Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

DECLARACIÓN PÚBLICA DE CONVERGENCIA SOCIAL ANTE EL ESTALLIDO SOCIAL

El estallido social que comenzó el día 18 de octubre contra el alza de las tarifas del Metro de Santiago tiene causas mucho más profundas, provocando una movilización social en todas las regiones del país. La sociedad chilena se cansó de que unos pocos vivan a costa de la mayoría y que qualquier costo social calga sobre los más pobres.

Esta movilización, que no es conducida por ninguna fuerza política, no puede ser aplacada por la represión y la militarización, como ha intentado hacer el gobierno de Piñera buscando un retroceso democrático, ni tampoco mediante acuerdos desde la elite, repitiendo la tônica de los últimos 30 años y profundizando la desconexión con la ciudadanía.

En el estado de crisis actual, no hay diálogo posible si no se levantan los Estados de Emergencia y se inicia una desmilitarización inmediata de nuestras ciudades. Una garantía mínima para cualquier avance en la solución del conflicto, es la restauración de la normalidad democrática en nuestro país.

Sebastián Piñera renunció a gobernar cuando anunció el Estado de Emergencia y el toque de queda el 19 de octubre. Al entregar el mando de las principales ciudades de nuestro país a los militares y permitir – por primera vez ante motivos políticos desde el fin de la dictadura – el regreso de éstos a la calles, no sólo infringió un profundo daño a nuestra estrecha democracia, sino que declaró que él y todo su gabinete estaban incapacitados de dar respuesta a las demandas sentidas del pueblo de Chile. Esta renuncia a la política profundizó la crisis social. Ninguna autoridad sectorial ha contribuido a entregar certezas a la población sobre el transporte, la salud, las escuelas, la seguridad o incluso la vida; son responsables de llevar los hechos a este punto. Esto se ha traducido en al menos once muertos, cuyos nombres e circunstancias de muerte el Ministerio del Interior no ha entregado.

Piñera debe asumir toda la responsabilidad política de los hechos y exigimos la renuncia inmediata de todo su comit[e político: Minisro del Interior, Andrés Chadwick, Ministra SEGEGOB, Cecilia Pérez, Ministro Segpres, Gonzalo Blumel, Ministro Desarrollo Social, Sebastián Sichel y Ministro de Hacienda, Felipe Larraín; junto con la ministra de transporte Gloria Hutt, además de todos los intendentes de las regiones en Estado de Emergencia.

La única salida posible a la crisis social es una respuesta clara a las demandas populares, orientadas a superar la precarización de la vida. Los problemas estructurales del modelo chileno deben y pueden ser respondidos políticamente orientándose hacia el buen vivir. Anclados en el dialogo y trabajo con las organizaciones y movimientos sociales, proponemos concretar un paquete de medidas anti neoliberales urgentes que inicien una nueva etapa de transformación y permitan superar la crisis actual de precarización de la vida. Entre estas medidas deben considerarse el fin de las AFP, la igualación de la pensión mínima al salário mínimo, la rebaja de la jornada laboral a 40 horas semanales, la derogación del Código de Aguas, un nuevo Código de Trabajo que supere el Plan Laboral de la Dictadura, forlalecimiento de la Salud Pública, mediante el financiamiento directo a las instituiciones publicas de salud, desarrollo de una política de fortalecimiento de la Educación Pública en todos sus níveles, garantizando su gratuidad y orientación no sexista, gratuidad del transporte público y el inicio inmediato de un proceso constituyente mediante una Asamblea Constituyente.

Hacemos el llamado a la población y en especial a nuestra militancia a mantenerse movilizados y a evitar que la sensación de caos sea lo que impere en la población. Para eso es necesario apoyarse entre los vecinos y las organizaciones de base, potenciar los medios de información comunitarios y exigir que la seguridad de nuestros barrios sea una prioridad por sobre la represión de la justa movilización.

La crisis política actual marca un punto de no retorno en la historia política del país y se presenta como una oportunidad para construir un Chile más participativo, profundamente democrático, con derechos sociales garantizados y donde la organización popular y territorial supere el estado de atomización actual, dando paso a un tejido social sólido y garante de una sociedad más justa y plena.

DIRECCIÓN NACIONAL DE CONVERGENCIA SOCIAL

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder