Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Nuestra solidaridad al pueblo sirio – abajo los bombardeos y la intervención de los imperialismos

Israel Dutra y Charles Rosa

En la madrugada de este sábado (14/04), mientras dormían las familias sirias, el mundo asistía a las imágenes de misiles aéreos cayendo sobre las ciudades de Damasco y Homs. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a los gobiernos de Francia y el Reino Unido, ordenó los bombardeos contra supuestos locales de almacenamiento de armas químicas del gobierno de Bashar al-Assad, según anunció en su Twitter durante la semana.

Esta nueva agresión al territorio sirio se produce días después de la muerte de al menos 43 personas por un ataque con gas cloro en Duma (región controlada por grupos opositores al régimen de Assad). Las circunstancias de esta masacre cobarde comenzarían a ser aclaradas este sábado por un equipo internacional de fiscalización de armas químicas. Como en otras ocasiones, con el pretexto de represaliar al gobierno de Assad, las potencias imperialistas occidentales sumaron sus esfuerzos bélicos para incrementar más violencia a un país totalmente arrasado por una guerra civil que ya se arrastra desde hace 7 años. La siniestra contabilidad de más 400 mil muertos y casi 12 millones de desplazados resulta de un conflicto internacionalizado en el que el régimen de Assad y los opositores armados miden fuerzas en un intrincado juego entre potencias militares mundiales, como EEUU y Rusia, y potencias regionales, como Arabia Saudita, Turquía, Israel e Irán. Mientras estos estados trampa sus intervenciones sobre la base de los cálidos geopolíticos y económicos, el mayor éxodo de la historia reciente sigue batiendo todos los récords.

Es nuestro deber repudiar esta agresión, que afronta no sólo las principales normativas e instancias de la ONU, sino también a los parlamentos de EEUU, Francia y el Reino Unido que ni siquiera se han consultado sobre la pertinencia de esta decisión, en una muestra flagrante de que el intervencionismo externo y el el autoritarismo interno caminan lado a lado. Además, no hay el menor indicio de que la ofensiva sobre Damasco abra una vía de solución a la guerra civil en Siria. En cambio, la escalada militar protagonizada por Trump, May, Macron, Putin, etc, deja a la comunidad internacional cada vez más preocupada y desconfiada en cuanto a la eficacia de los dispositivos diplomáticos para alcanzar la paz.

¿Misión cumplida?

La definición de Trump en el twitter, su principal medio de comunicación, de que la “misión fue cumplida” recuerda otras incursiones del imperialismo norteamericano, como en sus ocupaciones de Irak y Afganistán. Lo que Trump quiere en realidad es ejercer una amenaza y un control mayor en el Oriente Medio, barriendo por debajo de la alfombra la enorme crisis política y comercial de la que no puede salir Estados Unidos.

La línea de intervención bélica sirve también a los gobiernos como May y Macron- ese íntimo del dictador de Arabia Saudita- para tergiversar sobre sus propios conflictos internos. En el caso de Trump, hay un amplio movimiento contra el uso de armas que sacude a la sociedad estadounidense, además de la crisis causada por las Fakenews, en el escándalo del Cambbride Analitca. Macron vive una ola de huelgas y luchas. El sábado, salieron más de cien mil franceses en Marsella con la consigna ‘Stop Macron’

Trump se esfuerza por cumplir el papel de gendarme mundial, aunque siempre ha manifestado simpatías por la dictadura de Al-Assad antes de residir en la Casa Blanca.

No hay paz con la dictadura Assad

Tenemos total concordancia con lo que puso la declaración del NPA francés este sábado:

“Desde marzo de 2011 y el levantamiento democrático contra el tirano Bachar al-Assad, la población siria sufre una represión feroz y sangrienta del dictador y de sus aliados, en primera fila de los que se encuentran la Rusia de Putin y el Irán de los ayatolás. Las dificultades encontradas por el levantamiento, la militarización impuesta por el régimen y las injerencias interesadas de las monarquías del Golfo han favorecido, además, el desarrollo de fuerzas integristas y yihadistas, mientras las fuerzas democráticas estaban muy solas frente a Assad y las corrientes contrarrevolucionarias.

Llamamos a rechazar la sórdida campaña que tiene por objetivo dudar del enésimo ataque químico criminal del régimen contra civiles, hombres, mujeres, niños y niñas en Duma, testificada por tantas informaciones provenientes de ciudadanos y servicios médicos sobre el terreno. Pero condenamos sin ninguna ambigüedad la nueva aventura militar dirigida por Trump en Siria, y la participación francesa en esta campaña de bombardeos que quiere dar la ilusión de que el pueblo sirio va a estar ahora mejor protegido. Esto no puede sino añadir guerra a la guerra, caos al caos: víctimas civiles, rememoración de un pasado colonial odioso, reforzamiento de la postura de Assad como muralla frente al imperialismo occidental.”

Siempre es válido luchar por la verdadera narrativa de los hechos: la Primavera Árabe de 2011, emprendida por los pueblos de Oriente Medio y del Norte de África contra los regímenes dictatoriales de la región, encontró en Bashar al-Assad su mayor verdugo. No sólo por gobernar a Siria con mano de hierro desde 2000, heredando el poder y las fortunas de su padre Hafez. Pero sobre todo porque es el mayor sanguinario del siglo XXI, responsable de la muerte de cientos de miles de sus compatriotas y del reiterado empleo de armas químicas contra la población civil. Gracias a la ayuda de Rusia, pudo sofocar gran parte de la rebelión en Siria. Por su intransigencia, se generalizó por el territorio sirio el caos, del que supieron beneficiarse a los grupos fundamentalistas que la propaganda asadista hizo cuestión de confundir con los opositores laicos.

Sin embargo, cabe recordar también la ferocidad del régimen sirio no logró derrotar a los kurdos que luchan por su territorio y por Rojava. Defendemos el derecho a la autodeterminación del pueblo sirio, como estamos haciendo con la cuestión de Rojava y Afrin, acosadas por la alianza entre el también dictador Erdogan y Rusia.

¡A las calles contra los señores de la guerra!

Al mismo tiempo, prestamos nuestra más activa solidaridad al pueblo sirio. Llamamos a la movilización de todos los que se comprometen con una paz justa para los pueblos y que no están al lado del rapaz y la guerra, características esenciales de esta etapa decadente del capitalismo. Así como hicimos contra la guerra en Irak, Afganistán, Palestina, Kurdistán y en defensa de los pueblos víctimas del militarismo imperialista en otras ocasiones, sabremos dar la respuesta en las calles a los señores de la guerra. La visita del vicepresidente de EEUU, Mike Pence, a Brasil el 30 de mayo ofrecerá una excelente oportunidad para expresar nuestra indignación contra el belicismo de las principales potencias mundiales.

 

Charles Rosa es militante del Movimiento Izquierda Socialista (MES) y graduando en Historia en la USP.

Israel Dutra es sociólogo, miembro de la Dirección Nacional del PSOL y del Movimiento Izquierda Socialista (MES). Es Secretario de Relaciones Internacionales del PSOL.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder