Sergio García (MST en Izquierda al Frente de Argentina)

Pasaron las elecciones del domingo y son muchas las conclusiones políticas a sacar sobre la situación del gobierno que logra una importante votación, sobre la oposición de los partidos del régimen y el peronismo en particular, que peleará con CFK la provincia de Buenos Aires, sobre la crisis de fuerzas de centroizquierda que retrocedieron mucho incluido el PS de Santa Fe. Sobre todos estos temas nos vamos a referir en otros artículos específicos. En este caso, nos queremos detener en la votación de la izquierda y en sus perspectivas.

Estancamiento del FIT y retroceso en el Parlamento

Lo primero a marcar, es que de conjunto la izquierda no sale de esta elección como una fuerza ascendente ni como un actor de primer orden, que es lo que quisiéramos lograr. Si bien mantenemos un espacio electoral de importancia con votaciones desiguales a lo largo del país, no logramos ser un protagonista central tras los resultados. Todos los números indican, y los medios de comunicación los difunden en sus análisis, que se está cerca de perder casi toda la representación de la izquierda en el Congreso, pudiendo no lograr elegir ningún nuevo diputado, o en el mejor de los casos, y solo si creciera en octubre en Buenos Aires, tan solo uno. A inicio de campaña, el FIT anunciaba que iba por varios diputados en Buenos Aires y por más diputados en Córdoba, Mendoza y Salta. La realidad es que eso no sucederá, porque ha sacado en esos lugares muchos menos votos que en elecciones anteriores.
Pretendiendo esconder esta realidad, la dirección de PO declara: “El resultado alcanzado por el FIT nos ha dejado en las puertas de reforzar la presencia en el Congreso Nacional”. Algo completamente fuera de la realidad numérica y política de estas PASO. La Izquierda Diario también quiere tapar este estancamiento y habla de “casi 1 millón de votos al FIT” cuando fueron bastante menos y, sobre todo, no hubo ningún boom electoral de Del Caño, a quien el PTS apostaba para superar los votos históricos del FIT. La principal figura de este frente sale de las PASO con un 3,6% que no le alcanza para ser diputado. Se verá si hacia octubre supera o no ese número, pero el análisis de las PASO marca que ni siquiera en Buenos Aires los números del FIT muestran un avance.

Izquierda al Frente y el MST superan las PASO en 12 provincias

Partiendo de ser el FIT la primera fuerza electoral de la izquierda, nuestros resultados se ubican en ese marco de mayor dificultad. Desde ese lugar nos ha faltado un poco para superar las PASO en algunos lugares importantes como Buenos Aires y Capital, y a la vez hemos logrado muy importantes votaciones en 12 provincias del país donde superamos y seguimos adelante. En Buenos Aires con un muy fuerte despliegue de nuestra campaña de Vilma Ripoll encabezando a senadora y Manuela Castañeira a diputada, superamos en ambas categorías el 1% y nos faltó un poco más, aunque sí logramos superar el piso en La Plata y otras importantes ciudades del conurbano y el interior. En la Capital del país con mucha más competencia en cantidad de listas casi llegamos al 1% con un esfuerzo de campaña concentrado casi por completo en nuestro MST y en el trabajo de Alejandro Bodart y Mariano Rosa como referente de la juventud.
Nuestra campaña arrojó a la vez un importante éxito político en 12 provincias. Izquierda al Frente supera las PASO en Córdoba, Santa Cruz, Río Negro, Neuquén, La Pampa y La Rioja a lo cual se suman la provincias donde desde el MST superamos las PASO y seguimos hacia octubre, como son Entre Ríos, San Juan, Chubut, Salta, Jujuy y Santa Fe con el FSP. Comparado con el 2015, la suma de votos del MST y el Nuevo MAS daba hace dos años alrededor de 200.000 votos y hoy supera los 300.000, creciendo de conjunto más de un 50% nacionalmente.
Todo esto es un buen capital político y es nuestro aporte para darle mayor visibilidad a la izquierda. Es además una constatación de que hay espacio político para otro proyecto de izquierda por fuera del FIT y en muchas y tan importantes provincias liquida el falso argumento sectario de PTS y PO de que existe “una sola izquierda”. No es así y esa realidad se verá en octubre con dos propuestas electorales de izquierda en más de la mitad del país.

La unidad amplia de izquierda, única forma de avanzar

Si de conjunto en la izquierda no salimos de estas PASO como gran alternativa ni avanzando fuerte, se hace necesario analizar el porqué. De nuestra parte creemos que el FIT es el primer responsable de este estancamiento por negarse a una unidad mayor y real de todos. Su rechazo a más unidad lo hace garante de la división de la izquierda y de su propio estancamiento electoral. Durante varios años y más todavía desde que conformamos Izquierda a Frente, le hemos propuesto al FIT y a otras fuerzas de izquierda que avanzáramos en un frente común y más plural de la izquierda. Creíamos y creemos que es el único camino para colocar a la izquierda de conjunto en una pelea mayor, sumando a millones de trabajadores, mujeres y la juventud a una gran alternativa unitaria contra los viejos partidos.
Esa gran unidad sí hubiera permitido ser un fenómeno en estas elecciones, superar claramente los votos de elecciones anteriores y estar discutiendo hoy la posibilidad de tener un gran bloque de diputados nacionales, y no la perspectiva de retroceso parlamentario que existe ahora. Además de que una gran unidad permitiría enfrentar mejor al macrismo en las luchas y a las patronales y la burocracia sindical en los lugares de trabajo. Coordinando realmente los procesos de lucha por abajo y de nueva dirección obrera y estudiantil. Ver críticamente este problema es crucial, al menos así tenemos que hacerlo quienes honestamente queremos que la izquierda avance.
Invitamos a toda nuestra militancia, amigos y simpatizantes a que en primer lugar nos ayuden a dar una fuerte pelea política hacia octubre en todas las provincias del país donde superamos las PASO. También a que nos ayuden a seguir construyendo y fortaleciendo el MST, que sale de estas elecciones como una de las fuerzas de izquierda más extendidas nacionalmente y la de mayor representación en octubre por fuera del FIT. A que sigamos construyendo Izquierda al Frente, con los importantes acuerdos y también matices y diferencias que tenemos con el Nuevo MAS, porque es un frente que aporta a la unidad de la izquierda. Y a la vez a seguir insistiendo y conversando con otras fuerzas de izquierda y populares para hacer más grande y fuerte esta unidad. Tareas claves para el tiempo viene.