Comisión Permanente – FRENTE AMPLIO

1) La reacción ciudadana ante la abrumadora evidencia de los vínculos del fujimorismo con la corrupción, el lavado de activos y el narcotráfico, ha evitado que la heredera de la mafia fundada por Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos gane las elecciones y con ello, asuma el control del Estado pues ya tiene mayoría en el Congreso Nacional.

2) Desde el inicio de la segunda vuelta, era claro que al ser ambas fuerzas en competencia igualmente neoliberales, el peor escenario para el país, para los sectores populares organizados, y para el propio Frente Amplio, era un triunfo del fujimorismo que nos colocaba a un paso de ser un narco estado autoritario. Por ello, las bases y dirigencia del Frente Amplio, tanto como la bancada parlamentaria electa participamos de todas las maneras posibles en la campaña contra el retorno de la mafia al poder, lo cual hubiera sido un golpe tremendo a la memoria, dignidad y conciencia de los peruanos.

3) Somos conscientes de nuestra contribución a la derrota de la mafia. Desde los barrios, los centros de trabajo y estudio, desde las marchas, las redes y los medios de comunicación, hemos sido parte de un conjunto de fuerzas que confluyeron para impedir el retorno del fujimorismo al poder pues cabía la posibilidad de que buscará perpetuase en el tiempo como lo hicieron en el pasado, con todo lo que significa como atentado contra las libertades democráticas y los derechos humanos.

4) El voto que ha decidido la segunda vuelta ha sido un voto de rechazo a Keiko Fujimori y lo que ella representa. No debe creer PPK que puede hacer lo que quiera con el poder en sus manos. Tampoco se crea que el Congreso es propiedad de la bancada fujimorista como anuncian algunos de sus voceros. Nuestro rol como Frente Amplio es honrar el voto de la ciudadanía que nos dio su confianza, seremos la voz del pueblo, de sus demandas y de sus luchas, pues no olvidamos que hay necesidades nacionales, sociales y ambientales largamente postergadas. Seremos oposición y mantendremos siempre una actitud fiscalizadora. Acompañaremos a las organizaciones sociales en la exigencia del cumplimiento de los compromisos electorales firmados, y seguiremos firmes en nuestras propuestas programáticas, pues queremos un cambio de fondo para nuestro país.

5) Frente al nuevo gobierno de PPK:

  • Le exigimos que cumpla los compromisos que en el último tramo de la campaña suscribió con diversos sectores sociales organizados, los que en la práctica han sido decisivos para su triunfo electoral
  • Le exigimos que asuma a fondo sus compromisos de luchar contra la corrupción, de reformar el sistema electoral y el de partidos, con la profundización de la descentralización y respeto al medio ambiente.
  • Combatiremos todo intento de mantener y/o profundizar las políticas neoliberales heredadas de los gobiernos anteriores, que Ollanta Humala no se atrevió a modificar, y que enormes sectores de la población cuestionan.

6) Reconocemos que casi la mitad del país ha sido víctima del clientelismo abonado con dinero de todos los peruanos y de vínculos con el narcotráfico. Que hay en pie un aparato que juega a comprar la conciencia de los peruanos más necesitados. Asumimos el reto de llegar a todos los rincones de la patria con una propuesta verdaderamente popular, democrática y de independencia nacional. Nos proponemos derrotar no solo el autoritarismo de los grupos de poder, sino el modelo neoliberal que sostienen con tanto afán al punto que no tardarán en hacer viable una conjunción de acuerdos para cerrar el paso a una salida de izquierda.

7) Desde el Frente Amplio asumimos el reto de construir una nueva mayoría ciudadana que no solo rechace el autoritarismo y el neoliberalismo, sino que se comprometa con un programa de cambios que reoriente el manejo de la economía hacia el bienestar de la gente, que proteja nuestros recursos naturales y el medio ambiente para las futuras generaciones, que afirme el carácter plurinacional de nuestra república, que cuestione todas las formas de discriminación y exclusión por razón de género, religión, raza, e identidad sexual, que profundice la descentralización y la democracia participativa, que recupera nuestra soberanía nacional y que conquiste una nueva constitución.

8) Es con esa perspectiva que anunciamos que desde ya estamos en una campaña de afiliación y formación de activistas en el FA para la afirmación de una alternativa política propia en seno del movimiento popular, sus organizaciones y sus luchas así como rumbo a las futuras contiendas electorales que deberemos enfrentar.

Logramos Frenar a la Mafia Fujimorista

¡Ahora Vamos a Derrotar al Neoliberalismo!