Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Es tiempo de lucha: votar 13 para enfrentar los ataques de Bolsonaro a la democracia e a nuestro pueblo

Traducción: Bruno Carvalho

Estamos a menos de una semana de la segunda ronda. Con el final de semana marcado por actos contra y en favor de Bolsonaro, el clima calienta. La verdad es que los dos hechos más graves de la elección hasta aquí han salido a la luz en pocos días. Primer, la Folha de S. Paulo reveló el escándalo de uso de fondo para sobornos por la campaña de Bolsonaro para diseminar millones de noticias falsas por el whatsapp, utilizando financiación empresarial ilícita. Días después, el clan Bolsonaro, que ha pasado la elección intentando ocultar su verdadera fase, se ha revelado en su plenitud: Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos que Jair Bolsonaro eligió diputado, afirmó que bastarían “un soldado y un cabo” para cerrar la Corte Suprema, si el tribunal creara obstáculos al padre. Ya el candidato del PSL, en transmisión para el acto en su favor en São Paulo, prometió “barrer” la oposición, promoviendo una “limpieza” contra los movimientos sociales y la izquierda, que iban a irse para el exilio o para la cárcel en su gobierno.

El aumento para intimidar el activismo en la recta final de la campaña es parte de su estrategia de violencia e interdicción del debate. La periodista Patrícia Mello Franco, autora de reportaje que revela el esquema de noticias falsas, ha recibido amenazas y bochorno. La función de un sector de ultraderecha del empresariado nacional quedó expuesto con el tamaño del financiamiento del esquema. Según el reportaje, cada uno de los diversos contratos realizados con 4 oficinas de difusión de mensajes por el whatsapp podría costar R$ 12 millones. Luciano Hang, dueño de las tiendas Havan – apuntado por la Folha como uno de los empresarios que pagaron la difusión de mensajes falsos -, y Mário Gazin, de las tiendas Gazin, grabaron un video antes de la primera vuelta pidiendo a los electores que votasen en Bolsonaro para que la elección no fuese a la segunda ronda, evitando que ellos “gastasen más dinero”.

La polarización crece en los últimos y decisivos días de campaña. Estamos actuando con la fuerza en la lucha para derrotar Bolsonaro y construir una línea de resistencia. Así marcharon nuestras columnas y figuras en los actos políticos del último sábado, día 20, en todo el Brasil. Estamos juntos al PSOL envueltos en la campaña de Haddad y Manuela, como días tras el escrutinio de los resultados de la primera ronda. Hay que fortalecer la campaña, comprendiendo lo que está en juego en este momento: la defensa de las libertades democráticas y la lucha por los derechos del pueblo, de la juventud y de los trabajadores.

El debate político prohibido

Los resultados electorales de la primera ronda y la hola de los bolsonaristas en los estados ilustran el elemento de implosión del actual sistema político. Una posible victoria de Bolsonaro confirmaría que se está transitando para un nuevo tipo de régimen, más regresivo social y políticamente.

El elemento de falta de debate general empieza con el impedimento de la candidatura del líder de las encuestas hasta el inicio de la campaña electoral, Lula. El carácter de farsa de esa medida ya puso la legitimidad del proceso en suspenso. Contribuyendo para el vaciamiento de la elección, Jair Bolsonaro, ahora favorito, renunció a participar del debate electoral. Lo que se trabajó, con la ayuda de una maquinaria internacional de producción de fake news, asociada a la entrada de sectores de la prensa como la Record1 y el peso de grandes iglesias evangélicas fundamentalistas, fue una ruptora con la propia racionalidad electoral para un sector de masas.

Es una burla la negativa de Bolsonaro de participar de debates y su postura en las pocas citas, cuando no se somete a las preguntas o cuestionamientos, solo repitiendo sus bravatas y ofensas de bajo nivel con periodistas dóciles y amaestrados. La función de parte de la prensa corporativa es criminal. Sin debates y con falsas noticias siendo repetidas frenéticamente, el patrón del debate es aterrador. Existen ejemplos de resistencia, como el periodista gaucho Juremir Machado da Silva, que renunció a un programa de radio cuando no puso hacer preguntas ante la “cita” de Jair Bolsonaro.

El retroceso está en el horizonte

El grupo de trabajo que organiza el programa del PSL, conformado en su mayor parte por generales, informó a la prensa el bosquejo de 22 medidas iniciales de un posible gobierno Bolsonaro. Lo que los generales están defendiendo es un verdadero plan de guerra contra el pueblo.

El trípode de su plan es relativamente simple: implantar un nuevo marco jurídico para la acción de las fuerzas policiales, cambiando el Código Penal, con la exclusión de la ilicitud, dando permiso para los policiales mataren en cualquier caso; purgar los derechos humanos y los logros democráticos; liquidar los derechos sociales, con un nuevo carnet laboral y la segunda fase de las reformas: seguridad, laborista y educativa. Además, está clara la destrucción de marcos de civilización previstos en la Constitución de 1988, como la defensa de la delimitación de tierras para indígenas, cimarrones y pequeños agricultores, y las amenazas al Ibama y al ICM-Bio

Bolsonaro ya advirtió que puede imponer la recaudación de mensualidades en las universidades públicas, hiriendo por completo a la autonomía e indicando rectores alineados con el nuevo gobierno. Todo eso en un ambiente em que sus declaraciones ayudan a liberar energías de grupos de extrema derecha, ampliando la xenofobia, el machismo, el racismo, la LGBTfobia y la violencia contra los diferentes, que son ejemplos decenas de casos en todo el país.

Cada voto a favor de los derechos es una conquista importante

La tarea de la recta final es luchar para girar. Los últimos acontecimientos trajeran importantes desplazamientos para la campaña Haddad, de forma que lo más expresivo el apoyo de Marina Silva, que se suma a los antiguos candidatos Ciro Gomes, Guilherme Boulos, João Goulart Filho, Vera Lúcia y Eymael en el voto 13.

No renunciamos a la crítica a la política que Haddad y el PT tuvieron para el proceso electoral, sea del punto de vista de sus alianzas, sea del punto de vista de los ejes programáticos. Sin embargo, no se puede perder de vista que tenemos un enemigo principal que necesita ser derrotado. Ideal seria la convocatoria de una amplia unidad de acción, basada en puntos mínimos, para evitar que un entusiasta a la dictadura y a los torturadores llegue a la presidencia de la República. La reciente investigación Ibope ha demostrado que la distancia ha disminuido, con Haddad bajando su rechazo en siete puntos y Bolsonaro bajando en los votos válidos y aumentando su rechazo. Es más un elemento para incrementar nuestro combate en la recta final, en los días que nos quedan.

Es necesario seguir la campaña de base, en los barrios, lugares de trabajo y estudio y construir los actos de hoy2 en Rio, en la Lapa, y mañana en São Paulo en el Largo da Batata. También es tiempo de debatir con amigos y familiares, explicando lo que significará una victoria de Bolsonaro y convencerlos todos a votar en Haddad y Manuela 13. ¡Vamos a luchar por el giro!

_____________

1 La tercera más grande cadena televisiva de Brasil, que pertenece a un obispo evangélico conservador llamado Edir Macedo. [N. del T.]
2 Texto publicado em 23/10/2018 [N. del T.]

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder