Pedro Fuentes

A manera de introducción

Brasil vive la peor crisis de su historia, no lo decimos nosotros, lo dicen comentaristas burgueses. Este texto tiene como objetivo entender esa crisis más allá del impresionismo periodístico, y actuar sobre la contradicción existente en la lucha de clases del país; una crisis gravísima arriba y falta de poder abajo.  Se trata de definir programa, estrategia y tácticas para todo un período en donde lo que está colocado es construir una nueva alternativa de poder.

En resumen en el texto tocamos los siguientes puntos:

* la crisis de la estructura global del poder, (del régimen de la Nueva República), y de la economía brasilera. Como estas dos crisis están llevando a una situación de agravamiento brutal de la pobreza. Y como a pesar de esta crisis el gobierno con sus instituciones podridas sigue tomando más medidas reaccionarias contra los trabajadores agravando su crisis por la falta de reacción de las masas. La nueva denuncia contra Temer confirma todo estos que decimos.

* la contradicción más importante de la situación nacional que tiñe todo y que es que en medio de esta crisis y estando maltrecho, este régimen continúa descargando una ofensiva contra el pueblo y el país Esto es posible porque hay un desarrollo desigual, una contradicción entre la crisis del régimen y la reacción de las masas ante la misma. Quien sufre la crisis son las masas, con el aumento de la miseria, la desocupación agravada por las ofensivas del gobernó contra sus derechos y también agreden al país, a sus riquezas y su medio ambiente. Sin dejar de ver reacciones positivas contra esta ofensiva de un gobierno en crisis, (como la del movimiento de los artistas sobre la Amazonia), sin dejar de ver que por esa misma crisis no ha podido todavía votar ni reforma política ni la de la previdencia, el gobierno sigue adelante con sus medidas.

* La situación de las vanguardias que hoy existen en Brasil para avanzar en resolver esa contradicción; es decir la de construir una alternativa ante el colapso ya definitivo del PT. Las viejas y nuevas vanguardias que existen y como se combinan las tácticas y la estrategia para desarrollar una alternativa de masas en el país.

* Podemos definir el periodo que se ha abierto como de una crisis de los de arriba que no se cierra y una acumulación abajo abierta donde nuestra actuación puede ser decisiva para crear una nueva alternativa de poder. En síntesis; la crisis del régimen de la “Nueva República” se parece a la de un enfermo ya crónico que padece una enfermedad incurable…, aunque no mortal, porque solo morirá cuando las masas lo tiren. La tarea es tirarlo y eso ocurrirá cuando las masas lo hagan en un proceso superior al de Junio del 2013, cuando se combine la espontaneidad de las calles con una alternativa política.

Es la salida estratégica a la situación no se dará objetivamente (es decir solo por fuerzas objetivas que la provoquen), sino que ser dará si hay una combinación entre estas y la construcción de una nueva alternativa de poder para las masas.

* la necesidad estratégica de los revolucionarios de aumentar cualitativamente en la inserción en el movimiento de masas y una política internacionalista.

* Las guías programáticas y las consignas reivindicativas y transicionales principales para responder a la situación que vive el país. La combinación entre la democracia radical, (revolución política), y tareas anticapitalistas

Antes y después del 30 J; dos momentos distintos de la coyuntura

1.- La levantada (o no realización) del paro del 30 de Junio cerró el camino a un cambio, a una intervención más decidida del movimiento de masas que podría llevar a una crisis que mudara la correlación de fuerzas en el país y tal vez un nuevo momento superior al de Junio del 2013. Esta hipótesis no se dio. Por eso la crisis en las alturas sigue siendo recurrente y muy grave, sobre todo con los hechos de la primera semana de setiembre, (delación de Palocci, puñalada mortal en Lula y Departamento de Gedell puñalada en Temer) que muestran la gravedad de esta crisis del régimen.

La mafia en el poder logró evitar el impeachment; esto fue una derrota subjetiva y objetiva muy importante para el pueblo. A partir de entonces  el gobierno retoma cierto espacio como para avanzar con algunas de sus reformas pasando la ley de reforma laboral. También, se inicia una contra ataque contra los procuradores y jueces del Lavajato encabezado por Gilmar Mendez. Sin embargo, la crisis de la superestructura provocada por el Lavajato es tan grande que los deseos de la gran burguesía encuentran problemas para realizarse.  por ejemplo, se hace difícil llevar adelantes hasta el final la reforma de la previdencia y una reforma política.

2.-  Con o sin Temer se camina para las elecciones donde no se presenta un cuadro fácil ni para la burguesía ni para el movimiento de masas. Está claro que no hay condiciones para que surja o un Bernie Sanders, Corbyn o cosa parecida; no hay en el horizonte una nueva alternativa de este calibre que podría ser una alternativa de poder. Pero tampoco la burguesía las tiene fácil. El PSDB que aparecía como el sector más sólido de recambio del 2018 (refleja una burguesía menos lumpenizada y más productiva), tiene por delante un camino difícil. Aecio ya está descartado, y el PSDB no está en sus mejores momentos dividido entre los que siguen en el gobierno y los que salen del mismo. La disputa entre Doria y Alckimi3 significará también un desgaste. Por otra parte, es imposible que el PMDB, luego de las valijas de Gedell pueda lavar su cara. La posibilidad de Lula y que vendría más domesticado que en el 2003 para gobernar, es cada vez más improbable por obra del Lavajato. En esta incerteza entra también la apagada e indefinida Marina Silva que no tiene nada de nuevo pero que ante la crisis podría ser una pieza de recambio.

3.- Y esta Bolsonaro!;  esta situación explica el crecimiento de Bolsonaro, un outsider; el Trump brasilero que es más peligroso que ninguno para el movimiento de masas, es poco confiable para la burguesía. Creció por el escepticismo de las masas y porque un sector del pueblo quiere mano fuerte, y mano fuerte son Bolssonaro y los militares.

Es verdad que no tenemos una derrota histórica o estratégica del movimiento, pero el hecho de la de inactividad es muy peligroso porque el movimiento puede ser derrotado por una confrontación perdida: también puede ser por inactividad.

4.-  Más allá de la coyuntura el problema decisivo es crear una alternativa de poder de ruptura política e economica con el actual regimen de la Nueva República. Para eso existe una gran desigualdade entre la crisis y la acción del movimiento de masas Todos los dias asistimos a hechos que muestran el repúdio a los “políticos”, que el pueblo ve como otra cosa, otra clase que son todos iguales. Desgraciadamente tiene un sentimiento de decepción pasiva.

5.- Por eso existe ese impasse crítico que no se va a resolver a corto plazo al no darse el 30J. Este impasse crítico no significa ni calma ni derrota aplastante del movimiento de masas. Todo sigue vivo, y las contradicciones son como una olla a presión que se sigue cargando por la crisis del régimen y el aumento de la pobreza que cada vez será peor. En el movimiento de masas hay sabor amargo por la crisis, y si bien la consciencia del pueblo no avanzó para llevar a cabo acciones independientes, la olla a presión continúa calentándose.

Es muy difícil para la burguesía cerrar la crisis

La crisis de la “Nueva República”

1.- El equilibrio en la superestructura es sumamente inestable y crítico; no solo porque el movimiento de masas no está derrotado, sino porque la propia crisis intrínseca del régimen es muy profunda y porque el Lavajato sigue actuando.

La Nueva Republica como sistema de dominación está en crisis, fragmentado. Como dicen muchos comentaristas, “el Brasil pasa por el peor momento de su historia moderna”. Y no es para menos, el elemento más grave es de la crisis de las instituciones del régimen político; el otro es la crisis de la economía brasilera y las grandes dificultades para en encontrar un plan económico con el que las clases dominantes puedan superar la crisis.

2.- El régimen político de la actual democracia burguesa surgido después de la dictadura (“Nueva República”), está en un colapaso. El golpe más fuerte que recibió fue el de las jornadas de Junio, pero desde ahí no tuvo recuperación. Y eso es así porque hay una degradación muy grande de todas las instituciones con diferentes grados: el gobierno, los partidos políticos y el parlamento, la burocracia estatal que controla los servicios públicos, (salud, educación y seguridad), la justicia (ya en menor grado aunque está muy tocada también), y en menor medida de todas el ejército.

Hay en el gobierno un clan mafioso (que el pueblo reconoce como tal); hay un congreso copado por una casta política lumpen que no vacila en defender sus privilegios en forma descarada. Se trata de una casta política/burocrática que está enquistada en los mecanismos estatales que actúa al servicio de las grandes corporaciones de la industria, los agronegocios y los bancos estableciendo una relación con estas en base a mecanismos de corrupción muy difundidos que tocan al régimen como un todo. Este pasó a ser el modo de vida de esta casta, una conducta adquirida difícil de auto regenerarse ya que se trata de un modo de vida que ya lleva mucho tiempo.

3.- La corrupción es intrínseca al sistema (siempre lo hemos dichos), y ha sido muy fuerte en Brasil desde la colonia, pero ha aumentado vertiginosamente en las últimas décadas transformándose en una conducta normal de una burguesía que tiene rasgos más lúmpenes, (lease Joesley mayor productor de carne y Ike que llegó a ser la mayor fortuna de Brasil con Cabral y el petrolero) y el rentismo financiero. Esta relación no comenzó con el PT, viene de antes, de los militares y el coronelismo de Sarney, Renan Magalhanes, los Gomez y sus reciclajes.

El gobierno del PT con el PMDB, el PP y otros, retomó este sistema y con el viento a favor de las exportaciones estableció una relación orgánica que tuvo su origen en el dominio de la burocracia de grandes fondos de inversiones antes de ser gobierno. Con el BNDS en sus manos y con el alza de los precios de materias primas y el Presal adaptó este sistema e impulsó a corporaciones burguesas cuyos puntos más altos son JBS y Odebretch. Mientras corporaciones y bancos facturaban altas ganancias la casta política hacía  literalmente un festín (recordemos las fiestas de Palocci en la casa de Brasilia denunciado por su portero y el cumpleaños de Cabral en Paris). Aecio, que hasta hace poco fue la primera figura del PSDB, también era una de las “figuras” que practicaba en forma ostensible este esquema del cual se salvan muy pocos políticos brasileros.

4.- El Lavajato es  la reacción de un sector de la justicia (especialmente cuadros de procuradores, jueces medios y delegados de la PF) a este sistema. Las fisuras en la institución son consecuencia de las Jornadas del 2013. Es también posible que un sector de la burguesía lo esté alentando, cansado de tener gerentes tan parasitarios. Ahora bien, es imposible que se produzca el cambio de régimen solo con el mismo. El Lavajato puede tirar la mugre del carro pero sucede que toda la carrocería ya está carcomida y oxidada y hay que cambiarla, y el Lavajato no puede hacerlo solo. Sus procuradores, delegados de la Policia, embargadores pueden ser hermanos de lucha para eso, y sumarse a la revolución democrática que necesita de las masas para hacerlo.

5.- Un cambio de régimen radical democrático solo es posible con una revolución política que termine con la alianza entre la gran burguesía y la casta política. Esto no lo puede hacer la burguesía, puede haber sectores de ella que apoye.  Pero es una de las tareas estratégicas que tiene colocada el movimiento de masas en Brasil como también en muchos otros países del mundo.

La crisis económica

1.- El gobierno habla de que comenzó la recuperación económica. Es verdad que hay algunos síntomas y que “lo peor paso”. Pequeño crecimiento del PIB, baja de los impuestos y de la inflación y una pequeña recuperación del consumo basado en la media y alta clase media.  Pero no hay inversiones importantes externas salvo la que actúan en la especulación.

2.- De ahí que la burguesía intente como salida el ajuste salvaje, la venta de sectores claves del país, la reforma laboral, y de las jubilaciones. Estas últimas para intentar reducir el déficit del presupuesto del paquidermo burocrático; la laboral para abaratar la mano de obra e intentar tener competitividad industrial mundial; las privatizaciones al mejor postor sobre empresas y sobre recursos minerales ofreciendo el país  a las grandes corporaciones para que se enriquezcan. Este gran intento de ajuste lleva el país a más miseria, mas desigualdad; y no sabemos si con el mismo el Brasil logra encajar como actor de relativo peso en la actual economía mundo

Las clases dominantes están esperando y apostando la retomada económica con el gran ajuste y dicen que la economía v a bien a diferencia de la crisis política. Esto es parcialmente cierto. Un régimen desacreditado ante las masas como este no puede ir hasta el final para resolverla; para eso tendría que haber una derrota no parcial sino total del movimiento de masas.

3.-La burguesía brasilera no tiene soluciones fáciles, porque o se puede volver solamente a lo que fue antes; es decir al esquema que se consolidó durante los gobiernos petistas, situación favorable para las exportaciones, una demanda interna de consumo en base a cierto mejoramiento económico de clases medias y en base también al crédito. En ese dinámica y en base al dinero del BNDS se potenció a las grandes constructoras que jugaron un rol subimperialista en el continente. Brasil ha perdido su rol sub-imperialista en el continente; China (en primer lugar) lo está desplazando.  Y tendrá muchas dificultades para competir con el Asia (en la producción manufacturera, y con las potencias occidentales en tecnología y capital).

Durante el período último se pudo “desarrollar” el Ornitorrinco del que hablaba Chico de Oliveira ya en el 2003 cuando comenzaba el auge de los comodities.  “A evolução do país acabou assim numa nação anômala, que não é mais subdesenvolvida, pois conseguiu se industrializar, mas não chegou a ser desenvolvida, pois só consegue acumular capital sugando recursos públicos. Para explicar o monstrengo social resultante dessa “acumulação truncada” é que Oliveira usou a imagem do ornitorrinco, mamífero com bico de pato e que põe ovos”. Nosotros podríamos decir que es un gran paquidermo, porque carga una pesada estructura burocrática, un presupuesto estatal deficitario y una pesada deuda que hace crisis a partir que se terminaron las ventajas de los comodities y un consumo interno más masivo. (Una prueba que el mercado interno se restringe se expresa en los modelos que produce la industria automotriz, un motor económico. Se terminó la fabricación de carros populares; ahora son mas los modelos para la clase media de alto poder adquisitivo).

4.- Es difícil de re-encajar al Brasil en la economía mundial globalizada si no es mediante un mayor sometimiento a las grandes corporaciones y al capitalismo imperialista de los  EEUU y China que se disputan la hegemonía económica mundial. Sucede que Brasil es un gran país continente que con la crisis que vivió parece que perdió  el tren al que subieron China o la India. (Como correctamente lo planteo Clovis Rossi en la Folha comparándola con los otros BRICS. del 2010 al 2016 crecimiento de Brasil fue del 2% comparado con Rusia que fue del 6% , África del Sur que tuvo el 12% , India el 48% y China el 56%.

5.- De ahí la imposibilidad del sueño de un sector de la vieja izquierda de una nuevo keynesianismo o un neodesarrollismo con las actuales estructuras económicas de dominación. Y de ahí también que nuestro plan económico sea un plan de transición y de ruptura con la gran burguesia y la oligarquía financiera; es transicional y anticapitalista.

¿Por qué el pueblo no volvió a las calles y superó el frenazo de las direcciones del 30J?

1.- Tenemos que contestarnos esta pregunta para hacer el análisis de la situación de nuestra clase y del pueblo. Los responsables del frenazo tiene nombres concretos: las centrales pelegas, la cúpula de la CUT y Lula, (bonaparte indiscutido del PT), que entre bastidores es el principal ejecutor responsable para que esto suceda, ya que su objetivo es que toda la casta política escape del Lavajato para que él no sea condenado, y postularse en las elecciones como el “nuevo’ Lula para salvar los negocios de la burguesía en crisis.

2.- Tenemos que respondernos también a la pregunta de porqué no se pudo pasar por encima de este frenazo.

De un lado, porqué predomina en el movimiento de masas el sentimiento de escepticismo y  frustración al de rebeldía; se podría decir que por ahora el movimiento de masas no tiene la capacidad de tomar decisiones radicales. Haciendo una comparación odiosa con otros países cabría pensar si en una situación como esta, ante tremendo ataque reaccionario y ante la miseria creciente que se vive, ante un régimen y un gobierno mafioso como el que tenemos aquí, otro país no hubiera salido  incendiar las calles.

Hay muchos factores que lo explican, y entre ellos tiene peso ciertas características nacionales del movimiento de masas por la formación económica social del país. Pero el escepticismo presente tiene su principal fuente en la gran frustración que resultó el PT. Su paso integración al régimen y su relación orgánica con las corporaciones y el capital financiero fueron un puñal en las esperanzas de los trabajadores. Como se ha dicho la falencia del PT es al Brasil lo que el Muro de Berlín fue a la izquierda mundial.

También otra causa que no podemos perder de vista y que es fundamental para el análisis, (que impide que las masas puedan ver otra alternativa) y es que la vieja vanguardia fue incapaz de insurreccionarse, trasbordar la operación desmonte de unas cúpulas desprestigiadas. Esta es una derrota subjetiva que todos nosotros también sufrimos.

3.- Es importante reconocer que se perdió una oportunidad que se abrió entre los meses de Abril y Junio. En este período de movilizaciones pasó a tornarse muy importante el problema de dirección, e infelizmente ni el PSOL ni la izquierda avanzó por donde había espacio para avanzar. La vanguardia quedó muy pegada al análisis justificativo de la cúpula petista y en su política a remolque del PT. Por eso mismo hizo un análisis totalmente errado del Lavajato que cada vez está resultando más claro, y quedó a remolque del PT, no presentándose como alternativa al movimiento de masas.

En situaciones de crisis el factor subjetivo pasa a tornarse muy importante. Y hay que prepararse para eso en el futuro. Citando a Plejanov “El rol del individuo en la historia”, Mandel escribió que:

“(…) especialmente en los momentos históricos de cambios decisivos o de crisis, las peculiaridades personales de los individuos pueden influir en el tipo de organización de clase y liderazgo que está disponible”.

4.- Por todo esto en el movimiento de masas hay un sabor amargo por la crisis, y si bien la consciencia del pueblo no avanzó para llevar a cabo acciones independientes, la olla a presión continúa calentándose. El pueblo ve el malandraje de los de arriba, y ve también su miseria avanzar a pasos de gigante. Subjetivamente está escéptico, decepcionado pero no objetivamente derrotado. De ahí que estemos transitando por ese período de incertezas pero al mismo tiempo de acúmulo de fuerzas, de gestación de nuevas fuerzas en la clase y en su vanguardia;  la lucha continúa y el movimiento de masas y sus vanguardias volverán a tomar nuevas fuerzas; ya la están tomando.

Hay una vieja y una nueva vanguardia

1.- Estamos en el ciclo de construir una nueva dirección. Esto no es un proceso lineal y o automático como piensa el ultraizquierdismo autoproclamatorio que dice: “la vanguardia somos nosotros, estamos preparados, vengan a nosotros”. Por el contrario nosotros opinamos que no estamos solos. La nueva dirección es un proceso en donde actúan diferentes actores. Con el colapso final del PT es un proceso irreversible; las formas que tomará dependen de varios factores: el empuje de la clase, la actuación de la vieja y nueva vanguardia, el papel de individuos concretos y por supuesto nuestro esfuerzo militante sobre la base de buenas tácticas y una buena estrategia.

2.- Haciendo un análisis de las actuales direcciones y los actuales procesos que se están desarrollando podemos decir que hay una vieja y una nueva vanguardia. No se trata de hacer aparecer estos dos procesos como separados el uno del otro. Las dos existen, entre los dos hay puntos de contacto; una interconexión.

La vieja vanguardia

3.- La vieja vanguardia es el activismo de sectores de izquierda que está en sindicatos, en partidos políticos de izquierda, (PCB, PSOL, PCdB, una parte del PSOL), en el movimiento estudiantil, en las ONG, asociaciones barriales etc).

Se trata de una vanguardia que está bastante super-estructuralizada, con muchos rasgos burocráticos porque tiene mucha dependencia para sobrevivir de los aparatos, con poca conexión con la base de trabajadores y el pueblo pobre, es decir poco enraizada. Basta mirar su acción en los sindicatos para ver que hay esta situación. Y políticamente carga todavía el peso de la traición petista, no consigue superarla, y en ese grave déficit tiene bastante responsabilidad la dirección mayoritaria del PSOL.

La máxima expresión de la capitulación a lo viejo es sin dudas es su política en Venezuela; un país destrozado por la política del neoestalinismo, que avanza a pasos rápidos a una dictadura totalitaria. A pesar de nuestras declaraciones el PSOL carga con la vergüenza pública de ser etiquetado como madurista por la media burguesa y la derecha, colados al PT y PCdB.

Esta vanguardia es políticamente centrista, es decir está entre la “adaptación y la ruptura”. ¿Puede generar una nueva alternativa? Depende del curso de la situación; en el sentido de programa para Brasil va a seguir siendo semireformista y ecléctica, pero la crisis estructural dejara menos márgenes para sus respuestas. Y en la cuestión de su ruptura con el petismo, y su postura frente al Lavajato (temas  fundamentales), esto va a ir dependiendo de muchos factores. Como muy importante entra la cuestión de si Lula es o no es proscripto.

La nueva vanguardia

4.- La nueva vanguardia es la que surgió en todo el Brasil en las ocupaciones de las escuelas, en el activismo de apoyo a Freixo; la que está brotando en la miseria y la pobreza de los barrios, en la falta de perspectiva de los jóvenes, en las mujeres, y en las categorías de los trabajadores, especialmente en las que hay cierta movilidad y renovación de mano de obra.

Está muy extendida, es inexperta, de base, pero muy abierta a una política independiente y a nuestras posiciones. Haciendo una comparación exagerada es la que surge en EUA que muy bien describe el documento del DSA que está en español en el Portal de la Izquierda. Lo mejor de ella surgió de la ocupación de las escuelas que dio una nueva camada de jóvenes revolucionarios. Esas ocupaciones enseñaron mucho a los secundarios, y su efecto permanece hasta ahora. Existe en menos escala en las universidades y en las juventudes de barrio. No por casualidad Emancipa este año ha tenido una nueva dinámica y sus cursiños son más politizados. (tenemos que analizar el boom de Emancipa que tiene que ver con lo que estamos escribiendo y por el peso que ha tomado la necesidad de la solidaridad, de las tareas asociativas, ante el desgaste y en algunos casos bancarrota de las viejas super estructuras (partidos y sindicatos)

En el movimiento sindical se da lo más nuevo que está apareciendo este año, y al que debemos seguir con más atención porque es nuestro punto débil. Hay elementos nuevos que seguramente están provocando una fragilización de la burocracia sindical. El más reciente es el fin del impuesto sindical que va a resquebrajar a estructura burocrática que alegremente vivía de ella. Y por otra parte está también los efectos que está causando la política traidora que tuvieron las direcciones en el 30J.  Y estos procesos en medio de una política de ajuste, de congelamiento salarial de los trabajadores. Es inevitable el proceso de una nueva dirección sindical que combine viejos activistas con lo nuevo, por la crisis que no va a cerrarse.

Para trabajar con esa vanguardia que está en la base del movimiento hay que estar insertado abajo en las masas. Como decía Moreno en la polémica con Mandel, la política no responde a las necesidades de  la vanguardia sino a las del movimiento de masas, y esa es una importante diferencia que tenemos con el centrismo hoy en día. Por eso la clave es la inserción, y eso se logra con facilidad; porque abajo hay el espacio es prácticamente infinito, porque el centrismo ni la vieja izquierda, ni los aparatos están allí; allí los competidores que lamentablemente tienen mucho más fuerza son los evangélicos.

Es una vanguardia que no está unida al pasado, ni orgánica ni políticamente; por eso asimila nuestra política muy rápidamente, Juntos, Emancipa y el trabajo sindical que pacientemente comenzamos a hacer son las herramientas fundamentales para llegar a ellas. Está ávida por aprender, por tener una explicación de lo que pasa en el mundo y ávida de acción, quiere hacer. No responde a esquemas pasados como la vieja a la que es más difícil convencer de nuestra política.

Los límites son nuestras propias fuerzas; el tiempo trabaja a favor nuestro y es una tarea estratégica que requiere paciencia y un aprendizaje también nuestro. (Como decía Marx en las tesis sobre Feurbach “el educador necesita ser educado”).  Es la política hacia las masas y el enraizamiento para ganar esta vanguardia el rumbo estratégico de nuestra política en los próximos años.

Las movilizaciones contra el gobierno

1.- La primera tarea de los revolucionarios es estar en la primera fila de las movilizaciones de la resistencia y allí ayudar a construir una nueva dirección dentro de los procesos objetivos que ocurren son nuestras tareas estratégicas.

Así no tengamos una huelga general en frente (como propone la mayoría del Conlutas), la resistencia al gobierno y al derechismo reaccionario va a continuar y expresarse en infinidad de procesos. Las luchas de los trabajadores por salario que tendrá un punto importante en las negociaciones de convenios que ahora pueden ser por empresas según la reforma laboral. Las luchas democráticas contra el curso autoritario del gobierno y régimen y el surgimiento de una derecha reaccionaria que, aunque tenga sus límites, está creciendo. La de las mujeres contra el machismo que sigue en ascenso. Las del movimiento estudiantil, universitarios y secundas. Del movimiento negro; el enfrentamiento a los planes privatistas al servicio del extractivismo como ya se colocó en relación a la región del amazonia. En todas ellas hay posibilidades de unidad de acción democrática, de frente único con diferentes sectores nuevos y viejos. Allí tenemos que estar intentando siempre convencer y disputar la mejor política para llevar adelante el movimiento.

La construcción de una nueva dirección es más difícil y compleja y será mucho más amplia que solos nosotros; dependerá del desarrollo de la lucha de clases y como esta actúa sobre las vanguardias. No podemos correr el peligro de aislarnos del proceso real y tampoco el de perder nuestra estrategia. Tenemos que ser parte de todo reagrupamiento que esté a la izquierda del PT tanto con la vieja como con la nueva vanguardia.

Elementos de un programa democrático radical, anticapitalista e internacionalista

Este texto no contiene todo el programa Aquí nos referimos a las consignas transicionales más importantes para este período que transitamos y que la realidad ha colocado como una necesidad, así las mismas no van a ser tomada en lo inmediato por el movimiento de masas. No tocamos las consignas inmediatas para la movilización de masas ; la reforma laboral, salario, desempleo, seguridad, reivindicaciones democráticas, de la mujer  etc. Lo que queremos aquí es destacar como todas consignas se unen en este período a nuestro programa socialista a través de un eje ordenador que vincula estas consignas a las dos  tareas fundamentales del período y que hemos desarrollado en el recorrer del texto

→La tasación a los ricos, a las grandes fortunas, las corporaciones y el capital financiero.

→ La expropiación a Odebtertch, y la J&B, como todas las otras empresas alcanzadas por el Lavajato. No se trata de la expropiación de todos los grandes capitalistas, sino que es el paso necesario y al que los trabajadores y el pueblo pueden ver. Esta consigna requiere una explicación, que forma de régimen y de gobierno puede llevarla adelante y que tipo de participación democrática de las mismas juegan los trabajadores y el pueblo brasilero. Esta es la consigna transicional que se deriva de la lucha contra la corrupción y que es un paso para la democratización de los medios de producción.

→ La revolución política para terminar con el régimen decadente de la Nueva República y la implantación por medio de una Asamblea Popular  Constituyente de uno nuevo en base a la democracia real participativa.