Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Necesitamos hablar de Gaza

Waldo Mermestein, Israel Dutra e Juliano Medeiros

Originalmente publicado en el periódico Folha de S. Paulo en respuesta al artículo “El antisemitismo permitido en PSOL”, por André Lajst.

Hemos leído con indignación el artículo “O antissemitismo no PSOL” (10/4), publicado en esta página, en la que el científico político Andre Lajst acusa el PSOL y su Secretario de relaciones internacionales, Israel Dutra, de apoyaren las posiciones sobre el tema Palestina e Israel sin el conocimiento adecuado del tema y motivados por el antisemitismo.

Esta línea de argumentación no es original: preocupados por la desmoralización de Israel -cuya narrativa oficial es cada vez más desenmascarada por el trato brutal dispensado a los palestinos, en particular los de los territorios ocupados hace 50 años-, los defensores de Israel buscan deslegitimar a los que se oponen a esa opresión acusándolos de antisemitismo.

Rechazamos la calumnia de antisemitismo y reiteramos lo que la Ejecutiva Nacional del PSOL ya había afirmado que no toleraremos ningún tipo de discriminación en nuestras filas. El presunto antisemitismo del PSOL, apuntado por el sr. Lajst, es tan disociado de la realidad como sería si alguien confundiera la justa crítica al régimen dictatorial, homofóbico y misógino de Arabia Saudita con la islamofobia.

Es importante señalar que el momento elegido por el señor. Lajst no es casual. Hay una tragedia que se desarrolla en la franja de Gaza, donde 2 millones de personas viven en los límites de un territorio minúsculo, rodeado por todos los lados por las fuerzas militares de Israel, con la colaboración de la dictadura egipcia.

La falta de agua, de luz y de empleo para la mitad de su población hace la vida literalmente imposible para sus habitantes.

Por más que intentan negar, Gaza tiene una historia: cerca del 70% de su población está compuesta por refugiados palestinos expulsados de Israel en 1948 y por sus descendientes. Esta ya era una realidad mucho antes de que Hamas existiera. En los últimos años, los ataques perpetrados por Israel han aumentado en escala y brutalidad, despertando la amplia condena mundial.

Para llamar la atención sobre esta situación insostenible, las organizaciones sociales de la franja de Gaza organizaron marchas por el derecho al retorno. Por medio de ellas, se busca movilizar decenas de miles de personas semanalmente hasta el 70 aniversario del nakba (expulsión de los palestinos en 1948), a pocos cientos de metros de la frontera erigida por Israel. El objetivo es el de reunir marchas similares en todos los lugares en que los palestinos están esparcidos, incluso dentro de las fronteras de Israel.

Sin embargo, al principio de la campaña, Israel ya ha dejado bien claro su nivel de intolerancia. El 30 de marzo, como se informó ampliamente por la prensa internacional, el Ejército israelí destacó cerca de cien tiradores de élite para atacar la marcha.

Las fotos y videos en la propia prensa israelí muestran una macabra “competencia” de tiro al blanco contra los manifestantes, una barbarie que ha sido criticada en todo el mundo. La Unión Europea, por ejemplo, exigió de inmediato una investigación independiente; como ya es usual, pero Israel rechazó la propuesta.

Incluso dentro de Israel, la sociedad civil organizó manifestaciones en rechazo a tales ataques. Durísimas voces se expresaron en el principal periódico del país, el Haaretz. El columnista Gideon Levy empleó un adjetivo contumaz en su título para denunciar la represión contra los palestinos: “El Ejército masacrante de Israel”.

Otro valiente periodista del mismo periódico, Amira Hass, residente en Ramalah hace años, abrió su columna semanal con la siguiente pregunta: “Yo simplemente cumplía órdenes”. ¿Es esto lo que diréis a sus hijos?

En vez de saludar la “única democracia de Oriente Medio”, habría sido más prudente el señor. Lajst opinó sobre la masacre en Gaza. Los registros históricos y el comportamiento de Israel respecto a los palestinos muestran un patrón contrario al de una democracia. Terminamos esta reflexión con la siguiente indagación: ¿cómo evaluar un régimen que mantiene una ocupación colonial hace 50 años?

Israel Dutra – Es secretario de Relaciones Internacionales del PSOL

Juliano Medeiros – Es presidente del PSOL

Waldo Mermestein – Judío y milagro del PSOL, es investigador y experto en Oriente Medio

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder