Alfons Bech – (La Aurora) – 08/10/2017

Hoy ha habido una huelga general convocada por un pequeño sindicato independentista, la CSC-Intersindical. A esta convocatoria de huelga se ha sumado el principal sindicato de maestros, USTEC. El sindicato anarquista CGT ha dado libertad a sus afiliados para sumarse. Y los sindicatos mayoritarios, que están en contra de la conveniencia de una huelga general, se han opuesto a convocarla o participar en ella. UGT ha dado a entender que personas de su sindicato participarían. Y el secretario general de CCOO, el mayor sindicato, ha declarado desafiante: “somos nosotros quienes convocamos las huelgas y no es el momento de convocar ninguna”.

Pues bien, sin llegar a ser como la del 3 de Octubre, la huelga general ha sido un éxito si tenemos en cuenta la cantidad de empresas y trabajadoras afectadas por los cortes de carretera y trenes que han impedido llegar al trabajo, logrando la paralización completa del transporte. También por la cantidad de maestros que han hecho huelga, el 45%. También porque la Televisión y Radio públicas catalanas se han sumado a la huelga. También por la cantidad de tiendas y pequeñas empresas cerradas.

Los grandes sindicatos, que no han querido participar en la huelga, presionaron para evitar que la unitaria Mesa por la Democracia apoyara un “paro de país”. Lograron que no se convocara. Pero no han podido evitar el éxito de una de las mayores movilizaciones de Catalunya. Miles, decenas de miles de jóvenes, de estudiantes, de campesinos con sus tractores, de adultos, de gente de todas las edades, han ido desde las primeras horas de la mañana a cortar las arterias clave. Autopistas que nunca se habían conseguido paralizar en anteriores huelgas generales, lo han estado por horas y horas. Estaciones de tren como Girona y Barcelona y sus vías han sido invadidas por centenas impidiendo que circulen los trenes de alta velocidad y las conexiones entre Madrid-Barcelona-Frontera. Las fronteras siguen aún cerradas a las 9 de la noche.

En la concentración de hoy de Barcelona de las 6 de la tarde por la libertad de los presos políticos, los sindicatos minoritarios, los CDR, al igual que ANC y Ómnium han sido aplaudidos por 25.000 personas, con gritos de huelga general. En cambio el secretario general de UGT, ha sido abucheado. Y el de CCOO ni siquiera se ha atrevido a dar la cara. ¡Qué cosas! Estamos asistiendo a una revuelta en la que los grandes aparatos de la etapa monárquica son desbordados. Los partidos entran en crisis, se dividen, sufren deserciones importantes. También hay extrañas alianzas aparentemente contra natura, como las de los socialistas con el PP y Ciudadanos. Los grandes sindicatos consiguen frenar la acción obrera y crean un clima antiindependencia que consigue que las fábricas no paren, pero no pueden impedir que se cuele la huelga ni la simpatía por la revuelta dentro su afiliación.

¿Y cuál es la situación? Más de medio Govern en la cárcel y el resto en el exilio. Los dos líderes de las principales organizaciones soberanistas en la cárcel. La Presidente y toda la Mesa del Parlament imputados y quizás a punto de ingresar a la cárcel también mañana. Pero el pueblo catalán sigue terco en su batalla por hacerse escuchar, por que se respete su derecho a decidir, a tener su autogobierno y sus instituciones. Su autoorganización en los CDR es una experiencia que toda Europa y el mundo debe seguir. Esta huelga ha sido un ejemplo de ello.

El impulso de esta revolución democrática llega muy lejos. Está ya tocando Europa. Bruselas ya no es el lugar tranquilo de la burocracia de la Unión Europea. Catalunya la ha convertido en un centro de debate, de crisis política. Aún exiliado y sin poder efectivo, Puigdemont ha sido el líder europeo que se ha atrevido a decirle a la cara al Presidente de la comisión europea, Junker, y al Presidente del Parlamento europeo, Tajani, lo que no querían oír:”¿Quereis una Europa con un Gobierno encarcelado?, ¿Esta es la Europa que nos proponéis?”, emplazándoles a respetar los votos salidos de las elecciones del 21-D. “¿Seguiréis ayudando al señor Rajoy en este golpe de estado?”. Europa tendrá que responder. Trabajadores y pueblos europeos y del mundo, ayuden Catalunya.