Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

El debate necesario en la elección presidencial

Una materia publicada el pasado viernes en el diario Valor Econômico evidencia las exigencias brutales que los acreedores de la deuda pública están haciendo para Brasil y que la mayoría de los candidatos a la presidencia de Brasil pretende atender, pero no contará en la campaña electoral.

El economista Alberto Ramos, director de investigación para América Latina de Goldman Sachs y uno de los más altos representantes de los intereses de los acreedores, afirma que Brasil necesita hacer un resultado primario de superávit del 3% al 3,5% del PIB, hoy Brasil está en déficit del 2%: “Estamos hablando de un ajuste fiscal de al menos cinco puntos porcentuales del PIB”.

Simplificando, Ramos alerta a la preocupación de que Brasil ya no está ahorrando dinero de nuestros impuestos para pagar a los acreedores. Desde el gobierno FHC hasta 2013, Brasil produjo superávits, es decir, dejaba de gastar con salud, educación, seguridad y usaba buena parte de los impuestos para pagar intereses de la deuda pública, y se dice de paso, pagando una de las tasas de interés más altas del mundo. Los especuladores hasta recaudaron dinero en Estados Unidos, que llegaron a prestar a un interés cero, y compran títulos de nuestra deuda remunerados con altos intereses. Un gran negocio.

Desde 2013, ya no tenemos superávit, y los intereses de la deuda se han pagado con más endeudamiento. Esto deja a los acreedores nerviosos, porque obviamente es una situación insostenible a largo plazo. El riesgo de quebrar es grande.

El economista de Goldman da la receta para resolver la situación: cortar gastos o aumentar impuestos. Ellos quieren un ajuste en la espalda del pueblo.

Quieren cortar de la seguridad pública que está caótica. Cortar de la educación que está sacudida. Cortar de la asistencia social que está desmontada. Cortar de la salud que está quebrada. De la previsión que paga una miseria a los jubilados. Cortar de los servidores públicos que están arrojados. Quieren aumentar los impuestos del trabajador y de la clase media que ya están con la cuerda en el cuello.

Nosotros queremos lo contrario.

Queremos cortar los propios intereses de la deuda que están entre los más altos del mundo. Cortar de la corrupción que roba hasta el 2,3% del PIB. Cortar de los privilegios del 1% más ricos, empezando por aquellas seis familias más ricas de Brasil (que ciertamente enriquecieron ganando con los intereses de la deuda) y que tiene la misma riqueza que los 100 millones más pobres. Queremos aumentar los impuestos de estos millonarios, de los bancos, de las grandes multinacionales, de los grandes exportadores. Que paguen con sus ganancias exorbitantes por la crisis, ya que fueron los que realmente ganaron antes de ella.

Este es el debate que se debe hacer en la elección presidencial.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder