Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Cuarta huelga general de la era Macri cuestiona el ajuste

La fuerza de la huelga general argentina se notó en Brasil y en la región. Con aeropuertos cerrados y decenas de vuelos cancelados, los grandes medios se obligaron a noticiar la contundente paralización general en el país vecino. Sin embargo, no fueron sólo los transportes que paralizaron, con alta adhesión de trabajadores de la industria y de los servicios. El martes, día 25, encontró las calles de Buenos Aires vacías. El clima en las principales ciudades del país era el mismo. La cuarta huelga general contra el gobierno de Mauricio Macri fue precedida de una manifestación en la Plaza de Mayo el lunes con decenas de miles de activistas, convocada por la CTA, por sectores disidentes de la CGT y acompañada por el sindicalismo combativo.

La jornada de huelga general se inscribe en un contexto de luchas contra el salvaje ajuste de Macri, el crecimiento de la bronca social y la expectativa de las negociaciones de un nuevo acuerdo con el FMI. Mientras los piquetes ocurrían en las grandes avenidas y puentes de las concentraciones urbanas, Macri estaba en Nueva York para negociar la nueva “ayuda” prometida por el Fondo Monetario Internacional. En este escenario, el presidente del Banco Central, Luis Caputo, a quien Macri y la prensa se referían como el “Messi” de las finanzas, abandona el gobierno, renunciando tras tres meses y el protagonismo de haber participado en el primer acuerdo con el FMI. Los mercados reaccionaron con perplejidad la renuncia de Caputo. El mayor temor es el retorno de la carrera cambiaria que desvalorizó sumariamente el peso en los últimos meses, llevando el dólar al costo de 40 $.

En el terreno de la lucha social, la paralización tuvo gran influencia del sindicalismo combativo, que garantizó la mayoría de los piquetes en todo país. La fuerza de la izquierda social contrasta con la actitud de los dirigentes de las centrales sindicales mayoritarias, que actúan para descomprimir la crisis, disminuyendo el peso de las acciones de la clase trabajadora para llevar el descontento social hacia el plano electoral. La acción de contención de los sectores de la burocracia sindical no frena el ascenso de las luchas. Hay varias batallas y conflictos en curso como la del astillero Río Santiago, el hospital Posadas, la agencia de noticias Telam, los mineros de Río Turbio y los profesores que siguen peleando por mejores condiciones de trabajo. El sindicalismo combativo, con la presencia de agrupaciones como Ancla, sindicatos como Luz y Fuerza, SUTNA (neumático), varios regionales de profesores, mineros y un amplio acuerdo de socios, se reunió en Córdoba para postular una alternativa unitaria y un plan de lucha .

Aún se percibe la fuerza del movimiento multitudinario de mujeres, que coloreó de verde el país en agosto, con la campaña por la legalización del aborto. La derrota del Senado no terminó con el movimiento, que dejó marcas estructurales. El movimiento estudiantil también levantó la cabeza y experimentó una reanudación como no se veía mucho.

La lucha está abierta. De un lado el gobierno, apoyado en sectores cada vez más reaccionarios (amenazando activistas y dando bases para un giro represivo), de otro la resistencia “por debajo”. La aprobación del presupuesto de 2019, de encargo del FMI, es la prueba de los nueve. Con la congelación de gastos, inflación y desempleo, tales medidas arruinan a millones de familias obreras.

En un artículo próximo vamos a desarrollar con más densidad las contradicciones que se juegan en Argentina. Es fundamental acompañar la lucha del país vecino, incluso en medio de nuestra disputa electoral, para ver de conjunto las determinaciones del continente. Con una tradición de luchas enormes, con una cultura obrera arraigada y combativa, Argentina es siempre un punto decisivo de América Latina. Cabe a la izquierda construir y desarrollar la unidad de los sectores sociales y sindicales también en el plano político para acabar con el ajuste del gobierno Macri.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder