Sergio García – Dirigente el MST en Izquierda al Frente. Director de la revista “Nueva Izquierda”.

Llegamos a un nuevo aniversario del golpe de estado genocida de 1976 y, una vez más, se hace necesario llenar Plaza de Mayo y todas las plazas del país, inundar las calles con cientos de miles, lograr que se sienta con fuerza nuestro reclamo contra la impunidad y por justicia. Hacer notar en las enormes movilizaciones nuestra lucha contra la represión y el ajuste llevado adelante por el gobierno nacional de Macri y sus cómplices dentro del parlamento y legislaturas, en gobernaciones y los sindicatos. A la vez la jornada del 24 será un nuevo y masivo apoyo social, a la lucha de las mujeres por el aborto legal, seguro y gratuito.

Para estas jornadas de movilización del 24M, nuevamente el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia (EMVyJ) ha jugado un rol muy importante, articulando en su seno a un gran abanico político y social independiente de todos los gobiernos y de los partidos tradicionales. Desde esa ubicación que ningún sector puede negar, en esta ocasión se dieron en su seno fuertes debates sobre qué política tener frente a un 24 donde se combinan la fuerza de cientos de miles marchando y el objetivo político de diversos sectores que, con fuertes diferencias, confluimos en la misma plaza.

Los debates políticos y el horizonte de disputa electoral no estuvieron ausentes y fueron causa de fricciones. Del lado de la Mesa de Organismos ligados al kirchnerismo y al PJ se alienta la unidad anti-Macri sin ningún tipo de diferenciación, lo cual implica trabajar a futuro para que algún/a dirigente peronista se transforme en sucesor de Macri. Los llamados a dejar de lado los desacuerdos y hacer un documento único, tienen la intención electoral de que no se hable de la responsabilidad del PJ y el FPV en causas de ajuste y represión de años anteriores ni de la complicidad de estos dos años con Macri. Nada puede empañar el plan de «volver» con el peronismo. Algunos sectores minoritarios dentro del EMVyJ como el PCR, abonan esta política, aunque no pueden imponerla.

Del otro lado de esta política muy equivocada estuvo el FIT dentro del EMVyJ, con una lógica electoral similar a la del kirchnerismo aunque para otro objetivo político. Buscó por todos los medios centrar en lograr su propia visibilidad, sin pensar ni un instante cómo lograr la mayor y más amplia movilización unitaria contra Macri, su ajuste y su represión.
Desde el MST y junto a otrxs compañerxs y organizaciones, levantamos una política diferente, que impulsa y defiende la independencia del EMVyJ, su columna y su propio documento político sin capitularle al PJ, combinado con la muy necesaria unidad de acción para enfrentar a Macri y a todos sus cómplices. Con la posición del PCR tenemos importantes diferencias estratégicas, dada su capitulación a la política del PJ y el Vaticano. Con el FIT tenemos diferencias de otra índole, por su negativa a empujar desde la izquierda la más amplia movilización unitaria, y negarse a impulsar la unidad de la izquierda para disputarle en mejores condiciones al gobierno y al PJ en todas sus variantes. Diferencias que no impiden que marchemos el 24 en una misma columna del EMVyJ.

Dos caminos después del 24

El 24 será una muy importante jornada de movilización y un nuevo golpe al gobierno. En la calle estaremos todxs contra Macri y su plan de ajuste y represión. Pero no será un sinónimo de unidad política, porque no puede haberla entre proyectos tan diferentes. De la misma marcha y el mismo recorrido saldrán dos caminos bifurcados; el PJ y el kirchnerismo querrán esconder sus responsabilidades debajo de la alfombra, haciendo como si nada malo hubiera pasado bajo su gobierno, y avanzarán en la idea de un frente antimacrista que intente regresar al PJ al poder.

En el otro camino estaremos quienes creemos en la independencia política frente a todos los partidos del régimen. Quienes tenemos un proyecto anticapitalista, socialista, feminista y antipatriarcal. Quienes buscamos un futuro enfrentando el presente y siendo críticos del pasado. Dentro de este camino, lamentablemente existen divisiones internas que debilitan.

Estamos quienes venimos planteando, como el MST, la necesaria unidad política de los frentes que hay en la izquierda: el FIT e Izquierda a Frente. Las jornadas de diciembre, la masividad genuina del 8M y lo multitudinario que será el 24 son tres grandes motivos para que en la izquierda hagamos los mayores esfuerzos por la unidad; tanto en las luchas actuales, como hacia el 1º de Mayo, hacia las elecciones de centrales sindicales y gremios, y en la perspectiva política y electoral.

Y están quienes guiados por una visión electoralista, no se plantean un futuro de unidad en la izquierda. Ese equivocado rol le cabe al FIT por voluntad propia, ya que ha dado reiteradas muestras de fomentar la división, por encima de los acuerdos que existen y bien podrían profundizarse y jerarquizarse, en el marco de lógicas diferencias que nadie debe ocultar.

Al otro día del 24, ¿qué proyecto fortalecer?

Porque impulsamos con todas nuestras fuerzas las causas feministas y disidentes; porque estamos convencidos de que el 24 tiene que ser una enorme jornada unitaria contra Macri y sus cómplices; porque no avalamos la estrategia política del PJ y sus aliados ni contribuimos a la misma; porque proponemos la unidad de los dos frentes que hay en la izquierda anticapitalista y socialista; porque luchamos contra el ajuste y por nuestros derechos ahora sin esperar a 2019. Por todo esto te invitamos este 24 de Marzo en Buenos Aires y en todas las provincias del país, a que nos acompañes con tu presencia y tu fuerza siendo parte de las columnas del MST en Izquierda al Frente. Para que seamos miles quienes luchemos en la calle y a la vez levantemos estas propuestas políticas.

Después del 24M vendrán nuevos desafíos, nuevas luchas y debates. Tenemos que estar más fuertes, más organizadxs, más decididxs a ir por todos los cambios que hacen falta y que podemos lograr. A estas tareas te invitamos a sumarte.