Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Declaración de SÚMATE AL NUEVO PERÚ


Ante las renuncias de ex congresistas, compañeras y compañeros con quienes compartimos esta hermosa esperanza de poner en pie un nuevo proyecto estratégico, desde el MNP nos dirigimos para compartir nuestras reflexiones en un momento crítico para el partido.

Queremos hacer una distinción. Lo del ex congresista Arce se esperaba, era un ave de paso y lo sabíamos, hace varios meses dejó de cotizar lo poco que ponía, no ayudó a formar un solo comité en su región, lo suyo era cuestión de tiempo y de oportunidad. Pero lo de Marisa e Indira sí que sorprende, ellas eran más de partido y jugaron un gran papel en el Congreso.
Se van porque no comparten el acuerdo electoral con Perú Libre y Juntos por el Perú pues dan por hecho que es un pacto con el diablo. Lamentablemente se van sin mayor discusión, sin haber planteado una alternativa distinta salvo la de no participar en las elecciones próximas y guardarnos para las generales buscando en el ínterin la ansiada inscripción. Sostienen que el costo de ir con PL es muy alto y puede que tengan razón, pero la gran mayoría del partido opina que no participar el 2020 es peor pues la derecha celebrará habernos sacado de la carrera.

Con lo importante que resulta el asunto no escapa de ser una cuestión táctica. Llevarla a una cuestión de principios es equivocado y solo se explica si hay un proyecto alternativo. Quizá algunos ya se lo estén pensando, no parece ser el caso de nuestras dos compañeras que han anunciado no postular por ninguna lista. Desde orillas cercanas se nos aconseja pegarnos al centro, no es una novedad, ya pasó antes. Es el camino derechito a abandonar la estratégica de ser gobierno, es aceptar que debemos adaptarnos a un sector liberal para ganar mayoría. Por esa vía se cambia el programa y terminamos adaptados al régimen que imponen los de siempre.

Ninguna política se elabora en abstracto, tiene que partir de la realidad y de la necesidad de hacer avanzar el movimiento. Quizá para el 2021, en las generales, la propuesta programática, como tal, adquiera un sentido más universal pues hay que diseñar ante millones el país que queremos. Pero hoy, hay una tarea previa y es terminar de desmontar todo el andamiaje corrupto construido por la mafia fujiaprista y evitar que la crisis de régimen la cierre un Bolsonaro o un continuista del modelo. Junto con ello avanzar las reformas pendientes y detener la ofensiva económica que prepara la CONFIEP.

Necesitamos dar esa batalla si queremos ser opción el 2,021, una cosa lleva a la otra. No tuvimos la suerte del moradito de contar con millones para superar la valla de firmas. Necesitamos sumar y entonces vienen los cuestionamientos, muchos de ellos bien intencionados como los de las compañeras.
Ir con los partidos de Cerrón y Simón ¿nos convierte en cómplices de estos señores? No porque lo diga la derecha es verdad. El sentido de la realidad es clave en política. Si no es con PL y JP es con nadie pues no se nos ofrece otra alternativa que abandonar la contienda con el argumento que nos dediquemos a la inscripción.

Cierto que dos tareas son difíciles de llevar, pero campaña electoral e inscripción se pueden retroalimentar, más difícil será hacerlo sin participar en las elecciones. Inscribir el MNP es lo estratégico y eso no cambia, no debe cambiar bajo ninguna circunstancia puesto que nos hemos propuesto ser la expresión de una nueva izquierda. Un cambio en la estratégica, por pequeño que sea, es una discusión pre congresal y habría que abordarlo como tal convocando un Congreso Extraordinario.

Un frente electoral, es otra cosa, es un recurso táctico entre identidades diferentes y que suman acuerdos en temas centrales como por ejemplo la urgencia de una nueva Constitución y cambiar el modelo que cruje en toda América Latina y que aquí, luego de 30 años, muestra que no trae desarrollo, porque subir un poco los límites de la pobreza o ampliar la clase media no representa desarrollo económico alguno.

La derecha está asustada porque la izquierda quiere llegar al congreso para cambiar el capítulo económico de la Constitución. Esa es la verdadera discusión de fondo hoy en nuestro país, lo que no significa invisibilizar otras consignas. A la derecha no le asustan los derechos democráticos por los que luchamos, le basta con oponerse. Somos nosotros los que nos podemos asustar de nuestros propios miedos. Nos dirán de todo, pero le hablaremos al pueblo, al ciudadano, con las manos limpias y los sueños intactos.

No es fácil construir un nuevo partido, menos a partir de una confluencia donde es vital reconocer la disidencia útil y necesaria, pero tanto como eso, preservar la democracia interna es clave, no la que resulta de mayorías y minorías sino la que resulta de la discusión amplia y sincera. Si queremos que sea un partido para la acción tiene que haber democracia y centralidad, en esa ecuación el polo democrático debe primar. Eso tenemos que hacer y hacerlo bien, mejor de lo que se ha hecho hasta ahora.

Lo electoral es una discusión legítima, entre camaradas, no da para esa extrema polarización en la que ha quedado encasillada. Dada la situación se hace necesario y urgente un Consejo Nacional ampliado. Esperemos que se imponga la calma y podamos contar nuevamente con las compañeras y compañeros que se han apartado con un hasta luego.

Aún en medio de estas dificultades, las bases partidarias no dan tregua a la derecha y siguen afirmando su compromiso militante. Es lo mejor de este proceso de nuestra construcción.

Lima, 25 octubre 2019

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder