Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

¡Libertad para Cesare Battisti! ¡Una extradición absurda!

En la noche del sábado 12 de enero, en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, fue montado un operativo enorme para la captura del escritor y ex activista político italiano Cesare Battisti. Fueron agentes bolivianos y agentes de Interpol que arrestaron a Cesare Battisti en las calles de la ciudad, incautado con un documento auténtico, con nombre verdadero y su fecha de nacimiento. Desde el final de 2018, un equipo especial de la policía italiana estaba al acecho en la ciudad boliviana. Sólo la PF brasileña organizó más de 30 diligencias en la región de frontera, en asociación con otros países, para ordenar la “cacería” contra Battisti.

En el pasado 18 de diciembre, Battisti había pedido en carta al gobierno boliviano el estatus de refugiado político, sobre la base de las directrices de la ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), nuevamente refiriendo que la orden de prisión italiana era ilegal, basada en argumentos falso. Además, esta orden de prisión ya estaba prescripta en el país de origen de Battisti- en la actual legislación brasileña, el límite es de 30 años.

Las acusaciones contra Battisti son de orden persecutor. Los juicios en los años 80, parte de ellos en Francia, nunca fueron concluyentes acerca de la participación efectiva en las acciones de los grupos armados a finales de los años setenta en Italia. El juicio en 1993, extremadamente parcial, fue hecho en rebeldía.

La decisión del gobierno brasileño, a finales de 2010, fue justa y correcta. Battisti fue suelto y recibió una visa de permanencia.

Bolsonaro y Salvini: elán reaccionario

La sanha contra Battisti se ha intensificado en los últimos años como parte de una campaña de la ultraderecha mundial. Tanto el gobierno populista de derecha de Mateo Salvini, en Italia, como Bolsonaro quisieran exhibir la prisión de Cesare Battisti como un trofeo, para desmoralizar a la izquierda y ganar puntos ante su base. No por casualidad, la situación interna en Italia es complicada, con un creciente cuestionamiento a la política de la actual coalición de gobierno, donde la deuda pública es una bomba de tiempo que está a punto de estallar, derribando la ya combalida economía del país. Con la detención de Cesare Battisti, el gobierno vuelve a tener una ofensiva discursiva de la “mano dura contra los criminales de izquierda”. Battisti camina a la prisión perpetua.

En el caso brasileño, a pesar de la prioridad en la cacería, el sentimiento de la cúpula del gobierno es de frustración. Con el envío directo a Roma del prisionero político, el avión de la PF brasileña volvió vacío, evitando la “escala”. A pesar de celebrar en el twitter, Bolsonaro quería aprovechar el trofeo para exhibir en suelo nacional, una vez que fue la última residencia del italiano.

El primer ministro italiano, Guiseppe Conte, agradeció por teléfono y Salvini no ha ahorrado su dureza retórica en las redes sociales: “un delincuente que no merece una vida confortable en la playa y terminará sus días en la cárcel”.

La prisión de Battisti es injusta

Mientras los sectores reaccionarios festejan en medio de titulares de periódicos y sitios, cabe la denuncia de la fragilidad del proceso y la lucha que empezó en contra de la prisión de Battisti ahora por la liberación del mismo en territorio italiano. A pesar de una discusión controvertida, no se trata de eximir responsabilidades, sino de condenar como injusta a la prisión.

Lamentamos también el papel de Mino Carta y de su revista, Carta Capital, considerada como progresista por muchos en la sociedad, que fue el principal entusiasta de la cacería contra Battisti, durante más de una década.

A los que calumnian al PSOL con fake news, como varios de los próceres de la nueva derecha, volvemos a poner nuestro compromiso con la libertad, la defensa de los derechos y la lucha por la justicia.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder