Por: Maura Gálvez, militante del BAM y Juntas y a la Izquierda, Chile

Ayer la cámara de diputados aprobó con votos de la DC y de Chile Vamos un proyecto de ley que establece el derecho a la protección del embarazo vulnerable, tanto de la madre menor de 18 años como del niño antes y después de su nacimiento, indicando que no puede ser discriminado durante “su desarrollo intrauterino”.  Este proyecto no es otra cosa que un freno al ya profundamente insuficiente proyecto de gobierno de la Nueva Mayoría del aborto en 3 causales que contempla a  sólo el 3% de los abortos realizados en nuestro país.

La diputada de la UDI Claudia Nogueria, expresaba ayer su alegría “Estamos contentos después de esta ardua discusión. Por mayoría logramos establecer como persona a aquel que está por nacer; de esta manera, se protege del maltrato prenatal” (La Tercera)

A diferencia del conglomerado de Chile vamos y la DC, nosotras no estamos contentas: Las mujeres vivimos una violencia descarnada a lo largo de toda la vida, tenemos los salarios más bajos haciendo el mismo trabajado. Nuestro trabajo doméstico, labor obligatoria para todas las mujeres, niñas y jóvenes equivale al 40 % del PIB y no recibimos absolutamente nada por ello, somos educadas en un sistema educacional sexista y machista que promueve la invisivilización de las mujeres como sujetas constructoras de sociedades y que esconde y protege el acoso que viven día tras día cientos de mujeres en los recintos educacionales, el estado no invierte presupuesto adecuado para garantizar que a las mujeres dejen de matarnos  y en conjunto con ello, la iglesia ,los gobiernos y sus partidos que son los responsables de promover y reproducir esta violencia nos niegan un derecho elemental: Decidir sobre nuestros cuerpos.

En Chile se estima que se realizan entre 80.000 a 120.000 abortos al año de manera clandestina, de los cuales no tenemos como saber la cifra exacta de las mujeres pobres que mueren practicándose uno, lo que sí sabemos es que en alguna clínica privada las hijas de los poderosos tienen este derecho garantizado disfrazado de “Apendicitis”.

El proyecto votado ayer por la DC y la Derecha  es una provocación a la lucha incansable del movimiento de mujeres por la consecución del derecho a un aborto libre que viene repletando las calles hace varios años, no están votando por defender a la infancia, están votando la prohibición de las mujeres a decidir.

Es por eso que desde Juntas y a La Izquierda creemos fundamental fortalecer las organizaciones de mujeres, como es la Coordinadora Ni Una Menos y de forma democrática y  de ampliad unidad, plantear un llamado a movilizarnos en respuestas a las políticas machistas. Tenemos que dejar claro: Nunca más sin nosotras.

¡Educación sexual para prevenir, anticonceptivos para no abortar y aborto libre, legal, seguro y gratuito  para no morir!