Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Crónicas catalanas – 27 E: HACIA UN NUEVO CHOQUE INSTITUCIONAL

Alfons Bech (La Aurora) – 27/01

El Tribunal Constitucional y el Consejo de Estado acaban de dar un varapalo al Gobierno de Rajoy al no admitir a trámite su recurso para que Puigdemont no sea investido como President. El Estado empieza a mostrar fisuras en la manera de enfocar su guerra contra el independentismo catalán.

La idea que las fuerzas del bloque del 155 (PP-PSOE-Cs) y los grandes medios de comunicación se empeñaban en meter en la cabeza de la gente de que “Puigdemont es un prófugo y no se puede presentar”, ha caído. No es verdad. Los mismísimos politizados tribunales españoles, hasta ahora alineados al 100% con Rajoy, lo han tenido que reconocer: Puigdemont tiene derecho a presentar su candidatura como Presidente.

¿Porqué ocurre esta extraña y nueva situación? Pues porque cada vez está más claro y evidente que las fuerzas del 155 perdieron las elecciones del 21D. Quedaron en minoría incluso usando ilegalidades, trampas y violencia contra el independentismo. No pueden formar Govern. El pueblo ratificó lo que había votado en el referendum del 1 de Octubre: que hay una mayoría independentista.

Pero este bloque no sabe perder democráticamente. Se sabe con la fuerza y poder del Estado, una Monarquía antiindependentista, basada en la “unidad de España como imperio de la ley”. Pero no pueden someter a los catalanes. Como no pudo ni el PP ni el TC someterlo al cargarse el Estatut en 2006. Por la terquedad del soberanismo y republicanismo no pueden buscar ningún argumento legal, democrático, por el que quien ganó mayoritariamente en votos y escaños no pueda formar su propio Govern. Porque formar su Govern quiere decir que tienen capacidad de poner el candidato que quieren presentar: Puigdemont. Por cierto, el único que se ha propuesto para ser investido.

Pero…si no pensaban aceptar el resultado y que Puigdemont pudiera ser de nuevo President…¿porqué entonces aceptaron que se presentara Puigdemont como candidato? ¿Para qué convocaron esas elecciones? Está claro que el Estado no quiere Puigdemont porque eso significa aceptar la derrota política de toda la política represiva, del golpe de Estado que dieron anulando el Parlament y Govern anterior.

El bloque del 155 ha especulado mucho con la división entre Junts x Catalunya, ERC y la CUP. En efecto la lucha de clases entre estas tres candidaturas existe. Cada una representa intereses y clases diferentes. Pero igual pasa en las del bloque 155, donde mucha gente trabajadora ha seguido votándole y, sin embargo, es el bloque que apoya al Gobierno más neoliberal y corrupto que nunca tuvo España. Sin embargo el acuerdo sobre el derecho a la investidura que tiene Puigdemont, como candidato de la lista soberanista más votada, es por ahora unánime porque es un derecho democrático. Entre soberanistas hay un pacto a partir de defender la democracia, en cambio entre el bloque 155 el pacto es a partir de la defensa de la una monarquía corrupta y violenta contra el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

¿Quiere esto decir que será investido Puigdemont el próximo miércoles 31, día previsto para el debate de investidura? No, no está nada garantizado. En primer lugar porque el Tribunal Constitucional, a pesar de no ver posible un pronuncionamiento preventivo contrario a la investidura, señala que sólo puede ser investido “presencialmente”. Es decir, una invitación a que Puigdemont se arriesgue a cruzar la frontera y sea hecho preso… o a que el Parlament ceda e inviesta a otro candidato (como quiere Rajoy). O sea, ni el TC ni el Consejo de Estado defienden para nada los derechos de los diputados electos. Eso sólo lo está haciendo el Parlament y su Presidente, Roger Torrent.

Vamos pues a un nuevo choque institucional. Aún no se ha levantado el 155 y ya se amenaza al nuevo President del Parlament con que “se atenga a las consecuencias” si propone a Puigdemont. Mientras tanto se anuncian multas de 100.000 euros al pequeño sindicato CSC-Intersindical por que convocó la huelga del 8 de noviembre. La cúpula del PP en Valencia queda involucrada en la corrupción del caso Gurtel por el anterior responsable de organización. Aparecen datos alarmantes sobre el aumento de la pobreza, incluída la gente que trabaja, la precariedad, los desalojos, etc.

Es decir, vamos a un choque institucional pero con un mar de fondo social y político. La resistencia catalana empieza también a ser vista en otras partes del Estado español como una lucha por la dignidad y por los derechos de la ciudadanía. Una chirigota de Cádiz es un ejemplo de cómo va madurando la conciencia.

Una nueva página para ayudar a organizar la indignación, apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y el mundo; por el poder de los 99% contra el 1% de ricos y privilegiados y por el programa socialista para el siglo XXI.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder