Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Las provocaciones de Bolsonaro son inaceptables! #DictaduraNuncaMás

El lunes 25 de marzo, el portavoz presidencial, general Rêgo Barros, anunció la orden de Jair Bolsonaro de conmemorar la fecha del golpe militar de 1964, el 31 de marzo, en cuarteles e instalaciones militares de todo el país. En un período de agitación -cuando la popularidad de Bolsonaro se derrite, crece el descontento con la incompetencia general del gobierno y con la propuesta reforma de las pensiones, crecen los conflictos con Rodrigo Maia y los líderes del «centrão», las absurdas polémicas de Bolsonaro causan indignación y se revelan los lazos de la milicia con la familia presidencial y sus asesores-, el anuncio de las «conmemoraciones» del golpe de Estado es una forma de Bolsonaro retomar la ofensiva y hacer la coesión de su base social.

El orden del día, firmado por el ministro de Defensa, Fernando Azevedo e Silva, y por los comandantes de las Fuerzas Armadas, presenta la deposición golpista de João Goulart como resultado de clamor popular y de las presiones de la Guerra Fría – asumiendo, tácitamente, que, militares a la época siguieron las determinaciones del imperialismo estadounidense. Esta posición demuestra que la cúpula militar continúa reivindicando el golpe y, por lo tanto, está lista, si es el caso, para hacer de nuevo. Cuando reclaman que parte de la sociedad y los medios de comunicación pidieron, muestran que la burguesía hizo la opción por el golpe. Y fue a ella que sirvieron.

Hoy, tenemos un gobierno cuyo presidente tiene 64 como modelo, lo que indica que su política, si puede elegir, es la represión contra la oposición y contra el pueblo, si éste se moviliza. Sin embargo, la represión no es vista como la política prioritaria de la mayor parte de la burguesía, que no piensa ser necesario para mantener su dominación una línea cuyo centro sea la represión a cualquier manifestación de oposición. Prefiere una opción de hegemonía ideológica y política que actualmente es capaz de mantener. En este sentido, hay una división entre la voluntad prioritaria del presidente y de parte de su gobierno (hay otra parte, por señal ligada más a la cúpula militar, que prefiere gobernar con las corporaciones hegemónicas de la burguesía, que no tiene las mismas inclinaciones de Bolsonaro ) y la burguesía que mayoritariamente quiere un gobierno más funcional, centrado en la aplicación del neoliberalismo.

Apología de la tortura y las muertes

Las posiciones reaccionarias de Bolsonaro y de sus ministros causan constreñimiento internacional. En visita a Chile, las protestas repudiaron su presencia en el país y denunciaron sus declaraciones elogiosas de Pinochet y de la sanguinaria dictadura chilena. Incluso el derechista Sebastián Piñera, presidente chileno, manifestó sus discordancias con las posiciones de Bolsonaro ante la conmoción causada en aquel país. En toda su carrera política, Bolsonaro exaltó el régimen militar y sus crímenes, o sea, ocupa la silla presidencial alguien que hace apología de la tortura y de la muerte. Su ídolo, Brilhante Ustra, es un notorio torturador y asesino, cuyos crímenes fueron revelados por la Comisión Nacional de la Verdad (CNV) y reconocidos por la Justicia. La CNV también reveló detalles del funcionamiento de los centros de tortura, de los casos de ejecución y ocultación de cuerpos, de las violaciones y violencia sexual, de la violencia contra niños y madres. En el período, además de los miles de casos de detenciones arbitrarias, persecución política, casación de derechos fundamentales, censura y exilio.

Por la memoria, la verdad y la justicia

La propuesta de «conmemoración» de Bolsonaro fue recibida con indignación, mostrando que no prosperará el intento de la extrema derecha de reescribir la historia de Brasil y del mundo (llegando al delirio de Ernesto Araújo con su nazismo «de izquierda») para movilizar su base reaccionaria. La respuesta a las provocaciones muestra que la resistencia existe en amplias parcelas de la sociedad. Hay buenos ejemplos en la posición de Paulo Coelho, denunciando que fue arrestado y torturado, y en las movilizaciones que fueron convocadas por los estudiantes del Mackenzie, en la tradicional calle Maria Antônia, que obligaron a Bolsonaro a punto del presidente cancelar su visita para evitar las protestas. El más expresivo fue el despacho valeroso de la jueza Ivani Silva da Luz en liminar – posteriormente casada – que prohibió conmemoraciones del golpe por el gobierno. Una amplia unidad de acción se organizó, con la convocatoria de protestas en todo el país, manifestaciones en la prensa y cuestionamientos judiciales de organizaciones sociales y políticas, en un amplio espectro que involucró a la OAB, artistas y parte de la iglesia. Esta lucha debe seguir, con la necesaria defensa de memoria, verdad y justicia en Brasil, donde no hubo una justicia de transición que castigara a los torturadores y asesinos, como ocurrió en países vecinos como Argentina y Uruguay.

Nos sumaremos a los actos del 31 de marzo y el 1 de abril en todo el país, rechazando a Bolsonaro, la extrema derecha y sumando nuestra voz al grito: dictadura nunca más! ¡Por los nuestros que cayeron y por los que vendrán después de nosotros!

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder