Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Breves comentarios sobre la segunda vuelta en Colombia: ¿por qué triunfó Duque?

Comentario sobre la segunda vuelta en Colombia

Por Israel Dutra

Los colombianos eligieron, en segunda vuelta, a su futuro presidente. Las últimas encuestas fueron confirmadas por las urnas. Con el menor índice de abstención de las últimas décadas (47%), el candidato conservador Ivan Duque resultó ganador, obteniendo más de 10,3 millones de votos (54%) contra unos 8 millones de votos (42%) de su oponente Gustavo Petro (Movimiento Progresistas). Para fines de análisis, indico el artículo que escribí cuando escrutado el resultado de la primera vuelta: Petro en la segunda vuelta: una batalla inédita para la izquierda colombiana.

En estos últimos quince días, se profundizó la tendencia a “jugar sucio” por parte de la gran burguesía, la prensa y el mando del aparato estatal. En un reino de “fake news”, el objetivo era impedir cualquier crecimiento de Petro sobre la base de dos argumentos: el terrorismo mediático sobre los supuestos crímenes de la guerrilla y extraer dividendos electorales de la crisis humanitaria en Venezuela, asociando a Gustavo Petro con el régimen de Caracas.

A pesar del bombardeo de calumnias, la campaña Petro galvanizó importantes sectores progresistas, ganando apoyos importantes de políticos de la Alianza Verde como Clara Lopez (que fue candidata a vicepresidenta en la fórmula del tercer colocado, Sergio Fajardo) y el popular Antanas Mockus. Otro apoyo clave fue de la líder de los derechos humanos y ex rehén de las FARC, Ingrid Betancourt. El frente político por derechos, por el cambio en la matriz económica y por un proceso de paz participativo e inclusivo ganó posiciones en la batalla de la hegemonía de la sociedad colombiana.

La victoria de Duque no puede distorsionar el avance histórico de una izquierda, incluso moderada, capaz de provocar una ampliación del debate entre lo social y político. Colombia transformada en un enclave del DEA, porta-aviones sudamericano de Estados Unidos se encuentra en vías de ser cuestionada. Un nuevo gobierno conservador será obligado a implantar un plan de guerra contra el pueblo, resonando una mayor polarización. Nuevas luchas sociales se avecinan. Si no hoy, mañana. Los tiempos están cambiando. En todo continente.

¿Qué explica la victoria de Duque y la derrota de Petro?

Por Pedro Fuentes

Como destacó anteriormente el artículo de Israel Dutra (Petro en la segunda vuelta: una batalla inédita para la izquierda colombiana), por primera vez en la historia colombiana una elección trasciende los marcos de los partidos tradicionales. El candidato de la derecha uribista, Iván Duque, enfrentó a Gustavo Petro, candidato alineado con la nueva ola de procesos políticos que está ocurriendo en América Latina, como el Frente Amplio de Chile o el MNP del Perú.

La derrota de Gustavo Petro puede ser explicada por el hecho de que la clase media -que en la primera vuelta siguió al Sergio Fajardo (centro) y Humberto de la Calle (Partido Liberal) – dio un cierto giro e inclinó el péndulo a Duque. A pesar de hacer un 65% de votos más respecto a la primera vuelta, Petro quedó a 2,3 millones de distancia del nuevo presidente colombiano.

La decisión de la mayor parte de la clase media colombiana en apoyar al Duque tiene mucho que ver con Venezuela. El país, hoy gobernado por Nicolás Maduro (PSUV), está en una grave crisis y bajo un régimen bonapartista. A diferencia de los gobiernos de Hugo Chávez, su modelo ya no inspira confianza a las masas. La proximidad entre Venezuela y Colombia es notable no sólo geográficamente como también políticamente. Cerca de 600 mil venezolanos residen hoy en Colombia, fenómeno migratorio ocasionado en gran medida por la crisis humanitaria que atravesó Venezuela en los últimos años. En este contexto, mientras Duque adopta un discurso de endurecimiento contra Venezuela, Petro defendió la apertura de una línea de diálogo con sus vecinos. Esta propuesta, distorsionada por los grandes medios, asustó a la clase media.

Además, vale notar que siempre extremadamente improbable la izquierda vencer contra la fuerza del aparato del Estado. En estas circunstancias, sólo se puede ganar de la derecha cuando hay una enorme movilización de masas. Desgraciadamente, no fue el caso de las elecciones colombianas de 2018. La derecha triunfa otra vez en Colombia, pero difícilmente tendrá capacidad para frenar el proceso antineoliberal que se desarrolla en otros países del continente. Ahora, el próximo desafío es México (lea más sobre las elecciones mexicanas en: POR UN FRENTE SOCIAL Y POLÍTICO PARA DETENER EL CONTRATAQUE DE LA OLIGARQUÍA NEOLIBERAL Y LA DERECHA).

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder