Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Un año sin Marielle y Anderson. ¿Quién mandó matarlos?

El aniversario del asesinato de la concejal del PSOL Marielle Franco y del conductor Anderson Gomes ocurre después de dos momentos importantes. El Carnaval estuvo marcado por el recuerdo del crimen político en el desfile victorioso de Mangueira, con decenas de cuadras por todo el país levantando a Marielle como símbolo de resistencia, y el arresto esta semana de dos ex policías acusados de la ejecución, confirmando las fuertes sospechas de la conexión entre la milicia y el asesinato de la concejal.

Los diversos problemas de los primeros meses de gobierno dieron el tono de las críticas al amplio movimiento de resistencia a Bolsonaro que marcó el Carnaval, se extendió por las grandes manifestaciones de las mujeres el 8 de marzo y ahora se hacen en memoria a Marielle y Anderson. La enorme proximidad ideológica y práctica de la familia Bolsonaro con las milicias cariocas se vuelve cada vez más evidente y sus comprobadas relaciones con reconocidos milicianos evidencian la proximidad de estos grupos criminales con sectores políticos de extrema derecha exigiendo una profunda investigación sobre los verdaderos vínculos de estas mafias en el escenario político.

Por otro lado, la fuerza de la lucha por Marielle y la amplia presión por la resolución total del caso impidieron el sofocación del crimen y nos mostraron posibilidades de resistencia democrática a pesar de la situación adversa. Aunque Bolsonaro mantenga firme el curso de su proyecto antidemocrático, no logra borrar sus relaciones íntimas con milicianos ni la movilización por justicia que toma cuenta de Brasil y se esparce por el mundo.

El PSOL siempre estuvo en la línea de frente contra los paramilitares que afectan el cotidiano de Río de Janeiro a través del control territorial basado en la extorsión y violencia, y nuestro diputado federal Marcelo Freixo representa nacionalmente la lucha contra la ocupación de la política por sectores criminales ligados a los servicios de seguridad. La “Oficina del crimen”, grupo criminal indicado por las investigaciones como ejecutante de Marielle y Anderson, es uno de estos grupos que se articula en las áreas controladas por esta mafia manteniendo vínculos estrechos con partidos políticos de la derecha.

La retórica de extrema derecha que se consolidó en las últimas elecciones se enfrenta a sus primeras contradicciones ante la sociedad, haciendo la completa elucidación del crimen ocurrido hace un año una garantía fundamental para la seguridad de todos los activistas y militantes que luchan por cambios sociales, muchas a veces enfrentando grandes injusticias y poderosos intereses. La lucha de Marielle fue la lucha de las mujeres negras de las favelas, fue la lucha de las trabajadoras y trabajadores contra la brutal explotación de su sudor, fue la lucha de los habitantes de las periferias contra las formas de violencia del estado, y por eso se vuelve hoy un ejemplo tan fuerte.

El símbolo de Marielle se levanta contra la familia Bolsonaro y todo lo que representan, y para garantizar que se haga justicia es preciso continuar en las calles, movilizando en defensa de las libertades democráticas, contra la represión política y en favor de las diversas movilizaciones por derechos que, se enfrentarán contra ese gobierno. No daremos un paso atrás en la lucha por la justicia para Marielle y Anderson, exigiendo hasta el final la completa aclaración del caso y el castigo para los asesinos y los mandantes del crimen. La lucha por la justicia será el mayor homenaje que haremos a nuestros muertos.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder