Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Los «exterminadores del futuro»: ataques a la Seguridad Social, rendición y liquidación de la educación pública

Fuente: Revista Movimento

El semestre político terminó con una importante victoria de la burguesía en la aprobación de la reforma de las pensiones en la primera vuelta bajo la dirección de Rodrigo Maia y el apoyo entusiasta de los medios de comunicación. Después de cuatro noches de sesión, el texto básico fue aprobado en primera vuelta por 379 votos contra 131 en el plenario de la Cámara de Representantes. Las cifras expresivas de apoyo superaron las expectativas anteriores, amplificadas por la verdadera feria multimillonaria de enmiendas parlamentarias ofrecidas por el gobierno y las deserciones en partidos de la oposición como el PSB y el PDT.

Aunque todavía queda una ronda más en la Cámara de Representantes y en la votación del Senado, Bolsonaro pretende movilizar al 30% de la población que aún lo apoya para imponer su agenda después de establecer el escenario de la seguridad social. La última noticia fue la sugerencia de que designara a su hijo Eduardo Bolsonaro para la embajada en los Estados Unidos para indicar su sumisión total al gobierno de Trump y la profunda influencia de sus hijos recién llegados y dementes en los asuntos nacionales.

La derrota en la Cámara estuvo marcada por la ausencia de reacción en los días de la votación. Nuestros parlamentarios de la PSOL lucharon valientemente, pero ni siquiera un paro o una marcha fue convocada por los sindicatos. La celebración del Congreso de la UNE y su marcha en Brasilia fue un hito positivo, pero insuficiente para compensar la debilidad del movimiento de masas, especialmente de los sindicatos, para enfrentar la reforma. Ahora el gobierno continúa su ofensiva contra el patrimonio público

Esta semana, Abraham Weintraub anunció la propuesta del MEC, bajo el nombre hipócrita «Future-se», para el desmantelamiento de las universidades federales y su sumisión a los intereses de los financieros privados. El mencionado Congreso de la UNE, sin embargo, fue una muestra de fortaleza del movimiento estudiantil organizado, que tiene su cabeza en alto después de las manifestaciones del 15 al 30 de mayo y hoy es la vanguardia de la resistencia al gobierno y sus ataques. Nuestra apuesta debe estar vinculada a su desarrollo.

La votación de la reforma de pensiones y la debilidad de la movilización

La derrota del voto de la Cámara tiene varias causas. Por un lado, está vinculado a la debilidad de la movilización de sindicatos y centrales, debilitada por años de parálisis de las cumbres de las principales entidades, de apego a los intereses de los gobiernos y una debilidad estructural de la clase trabajadora -presionada por los altos niveles de desempleo – y de las bases más sólidas de las centrales sindicales, en línea con la desindustrialización de la economía brasileña.

La reforma laboral de Temer, a su vez, eliminó las fuentes de financiamiento de los sindicatos que, después de décadas de burocratización basada en los recursos fiscales del sindicato, no pudieron encontrar a corto plazo formas de financiamiento militante para compensar las pérdidas. Como resultado, la movilización contra la reforma de las pensiones también se vio obstaculizada por las dificultades materiales de las entidades.

Es necesario señalar el papel de los gobernadores de la oposición, que negociaron con la cumbre del gobierno y con Rodrigo Maia la aprobación de la reforma a cambio de medidas de compensación fiscal, que influyeron en los bancos regionales para votar a favor del texto base. Además, en partidos como el PDT y el PSB, que dirigieron oficialmente la votación contra la reforma, casi un tercio de los escaños votaron por la reforma de las pensiones.

Fundamentalmente, la lucha contra la reforma no logró obtener una mayoría social. Frente a la unidad de la burguesía y la campaña sistemática de sus portavoces en los principales medios de comunicación, se necesitaría una campaña fuerte y masiva para ganar. Aprender las lecciones de esta derrota será fundamental para las próximas batallas por venir.

Gobierno promete profundizar la regresión y guerra social

Bolsonaro y sus ministros, en los últimos días, han hecho declaraciones que apuntan a los próximos ataques contra el pueblo brasileño. Ante la crisis económica y social, el presidente dice que no hay hambre en Brasil y que la economía «es una maravilla». Al mismo tiempo, reafirma su voluntad de continuar desmantelando los derechos laborales, como el FGTS y la multa del 40% del saldo acumulado del fondo en caso de despido injustificado.

El ataque sistemático a la educación pública sigue. Con el proyecto Future-se, el equipo de economistas neoliberales que irrumpieron en el MEC bajo el anuncio de Weintraub anunció su disposición a vender activos universitarios en fondos inmobiliarios, someter la gestión de las instituciones a organizaciones sociales y vincular los fondos de investigación a las empresas patrocinadoras.

Es una ofensiva privatista contra las universidades públicas nacionales, la ciencia y la tecnología, con el pretexto de recaudar fondos contra el marco de bancarrota del sistema universitario federal compuesto por los recortes promovidos por el gobierno de Bolsonaro.

También siguen los anuncios de privatización de bienes públicos. El tema principal son las refinerías de Petrobras y la asignación de nuevas áreas pre-sal a las compañías petroleras transnacionales, así como la OPI de Eletrobrás. Los ataques a las libertades y el aumento de la represión y el control también están en el radar del bastardo gobernante. Bolsonaro apunta sus ataques a la producción audiovisual brasileña con amenazas escandalosas de cerrar la agencia de promoción cinematográfica si el gobierno no logra censurar las películas «activistas» que violan los valores religiosos.

Cuatro tareas inmediatas para el próximo periodo

Ante este escenario, es necesario romper la imagen del letargo, apostando con todo sobre la energía de los jóvenes y la educación. Inmediatamente, debemos fortalecer el llamado a la movilización en defensa de la educación y las universidades el 13 de agosto. Esta será una prueba de fuego y pondremos nuestros puntos fuertes en su desarrollo.

Además, en segundo lugar, debe proseguirse la batalla para defender la jubilación, ya que el voto de reforma aún no ha terminado, los derechos laborales en riesgo y en contra de la entrega de bienes públicos.

Ante la necesidad de ofrecer una alternativa para los trabajadores brasileños, también es esencial intensificar la construcción del PSOL en los estratos populares, alentando al partido y mostrando su vanguardia en la resistencia, como quedó claro una vez más al enfrentar la reforma de seguridad social.

Finalmente, debemos abogar por un plan alternativo con un programa para los que están arriba para pagar la factura de la crisis. El creciente rechazo del gobierno y la agenda de ataques permanentes, tarde o temprano, conducirá a una respuesta contundente por parte del pueblo brasileño. Debemos organizar esta resistencia y ofrecer un camino contra la barbarie de Bolsonaro, Guedes y los capitalistas que celebran el desmantelamiento de los derechos de las personas. La última palabra aún no se ha dado.

 

 

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder