Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Editorial – La lucha de las mujeres está cambiando el mundo!

Completamos una década de crisis. La ausencia de una solución económica y política para la recesión desencadenada en 2008 ha generado una creciente inestabilidad alrededor del mundo. Nacionalmente, los gobiernos se han empeñado en aprobar medidas que retiran derechos laborales y previsionales de la población. En la actualidad, la hegemonía comercial estadounidense ya no existe, mientras China y Rusia entran en la disputa de manera cada vez más incisiva, compitiendo al puesto hasta entonces estadounidense.

La dificultad en actuar en el momento actual no es menor por parte de la izquierda y, en los últimos años, los movimientos que fueron más representativos de las causas populares ocurrieron de forma espontánea, compleja y muchas veces contradictoria. A pesar de la dificultad en la consolidación de alternativas que vencen la pelea con una derecha que usa cada vez más la imagen del “anti-establishment”, las movilizaciones no son pocas. La acción en las calles viene siendo uno de los principales factores para la desmoralización de los gobiernos y un terreno fértil de actuación en un escenario de polarización y radicalización de pautas a la derecha ya la izquierda.

Un punto en común entre las luchas del último período, aunque expresado de manera desigual entre diferentes países, ha sido la feminización del perfil de activistas – las mujeres han sido la línea de frente en los más diversos movimientos. Señoras, jóvenes, niños – los debates sobre las condiciones de ser mujer en la sociedad actual invadieron escuelas, casas y, muy expresivamente, las calles. Son manifestaciones que en parte retoman pautas de olas anteriores del feminismo, pero que han cargado una mayor radicalidad en las acciones, en las demandas y en su carácter cada vez más anti-regimen o, aún, anticapitalista.

Este proceso no se concretó con contenidos y formas iguales en los cuatro rincones del mundo; todavía podemos decir que la lucha de las mujeres se encuentra en ascenso – especialmente en América Latina – y que hoy no hay como pensar y hacer política desconsiderando ese ejército femenino y la importancia que sus acciones vienen representando. No hay como entender las inestabilidades actuales del gobierno Trump desconsiderando la marcha en 2017 realizada por millones de mujeres en Estados Unidos luego del primer día del mandato del presidente electo. Así como no hay posibilidad de analizar el gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil ignorando lo que fueron las manifestaciones por el #No y el actual escándalo de corrupción de este gobierno sobre candidaturas naranjas de mujeres por parte del partido del presidente – un escándalo que ha generado dificultades para que el gobierno pueda ser más ofensivo en el debate sobre la reforma de la previsión.

Más que reaccionar a retrocesos, las mujeres se han propuesto pensar una nueva forma de vivir que no se refiera sólo a otras mujeres, sino que englobe a toda la sociedad en otra dinámica de funcionamiento en la que las mujeres no sean oprimidas y la desigualdad no sea condición sine qua non para vivir. Esto puede ser observado en la elección de feministas socialistas, como Sâmia Bomfim y Fernanda Melchionna en Brasil y Alejandría Ocasio-Cortez en los Estados Unidos. Voces que resuenan la esperanza de una nueva izquierda en un espacio tan distorsionado con relación a la realidad como es el parlamento.

En Brasil, el movimiento feminista fue «reinaugurado» recientemente, en esta década de 2010. Fueron marcos importantes las ediciones de la Marcha de las Vías, entre 2011 y 2015, y la campaña electoral de Luciana Genro por el PSOL, en 2014 – cuando por la primera en vez de Brasil un candidato a la presidencia defendió las pautas feministas con nombre y apellido en los grandes medios nacionales. Tanto las marchas como la campaña presidencial sirvieron como antesala para movimientos mucho más grandes que venían.

En Brasil, la «Marcha de las Mujeres Negras» y las manifestaciones por el derecho a la “píldora del día después” y contra Eduardo Cunha en 2015, junto a las ocupaciones de escuelas, en 2016, expandieron el movimiento feminista y lo elevaron a otro nivel, planteando cuestiones sobre las mujeres en el orden del día. La huelga de mujeres en el 8M y la Huelga General el 28 de abril agitaron el primer semestre de 2017 uniendo por la práctica las luchas feministas a la lucha de los trabajadores. En el segundo semestre, el caso de la argentina Lucía Pérez, víctima de feminicidio, ha provocado que mujeres argentinas, brasileñas y del mundo entero declararan guerra a la cultura de la violación por medio de la consigna «Ni una a Menos».

Al año siguiente, 2018, Marielle Franco y Anderson Gomes fueron asesinados en Río de Janeiro. La mujer, negra, lésbica, favelada y de izquierda, representaba las luchas del 99% de la población en Río de Janeiro y su asesinato significó el intento de contener también a las personas que ella representaba. Por eso, es nuestro deber hacer que su legado siga también cada 8 de marzo! Además, el próximo 14 de marzo, se cumplirá 1 año de la muerte de Marielle y Anderson y con el objetivo de mostrar que las muchas semillas de Marielle viven y presionar a las autoridades para que este caso tenga una solución, creamos una plataforma para personas de todo el mundo apoye esta causa: https://14m.justiceformarielle.com/

En el año 2018, más contradicciones pasaron a componer el escenario político brasileño. Si a principios de año la candidatura de Jair Mesias Bolsonaro parecía una broma de mal gusto, al final del año fue elegido presidente. Con eso, la hipótesis de que vivimos un nuevo período histórico en Brasil fue reforzada y la quedó nítida la alineación del enredo de la política brasileña con una serie de países en los que figuras extrañas de extrema derecha ganaron visibilidad y también vencieron pleitos electorales – por ejemplo, EEUU con Trump. Sin embargo, Brasil se alineó también en el tema resistencia y movilizaciones masivas, también encabezadas por mujeres, lo que ya se ha demostrado antes de la elección con #EleNão. Rosana Pinheiro-Machado consiguió sintetizar bien ese momento por medio del título de un artículo publicado en The Intercept Brasil: «La extrema derecha venció. Feministas, antirracistas y LGBT también. Es decir, si por un lado Bolsonaro fue elegido, por otro existe la conquista de la disposición de lucha por parte de un amplio sector de mujeres – lo que hace que ese movimiento tenga más responsabilidades y desafíos en este período.

De esta forma, entendiendo que el feminismo extrapola las fronteras, nosotros, de la Comisión Internacional del Movimiento Izquierda Socialista, pensamos en organizar un material que ayudara a diseminar informaciones sobre el movimiento más dinámico en las luchas anticapitalistas en el último período: el de las mujeres. Los textos de esta colección fueron escritos por militantes feministas de diversos países del mundo y constituyen relatos sobre la situación de la lucha de las mujeres en sus países y las perspectivas de movilización para el 8M de 2019.

Esperamos que esta colección alimente nuestras relaciones internacionales y nos permita avanzar en la organización de las mujeres más allá de las fronteras. En ese sentido, la construcción de una Internacional Feminista, convocada por Cinzia Aruzza, nos llena de entusiasmo por dejar claro que la articulación y organización de las mujeres es un deseo de feministas de todo el mundo.

Por cierto, muchas de las lectoras son hijas de junio de 2013 y de las marchas #EleNão en Brasil, de la Primavera Árabe en Oriente Medio, del Occupy Wall Street norteamericano, del Ni Una Menos argentino, de los Indignados y de la Huelga Feminista en España , de los chalecos amarillos franceses, entre muchos otros procesos. Por nuestra parte, quedan votos, disposición, fuerza y energía para la construcción de un movimiento feminista que siga como terreno de formación de aún más activistas y de movilizaciones que estremezcan hasta destruir por completo las estructuras de la sociedad capitalista.

Thais Bueno y Clara Baeder

Traducción del Editorial – Charles Rosa

 

Descargar en PDF aquí: Colección 8M – 2019 (Español)

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder