigentes del anterior Directorio Nacional. Nos pareció que Momentus fue la tendencia de más relieve en el Congreso. Postuló ocho miembros a la dirección nacional de 16 y eligió seis y un simpatizante; su propuesta de salir de la II Internacional fue votada casi por unanimidad. La convención votó por una aplastadora mayoría el boicot a Israel y un texto político presentado por la anterior muy concreto y correcto con bastantes coincidencias con el texto político de Momentus. Una moción de Momentus en el que se hacía una caracterización tajante del Partido Demócrata como un “parásito hay que hay que matar” obtuvo alrededor de 270 votos contra 330 contra.
Notamos también como la vieja generación fue un ejemplo de democracia de apertura hacia los nuevos militantes, actuando con una gran paciencia para ordenar los debates de una militancia todavía inmadura para distinguir lo esencial de lo secundario, lo político de lo táctico. Como parte del crecimiento del DSa hay que apuntar también la participación en el DSA de militantes de Solidarity, que son simpatizantes del actual Comité Ejecutivo de la IV internacional.
La dirección conformada por los más destacados viejos dirigentes, Momentus y la otra tendencia Praxis, mostró este desarrollo que tiene el partido con una gran presencia juvenil, ya que Praxis tiene también esa característica.
El internacionalismo avanza.
El PSOL era conocido por una gran parte de los delegados lo que muestra el alto nivel de información de esta nueva vanguardia y el peso internacional que está ganando nuestro partido. Tenemos el orgullo de decir que fue el MES la corriente del PSOL que más esfuerzo hizo para establecer este contacto y para que nuestro partido tenga el orgullo de ser reconocido por el DSA al mismo nivel que Momentus de Inglaterra, el Partido de Melanchon, Podemos y el bloque de izquierda. Hay que destacar también que Marea Socialista es conocida y que nos parece que un amplio sector del DSA coincide con su política.
Pero no es un triunfo del MES sino del PSOL en su conjunto. Seguramente esta relación privilegiada con el DSA va a permitir ver de un ángulo más internacionalista la visión del PSOL sobre la situación internacional y sobre el surgimiento de nuevos procesos políticos independientes de la vieja socialdemocracia o los falsos progresismos latinoamericanos como el PT. DSA es la mejor expresión del “nuevo ciclo”. El link más directo de la militancia del DSA es ciertamente con Momentus de Corbyn, que es uno de los procesos “intermediarios” más importante de este nuevo ciclo período que vive el mundo por la dimensión que ha alcanzado. Él no existe por una revitalización de la socialdemocracia sino por el peso de la clase obrera inglesa y la nueva vanguardia juvenil que es en quien fundamentalmente se apoya. No por casualidad las intervenciones más aplaudidas fueron del representante de Corbyn y la del PSOL que fue tal vez la más escuchada.
Tenemos que pensar que significa este salto en EUA para toda la militancia marxista e internacionalista. En los EEUU, corazón del imperialismo es donde mejor se está expresando el nuevo ciclo. Apoyar y compartir este proceso es fundamental. Los latinoaméricanos y en particular los brasileros nos unimos con Abajo Trump y su Muro, Fora Temer, por la libre circulación de las personas; abajo sus amenazas militares; fuera las manos de Latinoamérica, ninguna injerencia en Venezuela; estas consignas pasan a tener un contenido más concreto para todos quienes nos reivindicamos internacionalistas.