Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

En la cumbre de DAVOS que reúne anualmente a la crema innata del poder capitalista mundial, no podía faltar el tema Venezuela. Allí, al pie de los famosos Alpes Suizos y alejados de todo bullicio callejero, los dueños del mundo toman posición sobre todo lo que pueda ser relevante al nuevo orden mundial que intentan configurar en medio de una crisis económica no resuelta. En ese podio, tan frío como distante, el gobierno peruano por boca de la vice presidenta Mercedes Araoz se ha pronunciado al unísono con Iván Duque y Jair Bolsonaro, ambos ubicados en la extrema derecha del continente. Juntos han expresado el respaldo y reconocimiento de sus gobiernos al autoproclamado presidente interino de Venezuela Juan Guaidó.

Siguiendo el libreto del Grupo de Lima que actúa como instrumento de los EEUU en América Latina, el gobierno peruano ha dado un paso más en alinearse con quienes distan mucho de ser adalides de la democracia, para en nombre de ella, alentar una salida intervencionista y hasta militarista para la crisis que vive Venezuela.

Lo que pretende Trump en definitiva es asestar un duro golpe al proceso bolivariano que empezó con Chávez, terminar de desmontar lo que queda de esa experiencia y dejar una dura lección para los pueblos de América Latina. En el fondo volver a tomar control de los recursos naturales de la región cada vez más en disputa con el neo imperialismo chino.

Ciertamente la crisis económica, social y humanitaria que ha obligado a más de 3 millones de venezolanos a huir de su patria es una triste realidad. Y también es cierto que la propia legitimidad de Maduro está cuestionada por sectores chavistas que acusan al régimen de haber violentado la Constitución Bolivariana para afirmarse en el poder usurpado por una burocracia con intereses propios. Pero aún si todo ello estuviera en cuestión, la izquierda latinoamericana no puede dejar de tener una mirada crítica a estos procesos para no repetir la experiencia, para sacar conclusiones sobre lo que se puede hacer y lo que no se debe hacer.

Lo que nos toca ahora es oponernos a toda política intervencionista. Que el propio pueblo venezolano encuentre el camino para darse una salida democrática. Que seamos receptivos de los migrantes venezolanos que llegan a nuestros países huyendo del hambre. Que la presión internacional vaya en el sentido del dialogo para evitar un incremento de la violencia y el proceso se salde con un aplastamiento a sangre y fuego de la protesta popular que ya ha pegado un salto desde el 23 de enero comprometiendo en las acciones callejeras a tradicionales bastiones chavistas.

La política de Trump no hace más que echar leñan al fuego con impredecibles consecuencias para el propio pueblo venezolano cuyo derecho a la autodeterminación debe ser respetado a toda costa.

La ofensiva conservadora y colonialista debe ser derrotada en Venezuela y en Toda América Latina.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder