Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

¡El voto al PSOL es el voto necesario!

El último viernes, el 6 de septiembre, la campaña electoral dio una vuelta inesperada con el atentado del cuchillazo contra Bolsonaro, un lamentable episodio que resultó en una grande exposición del candidato y en una mayor polarización política, consolidando una candidatura que ya demostraba fuerza, como una expresión de la profunda crisis política, económica y social brasileña. Bolsonaro es una especie de Trump brasileño, reflejando un fenómeno mundial, que lleva un sector de la población a buscar un personaje fuerte. Su consolidación también ocurre por el hecho del que hay una fracción de la burguesía que lo apoya, satisfecha con su programa de cortes radicales a los trabajadores y al servicio de los grandes banqueros.

Las consecuencias profundas del hecho empiezan a aparecer, con la nueva rodada de encuestas que colocan Bolsonaro como líder con el doble de intenciones de voto del pelotón de los segundos colocados. Sin embargo, a pesar de la posición conquistada, que redobló la iniciativa de su campaña en las redes y en las calles, la elección sigue marcada por la enorme imprevisibilidad. Los acontecimientos de grande monta son casi diarios: el anuncio de la sustitución de Lula por Haddad; la prisión del exgobernador Beto Richa en Paraná; la investigación de Reinaldo Azambuja, otro gobernador el PSDB en Mato Grosso del Sur, sin hablar en las fluctuaciones del dólar como síntoma de la crisis económica y política… En síntesis, la hipótesis de nuevos giros y despliegues inéditos durante la campaña electoral no puede ser desechada.

Como efecto colateral de la difusión de las nuevas pesquisas, con el real peligro de Bolsonaro estar en lo segundo turno, ganó fuerza la expresión del llamado “voto útil”. Mismo adentro del PSOL este debate ganó peso con la declaración de Jean Wyllys en las redes sociales en favor de la chapa presidencial de Haddad y Manuela. más allá del gesto individualista de Wyllys, que presenta una política que liquida el PSOL en la disputa general mientras millares de militantes del PSOL se lanzan en la disputa en todo el país, hay una duda sincera en varios activistas sobre el voto útil. Es preciso debatir con estas compañeras y compañeros que, si seguimos el camino de Jean Wyllys, terminaremos perdiendo la acumulación política construido por el PSOL en su larga lucha, iniciada desde la traición petista. No podemos nos olvidar de que, si la extrema-derecha se fortaleció, se debe también al retroceso en la conciencia de las masas vivido durante los gobiernos del PT. Durante 13 años gobernando, el PT no cuestionó la ley de amnistía para juzgar torturadores y asesinos de la dictadura; no combatió el oligopolio de medios de comunicación corporativos; no modificó la política de seguridad, que encarcela y mata millares de jóvenes en las comunidades pobres de Brasil y asistió impotente a la emergencia del crimen organizado; no promovió cualesquiera reformas en el sistema judiciario, en la injusta política fiscal y en la alto concentración de la tierra.

Como resultado, delante de la profunda crisis de los últimos años, vemos el real crecimiento de la candidatura de extrema-derecha, en una disputa incierta y reñida. Delante de las dudas e inseguridad en los círculos de discusión, nuestro papel, como militantes, es dialogar, marcando y fortaleciendo un camino alternativo.

Queremos afirmar que no es tiempo de hesitación y sí de una intensa lucha política para mantener el PSOL como una alternativa frente a la crisis global del capitalismo brasileño, que no será resuelta ni por la extrema-derecha ni por los falsos progresismos.

¿Cómo impedir el crecimiento de la extrema-derecha?

La extrema-derecha traba una batalla cultural para ocupar el vacío dejado por la crisis del régimen, afirmando un proyecto regresivo, autoritario y opresor, con el plan de Bolsonaro, Mourão y Paulo Guedes para realizar una guerra contra el pueblo. En esa batalla, estos personajes buscan llevar la indignación y la apatía para el lado de su propuestas privatistas, anti obreras y prejuiciosas.

¡Delante de las provocaciones y ataques de la extrema-derecha, las mujeres están dando un gran ejemplo! No apenas por su amplio rechazo a Bolsonaro medida por las pesquisas: ya hay en gestación un movimiento nacional de mujeres contra la candidatura misógina de Bolsonaro y Mourão. En pocos días, pero de un millón de mujeres se juntaron en un grupo de movilización contra Bolsonaro y ya se está articulando una gran movilización el 29 de septiembre en São Paulo, en una convocatoria que empieza a esparcirse por Brasil y debe alcanzar decenas de ciudades.

Este es el camino: solo una amplia movilización popular – repudiando la violencia individual, por los derechos de los trabajadores, el pueblo y la juventud-, podremos derrotar Bolsonaro y sus ideas. No es posible derrotar estratégicamente la extrema-derecha si no afirmamos una alternativa anticapitalista. En una elección de dos turnos, hay una gran oportunidad1 de afirmar esta alternativa em el primer turno: afirmar o PSOL su trayectoria y su acumulación política, afirmar a candidatura de Guilherme Boulos y Sônia Guajajara. Em el turno, em caso que Bolsonaro este todavía en la disputa, podemos y debemos tener una lucha abierta contra él, en la cual podemos tener resultado cuanta más fuerza acumulamos n el período anterior. Por eso. seguimos luchando por una izquierda consecuente y necesaria. ¡Seguimos luchando por el voto 50!

Necesitamos construir una izquierda en Brasil que supere la experiencia del PT, degenerado en una casta que repite sus viejos errores y sus acuerdos de siempre con la burguesía y con los sectores más parasitarios de la política brasileña, con quiénes gobernó durante 13 años sin realizar los cambios profundos en la estructura social de que Brasil necesita. Necesitamos de una izquierda que sea hondamente comprometida con las luchas y pautas democráticas, como las protagonizadas por mujeres, LGBTs y negritud – las mismas luchas a las cuales nuestra concejala Marielle Franco dedicó su vida. El PSOL da este ejemplo diariamente en las luchas y en los espacios legislativos, siempre defendiendo los intereses del pueblo y de la mayoría social que lucha diariamente por su supervivencia.

Por todo eso, en la elección de 2018, estamos con Boulos, Sônia y nuestras candidatas y candidatos a los gobernados estaduales para enfrentar las candidaturas del sistema. Nuestro país necesita ser dado vuelta al contrario: es hora de luchar para tasar los ricos, revocar a PEC del techo de gastos, enfrentar la sangría de la deuda, reducir los intereses y organizar una guerra contra los verdaderos responsables por la tragedia que estamos viviendo: la banca y el capital financiero, que lucran con el sufrimiento de nuestro pueblo. Seguimos en las calles y esquinas de cada ciudad y del campo, luchando con nuestros liderazgos, ¡candidaturas y militantes, para ampliar la audiencia de nuestro programa y ampliar nuestras bancadas de diputadas y diputados realmente de izquierda! ¡Es hora del voto 50!

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder