Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

#ÉlNo #ÉlNunca: Las mujeres van a derrotar a Bolsonaro

El resultado de las elecciones de 2018 puede ser aún imprevisible, pero hay un factor cualitativo en el escenario actual: la fuerza de Bolsonaro. Se dudó que el bolsonarismo podría sobrevivir a una disputa con máquinas electorales potentes, las últimas semanas sugieren algo más: Bolsonaro se consolida como liderazgo de extrema derecha, con significativo peso de masas, con apoyo de sectores de la burguesía e inserción en capas de la clase de trabajo. Un líder que cohesiona una agenda política reaccionaria (con un programa económico liberal) que tiene como combustible la irracionalidad, el odio y la revuelta de sectores medios y populares ante la aguda crisis económica, política y social del país. Se dice de paso, crisis cuya responsabilidad es cobrada de los principales partidos del orden, especialmente del PT. Siendo así, el ascenso de Bolsonaro es un dato que preocupa amplios sectores democráticos. Inmediatamente, surgen reacciones a este fenómeno, siendo que en las calles donde el movimiento feminista está cumpliendo un papel muy importante.

Hace algunos años Juntas viene mejorando la lectura sobre la fuerza que el movimiento feminista ha ganado. Además de la toma de conciencia sobre la opresión cotidiana del patriarcado se ha dispersado y alcanzado a las mujeres que trascienden la vanguardia, hemos observado el fuerte carácter político de la organización de las mujeres en todo el mundo. El feminismo viene siendo la punta de lanza de importantes procesos como el derrocamiento de Eduardo Cunha, la oposición a las reformas de Temer (el 8 de marzo de 2017 precedió a la Huelga General contra la Reforma de la Previdencia), la huelga de mujeres en España, se levanta contra Trump en EEUU y la multitudinaria movilización de las argentinas por la legalización del aborto.

Ahora, en medio de un problemático escenario electoral en el que un candidato proto-fascista lidera las investigaciones, nuevamente las mujeres surgen como un sujeto político fundamental. Bolsonaro encuentra en el electorado femenino su principal barrera. Desde el atentado sufrido por él, ante la posibilidad de crecimiento de su campaña, millones de mujeres se convocaron a la tarea de derrotarlo. Se creó un grupo Mujeres unidas contra Bolsonaro, que tomó proporciones gigantescas en menos de una semana, batiendo a 3 millones de mujeres. También tuvimos la explosión del vídeo de nuestra concejal de Sao Paulo, Sámia Bomfim, que ya alcanza la marca de más de 6 millones de visitas y 132 mil compartimentos. Como consecuencia de esta fuerza virtual, decenas de actos pasaron a ser convocados espontáneamente por todo el país. Nuestro arte convocatorio se ha extendido por decenas de miles de usuarios de Facebook.

La militancia feminista tiene una tarea central en estos próximos días: participar activamente en la construcción de los actos de Mujeres contra Bolsonaro y tener una intervención ejemplar en cada ciudad donde tenemos actuación. Hay en algunas localidades, como en São Paulo, el intento de aparición de ese movimiento tan vivo y espontáneo. Los sectores se están moviendo para hacer el movimiento de mujeres a Bolsonaro en espacios burocratizados con grandes coches de sonido y palanques para sus candidatos. La propia derecha se ha movilizado para sacar sus astillas de este fenómeno político. Tenemos que combatir esos intentos de burocratización y disputar para que el carácter espontáneo y genuino de este movimiento permanezca, para que la lucha contra Bolsonaro tenga consecuencias y no se cierra el día 29.

Los actos del día 29 pueden ser el más determinante evento para el enfrentamiento de Bolsonaro y del proyecto que él representa. Mientras la vieja izquierda se preocupa casi exclusivamente en la disputa del voto útil, tenemos la tarea de demostrar que el peso de las calles es determinante para la derrota de Bolsonaro.

Creemos que la lucha contra la extrema derecha permanecerá siendo una tarea tras el proceso electoral, para la que el movimiento feminista seguirá teniendo una enorme importancia. Así como en 2013 con la juventud, en este momento innumerables mujeres (jóvenes o no) están buscando una forma de contribuir más decididamente a la lucha contra Bolsonaro. Multiplicar nuestra fuerza en este período es una necesidad y una posibilidad, no podemos desaprovechar esa oportunidad. La fuerza del movimiento de mujeres corre el riesgo de ser pasajera o más efímera si se prescinda de organizaciones que den sentido de permanencia a ella. Por eso, apostamos en su masificación y el Juntas actuará decididamente para que este movimiento no se cierra el 7 de octubre.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder