MAREA SOCIALISTA: La ANC y unos resultados nada confiables

06/08 – Por medio de un comunicado público, Marea Socialista Caracas se pronuncia sobre los resultados electorales del pasado 30 de julio y desarrolla un análisis antes, durante y despúes del dicho proceso electoral. A continuación reproducimos el comunicado de ésta organización.

—————————————————————————————

La ANC y unos resultados nada confiables

Llegó el 30-J. En medio de una tensión muy alta ambas cúpulas se lanzaron por el “todo o nada”. Cierre de centros, aparición de grupos armados, intimidaciones, quema de material electoral, chantajes, fueron elementos que pintaron un panorama sumamente complejo. Pero una vez más el pueblo de diversas formas dio una lección a las cúpulas. El que decidió hacer suya la política abstencionista aguantó las más duras presiones, en especial aquellos que trabajan en instituciones públicas y quienes tienen acceso a beneficios del Estado, que a pesar de los chantajes se mantuvieron firmes. El que decidió votar nulo le tocó sortear un sistema electoral que dificultaba dicha expresión; y quienes decidieron participar con su voto afrontaron dificultades producto de la política de saboteo promovido por la MUD. A todos ellos nuestro reconocimiento.

Ahora bien. En este comunicado dirigiremos nuestra atención a la polémica que se desató en todos los sectores sociales del pueblo Venezolano una vez hecho el primer anuncio del CNE, en la madrugada del 31 de julio: ¿Hubo o no hubo Fraude?. Esta diatriba se destapó y a 7 días de realizadas las elecciones aún es tema central del debate público.

Según las cifras oficiales del CNE el total de participantes en esta elección fue de 8.089.320 personas, 41,53% del padrón electoral. Sin desconocer a millones de personas que de forma honesta participaron en los comicios del pasado domingo, desde Marea Socialista creemos que estas cifras y resultados no son confiables y que no corresponden con la realidad y las expresiones del pueblo venezolano en la actualidad. A continuación brindamos una serie de argumentaciones basadas en hechos anteriores y posteriores al 30-J, así como situaciones características de la Jornada Electoral:

Antes del 30-J:

Es importante recordar las condiciones bajo las cuales se convocó al Asamblea Nacional Constituyente (ANC):

Bases comiciales antidemocráticas. – A nivel de las candidaturas territoriales municipios con menor y mayor población cuentan con la misma cantidad de diputados, sepultando por completo el principio constitucional de proporcionalidad. Municipios pequeños, de miles de habitantes, tuvieron la misma cantidad de constituyentitas que aquellos habitados por millones de personas. Para las elecciones sectoriales las construcciones de los padrones electorales se realizaron bajo criterios no conocidos y sin posibilidad de modificación, sin mencionar que estos sectores fueron definidos según decreto presidencial sin pasar por debate alguno, y donde quedaron cerca de cinco millones de personas no reconocidos en ningún sector. De por sí estos hechos son razones suficientes para la anulación del proceso electoral.

La no realización de un referéndum previó. – Si partimos de reconocer un problema de interpretación de la constitución, ¿no es lógico que en la convocatoria a un proceso como este sea el poder constituyente quien defina si quiere o no el proceso?. Si las bases comiciales no están definidas en la constitución ¿Es lógico aceptar las que imponga un poder constituido? Desde un inicio lo denunciamos. No puede tener legitimidad una iniciativa de ANC que en ningún momento pasó por un proceso de elección universal donde participaran todos los sectores. “Cambiar la constitución no es una obligación que imponga un determinado grupo político, es un derechoúnico e intransferible de todo el pueblo venezolano, que solo puede expresar mediante una consulta universal y directa. Consideramos esto una razón más para afirmar que estamos ante un proceso viciado.

El CNE que defendimos durante años ya no es el mismo. Una de las mayores conquistas de la Revolución Bolivariana fue contar con un árbitro electoral reconocido por las grandes mayorías. Los resultados electorales eran constatables en la realidad. En el período abierto con Maduro la puesta en marcha de contrarreformas de carácter político y económico implicaron llevarse consigo esa conquista. El CNE dejo de ser un árbitro de plena confianza. Son pruebas de esto:

a) El saboteo e impedimento de registro de nuevos partidos y tarjetas electorales

b) La postergación de las elecciones regionales, por fuera del lapso constitucional. Debieron realizarse en diciembre de 2016.

c) La suspensión de elecciones de organismos sectoriales como: consejos comunales, sindicatos, federaciones, autoridades, entre otros; dando como resultado la permanencia de representantes ilegítimos.

d) La legitimación de estructuras sectoriales paralelas pro-gobierno como la FTUV, presidida por Carlos López, y el desconocimiento de organismos legalmente constituidos, como FETRAESUV, dirigida por Eduardo Sánchez.

e) El CNE, de manera sumisa y complaciente, postergó indefinidamente el proceso del Referéndum Revocatorio, debido a las resoluciones de tribunales regionales que no tienen ningún tipo de competencias legales para suspender un proceso electoral de carácter nacional.

Recolección ilícita de firmas: el ente electoral estableció que la recolección de las mismas sería de forma manual, eliminando la validación biométrica como requisito para postularse. Dichas firmas se revisaron en 5 días y nunca fueron digitalizadas ni publicadas por el organismo. Esto resulta sumamente curioso al recordar que el CNE rechazó decenas de miles de firmas entregadas para la solicitud del revocatorio.

Vicios en el registro electoral: el CNE que no habilitó cambios en el Registro para los ciudadanos, permitió traslados de última hora de un centro a otro para las candidaturas a la constituyente. Resulta sorpresivo ver como Hector Rodríguez, diputado por el Estado Bolívar es constituyentista electo por Miranda, Municipio Paez.

Rechazo de Candidaturas Legítimas: muchos son los casos de candidaturas honestas como el de Emilio Jimenez de Falcón, las cuales fueron rechazadas sin ningún tipo de justificativo. Emilio entregó 6690 firmas y todos los requisitos correspondientes. A pesar de haber cumplido con lo establecido y superado el mínimo de firmas requeridas (4386), su candidatura fue negada.{1}

Suspensión de Auditorías: la institución electoral suspendió procesos de auditoría correspondientes al cronograma electoral{2}, como por ejemplo auditorías de: huellas de electores, de la transmisión de resultados, del Registro Electoral y de los ocho nuevos sub-registros sectoriales, de la verificación ciudadana, incluyendo el escrutinio en mesas electorales una vez finaliza el acto de votación, solo por nombrar algunas.

Irregularidades Electorales previas al 30-J: el CNE eliminó varias actividades del cronograma{2}, entre las más importantes se cuentan: Acreditación de testigos de partidos políticos, observadores nacionales y acompañantes internacionales, operativos o jornadas especiales de inscripción y actualización del RE, subsanación de los recaudos y presentación de alegatos o pruebas contra postulaciones,entre otras.

Características particulares del proceso del 30-J

Participación de un solo sector político. – La rapidez con la que fue estructurada esta elección (menos de 3 meses) limitaba la posibilidad de organización de sectores que no formaran parte de la estructura convocante del PSUV. Así de entrada se limitó diversidad en la participación. Los que lograron hacerlo ni siquiera presentaron programas políticos claros que permitieran ver las diferentes proposiciones de fondo de los casi 6000 candidatos que se postulan para cambiar la carta magna. Esta realidad vició el proceso desde un inicio sumándose a los elementos para afirmar el fraude.

Centros electorales accidentales. – La acción de saboteo e impedimento del voto por parte de la MUD que vulneraba el derecho a participar a quienes querían hacerlo, llevó al CNE a implementar centros accidentales como el Poliedro. El único mecanismo de seguridad que podría limitar el voto múltiple sería el capta huella, pero la posibilidad de cotejar con el registro físico se convierte en un proceso sumamente complejo e impreciso generando así una vulnerabilidad importante en el proceso.

Resultados y hechos posteriores al 30-J

¿8.089.320 votos?: Al compararse con los resultados del 6 de diciembre de 2015, surge la pregunta ¿como se explica una recuperación de más de 2 millones de votos en una elección no presidencial, con tantas irregularidades y tan apresurada? Todos los actos electorales de carácter nacional reflejan parcialmente la realidad del país y el ánimo de la sociedad. Al votar, a favor o en contra, los ciudadanos lo hacen a partir de una evaluación de gestión y su situación de vida, y en esta elección la gran mayoría de los candidatos estaban a favor de la gestión. Si se toman en cuenta el duro golpe que recibió el gobierno el 6-D de 2015 y que desde aquel momento la situación ha empeorado progresivamente (con un aumento de la pobreza, desigualdad social y mortalidad materna e infantil) producto de la caída de los precios del petróleo y una pésima gestión económica el gobierno a favor del capital financiero internacional {3}, dicha recuperación no tiene ningún tipo de asidero en la realidad. Los elementos subsiguientes, sumado a los mencionados anteriormente, sustentan dicha afirmación.

¿2 millones y medio para la plancha 1?: Si asumimos como ciertos los números anunciados por el CNE, también se debe asumir que la gran mayoría de los votos “recuperados” por el madurismo votaron por la Plancha 1 (nomenclatura psuvista), lo cual es un contrasentido completo. De ser cierto, esos 2.500.000 votos solo pueden provenir de los votos nulos en 2015 , de votos que obtuvo la MUD o de personas que se abstuvieron ese año. Todas esas personas mostraron su desencanto y rechazo a la gestión gubernamental y de una Asamblea Nacional “roja, rojita”. Si desde 2015 la crisis solo se ha recrudecido más, sería un insulto a la inteligencia asumir que millones de personas que rechazaron a la dirección del PSUV de manera categórica se motiven a participar en un acto electoral acaparado por la burocracia para votar por las mismas personas que rechazaron hace año y medio. ¿Acaso no iban a buscar candidaturas honestas y alternativas? Consideramos que esta es una de las pruebas más contundentes de que los números fueron manipulados.

Acreditación sin resultados públicos: El martes 1 de Agosto se hizo público por los medios de comunicación audiovisuales actos de acreditación de constituyentistas electos. Al mismo tiempo el CNE no había publicado resultados oficiales en su página web.

Ocultamiento de votos nulos: – 7 días después de la elección aún no se han presentado el total de votos nulos. Este dato no es menor, al considerar la campaña de de amenazas y amedrentamiento a lo interno de las instituciones públicas para que los trabajadores fueran a votar. Cabe recordar que en las elecciones del 6-D hubo más de un millón de votos nulos a nivel nacional.

2 días para presentar los resultados sectoriales. – No fue sino hasta el día martes en la tarde que el CNE presentó los candidatos electos sectorialmente, cabe preguntar ¿Por qué semejante retraso? Para la capacidad tecnológica demostrada por el CNE en diversos procesos electorales no significaba un mayor problema tener los resultados territoriales y sectoriales simultáneamente. Por lo tanto, siembra una profunda duda la discrecionalidad con que se decidió presentar estos resultados sectoriales.

Smartmatic vs. CNE: El 1 de Agosto la firma Smartmatic hizo declaraciones públicas en las que aseveraban que “las cifras de participación para la elección a la Asamblea Nacional Constituyente, fueron manipuladas” y estiman que la “diferencia entre la cantidad anunciada y la que arroja el sistema es de al menos un millón de electores“. Debemos tener claridad que ante el revuelo comunicacional ni el CNE ni la empresa Smartmatic están del lado del pueblo. Ambos juegan a defender sus intereses. Ahora no cabe duda que estas declaraciones enturbian aún más el proceso al tomar en cuenta que Smartmatic, empresa que garantiza elecciones en otros países, ha empleado su plataforma en todos los procesos electorales en Venezuela desde hace más de 10 años, incluyendo las internas del PSUV.

En el marco de estos elementos nos diferenciamos de la MUD que repiten el error de menospreciar la participación de un sector importante del pueblo en este proceso, pero basado en los argumentos que presentamos afirmamos que la manera en que el gobierno manejó este proceso son evidencias claras de un proceso fraudulento y manipulado. Nace una ANC viciada con poca capacidad de resolver ninguno de los problemas del país.

Aclaramos que de ninguna manera caeremos en la equivocación de desconocer la necesidad de participar electoralmente en los procesos venideros, de hacernos parte de los procesos de auditoría en sitio, de despejar dudas acerca de la confiabilidad del proceso. La pelota están en el gobierno que tendrá que demostrar en futuros procesos electorales el número con el que hoy se presentan como victoriosos.

Llegó la hora de poner en marcha una nueva oposición

A pesar de que trabajaremos para impulsar todas las acciones necesarias consecuentes con nuestra denuncia, no vamos a cometer el error de generar falsas expectativas. La ANC se va a instalar y será un nuevo actor institucional en este país nos guste o no. Eso plantea un nuevo momento en la situación política del país. La tentación autoritaria que venimos denunciando desde tiempo atrás viene concretándose. Las primeras acciones de esta ANC determinarán un rumbo definitivo. Ante eso debemos estar parados con firmeza. No nos hacemos eco de los equivocados llamamientos de algunos sectores a construir un Frente antitotalitario donde se articulen fuerzas del chavismo crítico con la cúpula de la MUD, no creemos en eso. La MUD ha demostrado durante años -y con esta derrota lo vuelven a demostrar- que no representan una alternativa para el país, porque su única intención es la de ser ellos quienes administren la renta petrolera, dejando a un lado los graves problemas del pueblo venezolano.

Creemos que llegó la hora de poner en marcha una nueva oposición; que se junte entorno a un proyecto de país claro para superar el rentismo, para frenar los acuerdos con el capital financiero internacional, para erradicar proyecto como el Arco Minero que profundizan el papel extractivista de nuestra economía, que defienda la democracia como un principio y no como una herramienta, que hable de los problemas reales de la gente, que luche contra los imperialismos (estados unidos, rusia, china) como modelo de dominación. Por eso desde Marea Socialista Caracas afirmamos que “ahora es que queda pelea” y nos preparamos para este nuevo momento político, ratificando así el llamado realizado en la carta pública de Marea Socialista a construir un nuevo movimiento emancipador {4}.

Referencias

{1} Retiramos nuestra candidatura a la Asamblea Constituyente“. EMILIO JIMENEZ. Falcón. 15De julio de 2017. https://www.aporrea.org/actualidad/a249252.html

{2} La elección de la ANC no es transparente“. OBSERVATORIO ELECTORAL VENEZOLANO. 28 de Julio de 2017. http://www.oevenezolano.org/2017/07/28/domingo-30-los-resultados-seran-confiables/

{3} Cifras del ministerio de salud, corroboran que entre 2015 y el 2017, hubo un aumento de la mortalidad de infantil y la mortalidad materna, de 30,12% y 65,78% respectivamente. En el mismo sentido, Cifras del INE afirman que la pobreza extrema aumentó de 6%, en segundo semestre de 2012, a 9,3% para el primer semestre de 2015, mientras que para ese mismo período la pobreza general aumentó de 21,2% a 33,1%.

Nota: el INE no ofrece cifras ni datos estadísticos correspondientes al período 2016-2017.

{4} Es hora de la fragua de un nuevo movimiento emancipador”. MAREA SOCIALISTA. 31 de Julio de 2017. https://www.aporrea.org/actualidad/n312357.html


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *