Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

¿Por qué construir una huelga climática global en Brasil?

Los últimos cuatro años (entre 2015 y 2018) fueron los más calurosos de nuestra historia, ya que las temperaturas se midieron regularmente y a escala mundial en el año 18001. El calentamiento global es una realidad, negada sólo por aquellos que insisten en atacar a la ciencia. Las emisiones excesivas de gases como el dióxido de carbono y el metano -principalmente de la quema de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) y del ganado- intensifican el efecto invernadero, un fenómeno de retención de calor en el Planeta Tierra.

Las consecuencias más graves del calentamiento global están relacionadas con el desequilibrio ambiental del planeta. Corremos graves riesgos de devastación por huracanes e inundaciones; el derretimiento de los glaciares en los polos, responsables del aumento del nivel del mar, puede provocar la desaparición de las islas y la inundación de las ciudades costeras; la actividad agrícola, la producción de alimentos, puede verse gravemente comprometida o incluso imposibilitada por el aumento de la temperatura y la desertificación.

El calentamiento global y la movilización internacional en defensa del medio ambiente presionaron a los gobiernos para que elaboraran y ejecutaran documentos como el Protocolo de Kyoto (1997) y el Acuerdo de París (2015), directrices para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. En el mundo, la actividad industrial es la mayor responsable de la emisión de estos gases y por ello la implementación de acuerdos con este contenido choca con la sed de beneficios de los empresarios de las mayores empresas. Según la NASA, la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera sigue aumentando, con una concentración a principios del siglo XX de menos de 300 ppm (partes por millón) y en 2019 de más de 400 ppm2.

La crisis climática muestra la cara más destructiva del capitalismo contemporáneo. Además de la degradación humana causada por la explotación laboral -incluso la sobreexplotación en grandes áreas del planeta-, la degradación de la naturaleza es una consecuencia catastrófica de la lógica de la acumulación infinita del capitalismo, especialmente en su fase globalizada y financiera. La producción destructiva que caracteriza el régimen actual de acumulación de capital está produciendo una destrucción del planeta con consecuencias inconmensurables. En resumen, la crisis ambiental no es sólo una característica de la crisis económica mundial, sino la prueba más brutal del efecto destructivo del capitalismo como modo de producción.

En Brasil vivimos en una situación crítica. En las últimas décadas el país ha venido incrementando su participación en la emisión de gases de efecto invernadero3, y en nuestro país el principal responsable de este incremento es la deforestación, promovida por el sector agroindustrial4. Con el gobierno de Bolsonaro y el Ministerio del Ambiente controlado por Ricardo Salles, la situación ha empeorado rápidamente. Miembros de alto rango del gobierno han llegado a poner en segundo plano la existencia del calentamiento global5 o incluso a cuestionarla6. Desde enero vivimos bajo constantes ataques y el debilitamiento del IBAMA y del ICMBio, ataques que son directamente responsables de la reducción de la inspección que ha permitido la existencia de brotes de fuego como el que ha golpeado la Amazonía en las últimas semanas.

Al ser omiso y hacer la vista gorda ante la deforestación de la Amazonia, el gobierno de Bolsonaro es responsable del aumento de la emisión de gases de efecto invernadero, privilegiando sólo a la agroindustria, que a su vez se preocupa por sus ganancias y exportaciones, en detrimento de la situación climática mundial o incluso de la producción de alimentos y la creación de empleos para el pueblo brasileño.

La repercusión internacional de la deforestación de la Amazonia ha puesto aún más a Brasil en el camino hacia la construcción de la Huelga Climática Global en septiembre de 2019, un movimiento internacional articulado y convocado por el Fridays for Future7 que tiene como objetivo denunciar el calentamiento global y la connivencia de los gobiernos.

En los próximos días marcharemos por todo Brasil, en línea con la Huelga Climática Global. Marcharemos junto a los indígenas y quilombolas por la demarcación de tierras, en defensa de la biodiversidad, la Amazonía, el Cerrado, la Pampa, por otro mundo y por otro sistema que privilegia la vida y la naturaleza y no las ganancias de un puñado de ricos! No existe el Planeta B, debemos poner fin al capitalismo de desastres.

 


 

1- https://g1.globo.com/natureza/noticia/2019/08/13/emissao-de-gases-de-efeito-estufa-na-atmosfera-atingiu-novo-recorde-historico-em-2018-diz-estudo.ghtml

2 – https://climate.nasa.gov/vital-signs/carbon-dioxide/

3 – https://wribrasil.org.br/pt/blog/2019/04/ranking-paises-que-mais-emitem-carbono-gases-de-efeito-estufa-aquecimento-global

4 – https://revistagalileu.globo.com/galileu-e-o-clima/noticia/2018/11/agronegocio-segue-como-maior-emissor-de-gases-de-efeito-estufa-no-brasil.html

5 – https://www1.folha.uol.com.br/ambiente/2018/12/discussao-sobre-aquecimento-global-e-secundaria-diz-futuro-ministro-do-meio-ambiente.shtml

6 – https://epoca.globo.com/guilherme-amado/ernesto-araujo-nega-aquecimento-global-fui-roma-em-maio-havia-uma-onda-de-frio-23851347

7 – https://www.fridaysforfuture.org/

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder