Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

La huelga feminista de 14 de junio: hacia la constitución de un movimiento de masas?

20/06/2019

La construcción de la huelga feminista y femenina* en Suiza duró todo un año y requirió mucho esfuerzo. En general, la construcción de un movimiento social y de protesta -en un país donde reinan los partidos de derecha y donde el arma principal de los trabajadores, la huelga, está en manos de los empleadores, a través de la Pax Laboral[1]- no es una tarea fácil. Sin embargo, la huelga feminista y de mujeres movilizó a más de medio millón de personas el viernes pasado. Una movilización política histórica que superó la huelga de 1991, tanto en número[2] como en repertorios de acciones o a nivel de contestación social. Debemos recordar que el movimiento actual denuncia abiertamente la economía capitalista que pesa sobre las espaldas de las mujeres*, ¡algo que no estaba presente en 1991!

Si la huelga de 2019 tomó una escala sin precedentes, esto se debe en particular a su naturaleza descentralizada. Desde el momento en que se creó el colectivo en los barrios, en los lugares de trabajo y en la enseñanza, las mujeres * tomaron posesión de este método necesario de acción política que golpea. La difusión y la preparación descentralizada popularizaron la huelga, lo que permitió construir un amplio frente de contestación.

Sin embargo, ahora es necesario hacer el trabajo político más difícil. Después de haber logrado movilizar a tanta gente en torno a las demandas del manifiesto de la huelga [3], sobre la relación con el cuerpo, con el trabajo o con el espacio público, debemos trabajar para garantizar un movimiento social permanente e inclusivo que se reclame a sí mismo. un feminismo de totalidad, es decir, un feminismo que no reproduce opresiones contra otras categorías sociales [4]. Como activistas feministas, antirracistas y anticapitalistas, debemos rechazar el feminismo estatal y asegurarnos de que este movimiento emergente sea lo más amplio posible. A partir de ahora, debemos estar atentos y estar atentos a la forma que puede adoptar este movimiento, así como a su anclaje político. Lo mismo se aplica a la estrategia política a adoptar. ¿Desarrollar un nuevo programa de reclamaciones, a partir de la (¿nueva?) ¿Composición social del movimiento? ¿Mantener los reclamos, haciendo más visibles aquellos que hasta ahora estaban implícitos, principalmente en relación con el racismo y la islamofobia de la sociedad que afecta a las mujeres, gitanas o trabajadoras sexuales musulmanas? ¿Busca incluir en nuestras reflexiones, acciones, manifiestos, las personas cuyas condiciones y derechos hasta ahora se han mantenido invisibles?

Una cosa es cierta: debemos seguir destacando el trabajo reproductivo de las mujeres, defender el desarrollo de los servicios públicos, la reducción general del tiempo de trabajo, pero también combatir las políticas de austeridad que se imponen en la agenda política y que afectan especialmente a las mujeres y a los inmigrantes más vulnerables, como el aumento de la edad de jubilación, la prohibición de utilizar el burka o incluso el aumento del precio del seguro de enfermedad. Sin embargo, la lucha contra las políticas elitistas y racistas no es suficiente para crear un movimiento revolucionario al que tanto aspiramos. Para que sea verdaderamente revolucionaria y emancipadora, debemos promover las ideas y trabajar por las libertades de todos. Sólo a través de este proceso de toma de conciencia, politización y reflexión colectiva, directamente desde la base y que ya ha comenzado, podremos situarnos en el centro del debate y de las demandas del 99%[5].

NOTAS:

1] La expresión original es «pax du travail», «paz del trabajo». En Suiza, el derecho a la huelga está más restringido a los trabajadores que en Brasil. La justificación para ello es que, para los suizos, todo puede resolverse diplomáticamente, incluidos los conflictos entre empresarios y trabajadores. En la práctica, esto se utiliza para someter a la población a terribles condiciones de trabajo y no para permitir que se movilice en su contra por medio de huelgas.

[2] Hasta la tradicional USS (Unión Sindical Suiza) informa más de 500 000 personas: https://www.uss.ch/themes/egalite-des-sexes/article/details/la-plus-grande-manifestation-politique-de-lhistoire-recente-un-signal-clair-pour-une-marche-rapide-vers legalite/?fbclid=IwAR3Ku5jwKmr85OTbSd2nPl3Xoa4S9i8HYEJF4bbNZlLwmEfpyeN6tQbBmp4

[3] https://frauenstreik2019.ch/wp-content/uploads/2019/01/manifeste_greve-14.06.19.pdf

[4] Pour un féminisme de la totalité, Paris: Editions Amsterdam, 2017, (sous la dir. de Félix Boggio Ewanjé-Epée, Stella Magliani-Belkacem, Morgane Merteuil, Frédéric Monferrand)

[5] Hace referencia al manifiesto de C. Arruzza, T. Bhattacharya et N. Fraser (2019),¨Feminismo para os 99%”

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder