Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Informe sobre nuestra incorporación a la IV Internacional

Roberto Robaina, Israel Dutra, Tito Prado, Pedro Fuentes

Quienes suscriben el presente informe presentaron un Texto de Contribución al XVII Congreso de la IV “Sobre situación mundial y las tareas de los internacionalistas en Latinoamérica”; el mismo que fue considerado en los Boletines del pre congreso y que pudimos sustentar durante el desarrollo de este.

El Congreso de la IV Internacional, en sus resoluciones finales decidió incorporar al MES como sección simpatizante activa y prestar especial atención al proceso peruano que puede tener trascendencia sobre América Latina, tanto por la situación de objetiva como por el papel del MNP y nuestra participación como Súmate en él.

Estas decisiones son un paso importante para reunificarnos quienes hemos mantenida viva la bandera del internacionalismo. Tenemos un pasado común en el movimiento trotskista, asumiendo encuentro y desencuentros, así como diferencias políticas que hemos sabido encarar en base a la experiencia en la lucha de clases. Creemos que estamos dando un paso importante para ayudar a superar la atomización y ser un factor de reagrupamiento de los sectores anticapitalista emergentes en el último período.

Ocurre en una nueva fase donde se amplía la crisis global del capitalismo; una crisis económica, una crisis global de dominación, una crisis ecológica. Con la contradicción que cuando el marxismo está objetivamente más a la orden del día, hay una ausencia de un polo alternativo al capitalismo, por la dificultad de la clase obrera de avanzar en una conciencia socialista y la fragmentación de la izquierda radical.

Desde 1999 venimos sosteniendo la necesidad de un reagrupamiento de las fuerzas anticapitalistas. Estuvimos dentro del movimiento antiglobalización y de los Foros Sociales Mundiales. Y fuimos parte del proceso bolivariano contra los ataques imperialistas, auspiciando la presencia de Chávez en Porto Alegre donde organizamos un acto que sirvió para mostrar (en ese momento) la actualidad del proceso bolivariano. En Perú, conservamos la larga tradición histórica desde Hugo Blanco apoyando la lucha revolucionaria del campesinado y en posteriores procesos.

Como parte de esa política apostamos por la construcción de partidos amplios, anticapitalistas, conformando el PSOL en Brasil y apoyando la construcción del NPA en Francia. Nuestros primeros contactos con el C.E. de la IV fue con Daniel Bensaid, Olivier Sabado, que sirvió para abrir la hipótesis de trabajo común. Mientras que una gran fracción de Democracia Socialista con gran peso en el PT brasilero defendía la participación en el mismo, (Miguel Rosseto), la dirección de la IV en su congreso de 2004 votaba una resolución de ruptura con el gobierno definiendo al gobierno Lula como social libera. Este fue un paso importante para la construcción del PSOL.

Este proceso de aproximación avanzó en 2011 cuando constatamos que teníamos puntos de acuerdo sobre el carácter global de la crisis del capitalismo y sobre la base de las experiencias de unos y de otros en la construcción de formaciones anticapitalistas amplias. Hicimos un acta común por la cual ingresamos en condición de observadores participando en las reuniones anuales del Comité Internacional.

Durante todo este período hubo ensayos y errores que permitieron hacer nuevas precisiones. Ahora aportamos nuestra experiencia como Súmate en el Movimiento Nuevo Perú y del MES/PSOL en Brasil donde estamos junto a otras organizaciones que también son parte de la IV. Así, como también de las experiencias en Venezuela, Argentina y otros países del Cono Sur.

El 17º Congreso nos permitió comprobar que esos acuerdos han progresado; que tenemos coincidencias importantes sobre la situación mundial, el caos geopolítico y la crisis de dominación. Así también en la valoración de los procesos que incorporan nuevos sectores a la resistencia de los trabajadores (el movimiento feminista, la juventud, las luchas democráticas, las luchas eco socialistas), mientras que la clase obrera, que es más extendida y numerosa a nivel mundial, demora en aparecer como caudillo de la movilización anticapitalista.

En los seis días de Congreso pudimos corroborar que fue un Congreso rico, con secciones que reflejan una inserción importante en las luchas de sus respectivos países superando el propagandismo. Los 17 representantes de Brasil entre miembros de la IV Internacional, observadores e invitados mostró que la IV Internacional tiene un potencial de crecimiento en este país.

El Congreso constató que la IV tiene una red de organizaciones que abarcan todos los continentes. Las organizaciones de Filipinas y Pakistán son las más numerosas. En el Norte de África tiene presencia en Marruecos, Argelia, Túnez donde hacen parte del Frente Popular y cuentan con dos diputados. Además de organizaciones en Bangladesh, Sri Lanka, Hong Kong, y pequeños grupos no Japón, Australia, Dominica, Martinica, África do Sul. Mantiene una presencia centralmente europea, como el trabajo histórico de Francia, que si bien está estancado tiene condiciones de recuperación después del último congreso del NPA. Tiene secciones en Holanda, Bélgica, Italia, Suiza, Suecia, Grecia, Polonia, Noruega, Inglaterra, con un peso real en Portugal del Bloco de Esquerda, que tuvo 10% en las últimas elecciones), Dinamarca (donde son parte de la alianza Verde/Roja). El grupo con mayor dinamismo y juventud son los Anticapitalistas del Estado Español, siendo la tercera fuerza interna de Podemos con un eurodiputado, varios diputados regionales y la alcaldía de Cádiz.El grupo canadiense tiene Fuerza en el movimiento de mujeres y en la juventud de Quebec. En los estados Unidos, además de un grupo con posiciones sectarias, están los compañeros de Solidarity que hacen parte del DSA, el partido socialista de más crecimiento en el mundo. No pudieron asistir las delegaciones de Rusia y Balcanes por las dificultades con la visa.

Para Latinoamérica hubo una reunión continental representativa donde estuvieron Puerto Rico, México, Ecuador, Colombia, Brasil, Argentina, Venezuela y Perú que muestra el potencial que tiene la IV en nuestro continente y la posibilidad de ser un polo de atracción para superar la atomización e intervenir en los nuevos procesos que están ocurriendo.

Nuestro ingreso puede dar más energía para Latinoamérica y la publicación en portugués de la revista Imprecor sería la concreción de esa política. Nuestros trabajos en América Latina vienen en la dirección de sumar experiencias. Tendremos un desafío común en los EE. UU. para colaborar con el DSA país donde se combina la resistencia a los planes de Trump con el creciente interés de la juventud por el socialismo y el marxismo.

Nuestro ingreso se basa en una seria de acuerdos políticos que en el transcurso de estos años se han mostrado como muy importantes. Nos ubicamos en la misma posición en cuanto a la existencia de nuevos procesos políticos, (partidos amplios, movimientos) donde los revolucionarios tienen que intervenir haciendo parte de ellos defendiendo la democracia interna y una política de ruptura con el colonialismo y los regímenes burgueses con una estrategia anticapitalista. Este es un nuevo desafío que nos diferencia de las direcciones que se adaptan a los viejos regímenes burgueses. Y al mismo tiempo nos diferencia de las corrientes y organizaciones que siguen un curso auto proclamatorio y permanecen al margen de los nuevos procesos que se han abierto.

Creemos que los acuerdos políticos y programáticos alcanzados que sellan una tradición común de carácter histórico hacen que nuestra incorporación sea un paso muy importante. Nos incorporamos con entusiasmo a las filas de la IV en el afán de trabajar juntos para convertirnos en un factor que anime e impulse el reagrupamiento internacional de los revolucionarios en este nuevo período de la lucha de clases.

9 de marzo del 2018.

Informe sobre nuestra incorporación a la IV Internacional

Roberto Robaina, Israel Dutra, Tito Prado, Pedro Fuentes

Quienes suscriben el presente informe presentaron un Texto de Contribución al XVII Congreso de la IV “Sobre situación mundial y las tareas de los internacionalistas en Latinoamérica”; el mismo que fue considerado en los Boletines del pre congreso y que pudimos sustentar durante el desarrollo de este.

El Congreso de la IV Internacional, en sus resoluciones finales decidió incorporar al MES como sección simpatizante activa y prestar especial atención al proceso peruano que puede tener trascendencia sobre América Latina, tanto por la situación de objetiva como por el papel del MNP y nuestra participación como Súmate en él.

Estas decisiones son un paso importante para reunificarnos quienes hemos mantenida viva la bandera del internacionalismo. Tenemos un pasado común en el movimiento trotskista, asumiendo encuentro y desencuentros, así como diferencias políticas que hemos sabido encarar en base a la experiencia en la lucha de clases. Creemos que estamos dando un paso importante para ayudar a superar la atomización y ser un factor de reagrupamiento de los sectores anticapitalista emergentes en el último período.

Ocurre en una nueva fase donde se amplía la crisis global del capitalismo; una crisis económica, una crisis global de dominación, una crisis ecológica. Con la contradicción que cuando el marxismo está objetivamente más a la orden del día, hay una ausencia de un polo alternativo al capitalismo, por la dificultad de la clase obrera de avanzar en una conciencia socialista y la fragmentación de la izquierda radical.

Desde 1999 venimos sosteniendo la necesidad de un reagrupamiento de las fuerzas anticapitalistas. Estuvimos dentro del movimiento antiglobalización y de los Foros Sociales Mundiales. Y fuimos parte del proceso bolivariano contra los ataques imperialistas, auspiciando la presencia de Chávez en Porto Alegre donde organizamos un acto que sirvió para mostrar (en ese momento) la actualidad del proceso bolivariano. En Perú, conservamos la larga tradición histórica desde Hugo Blanco apoyando la lucha revolucionaria del campesinado y en posteriores procesos.

Como parte de esa política apostamos por la construcción de partidos amplios, anticapitalistas, conformando el PSOL en Brasil y apoyando la construcción del NPA en Francia. Nuestros primeros contactos con el C.E. de la IV fue con Daniel Bensaid, Olivier Sabado, que sirvió para abrir la hipótesis de trabajo común. Mientras que una gran fracción de Democracia Socialista con gran peso en el PT brasilero defendía la participación en el mismo, (Miguel Rosseto), la dirección de la IV en su congreso de 2004 votaba una resolución de ruptura con el gobierno definiendo al gobierno Lula como social libera. Este fue un paso importante para la construcción del PSOL.

Este proceso de aproximación avanzó en 2011 cuando constatamos que teníamos puntos de acuerdo sobre el carácter global de la crisis del capitalismo y sobre la base de las experiencias de unos y de otros en la construcción de formaciones anticapitalistas amplias. Hicimos un acta común por la cual ingresamos en condición de observadores participando en las reuniones anuales del Comité Internacional.

Durante todo este período hubo ensayos y errores que permitieron hacer nuevas precisiones. Ahora aportamos nuestra experiencia como Súmate en el Movimiento Nuevo Perú y del MES/PSOL en Brasil donde estamos junto a otras organizaciones que también son parte de la IV. Así, como también de las experiencias en Venezuela, Argentina y otros países del Cono Sur.

El 17º Congreso nos permitió comprobar que esos acuerdos han progresado; que tenemos coincidencias importantes sobre la situación mundial, el caos geopolítico y la crisis de dominación. Así también en la valoración de los procesos que incorporan nuevos sectores a la resistencia de los trabajadores (el movimiento feminista, la juventud, las luchas democráticas, las luchas eco socialistas), mientras que la clase obrera, que es más extendida y numerosa a nivel mundial, demora en aparecer como caudillo de la movilización anticapitalista.

En los seis días de Congreso pudimos corroborar que fue un Congreso rico, con secciones que reflejan una inserción importante en las luchas de sus respectivos países superando el propagandismo. Los 17 representantes de Brasil entre miembros de la IV Internacional, observadores e invitados mostró que la IV Internacional tiene un potencial de crecimiento en este país.

El Congreso constató que la IV tiene una red de organizaciones que abarcan todos los continentes. Las organizaciones de Filipinas y Pakistán son las más numerosas. En el Norte de África tiene presencia en Marruecos, Argelia, Túnez donde hacen parte del Frente Popular y cuentan con dos diputados. Además de organizaciones en Bangladesh, Sri Lanka, Hong Kong, y pequeños grupos no Japón, Australia, Dominica, Martinica, África do Sul. Mantiene una presencia centralmente europea, como el trabajo histórico de Francia, que si bien está estancado tiene condiciones de recuperación después del último congreso del NPA. Tiene secciones en Holanda, Bélgica, Italia, Suiza, Suecia, Grecia, Polonia, Noruega, Inglaterra, con un peso real en Portugal del Bloco de Esquerda, que tuvo 10% en las últimas elecciones), Dinamarca (donde son parte de la alianza Verde/Roja). El grupo con mayor dinamismo y juventud son los Anticapitalistas del Estado Español, siendo la tercera fuerza interna de Podemos con un eurodiputado, varios diputados regionales y la alcaldía de Cádiz.El grupo canadiense tiene Fuerza en el movimiento de mujeres y en la juventud de Quebec. En los estados Unidos, además de un grupo con posiciones sectarias, están los compañeros de Solidarity que hacen parte del DSA, el partido socialista de más crecimiento en el mundo. No pudieron asistir las delegaciones de Rusia y Balcanes por las dificultades con la visa.

Para Latinoamérica hubo una reunión continental representativa donde estuvieron Puerto Rico, México, Ecuador, Colombia, Brasil, Argentina, Venezuela y Perú que muestra el potencial que tiene la IV en nuestro continente y la posibilidad de ser un polo de atracción para superar la atomización e intervenir en los nuevos procesos que están ocurriendo.

Nuestro ingreso puede dar más energía para Latinoamérica y la publicación en portugués de la revista Imprecor sería la concreción de esa política. Nuestros trabajos en América Latina vienen en la dirección de sumar experiencias. Tendremos un desafío común en los EE. UU. para colaborar con el DSA país donde se combina la resistencia a los planes de Trump con el creciente interés de la juventud por el socialismo y el marxismo.

Nuestro ingreso se basa en una seria de acuerdos políticos que en el transcurso de estos años se han mostrado como muy importantes. Nos ubicamos en la misma posición en cuanto a la existencia de nuevos procesos políticos, (partidos amplios, movimientos) donde los revolucionarios tienen que intervenir haciendo parte de ellos defendiendo la democracia interna y una política de ruptura con el colonialismo y los regímenes burgueses con una estrategia anticapitalista. Este es un nuevo desafío que nos diferencia de las direcciones que se adaptan a los viejos regímenes burgueses. Y al mismo tiempo nos diferencia de las corrientes y organizaciones que siguen un curso auto proclamatorio y permanecen al margen de los nuevos procesos que se han abierto.

Creemos que los acuerdos políticos y programáticos alcanzados que sellan una tradición común de carácter histórico hacen que nuestra incorporación sea un paso muy importante. Nos incorporamos con entusiasmo a las filas de la IV en el afán de trabajar juntos para convertirnos en un factor que anime e impulse el reagrupamiento internacional de los revolucionarios en este nuevo período de la lucha de clases.

9 de marzo del 2018.

 

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder