Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Rotundo rechazo a la corrupción, a esa mayoría congresal que hizo de todo para impedir o desvirtuar la consulta del domingo, una nueva patada en el trasero a García Pérez que se puso a hacer política para hacer fracasar el Referéndum y acumular evidencias de que es un «perseguido» por sus ideas.

Con su voto los peruanos han rechazado la reelección de los políticos mafiosos enquistados en el Congreso, aunque con ello hayan arrastrado a todos, a los buenos y los malos. Es atendible esa demanda pues en todos los casos la mayoría fujiaprista ha estado de espaldas a los intereses del país amparando la corrupción e impunidad y legislando a favor de los grupos de poder, como cuando deroga un proyecto del Ejecutivo que busca poner impuestos a los casinos y tragamonedas, lo más reciente.

Cierto que el Pdte. Vizcarra es quien mejor capitaliza este resultado pues al fin y al cabo fue quien tomó la iniciativa del Referéndum. Pero ello fue en respuesta a la indignación ciudadana que se expresó en masivas movilizaciones y de distintas maneras contra la corrupción cuando ésta pegó un salto con los audios que comprometen a magistrados, jueces, políticos y empresarios. Ello, sumado al escándalo del Lavajato que tiene contra las cuerdas a todos los expresidentes de los últimos años, fue el contexto de una iniciativa audaz pero reactiva, porque si el Presidente no hacía lo que hizo, lo más probable es que estuviera con los días contados. Por eso no podemos ignorar -como hacen los sectarios que terminan del otro lado- que el Referéndum fue, ante todo, una concesión democrática como respuesta a la protesta ciudadana.

Pero Vizcarra no las tiene todas consigo porque las reformas que vienen con el Referéndum si bien son un paso, son insuficientes. Por eso la lucha debe continuar, porque necesitamos cambios de fondo para acabar con la corrupción, la impunidad y el neoliberalismo que es la fuente de este cáncer que une los negocios turbios de los privados, con el Estado. Mostrar las limitaciones del referéndum y la necesidad de cambios más profundos, empezando por la reforma política electoral es la tarea después del 9 de quienes queremos un Nuevo Perú. Más que nunca se abre paso la necesidad de una Nueva Constitución vía una Asamblea Constituyente, para reorganizar el país sobre nuevas bases donde no mande el capital ni el mercado sino el interés nacional y el de las grandes mayorías. De cómo articulemos la salida política a la movilización popular dependerá en definitiva liquidar la corrupción y avanzar hacia el logro de los cambios que el país necesita.

El Congreso está deslegitimado, seguirá siendo un factor de crisis. Eso no va a cambiar, es parte de su naturaleza. Cada día se hará más evidente que es un penoso resabio de un régimen impuesto por la Constitución del 93 justamente para garantizar la corrupción y la impunidad consustanciales al modelo económico neoliberal. Sólo cabe tener una actitud destituyente que abra el camino a un proceso constituyente con el pueblo y desde el pueblo.

Nos toca ahora salir a estar junto a la ciudadanía que exige se vaya hasta el final con los juicios a los corruptos, caiga quien caiga. Tenemos que estar junto a los gremios que luchan contra la reforma laboral que impone la CONFIEP para recortar más derechos a los trabajadores, junto a los maestros que sigue en su lucha, junto a las mujeres y jóvenes que se manifiestan contra la discriminación y el crimen que no cesa. Y en ese proceso tenemos que construir desde el MNP, una alternativa democrática y popular sumando voluntades políticas y sociales alrededor de un programa de ruptura con el régimen político imperante y con el modelo económico que nos imponen las transnacionales.

El camino está trazado pero no tenemos la victoria regalada, hay que pelearla en el día a día.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder